¿Cómo sabe nuestro cuerpo qué hora es?

En 1962, Michel Siffre se aisló bajo tierra por varios meses; sin luz, sin relojes, sin estímulos externos. Se conectó a diversos electrodos que monitorizaban su actividad. Al salir de debajo de tierra y analizar los resultados se demostró que Michel había estado siguiendo ciclos regulares en comer, dormir, etc. Había nacido la cronobiología.

Michel Siffre, leyendo bajo tierra.

Michel Siffre, leyendo bajo tierra.

En este Brain Feeling de hoy domingo, aprenderemos qué es lo que hace que nuestros cerebros y cuerpos sean capaces de saber qué hora es y, por lo tanto, cómo deben actuar en consecuencia; de la mano de una animación de Marco A. Sotomayor.

Ser capaces de tener sentido del tiempo nos ayuda a hacerlo todo; desde despertarnos y dormirnos hasta saber con precisión cuando coger una pelota que se dirige a toda velocidad hacia nosotr@s.

Debemos todas esas habilidades a un sistema interconectado de guardianes del tiempo en nuestro cerebro. Que, entre otras cosas nos ayudan a controlar nuestro ritmo circadiano. Estos son estos guardianes:

Guardianes del Tiempo de nuestro cerebro

Guardianes del Tiempo de nuestro cerebro

Pero, ¿cómo trabajan?; esto es lo que aprenderemos en detalle en la lección de Marco.

 

En pasados Brain Feelings hemos aprendido un poco sobre el Ritmo Circadiano, repasemos un poco su detalle:

Ritmo Circadiano

Ritmo Circadiano

Nuestra percepción del tiempo puede verse alterada, especialmente en nuestro mundo moderno. Un buen ejemplo son los vuelos transatlánticos que obligan a nuestro cerebro a adaptarse rápidamente a una nueva y, a menudo opuesta, distrubición temporal. Habitualmente  denominamos este fenómeno como jet lag (ya lo aprendimos) 🙂

Esta desincronización entre el tiempo externo y el tiempo interno puede causar una serie de síntomas como somnolencia durante el día e insomnio por la noche. También causaría dolores de cabeza, pérdida de apetito e irritabilidad.

Las personas que presentan esta desincronización pueden tener diversos problemas de salud, incluyendo enfermedades metabólicas como la diabetes o la resistencia a la insulina.

En un ejemplo extremo, una serie de experimentos ha demostrado como la hora en que se administra la quimioterapia a los pacientes con cáncer puede alterar la respuesta a la toxicidad del cisplatino (medicamento).

Para aún complicar más esta variabilidad inducida por el tiempo, nuestros ritmos internos varían entre cada un@ de nosotr@s; los científicos normalmente dividen las personas en dos categorías “alondras” o los que están más activos durante la mañana y “búhos” o los que están más activos por la noche; como aprendimos en el Brain Feeling ¿Eres nocturn@ o diurn@? Las Alondras y los Búhos .

Éstos dos grupos son radicalmente diferentes, los primeros (alondras) se activan con el amanecer, son mucho más productivos por la mañana y van a la cama temprano (tengo que reconocer que yo soy de este primer grupo). Los segundos (búhos) son más productivos por la noche, van adormir tarde y también se levantan tarde. La categoría a la que pertenecemos viene determinada en gran parte por nuestros genes.

Un resumen en cómic

En estas viñetas vemos resumida nuestra relación con el tiempo:


wop3tax

Buen Domingo!! 🙂


Artículo Original: “How does your body know what time it is? – Marco A. Sotomayor” en TED-Ed

One Comment

Los comentarios están cerrados.