Tu Azul No Es Mi Azul, o Cómo La Percepción Nos Da Una Lección de Empatía

Hoy me gustaría aprender una reflexión que se hace Interpractical Juggler (miembro de Medium), quien se define a sí mismo como escritor, malabarista, filósofo, loco ocasional, propietario profesional de una barba, y alquimista moderno que quiere que el mundo brille.

La verdad es que es un Brain Feeling que no deberíamos dejar escapar. Veréis que está narrado en primera persona, pero no soy yo, es Inerpractical Juggler.


Estando en la Universidad, sufrí un ataque psicótico que hizo que me cuestionase la naturaleza de la realidad. En un intento de entender qué era lo que me estaba pasando, salté dentro de la madriguera de la metafísica, estudiando un montón de filosofía y dejándome envolver por los matices de las ciencias cognitivas.

Muchas de las cosas que aprendí me hicieron cuestionar si mi realidad subjetiva era la misma realidad subjetiva que cualquier otr@. Dado que estaba experimentando alucinaciones y viviendo delirantes fantasías que parecía que nadie más estuviese teniendo, llegué a la conclusión que el mundo interior de cada un@ es totalmente diferente al de l@s otr@s (nuestros mundos respectivos no tienen porque estar alineados).

Esto es particularmente interesante, ya que por esa época en la que llegaba a esas conclusiones, también me topé con la teoría del color. Tod@s nosotr@s hemos tenido momentos en los que nos hemos preguntado si el azul que vemos es el mismo que el azul que otras personas ven. ¿Cuál es la verdad real tras nuestros ojos? ¿Indican nuestras percepciones que cada un@ de nosotr@s vivimos una realidad completamente diferente a la que viven las personas de nuestro entorno?¿Qué pasaría si cambiásemos de cuerpos? ¿Nos veríamos en un mundo bizarro e irreconocible?

¿Realidad?

Cómo Se Forma La Experiencia

Empecemos nuestra exploración de lo subjetivo revisado un experimento muy conocido:

Si un árbol cae en un bosque y nadie está allí para oírlo, ¿hace algún ruido?

Si eres como yo al empezar mis pinitos en filosofía, vas a responder a esta pregunta con un absoluto y rotundo “Sí”. Pero, si deconstruimos lo que realmente está ocurriendo en este escenario, veremos que la respuesta es, de hecho, un “No” menos obvio de lo esperado.

En esencia, esta pregunta demuestra un problema con el lenguaje. El modo en que interpreté este pregunta en primer lugar reflejaba el pensamiento que el sonido no necesita de un@ testig@ para existir. Pero, como de hecho pasa, la realidad de las cosas es más complicada cuando asumimos la complejidad del lenguaje y su rol en esta situación.

Para ilustrar lo que quiero decir, primero deberemos distinguir entre “sonido” y “ondas sonoras”. Estas son las etiquetas que usamos para distinguir entre un qué subjetivo, y un fenómeno objetivo, respectivamente. Cuando un árbol cae perturba un montón de aire, causando una percusión ondulatoria de energía que radia a través de las moléculas de aire. Sin un@ obsrvador@, este proceso es básicamente piezas mecánicas del Universo jugando un efecto de causa y efecto.

Árbol Caído En El Bosque

¿Cuál es el sonido de una mano aplaudiendo? ¿Si mueves tu mano en el aire, oyes algo? Normalmente, bajo circunstancias normales, el mero hecho de perturbar el aire no causa sonido, a pesar de que lo hace radiando de un modo muy similar al que lo hace cuando un árbol cae.

Estructura Del Oído

Con esto, podemos afirmar que el sonido existe como resultado de la traducción de un fenómeno del mundo externo en una experiencia de nuestros mundos internos.

En el caso de un árbol cayendo, el aire pasará por un proceso que lo traduce como sonido: primero entrará por las orejas de un@ observador@  y reverberará en el tímpano. Esto hace que dos pequeños huesos, el martillo y el yunque, choquen uno contra otro, antes de pasar esa vibración hacia un tercer hueso, el estribo. El estribo crea ondas en la cóclea, una estructura espiral de nuestro oído interno.

En la cóclea hay pequeños pelillos llamados esterocilios que actúan como transistores. Cuando un estereocilio se mueve por el movimiento fluido de la cóclea, transforman el estímulo en una señal electromecánica que viaja a través del nervio auditivo hasta el cerebro. De aquí, el cerebro coge la información y la usa para construir una experiencia, en un proceso llamado Teatro Cartesiano.

Teatro Cartesiano

Cómo Se Forma El Color 🎨

De un modo similar, el color se forma cuando nuestros ojos traducen el fenómeno de la luz en un deslumbrante espectáculo de colores. El color que “vemos” es lo que ocurre cuando la luz que rebota del entorno sin ser absorvida por ningún objeto particular se refracta a través de las lentes de nuestros ojos, donde se redirige a un grupo de células especializadas, llamada conos y bastones.

Los conos se activan con altos niveles de luz y son los que nos permiten ver el color. Los bastones se activan con bajos niveles de luz lo que nos permite ver en circunstancias de poca luz.

El Ojo

Conos y Bastones

Tanto los conos como los bastones están en el fondo del ojo, en la retina. De manera parecida a la que los estereocilios del oído traducen la información en un patrón que el cerebro puede usar, estas células receptoras traducen la información de las ondas de luz en una señal que el cerebro usa para construir una imagen del mundo externo.

Una persona normal tiene 3 tipos de conos, que detectan rangos de luz de longitudes de onda azules, verdes y rojas. Es mediante las combinaciones de las entradas de estas células el modo en que nuestro cerebro puede juntar todo el espectro del arco iris, una habilidad que no todas las personas poseen. Aquí es donde recordamos que la experiencia de interpretar la luz no es la misma para tod@s nosotr@s.

L@s daltónic@s suelen tener 2 tipos de conos, lo que hace que muchos colores tengan un apariencia “gris“. La mutación genética llamada tetracromacia hace que aquellas que la tienen, sobre un 12% de todas las mujeres, tengan 4 tipos de conos y que, por lo tanto experimenten un rango de colores más amplio que una persona “normal”. Dado el gen de la tetracromacia tan sólo se expresa en el par X de cromosomas, los hombres no pueden tener esta mutación.

Estas variaciones en la percepción de la luz y el color son indicadores de que existe una gran variedad de personas que inherentemente ven el mundo de un modo diferente a como lo ve una “persona normal”. Pero esto aún no responde a la pregunta: ¿Ven dos personas con la misma visión los mismos colores?

Un Experimento Con Experiencia

En 2009, un experimento de la Universidad de Washington probó la percepción del color de los saimiris.

Saimiri

Al igual que los daltónicos y muchos otros mamíferos, estos monos solo tienen dos tipos de conos. El experimento probó en primer lugar como los monos reaccionaban a puntos coloreados en una pantalla cuando se juntaba con la recompensa de un sorbo de zumo.

L@s investigadores descubrieron que los monos podían distinguir los puntos azules y amarillos dentro de un campo de puntos grises, pero no podían distinguir los puntos rojos ni los verdes.

Luego se inoculó a los monos con un virus de laboratorio que mutaba genes específicos de los ojos de los monos, cambiando sus receptores de verde en receptores de rojo. Los monos no es están neurológicamente programados para procesar el color rojo, pero l@s investigador@s descubrieron que, tras esta terapia génica, los monos ya no tenían problema alguno para seleccionar los puntos rojos.

Esto nos hace preguntar: ¿Qué pasó exactamente para que los monos pudiesen percibir el color nuevo? ¿Era el rojo que percibían el mismo que percibimos nosotr@s, o la experiencia de percibir el color rojo es fundamentalmente diferente para los monos “inyectados” que para l@s human@s?

Saimiri Test

Reflexiones y Conclusiones 🤔

Las preguntas que nos podemos hacer en referencia al experimento son similares a las que nos podemos hacer cuando nos preguntamos sobre nuestros cerebros y qué es lo que hacen la primera vez que experimentan el color. Podemos concluir que ningun@ de nosotr@s nace conociendo el color inherentemente; tod@s hemos tenido que pasar por el proceso de experimentar todos y cada uno de los colores por primera vez al habérnoslos encontrado justo al salir del vientre materno.

Y aunque aún no podamos afirmar que la mayoría de las personas experimentan el color del mismo modo, podemos asumir que la interpretación de color no es un proceso biológico e innato como tendemos a creer. Es totalmente posible que nuestros cerebros hayan aprendido a expresar diferentes longitudes de onda de luz de acuerdo a nuestras diferentes realidades subjetivas.

Percepción del Color del Cerebro

Si pensamos en las diferencias que estos factores crean en nuestras perspectivas del mundo, podemos empatizar mejor con l@s demás en nuestro día a día.

A lo mejor tu azul es mi rojo. Cada un@ de nosotr@s viene al mundo con unas perspectivas individuales y unas experiencias vitales de modo único.

Mis experiencias e investigaciones me han enseñado que todo lo que pueda pensar que sé, puede ser cuestionado (hecho que suscribo).

Si más gente entiende que sus mundos internos no son absolutos, entonces nuestra experiencia colectiva como seres humanos tendrá espacio para mayor comprensión, ya que basaremos nuestras interacciones en el hecho que tod@s somos únic@s y tenemos nuevas perspectivas que deben ser nutridas y mimadas. Solo entonces, seremos capaces de manifestar un paraíso colectivo.

Buen Sábado!! 🙂


Artículo Original: “Your Blue Is Not My Blue” en Medium

!!!Feliz Navidad Desde Feel The Brain!!!

Solo daros las gracias por estar ahí y por continuar queriendo aprender conmigo. Apredemos más en año nuevo.

!!!Feliz Navidad!!!

Christmas Brain

Buen Martes!! 🙂

🎁Thomas Nast, El Caricaturista Que Creó La Imagen Moderna De Santa Claus (no, no fue Coca Cola)🎁

Navidad está a la vuelta de la esquina, y creo que deberíamos aprender algo de la Navidad durante estos días.

Tod@s hemos oído la historía que fue Coca Cola quien creó la imagen de Santa Claus que ha llegado hasta nuestros días. Pero la verdad es que no fue así. Este Santa fue creado por un caricaturista durante la Guerra Civil de EEUU; eso sí, años más tarde Coca Cola, la refinó.

Hoy os propongo que aprendamos cómo Thomas Nast creó a Santa Claus.

El 3 de Enero de 1863, en la revista ilustrada Harper’s Weekly, aparecieron dos imágenes que cimentaron la obsesión de los EEUU con un elfo viejo y alegre. El primer dibujo muestra a Santa dando regalos en un campamento del Ejército de la Unión. Para que ningún@ lector@ cuestionase la lealtad de Santa con la Guerra Civil, llevaba una chaqueta con un patrón de estrellas y unos pantalones a rayas. En sus manos sostiene un títere con una cuerda alrededor de su cuello, las características del muñeco eran similares a las del presidente Confederado, Jefferson Davis.

Primera Imagen de Santa Claus Dibujada Por Thomas Nast

Una segunda ilustración nos muestra a Santa en su trineo, luego bajando por una chimenea, todo en la periferia de la ilustración. En el centro, dividido en dos círculos separados, se pueden ver una mujer rezando arrodillada y un soldado sentado en un árbol. Según Adam Gopnik, en un número de 1997 de The New Yorker“Le dio Norte a la Navidad, dotó a la causa de la Unión con un aura de sentimiento doméstico e incluso de sentimentalismo”.

Segunda Imagen de Santa Claus Dibujada Por Thomas Nast

¿El artista responsable de esto? Un inmigrante bávaro llamado Thomas Nast, extraordinario caricaturista político y la persona que hizo tanto como cualquier otro hombre para preservar la Unión y llevar la guerra a su fin, según palabras del General Ulysses Grant. Pero como much@s inventor@s, Nast aprovechó el trabajo de sus visionarios compañeros al crear la rotunda y resplandeciente figura de Santa Claus. Fue el hombre con los talentos correctos, en el sitio correcto y en el momento correcto.

Thomas Nast

Antes del siglo XIX, la Navidad era una festividad religiosa, llana y simple. Diversos factores y fuerzas en conjunción la transformaron en la fiesta comercial que celebramos hoy en día.

El bienestar generado por la Revolución Industrial creó una clase media que podía permitirse comprar regalos, y las fabricas podían producir en masa. Ejemplos de la festividad empezaron a aparecer en la literatura popular, desde el poema de 1823 de Clement Clarke A Visit from St. Nicholas” (más conocido por su primer verso: “Twas the Night Before Chrsitmas”) hasta el libro de Charles Dickens de 1843, A Christmas Carol.

A Visit From St. Nicholas de Clarke Moore

A mediados del siglo XIX, la Navidad ya empezó a parecerse más a lo que es hoy en día. Según Fiona Halloran comenta en su libro Thomas Nast: The Father of Modern Political Cartoons: “Desde una temporada de desgobierno caracterizada por la bebida, de la inversión de los roles sociales en que el proletariado se mofaba de sus superiores y un poderoso sentido del juicio de Dios; la festividad se transformó en un momento privado, dedicado al corazón y al hogar y, particularmente, a l@s niñ@s“.

Otra Imagen de Thomas Nast sobre Santa

Esto era tan cierto en los EEUU como en Inglaterra, incluso cuando la Guerra Civil estaba en su punto más álgido. L@s niñ@s recibían regalos hechos a mano, debido a la escasez de materiales, los soldados Confederados y los de Unión intercambiaban café y periódicos en las trincheras, y algunos hacían todo lo que podían para decorar el campo de batalla. Alfred Bellard, soldado de la Unión de New Jersey escribió: “Para hacer que se pareciese lo más posible a la Navidad, plantábamos un pequeño árbol frente a nuestra tienda, engalanado con  carne de cerdo dura en lugar de pasteles, naranjas, etc…”

Fue este el mundo que se encontró Thomas Nast al llegar allá por 1850. Haciendo sus primeros dibujos en su adolescencia, se convirtió en un ilustrador en plantilla de Harper’s Weekly, una de las revistas más populares en 1862. La revista no era tan sólo para servir a serios propósitos: “Daba noticias políticas y comentaba eventos nacionales e internacionales, pero también ofrecía ficción sentimental, humor y noticias culturales”. ¿Qué mejor sitio para Nast para llevar a la vida su meticulosamente detallada imagen de Santa?, de modo que empezando con los dibujos de Enero de 1863, Nast empezó a inmortalizar la mítica figura de Santa Claus.

Portada del Harper’s Weekly

Además de reutilizar la imaginería del poema de Moore (un reno tirando de un trineo con un saco lleno de regalos), Nast también utilizó inspiración de su entorno. Basó la imagen del Santa barbudo y redondo, en parte, de sí mismo y utilizó a su mujer e hij@ para los otros personajes, afirma Ryan Hyman, curador del Macculloch Hall Historical Museum. El museo, sitio en el pueblo de Nast (Morristown), muestra una gran colección de sus trabajos.

A pesar que variaban de año en año, los dibujos de Santa de Nast aparecieron en Harper’s Weekly hasta 1886, un total de 33 ilustraciones. No es sorprendente, que las ilustraciones de la Guerra Civil cayesen dentro del saco de la propaganda; Nast daba firme soporte a la abolición, los derechos civiles y los Republicanos. Incluso después de la Guerra, Nast continuó usando a Santa Claus para hacer algunas afiladas declaraciones políticas.

Los Trabajos de Santa Claus (por Nast)

Pongamos como ejemplo la imagen de 1881 conocida como Merry Old Santa Claus, probablemente el retrato más famoso de Santa de Nast. Para cualquier observador@ parece el Santa de siempre, con su saco de regalos y vistiendo su clásico traje rojo. Pero de hecho, afirma Hyman, es propaganda, esta vez relacionada con la indecisión del gobierno al pagar salarios más altos a los miembros del ejército“Lo que lleva en la espalda no es un saco de juguetes, es una mochila del ejército de los soldados”. Lleva una espada y una hebilla en su cinturón para representar al ejército, mientras que el caballo de juguete es una referencia al Caballo de Troya, simbolizando la traición del gobierno. Un reloj de bolsillo en el que se muestran las doce menos diez de la noche, indicando que el senado de los EEUU tenía muy poco tiempo para aumentar los salarios del ejército y de la marina.

Merry Old Santa Claus de Nast

Según Hyman: “Nast siempre fue pro-militar […] Los militares querían un aumento y él sabía lo duro que habían trabajado y cómo ayudaron a formar el país“.

Mucha gente sabe que Nast fue quien asignó el burro a los demócratas y el elefante a los republicanos, y que se cebó con los políticos corruptos de la ciudad de Nueva York, pero poc@s saben el rol que jugó al crear la Navidad.

Demócratas y Republicanos de Nast

Hyman concluye que; “Creó la imagen moderna de Santa Claus […] aunque ahora no pensamos en la propaganda de la Guerra Civil mientras abrimos los regalos”.

¿Y la historia sobre que fue Coca Cola quien creó a Santa? 🥤

Pues es medio cierta. Lo que ocurrió fue que Haddon Sundblum, un artista que trabajaba para Coca Cola, refinó la imagen de Santa en 1931. Sundblum dibujó a Santa con un vestido rojo con ribetes blancos de piel, un cinturón y unas botas negras. Llevando un sombrero rojo y suave. Es esta imagen de Sundblum, basada en el concepto de Nast, la que nos es más común hoy en día.

El Santa de Sundblum para Coca Cola

Buen Sábado!! 🙂


Artículo Original: “A Civil War Cartoonist Created the Modern Image of Santa Claus as Union Propaganda” en SmithsonianMag

La Vida y La Muerte son compañeras de habitación, Un Cuento

Hoy me gustaría contaros un cuento. El cuento de cada uno de nosotr@s. El cuento en que la Vida y la Muerte, trabajan juntas para hacer que seamos quienes somos cuando toca y sacarle el máximo partido a nuestra existencia.

Espero que os guste como me ha gustado a mí.


Mucho antes que conocieras tu propia identidad, eras un@ de est@s:

Y también uno de estos:

Estas dos cositas se juntaron en algún momento y te convertiste es esto:

Y, después de vivir en el vientre de tu madre, naciste y te convertiste en un residente de nuestro mundo:

Ya Sale! Le podemos ver la cabeza!

Se te dio este precioso regalo llamado vida, lo que conlleva grandes beneficios. A medida que crecías te dabas cuenta de cuáles eran algunos de ellos.

Por ejemplo, descubriste que la comida podía ser bastante deliciosa:

Viste cómo ver programas de tele alucinantes te hacía sentir realmente bien:

Descubriste la belleza de la naturaleza y sus sorprendentes cualidades:

También descubriste que el amor viene de muchas formas, pero que el amor romántico, en particular, te hacía sentir muy bien:

Pero también descubriste aspectos de la vida que no eran tan agradables. Descubriste cuán doloroso era que te rompieran el corazón:

Aprendiste sobre el calentamiento global y cómo podía destruir este mundo:

Descubriste programas de tele nefastos y lo mal que podían llegar a hacerte sentir:

Y, a tu pesar, también descubriste que algunos alimentos eran peligrosos y que te podían tener cofinad@ en el baño durante algunos días:

Todas estas experiencias, estos sentimientos buenos y malos, son sólo una parte de esta existencia que te han regalado.

Hay muchos modos diferentes con los que la gente define la existencia humana. Algunos afirman que tiene que ver con que el cuerpo físico funcione y con que haya un corazón latiendo. Otros, que no tiene nada que ver con el cuerpo físico y todo está relacionado con la consciencia. Algunos, incluso, afirman que la existencia empieza cuando decides creer en alguna fe o religión.

La existencia tiene que ver con todo esto:

La Lista de la Experiencia Humana

Esta es la Lista de la Experiencia Humana, y cada un@ de de nosotr@s tiene su propia versión de ella. Es el libro mayor de nuestra existencia, el documento maestro que sigue todo lo que nos puede dar potencialmente cualquier experiencia en cualquier momento.

Puede parecer complicado, pero solo hay dos editores de este documento. Empecemos por el primero, su nombre es Vida.

La única responsabilidad de la Vida es añadir a esta lista un rango plausible de experiencias potenciales. No es una tarea fácil, ya que los elementos de la lista crecen astronómicamente con el mero hecho de nacer.

Por ejemplo, si eres lo suficientemente afortunad@ como para nacer sin ninguna discapacidad congénita y puedes tener acceso a todos tus sentidos, la Vida estará realmente ocupada grabando al momento, todas las cosas que puedes hacer y todos los modos en los que puedes experimentar esas cosas:

Aún más, si expandes cualquiera de los elementos de esta lista, habrá un montón de categorías de nuevas posibilidades bajo cualquiera de esas experiencias.

Cuando eres niñ@, la Vida es una escritora incesante, los desarrollos que están aconteciendo son tan rápidos que el rango de experiencias posibles se expande potencialmente.

A duras penas la Vida puede apuntar todas estas posibles experiencias.

Esto Es Mucho Trabajo

Esto tiene que ver con nuestra adoración innata a l@s niñ@s. El potencial en qué se puede convertir cada niñ@ puede ser infinito, y nos recuerda los tiempos en los que constantemente aprendíamos nuevas cosas, nos asombrábamos ante cualquier hecho del mundo y ampliábamos exponencialmente nuestras propias listas.

Cualquier experiencia que tenemos, sea buena o mala, la Vida la graba en una única lista para cada un@ de nosotr@s. En función del estilo de vida que llevemos, el ritmo de estas adiciones puede ser más rápido o más lento, hecho que continúa ocurriendo en la edad adulta.

Pero esta lista, no continúa creciendo para siempre. En diversos puntos de nuestras existencias nos ocurren cosas que requieren que se eliminen ciertos elementos de la Lista de la Experiencia Humana, ya sea una eliminación temporal o permanente.

Aquí es donde podemos presentar al segundo editor de nuestra lisa.

Saludemos a la Muerte.

Al preguntarle a cualquier qué es lo que más teme de la existencia, es muy común que salga la Muerte.

La única responsabilidad de la Muerte como editor es la de eliminar ítems que ha escrito la vida y que ya no son aplicables o posibles. Podemos ver a la vida como el editor que añade y a la Muerte como el editor que borra.

Cuando pensamos en la Muerte, lo que más tememos es que deshaga todos los cambios que la Vida ha hecho, y que lo haga de una única tacada.

Igual no nos damos cuenta conscientemente, pero la presencia de las habilidades de edición de la Muerte guían mucho de todo lo que hacemos.

Programamos visitas médicas rutinarias para asegurarnos que la Muerte está en su lugar:

Nos ponemos los cinturones de seguridad como acto de asegurarnos que no recibamos una visita de la muerte:

Hacemos ejercicio y adoptamos hábitos de alimentación saludable para mantenerla alejada del Trabajo de la Vida:

Muchas de las decisiones que tomamos a diario son un esfuerzo para mantener a la Vida concentrada en hacer crecer nuestra lista y para mantener a la Muerte desocupada, sin que haga ninguna acción sobre ella.

Pero, en realidad, la mera existencia de la Muerte es la que nos anima a tomar acciones en algunas de las experiencias con más significado que la Vida nos puede ofrecer.

Ser conscientes de la brevedad de la existencia nos mantiene con los pies en el suelo al perseguir las metas que más nos importan en el presente.

Ser conscientes de nuestro tiempo limitado en este mundo nos previene de usarlo para malgastar nuestra energía.

Entender que un día será el último en que veamos a nuestras familias nos recuerda lo realmente preciosos que son los momentos en los que estamos juntos.

La verdad es que la Vida y la Muerte no viven en partes distintas de nuestro universo. Son dos compañeros de habitación, compartiendo espacio en la residencia de tu vida.

Esto puede ser bien visto para algun@s y bastante mal visto para otr@s.

El conocer la existencia de la presencia de la Muerte nos puede motivar a hacer grandes cosas, pero much@s de nosotr@s preferimos no pensar en que podemos morir en cualquier momento.

Hay algo que asusta sobre el pensamiento que, como editores de nuestra Lista de Experiencia Humana, la Vida escribe con un boli y la muerte borrar con una guadaña.

Pero esta es la mayor idea equivocada sobre la Muerte.

Tendemos a pensar que la muerte es un evento de eliminar la vidas más que un evento de editarla. En lugar de concentrarnos en su propósito como  herramienta substractiva necesaria para el crecimiento, la vemos como el momento definitivo en que todo termina.

Pero la Muerte no trabaja con una guadaña.

Utiliza una herramienta muy distinta . . .

Una goma de borrar.

Mientras que la Vida es la responsable de añadir posibles experiencias a tu lista, no tiene la habilidad de sacar las que ya no te sirven. Aquí es donde entra en juego la Muerte. Está presente casi en cada estadio, borrando ciertas experiencias y partes de ti mism@ que algún día eran intrínsecamente tu identidad.

Piensa en:

  • ¿Cuántos de tus amigos de la escuela primaria son aún amigos tuyos?
  • ¿Qué pasaría si hoy en día aún fueses tu versión del instituto?
  • ¿Tiene ahora el dinero el mismo significado que el que tenía cuando te graduaste?
  • ¿Tienen las relaciones el mismo significado?
  • ¿Esas cosas tan importantes para ti hace años, continuan siéndolo ahora?
  • ¿Eres la misma persona hoy que la que eras ayer?

Al sopesar estas preguntas, es el momento en que nos damos cuenta de cómo han cambiado nuestras vidas en el tiempo. Puede parecer que estés viviendo una nueva existencia. Estos cambios no ocurren simplemente porque la Vida esté anotando nuevas cosas, ocurren porque la Muerte se encarga de eliminar esos sentimientos que ya no te son útiles.

Lo mejor de la Vida y la Muerte es la comunicación activa que tienen mientras trabajan juntas en crear el balance en la Lista de la Experiencia Humana. Cuando la Muerte borra una experiencia particular, le da a la Vida una oportunidad de añadir una nueva perspectiva.

Por ejemplo, así es como sería la comunicación entre la Vida y la Muerte cuando terminas con una relación insana:

Este intercambio cuidadoso ente la Vida y la Muerte es lo que nos permite crecer como personas. La Muerte elimina las partes que ya no aplican, y la Vida añade feedback de lo que esa pérdida ha significado.

Puede ser complicado ya que somos inherentemente resistentes la pérdida, especialmente en lo que se refiere a nuestras cualidades personales. Estamos obsesionad@s con nuestra identidad, enganchados a la noción que hay cualidades principales que hacen que se seamos quienes somos. Subscribimos la creencia que son cualidades que nos definen y que son inmutables.

Una “cualidad central” de una persona podría tener esta pinta:

¿Qué pasaría si, a medida que pasa el tiempo, te dieses cuenta que ya no te gusta estar con grandes grupos de personas? ¿Y si te dieses cuenta, al estar en un grupo, que preferirías irte a casa? ¿Qué pasaría si ya no estuvieses seguro de la dirección que está tomando tu carrera? ¿Qué pensarían tus amigos y familia? ¿Qué harías entonces?

Cuando los valores centrales de tu identidad  se ven amenazados, tu primer instinto es pelear y agarrarte a ellos como un clavo ardiendo. Al fin y al cabo, has construido tus relaciones y reputación sobre ellos, así que perderlos te podría llevar a un gran aislamiento.

Aquí es donde la reformulación de la Muerte es de especial ayuda.

Cuando somos conscientes de esta gran interacción ente la Vida y la Muerte, nuevos sentimientos se revelan como momentos de pausa y reflexión. El acto de edición de tu identidad por parte de la Muerte es la oportunidad de la Vida de llevarte a novísimas perspectivas.

Si la Muerte está borrando tu tendencia a agradar a los demás, quizás la Vida te esté diciendo que mires en tu interior y te hagas serias preguntas sobre lo que has estado ignorando. O, de lo contrario, si la Muerte está borrando tu deseo de estar sol@, a lo mejor la vida te empuja a encontrarte con otr@s, a compartir los pensamientos que han estado rondando por tu cabeza.

Esta constante adición y substracción de experiencias nos mantiene conscientes sobre el hecho que la existencia es continuamente fluida. No existe una lista permanente de cualidades que te definan, así que no hay razón para la que temer a un cambio.

Tod@s vivimos múltiples vidas en un única existencia, y nuestro sentido del yo muere repetidamente en el proceso. Así que, cuando notes que están ocurriendo cambios substanciales, no te asustes.

Es tan sólo la Muerte haciendo un poco de limpieza para que la Vida tenga espacio en la lista para dar a conocer sus nuevos descubrimientos.

Dicho esto, mientras que la Muerte tiene una gran habilidad para disipar la ilusión de la autoidentidad, no todo es tan bonito. Su goma de borrar tiene el poder de borrar aquello que realmente debe ser borrado, pero otras veces toca ítems que no querríamos que los tocara ni loc@s.

Tiene la habilidad de herirnos profundamente.

Y este dolor es el peor cuando la Muerte borra a uno de nuestros seres queridos.

No hay ningún modo “cómodo” de puentear el agujero emocional entre la existencia de un ser querido y la muerte del mismo. Incluso las familias que son totalmente conscientes de que el paso de uno sus queridos es inminente no pueden prepararse a sí mism@s para cuando se hace realidad.

Este abismo entre la muerte como concepto y la muerte como realidad es uno de los espacios más difíciles de navegar. Mientras el primero puede motivarnos a vivir nuestras vidas de modo pleno, el otro puede devastarnos y llevarnos a niveles inmanejables de pena.

Muerte Idea y Muerte Real

Pero si hablamos con alguien que haya perdido un ser querido con la muerte, tendremos la sensación que pueden hacer lo mismo que aquellos que aún no han pasado por esta experiencia.

Con el tiempo suficiente, son capaces de construir un puente sobre ese abismo y reconciliar el triste traspaso de su ser querido con una lección visceral de qué es lo que realmente significa vivir plenamente.

Cuando las personas que, por ejemplo, han perdido a sus abuel@s reflexionan sobre el tiempo que han pasado con es@s grandes mujeres y hombres, siempre mencionarán alguna combinación de amor, confort, calidez, cuidado o simpatía. Es como si se hubieran empaquetado todas estas emociones y los propios abuelos se las hubiesen regalado, permitiéndoles de este modo acceder a lo que necesitan.

La textura de la calidez incondicional permanece con nosotr@s bastante tiempo después que su origen ya no esté. Y para aquell@s que hemos tenido el privilegio de experimentar este confort, la muerte de un ser querido puede actuar como recordatorio de que podemos dar estos mismos sentimientos a otr@s.

Mientras que el traspaso de un ser querido es un hecho difícil de gestionar, recordar que la Vida está en el otro lado, esperando pacientemente a enseñarnos que quiere decir todo esto. Esta es la lección que nos mantiene con los pies en el suelo en este paisaje que cambia continuamente nuestra existencia colectiva.

Puede parecer difícil de hacer, ver a la muerte de este modo nos enseña el significado de “vivir una vida plena”. Quedémonos con:

  1. Recuerda que la Vida y la Muere son compañeras de habitación. La Muerte no está esperando con los brazos cruzados al final de nuestro camino. Siempre está con nosotr@s en la vida que llevamos. Ser conscientes de ello, nos permite reflexionar en qué es lo que realmente importa, y a mantenernos abiert@s a las nuevas perspectivas que nos da la Vida.
  2. La Auto Identidad no es permanente, así que acoge los cambios como vengan. Nada es inmune a la goma de borrar de la Muerte, de modo que no hay razón por la que aferrarnos desesperadamente a una versión ilusoria de nosotr@s mism@s. Soltar un poco el agarre de nuestra identidad puede rebajar el miedo y la ansiedad que normalmente acompañan a los cambios.
  3. Podemos aprender las lecciones de la muerte ahora. No tienes porque esperar has que tu Lista de Experiencia Humana esté vacía para aceptar la sabiduría de morir. Tenemos este momento sólo para trabajar en lo que nos da significado, para abrazar esta existencia que se nos ha dado, y para decirles a las personas que más queremos que las queremos.

La Muerte ilumina el hecho que este momento, este mismo, es lo único que tenemos real en nuestra vida.

Así que, saquémosle el mejor partido.

Buen Domigo!! 🙂


Artículo Orginal: “Death Is the Roommate of Life” en Medium

Los Zoótropos

Algo está ocurriendo con los zoótropos. Están apareciendo por todos lados, e incluso esta semana ha aparecido una charla TED sobre ellos.

Zoótropo, de los étimos griegos ζωός (zoós), un adjetivo que significa “vivo” (aquí en el sentido de “activo”) y τροπή (tropé), un sustantivo que designaba tanto la revolución del sol o el punto en el que se vuelve, y el “solsticio”. Es una máquina estroboscópica creada en 1834 por William George Horner, compuesta por un tambor circular con unos cortes, a través de los cuales mira el espectador para que los dibujos dispuestos en tiras sobre el tambor, al girar, den la ilusión de movimiento. Fue un juguete muy popular en la época y uno de los avances hacia la aparición del cine que se crearon en la primera mitad del siglo XIX.

Zoótropo

Por lo que he podido entender, dentro del zoótropo se colocaban dos imágenes. Por un lado, los laterales se cubrían con las tiras que darían como resultado la animación al girar el aparato; por otro una imagen circular que cubría el fondo del mismo.

Tiras de imágenes del lateral de un Zoótropo.

El Arte Perdido Del Zoótropo, una charla TED

El artista Eric Dyer ha pasado años trabajando con el ordenador para producir imágenes para la pantalla. Anhelando volver a trabajar empezó explorando el zoótropo. En esta charla (recién lanzada ayer) nos enseña los resultados de sus invenciones: esculturas que giran y que nos dan bellas imágenes e imágenes de ensueño. Id con cuidado ya que esta charla incluye imágenes y luces en flash.

Zoótropos En GIFs Animados

Richard Balzer ha pasado más de 40 años coleccionando zoótropos, fenaquistiscopios y otros juguetes ópticos, llegando a recopilar una cantidad impresionante de estas animaciones vintage basadas en al persistencia de la retina.

Con el fin de poder compartir estas ilustraciones animadas inventadas en 1830 con el mayor número de personas, Richard tuvo la idea de publicar su colección online y de crear GIFs animados de los que considera mejores. Estos son algunos de los ejemplos de GIFs animados de su colección. Os animo a que visitéis su página web y su tumblr.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Buen Domingo!! 🙂


Artículos Originales:

Séneca, 212 Citas Estoicas

Lucio Anneo Séneca, o simplemente Séneca (o El Joven Séneca), fue un filósofo estoico y un retórico. Es uno de los primeros estoicos del que ha quedado mucha literatura que podemos estudiar.

Hijo del Séneca el Viejo, nació en España hace 2.000 años teniendo una reputación un tanto mezclada.

Séneca

Por un lado, tenemos sus escritos que eran tanto prácticos como atemporales. Se le puede llamar filósofo práctico, que utilizaba la búsqueda del conocimiento para navegar a través de los altibajos de la vida. Sus pensamientos influenciaron a personas como Pascal, Francias Bacon y Montaigne y continuan resonando hoy en día.

No recibimos una vida corta, sino que nosotros la acortamos. No somos de ella indigentes, sino manirrotos.

Por el otro lado, está la incongruencia entre sus principios y su vida. Por ejemplo, su asociación con Nerón. En el 41 A.C. cuando Claudio se convirtió en emperador exilió a Séneca a la isla de Córcega. Permaneció allí más de 8 años, hasta que Agrippina, la madre del futuro emperador Nerón aseguró su liberación para ser el tutor de su hijo. Nerón se convertiría en uno de los emperadores más tiránicos del Imperio Romano, lo que hizo que muchas personas cargaran a Séneca con hipocresía: ¿Cómo alguien con tanto conocimiento puede ser tutor de Nerón?

Nerón y Séneca

El servir a un chico malo (especialmente a Nerón) es próspero hasta que deja de serlo. Mientras que Séneca se enriqueció, también murió. Nerón, pensando que Séneca estaba tramando un complot para derrocarle, ordenó matarle.

Como la mayoría de nosotr@s, Séneca vivió muchos altibajos. Mientras que nunca hayamos sido exiliados a una isla o hayamos sido tutores de un emperador tiránico, much@s de nosotros podemos estar divorciados y creo que aún una mayor parte de nosotr@s hemos trabajado para alguien que no respetábamos. Aquí es donde el conocer la filosofía estoica puede cambiar nuestra vida.

Séneca y otro estoico famoso, Marco Aurelio (que hemos aprendido en Feel The Brain), usaron la filosofía para vivir. Querían saber cómo usar el conocimiento para navegar por las contrariedades inevitables de la vida. Las lecciones que podemos destilar de esos trabajos, son atemporales, esa es la razón por la que aún los leemos hoy en día.

Trabajos Importantes

Estas son algunas obras a destacar de Séneca:

  • Epistulae Morales (Cartas De Un Estoico): Una colección de cortas cartas morarles dirigidas a Lucilo en las que se tratan gran cantidad de ausuntos filosóficos como el dolor, la riqueza, el enfado, el éxito, el fallo, los celos y más.
  • De Brevitae Vitae (De la brevedad de la vida): quizá esta obra sea el modo más rápido de empezar con la obra de Séneca, en la que habla de un tema que muchos de nosotr@s creemos entender, pero no lo hacemos: el tiempo.
  • De Clementia (Sobre la Clemencia): un tratado para Nerón sobre la sangre, la felicidad y el odio.

212 Citas De Séneca

He aquí algunas de las citas más famosas de Séneca. Ojalá, nos inspiren un poco para entrar más en la mente de este gran pensador.

  1. Una gema no puede pulirse sin fricción, ningún hombre perfeccionado sin pruebas.
  2. Estamos más asustados que heridos; y sufrimos más de la imaginación que de la realidad.
  3. Un regalo no consiste en lo que se hace o se da, sino en la intención del que da o del que hace.
  4. Toda crueldad viene de la debilidad.
  5. La vida es como una leyenda: no importa que sea larga, sino que esté bien narrada.
  6. No hay viento favorable para el que no sabe dónde va.
  7. Sufre más de lo necesario el que sufre antes de lo necesario.
  8. “Timendi causa est nescire”: La ignorancia es la causa del miedo.
  9. Todo el futuro yace en incertidumbre: vivde de inmediato.
  10. El hombre que ha anticipado la llegada de problemas, les quita el poder cuando llegan.
  11. A los que corren en un laberinto, su misma velocidad los confunde.
  12. A vivir se aprende toda la vida, y toda la vida se ha de aprender a morir.
  13. Al que una vez perdió el crédito, nada le queda que perder.
  14. Ajeno es todo lo que nos viene en deseo.
  15. Al tratar de la vida feliz, no debes nunca contestarme como en la elecciones: este partido parece tener mayoría, pues por esto mismo, es el peor.
  16. Amor por nuestra voluntad se toma, mas no por voluntad nuestra se deja.
  17. Arrojo nos da la ira.
  18. Aquel que tiene gran poder debe usarlo livianamente.
  19. Aunque amor sea virtud, algunas veces perjudica.
  20. Con buena suerte hemos nacido si no la malogramos.
  21. Con facilidad se adquiere lo preciso para la vida.
  22. Confiesa el delito el que huye del juicio.
  23. Considera las contrariedades como un ejercicio.
  24. Cosas fingidas pronto vuelven a su natural.
  25. Cruel es quien al afligido reprende.
  26. Cuando el sol se eclipsa para desaparecer se ve mejor su grandeza.
  27. Cuando se está en medio de las adversidades, ya es tarde para ser cauto.
  28. Cuanto mayor es la prosperidad tanto menor se debe confiar en ella.
  29. Curioso es naturalmente nuestro ingenio.
  30. Decir lo que sentimos, sentir lo que decimos, concordar las palabras con la mente.
  31. Desde la infancia da señales el ingenio.
  32. Desdichado es el que por tal se tiene.
  33. Desgracia imprevista nos hiere más fuertemente.
  34. Despreciable honra es la que en la ociosidad se granjea.
  35. Dice Hecatón: te descubriré un modo de provocar el amor sin filtro mágico, sin hierbas, sin ensalmos de hechicera: si quieres ser amado, ama.
  36. Difícilmente se hallan palabras que retraten al vivo las grandes desdichas.
  37. Doloroso es perder la patria, más doloroso temer esta desgracia, y dolorosísimo los dos infortunios juntos.
  38. El ardimiento juvenil en sus comienzos es fogoso, pero languidece fácilmente y no dura; es el humo de una fogata liviana.
  39. El avaro nunca hace cosa acertada sino cuando muere.
  40. El cabalgar, el viajar y el mudar de lugar recrean el ánimo.
  41. El camino del vicio no solamente se desliza, sino que se precipita hacia abajo.
  42. El colmo de la infelicidad es temer algo, cuando ya nada se espera.
  43. El favor consiste no en lo que se hace o se da, sino en el ánimo con que se da o se hace.
  44. El fin de un trabajo es principio de otro.
  45. El hombre es un animal racional.
  46. El hombre más poderoso es el que es dueño de sí mismo.
  47. El lenguaje de la verdad debe ser, sin duda alguna, simple y sin artificios.
  48. El mejor límite para el dinero es el que no permite caer en la pobreza ni alejarse mucho de ella.
  49. El piloto muestra en la tempestad su saber y su valor.
  50. El peor enemigo es el que está encubierto.
  51. El peor enemigo es el traidor.
  52. El pobre carece de muchas cosas, pero el avaro carece de todo.
  53. El poder y el despotismo duran poco.
  54. El primer arte que deben aprender los que aspiran al poder es el de ser capaces de soportar el odio.
  55. El que disputa con un beodo, disputa con un hombre ausente.
  56. El que es prudente es moderado; el que es moderado es constante; el que es constante es imperturbable; el que es imperturbable vive sin tristeza; el que vive in tristeza es feliz; luego el prudente es feliz.
  57. El que no quiera vivir sino entre justos, viva en el desierto.
  58. El que recibe lo que no puede pagar, engaña.
  59. El que siempre busca grandezas, alguna vez la encuentra.
  60. El que súbito se determina, súbito se arrepiente.
  61. El que teme es un esclavo.
  62. El sabio en la virtud debe siempre hacer fundamento.
  63. El sabio en su retiro es útil a la comunidad.
  64. El sabio es el único que escapa a las leyes del género humano, todos los siglos le sirven como a un dios: ¿se trata del pasado? Su recuerdo lo abraza. ¿Del presente? Lo utiliza. ¿Del futuro? Lo prevé. Así se prolonga su vida, al juntarse en uno solo todos los tiempos.
  65. El tiempo descubre la verdad.
  66. El trabajo y la lucha llaman siempre a los mejores.
  67. El valor es siempre ambicioso de peligros.
  68. El vino tórnase bueno cuando resultaba nuevo, duro y áspero, pero se sostiene aquel vino que ya en el lagar era agradable.
  69. El vulgo defensor de su propio mal, se levanta contra la razón.
  70. En la adversidad conviene muchas veces tomar un camino atrevido.
  71. En ninguna parte se siente más la pobreza que en el destierro.
  72. En poco precio se tiene lo adquirido de gracia.
  73. En tres tiempos se divide la vida: en presente, pasado y futuro. De éstos, el presente es brevísimo; el futuro, dudoso; el pasado, cierto.
  74. En obligación nos pone de dar el haber dado.
  75. Es, a menudo, más conveniente disimular que vengarse.
  76. Es rey quien nada teme, es rey quien nada desea; y todos podemos darnos ese reino.
  77. Es tan grande el placer que se experimenta al encontrar un hombre agradecido que vale la pena arriesgarse a hacer un ingrato.
  78. Escucha aún a los pequeños, porque nada es despreciable en ellos.
  79. Estar en ocio muy prolongado, no es reposo, es pereza.
  80. ¡Estudia! No para saber una cosa más, sino para saberla mejor.
  81. Este día que tanto temes por ser el último, es la aurora del día eterno.
  82. Existe el destino, la fatalidad y el azar; lo imprevisible y, por otro lado, lo que ya está determinado.
  83. Entonces como hay azar y como hay destino, filosofemos.
  84. Feas palabras, aun livianamente dichas ofenden.
  85. Forma parte de la curación el deseo de ser curado.
  86. Gran parte de la bondad consiste en querer ser bueno.
  87. Gran recomendación tiene un rostro hermoso.
  88. Halla en la desgracia consuelo el que lo prodigó en la prosperidad.
  89. Hasta la desgracia se cansa.
  90. Hay ciertas cosas que para hacerlas bien no basta haberlas aprendido.
  91. Honrosamente sirve el que conforme a las circunstancias sirve.
  92. Igual virtud es moderarse en el gozo que moderarse en el dolor.
  93. Importa mucho más lo que tú piensas de ti mismo que lo que los otros opinen de ti.
  94. Incierto es el lugar en donde la muerte te espera; espérela, pues, en todo lugar.
  95. Jamás se descubriría nada si nos considerásemos satisfechos con las cosas descubiertas.
  96. La adversidad es ocasión de virtud.
  97. La amistad siempre es provechosa; el amor a veces hiere.
  98. La armonía total de este mundo está formada por una natural aglomeración de discordancias.
  99. La confianza produce muchas veces la lealtad.
  100. La conversación es la expresión de nuestro modo de pensar.
  101. La felicidad no mira de dónde nace, sino a dónde puede llegar.
  102. La fortuna teme a los valientes y avasalla a los cobardes.
  103. La fortuna puede robarnos la hacienda, pero no el valor.
  104. La desgracia es a veces ocasión de virtud.
  105. La edad se descubre más cuando se disimula con arte.
  106. La esclavitud más denigrante es la de ser esclavo de uno mismo.
  107. La ira, si no es refrenada, es frecuentemente más dañina para nosotros que la injuria que la provoca.
  108. La ira: un ácido que puede hacer más daño al recipiente en la que se almacena que en cualquier cosa sobre la que se vierte.
  109. La llaga de amor, quien la sana, la hace.
  110. La mayor rémora de la vida es la espera del mañana y la pérdida del día de hoy.
  111. La naturaleza nos ha dado las semillas del conocimiento, no el conocimiento mismo.
  112. La poca templanza del enfermo hace al médico ser cruel.
  113. La recompensa de una buena acción está en haberla hecho.
  114. La religión es algo verdadero para pobres, falso para sabios, y útil para dirigentes.
  115. La sencillez y claridad distinguen el lenguaje del hombre de bien.
  116. La vida es como una leyenda: no importa que sea larga, sino que esté bien narrada.
  117. La voluntad es la que da valor a las cosas pequeñas.
  118. Languidece la virtud sin adversarios.
  119. Largo es el camino de la enseñanza por medio de teorías; breve y eficaz por medio de ejemplos.
  120. Las injurias y los beneficios penden de la voluntad.
  121. Las obras se tienen medio terminadas cuando se han comenzado bien.
  122. Lo mismo es nuestra vida que una comedia; no se atiende a si es larga, sino a si la han representado bien. Concluye donde quieras, con tal de que pongas buen final.
  123. Lo que de raíz se aprende nunca del todo se olvida.
  124. Lo que has de decir, antes de decirlo a otro, dítelo a ti mismo.
  125. Lo que las leyes no prohíben, puede prohibirlo la honestidad.
  126. Los deseos de nuestra vida forman una cadena, cuyos eslabones son las esperanzas.
  127. Los hombres aman sus vicios y al mismo tiempo los odian.
  128. Los hombres aprenden mientras enseñan.
  129. Los que saben mucho se admiran de pocas cosas, y los que no saben nada se admiran de todo.
  130. Mal se agradece lo que mal se dio.
  131. Manchada deja su vida el que procura muerte.
  132. Más dañosa es la abundancia que viene sobre gran codicia.
  133. Más dura la memoria de las injurias recibidas que de los beneficios.
  134. Más grata es la virtud en una persona hermosa.
  135. Más seguro está en la virtud el que ya pasó por los vicios.
  136. Mejor es la salud que nunca se perdió.
  137. Mejor sufre el mal quien siempre le teme.
  138. Menos camino hay de la virtud al vicio, que de los vicios a la virtud.
  139. Merece salir engañado el que al hacer un beneficio, cuente con la recompensa.
  140. Mostrarse asustado sin motivo aparente es dar a conocer que se tiene razón de temer.
  141. Muchas veces es valor el conservar la vida.
  142. Muy pocos aciertan antes de errar.
  143. Muy sentida es la muerte cuando el padre queda vivo.
  144. Necesarios son nuevos favores de la fortuna para conservar la felicidad.
  145. Necesaria es la experiencia para saber cualquier cosa.
  146. Ningún descubrimiento se haría ya si nos contentásemos con lo que sabemos.
  147. Ningún día es demasiado largo para el que trabaja.
  148. Ninguna esperanza queda de virtud, cuando no solamente deleitan los vicios, sino que se aprueban.
  149. Ninguno ama a su patria porque es grande, sino porque es suya.
  150. No es beneficio el que nos obliga a recibir.
  151. No es necesaria la fortuna para sólo subsistir.
  152. No es pobre el que tiene poco, sino el que mucho desea.
  153. No es preciso tener muchos libros, sino tenerlos buenos.
  154. No existe ningún gran genio sin un toque de demencia.
  155. No hay árbol recio ni consistente sino aquel que el viento azota con frecuencia.
  156. No hay camino que no tenga fin.
  157. No hay cosa que mucho tiempo agrade al que en ninguna tiene asiento.
  158. No hay, en mi dictamen, hombre que aprecie más la virtud y la siga con más gusto, que el que por no hacer traición a su conciencia, ha perdido la reputación de hombre de bien.
  159. No hay cosa más fuerte que el verdadero amor.
  160. No hay más calma que la engendrada por la razón.
  161. No hay mayor causa de llanto que no poder llorar.
  162. No hay nadie menos afortunado que el hombre a quien la adversidad olvida, pues no tiene oportunidad de ponerse a prueba.
  163. No hay ninguna cosa buena que no tenga su base en la razón.
  164. No hay viento favorable para el que no sabe dónde va.
  165. No he nacido para sólo un rincón, mi patria es todo el mundo.
  166. No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas.
  167. No os espante el dolor; o tendrá fin o acabará con vosotros.
  168. No os espante la pobreza; nadie vive tan pobre como nació.
  169. No os espante la muerte; o extermina o transforma vuestra existencia.
  170. No podemos evitar las pasiones, pero si vencerlas.
  171. No recibimos una vida corta, sino que nosotros la acortamos. No somos de ella indigentes, sino manirrotos.
  172. No se debe adquirir el amigo en la mesa.
  173. No todas las cosas están bien a todos.
  174. Nuestra naturaleza está en la acción. El reposo presagia la muerte.
  175. Nunca fue fácil el aprendizaje de la virtud.
  176. Nunca un peligro sin otro se vence.
  177. ¡Oh, cuán extemporáneo es comenzar a vivir cuando se ha de dejar de vivir!
  178. Para mayores desgracias guarda la fortuna a quien favorece.
  179. Para saber algo, no basta con haberlo aprendido.
  180. Peores son los odios ocultos que los descubiertos.
  181. Pesa las opiniones, no las cuentes.
  182. Pesada y molesta palabra es ruego.
  183. ¿Preguntas qué es la libertad? No ser esclavo de nada, de ninguna necesidad, de ningún accidente y conservar la fortuna al alcance de la mano.
  184. Procuramos olvidar lo que, traído a la memoria, nos entristece.
  185. Prueba es de virtud el desagradar a los malvados.
  186. ¿Qué importa saber lo qué es una recta si no se sabe lo que es la rectitud?
  187. Quien da pronto da dos veces.
  188. Recibe beneficio el que lo hace al que lo merece.
  189. Reino en lugar ajeno no está seguro.
  190. Rey es quien nada teme, rey es quien nada desea; y todos podemos regalarnos este reino.
  191. Seas parco en elogiar, y más parco todavía en vituperar.
  192. Si me ofreciesen la sabiduría con la condición de guardarla para mí sin comunicarla a nadie, no la querría.
  193. Si os sujetáis a la naturaleza, nunca seréis pobres; si os sujetáis a la opinión, nunca seréis ricos.
  194. Si quieres que tu secreto sea guardado, guárdalo tú mismo.
  195. Sin estudiar enferma el alma.
  196. Sólo en la fortuna adversa se hallan las grandes lecciones del heroísmo.
  197. Sola es loable la ambición por no perder el tiempo.
  198. Tan grande como la turba de los admiradores es la turba de los envidiosos.
  199. Tanto más crece el esfuerzo, cuanto más consideramos la grandeza de lo emprendido.
  200. Teméis todas las cosas como mortales y todas las deseáis como inmortales.
  201. Toda la armonía total de este mundo está formada de discordancias.
  202. Tuyo haces el vicio que a tu amigo disimulas.
  203. Un amor apaga otro amor, y un temor otro temor.
  204. Un gran marinero puede navegar aunque sus velas sean de alquiler.
  205. Un hombre inútil es gravoso al estado, en que se pesa el mérito de los miembros por la utilidad que de ellos se saca.
  206. Un hombre sin pasiones está tan cerca de la estupidez que sólo le falta abrir la boca para caer en ella.
  207. Un solo bien puede haber en el mal: la vergüenza de haberlo hecho.
  208. Una buena conciencia no teme a ningún testigo.
  209. Una era construye ciudades. Una hora las destruye.
  210. Una esperanza reaviva otra esperanza; una ambición, otra ambición.
  211. Vencer sin peligro es ganar sin gloria.
  212. Viven más contentos aquellos en quienes jamás puso los ojos la fortuna, que los otros de quienes los apartó.

Buen Lunes!! 🙂


Artículos Originales:

Walden. Henry David Thoreau.

Hoy me gustaría compartir con vosotr@s un libro. Quizá algun@s ya lo conozcáis pero para mi ha sido un gran descubrimiento, tanto del propio libro como de su autor.

De nuevo una serie de coincidencias, sincronicidades o serendipias me llevaron a descubrirlo. En la lectura de “Alexander von Humboldt, La Invención De La Naturalezaque aprendimos en el Brain Feeling: “Alexander von Humboldt, La Invención De La Naturaleza” pude conocer a Henry David Thoreau, una de las muchas personas a las que Humboldt influenció. En el libro, se mencionaba que Thoreau era autor de “Walden” y creí entender que era una obra fundamental; pero no fui más allá.

Henry David Thoreau

Durante los días posteriores a la lectura del libro de Humboldt me había interesado por la obra de Bertrand Russell, y había decidido comprar uno de sus libros para iniciarme en la obra del filósofo (entre otras muchas cosas). Lamentablemente (o, afortunadamente) no quedaban existencias de ninguna obra de Russell en la librería y fue en ese momento, cuando vi una mesa repleta de obras de Thoreau y en la que destacaba una edición ilustrada de “Walden” que conmemoraba el 200 aniversario del nacimiento de Thoreau (12 de Julio de 1817). Ese nombre (“Walden”) que ya me había sonado (no se de qué) cuando leí la biografía de Humboldt, se despertó de nuevo en mi cabeza y decidí comprarme el ejemplar.

La descripción de la contraportada de la edición de Errata Naturae menciona que:

En 1845 Thoreau abandona la casa familiar de Concord y se instala en la cabaña que ha construido junto a la laguna de Walden. Pero no se marcha a los bosques para «jugar a la vida», sino para «vivirla intensamente de principio a fin». A partir de esa experiencia escribe uno de los clásicos fundamentales del ensayo moderno. Walden es tanto un experimento literario sin precedentes como un manual para la buena vida: un libro escrito contra toda servidumbre y a favor de la felicidad como única riqueza del ser humano. Walden es una defensa de la vida libre y salvaje, así como una crítica feroz de la sociedad y sus imposiciones, que apenas han variado desde aquella fecha. Walden es un cuestionamiento radical y directo de la institución del trabajo como adocenamiento y del mercado como único dios, así como una lúcida defensa de la simplificación de la vida y del camino que nos lleva a perseguir su esencia y sus placeres cotidianos. Walden es una reflexión sobre la necesidad de preservar tanto la naturaleza y el planeta como el meollo de nuestra propia existencia individual e irreductible. Walden habla de lagunas salvajes y hombres sabios, alces y shakespeares, esclavos huidos y trabajadores sonámbulos, las montañas de Nueva Inglaterra y el Bhagavad Gita, la belleza del fuego hogareño y la Gran Nevada, el silbido devastador del ferrocarril y el recóndito ulular del búho, la erudición de los indios Massasoit y la banalidad de los eruditos de Harvard, la belleza absoluta de la soledad y la importancia inconmensurable de la amistad, el bienestar que exhiben las marmotas y el malestar que aqueja a la mayoría de los seres humanos.

Portada de “Walden”, 200 Aniversario de Errata Naturae

Tengo que admitir que, en principio, no me debería de haber de gustado este ensayo. Pero algo me decía que debía leerlo.

Y os confieso que ha sido una experiencia magnífica. No recuerdo haber estado más tranquilo y relajado leyendo un libro, ni haber reflexionado tanto con él (¿será que me estoy haciendo mayor?). Me transmitió una calma al leerlo que no sabría describir. Una experiencia de lectura inmejorable. Y es sorprendente cómo todo lo que Thoreau nos explica y nos describe se puede aplicar perfectamente casi 200 años después.

Tal y como afirma el propio Thoreau: “Walden es un libro escrito para esa mayoría de hombres que está descontenta con su vida y con los tiempos que le ha tocado vivir, pero que podría mejorarlos. Y también para aquéllos en apariencia ricos, pero que en realidad han acumulado cosas inútiles y no saben muy bien qué hacer con ellas“; una afirmación que aplica perfectamente hoy en día; sino, ¿cuántos de nosotr@s acumulamos cosas inútiles? ¿cuántos de nosotr@s nos sentimos incompletos? ¿cuántos de nostr@s creemos que todo podría mejorar?

Hoy me gustaría aprender más de Thoreau y de Walden. ¿Me acompañáis?

El 9 de Agosto de 1854, Thoreau publicó su matizada y amena explicación de los dos años que pasó, en gran parte solo, en una cabaña cerca de Concord, Massachussets.

El 4 de Julio de 1845 (algunas fuentes afirman que la fecha no fue casualidad, aunque el propio escritor dice que sí), Thoreau se trasladó a una pequeña cabaña cerca de la laguna de Walden, más o menos a 1,5 millas de Concord, su ciudad natal. Fui a los bosques porque deseaba vivir deliberadamente […] enfrentarme solamente a los hechos esenciales de la vida

Mapa de Concord (Massachussets), se puede ver en la esquina inferior izquierda la laguna de Walden.

Durante 2 años, 2 meses y 2 días, anduvo, observó, escuchó, escribió y leyó. El resultado de esa experiencia culminó en el libro que le hizo ser uno de los autores Americanos más queridos, y recordado como el primer ecologista del país.

Portada Original de “Walden”

Hay que recalcar que su intención no era la de convertirse en un ermitaño , aunque sí que valoraba la soledad y escribió sobre ello. En ese periodo visitó y recibió visitas, desde las de Ralph Waldo Emerson, propietario de los terrenos dónde estaba la cabaña de Thoreau pasando por muchos otros, como nos explica Thoreau en Walden. Además hizo algunas excursiones al pueblo para visitar a la familia y a los amigos.

La Laguna De Walden

Su síntesis de los dos años de vivir en un un relativo retiro nos ofrece no tan sólo diversas y profundas visiones del mundo natural y del lugar de la humanidad en él, sino, cómo esa relación estaba siendo impactada (y degradada) por la revolución industrial. Estaréis de acuerdo que este criticismo mordaz del exceso de tecnología se ha mantenido hasta nuestros días.

Walden es un libro fantástico, os lo recomiendo de veras, os lo pasaréis muy bien leyéndolo, el estilo sin florituras de Thoreau hace que lo sintamos impactantemente contemporáneo, incluso cuando su análisis de las redes difiera un tanto del nuestro: “Estamos un una gran carrera de construir un telégrafo magnético entre Maine y Tejas, pero puede ser que, Maine y Tejas no tengan nada importante que comunicarse”.

En definitiva, la relación de la naturaleza y del hombre, del impacto de uno sobre otro, esta es la característica que destacaría más de Walden, característica no falta de actualidad. Muchas de las cosas que afirmaba Thoreau en 1845, 1846 y 1847 son cosas que podemos trasladar perfectamente a nuestros días. ¿Será que el hombre (como especie) no evoluciona tanto como creemos?

Es importante ver que Thoreau no estaba tan en sincronía con sus días, como parece estarlo con los nuestros. Forma parte de una permanente contracultura Americana, de aquella que predica que nuestras ansias por construir y por comprar cosas no merecen la pena.

En los 9 años que Thoreau escribió y reescribió “Walden“; años en los que batalló por alinear su pasión (o mejor dicho, su obsesión) por la observación de la naturaleza y su amor por la poesía; observaba todo lo que ocurría en el campo, anotándolo todo, desde las especies de plantas hasta sus estaciones de crecimiento. Midió la profundidad de los arroyos y de las lagunas, tomó temperaturas, almacenó muestras prensadas de plantas y siguió la llegada y la marcha de las migraciones de los pájaros.

“Nunca encontré un compañero que fuese tan sociable como la soledad”

 

En un mundo (hablo del occidental) donde nos hacemos resueltamente con el último gadget, necesitamos a nuestro Thoreau, no para parar el avance la de la tecnología (me estaría tirando piedras sobre el tejado, la Ingeniería Informática es mi profesión), sino para recordarnos que la utilicemos bien.

Creedme, porque los he buscado y me he esforzado en verlos, hay muchos huequecitos dentro de nuestra vida y sociedad occidental en los que encontrar una de las máximas de Thoreau: “Simplicidad! Simplicidad! Simplicidad! ; tan sólo debemos ser igual de resueltos en buscarlos que cuando decidimos hacernos con el último teléfono sin botón de inicio (esa no es la simplicidad de la que habla Thoreau) de precio astronómico (esto sí que nos hará ser mejores ¿no creéis?).

En los años en los que Thoreau redefinía “Walden“, pasó por una gran evolución personal; pasó de ser un poeta trascendental que adoraba la naturaleza a ser uno de los escritores americanos más influyentes. Fue entonces cuando empezó a utilizar su diario como un preciso registro de sus encuentros con el mundo natural, desarrollando una rutina de serio estudio por la mañana y por la noche, adornada con sus observaciones durante el paseo de la tarde.

Diario de Thoreau

Cuando Thoreau afirma que: Omito lo inusual (huracanes y terremotos) y describo lo común […] Esto es el encanto más maravilloso y es tema verdadero de la poesía“, tiene razón, en Walden, hay descripciones de cosas que, a priori, parecerían aburridas, simples e insulsas, pero no lo son.

Todos los pasajes de Walden, tienen su origen en los diarios de Thoreau, haciendo que nos enganchemos a todos los niveles, desde la gran extensión de la tierra como “poesía viva” hasta las humildes ranas que “croan en el tío”, pasando por la alegría de los cánticos de los pájaros que se pueden oír en la temprana primavera.

Esas reflexiones, ordenadas y cronificadas en más de 2.000.000 de palabras se usan hoy en día como referente y como guía y registros del cambio climático.

Este es el caso del equipo de Richard Primack, profesor de Biología de la Universidad de Boston. Primack ha colaborado durante la última década con colegas de Harvard para usar las observaciones de los diarios de Thoreau como base de nuevos estudios sobre el cambio climático.

De 1852 a 1862 Thoreau llevó un exhaustivo y detallado registro de las fechas de florecimiento y de desfloración de cientos de flores, árboles y matorrales del área de Concord, creando tablas de medidas tan meticulosas que el equipo de Primack; después de descifrar la caligrafía de Thoreau y de mapear los nombres con los nombres naturales; ha podido utilizar para llevar a cabo las mismas observaciones hoy en día. Y no sólo con las plantas, sino que también con las temperaturas y otros aspectos naturales.

¿Qué decir sobre el progreso?

Queda claro el papel de Thoreau sobre la naturaleza y la ecología. Pero ¿sobre el progreso? ¿sobre la tecnología?

La tecnología en esos días, tal y como la describe Thoreau era el ferrocarril; haciendo afirmaciones tales: “El ferrocarril monta sobre nosotros“.

La crítica de Thoreau a la tecnología fue bastante mordaz, pero bien pensado, tenía razón. Escribió que: Un hombre es rico, “en proporción al número de cosas que es capaz de abandonar”

También hacia la afirmación anterior (sobre Maine y Tejas) al hablar del ferrocarril y del telégrafo, dos inventos que estaban suplantando al caballos, que durante los últimos 6.000 años habían sido el modo más rápido de transportar personas, bienes e información.

Había una línea de ferrocarril situada a un tercio de milla de la cabaña de Thoreau, podía oír el traqueteo de los trenes, pero estaba convencido que un viaje en tren era un mal trato.

También era sensible a los costes sociales de construir y mantener ferrocarriles, y las condiciones laborales, cada vez peores, de los trabajadores en la Europa y los U.S industrializados; como lo son ahora las condiciones de los trabajadores del Este.

Justo a los años que siguieron a la publicación de Walden, otro personaje, destacable sin duda de ese tiempo, Abraham Lincoln dio una serie de discursos sobre la visión de la tecnología en sus “Discoveries and Inventions” -al final del Brain Feeling las podréis escuchar todas. La visión de Lincoln era un tanto más positiva que la de Thoreau. Lincoln afirmaba que la tecnología no iba a degradar a la humanidad, pero tampoco era una escalera mágica que nos conduce a un mundo mejor en nombre del Progreso.

Walden, en detalle

En esta infografía podemos ver un análisis de “Walden”:

“En 1845 el filósofo y escritor Henry David Thoreau construyó una pequeña cabaña en los bosques de Concord, Massachusetts. Allí vivió solo y autosuficiente durante dos años.

Sus observaciones y reflexiones fueron la base de su libro “Walden”, un ensayo, hecho de varios ensayos que ha inspirado generaciones de estudiantes, ecologistas y amantes de la naturaleza.”

  • Naturaleza: “El observar de cerca a la naturaleza es la clave para la mejor educación
  • Auto-Mejora: “La meditación nos permite elevar nuestras vidas, y entender nuestro lugar en el universo
  • Confianza: “Vivir independientemente nos permite liberarnos de las expectativas y de las convenciones de la sociedad tradicional
  • Minimalismo: “Desconectarnos de una visión del mundo materialista y dirigida a objetivos es el camino hacia la felicidad real


También nos detallan los personajes que aparecen:

  • El Leñador: Alex Therien
  • Henry David Thoreau
  • El Poeta: William Ellery Channing
  • El filósofo: Bronson Alcott
  • La Vieja Inmortalidad: Ralph Waldo Emerson
  • John Field: trabajador iralndés

Así como los detalles de la cabaña y de sus alrededores:

  • 150 pies cuadrados
  • 7 millas de cultivos

Tengo que reconocer que he sentido envidia de la vida tranquila, sin preocupaciones (como las entendemos en el mundo occidental) que llevaba Thoreau. De disponer del tiempo de hacer y de acabar reflexiones.

He decido seguir leyendo a Thoreau, ahora he empezado con su primer libro, cuyo título original es: “A week on the Concord and Merrimack Rivers“, escrito antes que Walden (aunque no vivido) y con título “Musketaquid” nombre de la barca de Thoreau y de su hermano, así como nombre indio del río Concord. Vendió tan sólo algunos cientos de copias. Como el propio Thoreau escribió en su diario “Ahora tengo una biblioteca de casi 900 volúmenes, de los cuales he escrito más de 700“.

Musketaquid

Buen Domingo!! 🙂

Uy!! Casi me olvido 🙂

Abraham Lincoln: Discoveries and Inventions


Este Brain Feeling no es una traducción. Es un trabajo de opiniones personales combinado con diferentes fuentes: