Qúe Podemos Aprender De Marco Aurelio Sobre Pensar Con Claridad

Marco Aurelio Antonino Augusto (apodado el Sabio o el Filósofo)​ (26 de abril de 121​ – 17 de marzo de 180 nacido en Roma, fue emperador del Imperio romano desde el año 161 hasta el año de su muerte en 180. Fue el último de los llamados Cinco Buenos Emperadores, tercero de los emperadores de origen hispano​ y está considerado como una de las figuras más representativas de la filosofía estoica. Marco Aurelio y Lucio Vero fueron hijos adoptivos de Antonino Pío por mandato de Adriano y los dos primeros que imperaron conjuntamente en la historia de Roma.” – Wikipedia

Marco Aurelio

A los 17 años, Marco Aurelio fue adoptado. Lo que le hizo ser heredero del trono de Roma.

Nacido en una familia pudiente, Aurelio fue criado en la casa de su abuelo. Sus padres traspasaron relativamente temprano en la vida de Marco Aurelio.

Ya desde el principio, la característica que le definía era su búsqueda del conocimiento. Le atraía la filosofía, y estaba particularmente interesado en el Estoicismo, un subconjunto basado en la noción que los comportamientos, no los pensamientos o las palabras, deberían definir la virtud.

De acuerdo con la leyenda, el viejo Emperador Adriano tuvo noticias de él después de una escaramuza con la muerte, e impresionado con un joven Aurelio, Adriano lo adoptó en su línea de sucesión.

El Emperador Adriano

Aurelio sostuvo su deber con el estado durante más de 20 años, desde la muerte de Adriano y bajo el mandato de Antonio Pío, hasta el día que se convirtió en Emperador de Roma.

La Imagen Del Hombre

Hay mucha incertidumbre rodeando los detalles de la historia de Marco Aurelio. Tiene casi 2.000 años, y muchas de las fuentes son cuestionables. La mejor imagen del hombre se dibuja a través de una serie de notas escritas por él mismo, conocidas por el nombre de Meditaciones.

Meditaciones

Las Meditaciones es uno de los libros con más influencia del Estoicismo. No hay nada que se pueda decir que no se haya dicho ya antes. Es un manual atemporal de vivir una vida equilibrada.

Más que filosofía, nos da una visión a la claridad con la que Marco Aurelio pensaba. Él veía el mundo tal y como era más que cómo él esperaba que fuese. Puede ser que esto no nos suene como un gran logro, pero es mucho más raro de lo que tod@s nosotr@s podríamos pensar.

La aplicación de este tipo de consejos nos otorga dividendos es todos los aspectos de la vida, y podemos diseccionar la historia de Aurelio para romperla en pedacitos más pequeños para poderla asimilar.

En primer lugar, el obstáculo.

El Problema De Tener Un Cerebro Eficiente

Cada día, nos cargamos con estímulos externos, que si los quisiéramos absorber todos, no seríamos capaces de funcionar correctamente. Abrumaría nuestro cerebro, y cesaríamos de operar del modo que nos permite hacerlo para atender nuestras responsabilidades diarias.

Como resultado, el cerebro tiene filtros de eficiencia. Es bueno en determinar qué información necesitamos y cuándo. Sabe que si estás en un restaurante lleno, por ejemplo, el sonido de la persona con la que estamos hablando es más importante que el ruido de fondo, con lo que se ajusta.

Pero este mecanismo también tiene sus efectos colaterales. El subproducto, a veces, es que la atención no se despliega plenamente en ciertas áreas de importancia a no ser que nos dirijamos a ellas activamente. Con la eficiencia hay compromiso.

Michael Kane es un psicólogo cognitivo de la Universidad de Carolina del Norte que estudia la interacción entre la memoria y la atención.

En uno de sus experimentos, muestreó los pensamientos de varios estudiantes 8 veces aleatorias al día, durante una semana. Sobre los 124 participantes, descubrió que, de media lo que piensa la gente es totalmente diferente lo que está haciendo, más o menos un 30% del tiempo.

Es un número bastante conservador en comparación con trabajos similares que, además, demuestra lo fácil que es descuidar la información relevante y caer en la trampa de la configuración por defecto de nuestro cerebro.

Aprendamos 3 modos de atacar esto.

Entrénate Para Combatir El Bucle Autónomo

En las Meditaciones, Aurelio es muy activo indicando el valor que tiene el mirar más allá de lo que vemos intuitivamente en la vida diaria para, así, entender mejor el mundo. Es sus propias palabras:

Nada tiene tanto poder para ampliar la mente como la habilidad de investigar sistemáticamente y de verdad todo lo que aparece bajo la observación en la vida.

Aunque la atención no se presta a sí misma a cada pieza relevante de información, podemos entrenar a nuestro cerebro para ser más proactivo. Si mantenemos esto en mente, podemos dibujar un dibujo más representativo del mundo. Aquí es donde la consciencia y el pensamiento claro empiezan.

Reserva unas pocas veces en tu día para realmente escuchar y mirar. Sé deliberado en saltarte el compromiso del cerebro autónomo. Hay mucho allí fuera, y mucho de ese mucho importa.

Asegura La Objetividad A Través De Otro Par De Ojos

Una de las piedras angulares de la consciencia es la objetividad. Es un tipo de neutralidad que busca ver el mundo como es y no a través del juicio personal y del sesgo. No es nada fácil de cultivar.

Por diseño, nuestros sentidos absorben información en relación a donde estamos, a lo que estamos haciendo y a cómo sentimos. El mundo nos bombardea con estímulos, y éstos estímulos siguen un camino neuronal diferente en cada un@ de nosotr@s. Tod@s les damos sentido de un modo diferente.

Mayoritariamente, vamos por la vida entendiendo el mundo e influenciando nuestro comportamiento como si fuésemos el centro de la realidad, y todo lo que nos rodea, de hecho su importancia, deriva de acuerdo a cómo encaja en nuestra narrativa. Envuelve nuestra percepción de nuestro entorno y como se desarrolla.

En cosmología, el Principio Copernicano afirma que la Tierra no tiene ninguna posición privilegiada en el Universo. A pesar de su importancia para nosotr@s, a una escala mayor, es bastante irrelevante.

El mismo razonamiento aplica a las personas. A pesar de la intensidad con la que sentimos, mucho de lo que pasa no tiene que ver tan sólo con nosotr@s. Hay un panorama más grande, están pasando más cosas. Cuanto más temprano podamos apartar nuestros sesgos personales, más temprano podremos entender la realidad por lo que es más que por lo que sentimos que es. Es una distinción crucial.

En todo su trabajo, una cosa que destaca de Aurelio es su profunda habilidad para apartarse de su propia mente y ver el mundo y a sí mismo sin ningún apego emocional. Esto ayuda a explicar la profundidad de su visión.

Fue capaz de explicar su círculo de consciencia saliendo él mismo de él y aspirando a ver las cosas desde un par de ojos más que con una única perspectiva. Es una táctica muy práctica y much@s de nosotr@s no la utilizamos lo suficiente.

Salgamos de nuestros propios zapatos, conceptualicemos nuestras observaciones como si estuviésemos en el cuerpo de alguien que esté a nuestro alrededor e intentemos atar nuestra objetividad a través de los ojos de otro anfitrión.

Busca Rutinariamente Modos De Ordenar La Mente

Uno de los distintivos de las Meditaciones es que Aurelio no las escribió para nadie más que para sí mismo. A todas cuentas, parece ser un diario muy personal. No hay demasiada coherencia o estructura en cómo se presenta.

Esto nos indica que su propósito al escribir no era necesariamente compartir su conocimiento, sino practicar la claridad y la organización de su propia mente. Hay mucho sentido al hacer esto, y una mirada al trabajo del Dr. James W. Pennebaker nos explica el por qué.

Pennebaker es un pionero en la terapia de escritura y profesor de la Universidad de Tejas en Austin. La Asociación Americana de Psicología ha reconocido su trabajo sobre el beneficio de hacer un diario como uno de los más importantes del campo.

En 1994, Pennebaker y su equipo dividió a un conjunto de personas que habían estado sin trabajo durante 8 meses en 3 grupos. Al primero se le pidió que escribiese sobre su paro y cómo se sentían sobre él; al segundo se le pidió que escribiese sobre nada en particular; al tercero no se le dio ningún tipo de instrucción sobre la escritura.

¿El Resultado?

Los participantes que escribieron la experiencia de su despido tendían a encontrar trabajo, según demostró el estudio de seguimiento. Escribiendo, fueron capaces de limpiar el stress y el ruido de sus mentes y estar más alineados con lo que sentían. Les dio el empuje que necesitaban para coger dónde estaban y dónde necesitaban ir.

Estudios similares de Pennebaker han demostrado los beneficios de hacer un diario desde ayudar a las personas a gestionar mejor un trauma hasta a reforzar su sistema inmunitario.

Con la escritura de un diario, Aurelio era capaz de extraer la información que permanecía impasiva en su mente y la organizaba en principios concretos que podía manejar. Para otros, puede tener el mismo efecto con la meditación, los paseos por la naturaleza o ciertos tipos de ejercicio.

Le mente humana es extremadamente ruidosa, pero si creamos una rutina que nos ayude a limpiarla podemos hacer que lo sea menos. Construir un hábito que se centre en ordenar nuestros sentimientos, nos ayudará a ordenar y limpiar la complejidad que viene de vivir en un mundo que cada vez está más lleno y ocupado.

Todo Lo Que Tienes Que Saber

La Percatación se define como un estado de ser consciente. Consciente de conocimiento relevante, consciente de lo que nos rodea y consciente de los sentimientos y pensamientos personales. Es un estado mental que busca entender la realidad tan cerca de la verdad como pueda ser.

Marco Aurelio se conoce hoy en día como lo que el filósofo Griego Platón calificó como El Rey Filósofo. Un líder político que aspiraba activamente a la sabiduría y estaba dirigido siempre hacia el conocimiento. Un líder que implacablemente preguntaba qué significa vivir bien.

Más que sus virtudes y deseos, lo que hacía que Aurelio dirigiese con éxito uno de los imperios más grandes y poderosos de la historia era su habilidad de hacer uso de la claridad de su mente.

El ámbito de tu percatación define el límite externo de lo que puedes lograr. Cuanto más sabes, mejor podrás entender lo que te rodea. Como mejor seas a la hora de organizar tus pensamientos, más posibilidades se mostrarán ante ti.

La habilidad de pensar claramente es un pieza clave, una gran ventaja, y se puede adquirir como cualquier otra aptitud. Mediante la PRÁCTICA.

Nadie que no esté avergonzado de quién fue el último año, probablemente no está aprendiendo lo suficiente. – Alain de Botton

Buen Miércoles!! 🙂


Artículo Original: “Marcus Aurelius: How to Think Clearly” en Medium

¿Dónde Pertenecen Nuestras Mentes?, un ensayo

Hoy más que un Brain Feeling, aprenderemos un ensayo. Aprenderemos muchas cosas. Cosas que reafirman la idea que el cerebro humano es la máquina más compleja jamás concebida (como lo demuestra la incapacidad y las limitaciones de recrearlo), cosas que demostrarían que la inteligencia, en cualquier civililización terrestre o extraterrestre, se habría movido de lo biológico a lo mecánico y de lo mecánico a lo biológico y así sin cesar.

Os invito a aprender este ensayo de Caleb Scharf, director de astrobiología de la Universidad de Columbia en Nueva York y autor de Extrasolar Planets and Astrobiology (2009), con el que ganó el premio Astronómico Chambliss de escritura.

Como especie, los seres humanos estamos locamente obsesionados con el futuro. Nos encanta especular sobre dónde nos está llevando la evolución. Intentamos imaginar cómo será nuestra tecnología en décadas o en siglos. Fantaseamos con encontrar extraterrestres inteligentes; generalmente aquellos que están mucho más avanzados de lo que lo estamos nosotros. Últimamente estas dos corrientes han empezado a juntarse. Desde el punto de vista de la evolución, un gran número de futuristas están prediciendo la singularidad: el momento en que los ordenadores serán lo suficientemente poderosos para simular la consciencia humana, o para absorberla totalmente. En paralelo, algunos visionarios proponen que cualquier tipo de vida inteligente que encontremos en el Universo sea, lo más posible, basada en máquinas más que sacos de carne humanoide como somos nosotros mismos.

Estas reflexiones ofrecen una solución potencial a la, largamente debatida Paradoja de Fermi: la aparente ausencia de vida alienígena inteligente alrededor nuestro, a pesar que el hecho de que ese tipo de vida parezca posible. Si la inteligencia de las máquinas es el inevitable punto final tanto de la tecnología cómo de la biología, entonces los aliens son unas máquinas tan hiper desarrolladas fuera del alcance de nuestras predicciones y están tan lejos de las formas biológicas de vida que nos son familiares que no los reconoceríamos si los viésemos. Del mismo modo podemos imaginar que la comunicación interestelar entre máquinas estaría tan optimizada y tan bien encriptada que sería indistinguible del ruido. Desde esta perspectiva, la aparente ausencia de vida inteligente en el cosmos sería una ilusión creada por nuestra propia incompetencia.

La Paradoja De Fermi

Existe también un mensaje más profundo que reside tras nuestras proyecciones futuristas. Nuestras nociones de la emergencia de las máquinas inteligentes exponen nuestras fantasías (a veces silenciosas) sobre qué es la perfección: no es blanda y biológica, como nosotros ahora; sino dura, digital y casi inconceptiblemente poderosa. Para algunas personas un futuro como ese es uno de esperanza y de elevación. Para otras, es uno de miedo y subyugación. Pero los dos modos asumen que las máquinas se sitúan en el pináculo de la evolución de la consciencia.

De modo superficial, la lógica tras las conjeturas sobre la inteligencia de las máquinas cósmica parece ser bastante sólida. Extrapolar la trayectoria de nuestra actual evolución tecnológica sugiere que con la sofisticación computacional suficiente en mano, la capacidad y el potencial de nuestras mentes y cuerpos biológicos se puede hacer cada vez menos atractiva. En cierto momento querremos saltar dentro de nuevos receptáculos, creados a medida en base a nuestros deseos. De modo similar, ese arco tecnológico nos puede llevar a un lugar donde crearemos inteligencias artificiales que nos serán indiferentes, o que nos poseerán, incorporarán o simplemente nos estrujarán.

Evolución Tecnológica

Siguiendo este discurso, la biología no se puede hacer cargo de mantener civilizaciones interestelares o la propia civilización humana en un futuro lejano. Los retos de la exploración espacial, tanto temporales como los ambientales son grandiosos. Cualquier ímpetu realista de convertirnos en una especie interestelar exigirá máquinas robustas, no delicados complejos de proteínas con unas fechas de caducidad patéticas. Una máquina vivirá para siempre y será capaz de replicarse a sí misma perfectamente, libre de la flexibilidad de la purga de errores de la evolución natural. Las formas de vida auto diseñadas también se harán a medida de entornos muy específicos. En una única generación se podrán adaptar a los grandes abismos del espacio y del tiempo entre las estrellas, o a los entornos de mundos alienígenas.

Si juntamos todas estas piezas veremos que la marca humana es una fase totalmente pasajera. La gente nos lo tomamos en serio, tanto como para figuras como Elon Musk y Stephen Hawking hayan advertido públicamente sobre los peligros de consumir inteligencia artificial. Al mismo tiempo, el informático Ray Kurzweil ha creado una gran obra de libros y conferencias que prevé una singularidad inminente.

Pero, ¿están las cosas vivas forzadas a convertirse en algo más inteligente y robusto? y, ¿es la inteligencia biológica una camino sin salida, destinado a dar paso a la supremacía de las máquinas?

Probablemente no. Hay un poco más que contar sobre la historia.

Las descripciones que están de moda sobre el inevitable triunfo de la inteligencia de las máquinas contiene muchos sesgos críticos que pueden evitar que se haga realidad. Está claro que la actual tecnología computacional nos está conduciendo hacia la singularidad, o hacia algún momento grandioso de trascendencia exponencial como especie. Sea como sea, el futuro aún es fascinante.

Algunas de estas ideas extravagantes se pueden encontrar ya en las sorprendentes conjeturas de John von Neuman sobre el autómata que se auto-replica, que fueron recopiladas en su libro póstumo Theory of Self-Reproducing Automata (1966). Ese trabajo ayudó a cimentar el concepto en el que máquinas que construyen otras máquinas, en una explosión exponencial y probablemente descontrolada, simplemente pueden barrer otras formas de vida que se encuentren por el camino. Von Neuman también consideró cómo esas máquinas podrían simular algunas de las funciones y acciones de las neuronas humanas.

John Von Neuman

Desde los años de Neuman, la conectividad electrónica ha tenido un gran impacto en el modo en que muchos humanos van pos sus vidas diarias, y en el modo en que solucionamos un problema y pensamos en alguna pregunta nueva o en algún nuevo reto. ¿Quién de nosotr@s conectad@s al mundo moderno no ha buscado en Google una respuesta antes de ni siquiera trabajar un poco la respuesta o preguntárselo a otro ser humano? Parte de nuestra sabiduría colectiva ahora está subida, colocada en una nube de datos omnipresente. La importancia relativa del abanico individual de conocimiento está en declive. También sería el caso que la importancia de la experiencia individual (la especialización) también se está perdiendo en el proceso.

Sea como sea, el dónde nos está llevando no es obvio. Si acaso, podríamos estar llegando a un estado de mente colmena, un organismo colectivo más cercano a una colonia de termitas a un conjunto de topos. Más que incrementar nuestra inteligencia, estamos ahogando los inputs, entrenándonos a nosotr@s mism@s a ser pasivos de modo incremental. Un pesimista vería cómo nuestras mentes se están parando, se están convirtiendo en parte de un enjambre auto referenciador más que en un conjunto de genios que mejoran exponencialmente.

Fotograma del “El Pueblo De Los Malditos” en mención de la mente colmena.

La historia también nos enseña que es prácticamente imposible prever los impactos a largo plazo de las tecnologías disruptivas. Como ejemplo, la invención de la máquina de vapor en los 1700s cambió el panorama humano. No se había predicho. Nadie predijo que la combustión interna y la electricidad harían que esas máquinas de vapor quedasen obsoletas 150 años más tare. Tampoco nadie fue capaz de ver que toda esta combustión de hidrocarburos dañaría seriamente a nuestra especie alterando la composición de la atmósfera terrestre.

Tampoco hay prueba alguna que sugiera que nuestra propia marca de inteligencia es más que un resultado de billones de años de evolución, algo óptimo dentro del panorama cósmico. A ver, tampoco hay evidencia de lo contrario. La conclusión es que extrapolar nuestra experiencia de la consciencia y de la inteligencia para proponer cualquier afirmación del estado de la inteligencia alienígena y sus motivaciones, es una cosa muy difícil de hacer.

Esta línea argumental suena como el deprimente definitivo: nos estamos haciendo más estúpid@s, no podemos predecir nuestro camino futuro, y no tenemos ni idea de qué tipos de seres inteligentes (si es que hay) existen en el cosmos. Pero hay un resquicio de esperanza, ya que este propio acto de auto examinación nos fuerza a enfrentarnos con duras, pero fascinantes, realidades de nuestra cultura y nuestra tecnología.

Una de las realidades es el tema de la energía, discutido ya por Von Neumann, pero ignorado, a menudo, en las conversaciones futuristas. En el diseño de ordenadores, un factor clave es la capacidad computacional en relación al uso de la energía, a veces mencionada como “computaciones por julio”. A medida que los microprocesadores se hacen más complejos y las arquitecturas basadas en silicio se hacen más y más pequeñas (en nuestros días, a escalas de unas decenas de nanómentros), la eficiencia aún mejora. Como resultado, el ratio de computaciones por julio ha ido mejorando cada año que pasaba.

De hecho, algun@s investigador@s han afirmado que habrá una ‘pared’ de eficiencia energética para las arquitecturas de procesado convencionales, algo alrededor de los 10 gigas de computaciones por julio para operaciones como una multiplicación básica.

Esto es una gran barrera potencial para cualquier azaña hacia la auténtica inteligencia artificial o hacia la maquinaria de ‘cargar cerebros’. Las estimaciones de lo que se necesita, en términos de poder de computación, para aproximarnos al brío del cerebro humano (medido por la velocidad y la complejidad de las operaciones) viene con una eficiencia energética requerida que tiene que ser sobre un billón de veces mejor que esa pared.

Para ponerlo en un contexto diferente, nuestro cerebros utilizan una energía de unos 20 watios. Si quisieras ‘subirte’ a ti mism@ intanct@ a una máquina, utilizando la tecnología de computación actual, necesitarías una energía que equivaldría a la que genera la planta hidroeléctrica más grande del mundo, la Three Gorges Dam en China.

Three Gorges Dam

Para toda la especie, los 7.3 billones de mentes, el hecho de pasarlas a una forma de máquina necesitaría un flujo de energía de unos 140.000 petawatios. Más o menos 800 veces el poder solar que impacta sobre la atmósfera terrestre. Claramente la trascendencia humana está un poco lejos.

Una solución posible sería ir hacia las arquitecturas neuromórficas, diseños de silicio que mimetizan aspectos de las neuronas reales y su conectividad. Investgador@s como Jennifer Hasler del Instituto de Tecnología de Georgia han sugerido que, si se hace bien, un sistema neuromórfico puede reducir los requisitos de energía de un sistema cerebral artificial al menos 4 órdenes de magnitud. Desafortunadamente, ese gran cambio aún deja un gran espacio en la eficiencia de un factor de 100.000 antes de llegar al nivel del cerebro humano.

Por supuesto que la historia de la tecnología de los ordenadores está repleta de supuestas barreras impenetrables que se superan año tras año, de modo que no dejemos el optimismo atrás. Para capturar la complejidad, la densidad y la extraordinaria eficiencia de un cerebro humano moderno, el silicio y sus primos simplemente no son la respuesta, no importa cómo los modelemos ni cómo los conectemos.

Aja! Lo sabía 🙂 . Una alternativa favorita de los tecno – optimistas es invocar la posibilidad de la computación cuántica, que explota los estados cuánticos superpuestos de los átomos y de los sistemas en lugar de los transistores convencionales. Los favorables a esta opción sugieren que la capacidad computacional que este estado de superposición nos brindaría, solucionaría los problemas de velocidad y de energía, colocándonos en el camino de construir super – mentes.

Al menos, sobre el papel, un ordenador cuántico ‘universal’ o de Turing podría existir ofreciendo de modo efectivo una capacidad computacional sin barreras. El físico británico David Deutsch articuló esta idea de un modo brillante en su paper de 1985:  ‘Quantum Theory, the Church-Turing Principle and the Universal Quantum Computer’.

Un ordenador cuántico genuinamente universal podría, en teoría, simular cualquier precisión deseada, cualquier sistema físico finito, incluyendo una mente, u otros ordenadores cuánticos. Pasarnos a la cuántica nos permitiría simular masivamente en paralelo, y hacer tests de probabilidad increíblemente rápidos. A pesar de los enormes avances teóricos y en los laboratorios de los últimos años, la realización práctica de tales conceptos aún es un reto muy complicado. Anque hay aspectos de la aplicación de la computación cuántica propuesta como la búsqueda contextualizada, que encajaría perfectamente con ‘la computación cognitiva’; aún están muy lejos de una inteligencia artificial realmente inteligente.

El problema de eficiencia energética también aparece aquí. Manipular la moneda central de la computación, el qubit (ya sea un frío átomo u otro objeto cuántico) requiere muy poca energía. Pero mantener los componentes de un ordenador cuántico en un estado de coherencia (preservando delicadamente todo esos estados cuánticos) es enormemente caro, y siempre reside en sistemas de soporte que van a necesitar muchísima energía.

Otros factores son igual de preocupantes. Un ordenador cuántico de ‘n’ qbits puede llevar a cabo 2^n computaciones en un ciclo, pero el configurar esas computaciones puede ser una enorme tarea de flujo de datos. Simular nuestro universo entero de unas 10^89 partículas y fotones necesitaría tan sólo de 296 qubits, según algunos cálculos. Pero, ¿cómo diablos introduces las 10^89 condiciones iniciales?, aún peor, ¿cómo escoges las soluciones correctas de la simulación cuántica?

El hecho de simular un cerebro humano sería un poco más fácil, pero aún tienes que cuantificar e iniciar al menos 10^14 conexiones neuronales (más o menos las que tod@s tenemos en la cabeza, algun@s muchas menos, algun@s muchas más) para configurar la computación. También querríamos que el cerebro cuántico tuviese un rendimiento alto, una interfície sensorial de alta fidelidad con el mundo que lo rodea. Este es otro de los retos desconocidos.

Tenemos que admitir que aunque fuese posible construir la maquinaria que sostuviese o sobrepasase la inteligencia humana, no nos daría el tipo de crecimiento computacional exponencial que a menudo se propone.

En otras palabras, las matemáticas de la inteligencia de las máquinas que mejora exponencialmente podrían estar en buen estado, pero las barreras prácticas demostrarían un camino muy muy muy empinado.

Para ver dónde deja esto las cosas, extrapolemos alguna hoja de un libro futurista. Exploremos qué pasa al mezclar la idea del lento crecimiento de la inteligencia de las máquinas con las Paradoja de Fermi. Será divertido.

Supongamos que una forma avanzada de inteligencia cósmica tiene éxito al convertirse a sí misma en forma de máquina. ¿Qué es lo siguiente que pasa?

Dado que las máquinas están cercadas de límites de eficiencia, hay una posibilidad que acaben mirando a su pasado para encontrar trucos para progresar. Una cosa que sabrían (como sabemos nosotr@s ahora) es que la biología funciona, y funciona extremadamente bien. Algun@s investigadores estiman que el cerebro humano moderno está al límite de su capacidad computacional, pero que requerirá de una máquina sólo un poco más lista para reinventarse como órgano complejo. En otras palabras, podría haber una trayectoria más óptima que nos aleje de las máquinas y nos vuelva a acercar a la biología, con su remarcable eficiencia energética.

Tampoco hay ninguna garantía que las inteligencias de máquina serán, o puedan ser, perfectamente racionales. Ahora mismo, especulamos rutinariamente que el futuro de nuestra inteligencia yace en otra forma, probablemente en silicio o de forma cuántica, que creemos que es superior a la carne. Probablemente la misma representación ocurre para cualquier inteligencia. La máquinas querrán ser biológicas de nuevo por razones prácticas de energía, o por otras razones que no podemos ni imaginar ni comprender.

Si la vida es común, y regularmente conduce a formas inteligentes, entonces probablemente vivimos en el universo del futuro de las inteligencias pasadas.

El Universo tiene 13.8 billones de años y nuestra galaxia casi igual; las estrellas y los planetas se han estado formando durante gran parte del pasado de estos 13 billones de años. No hay ninguna razón por la que pensar que el cosmos no hizo nada interesante en los 8 billones de años anteriores al nacimiento de nuestro sistema solar. Algún día decidiremos que el futuro de la inteligencia en la Tierra requiere biología, no computación. Muchas de las inteligencias desde hace billones de años hayan hecho probablemente ya esta transición.

Esas inteligencias tempranas puede que hace tiempo hayan alacanzado el punto donde han decidido ir de las máquinas a la biología. Si fuese así, la paradoja de Fermi vuelve al ataque: ¿Dónde están esos aliens ahora? Una respuesta simple sería que estarían enjaulados en la extrema dificultad del tránsito interestelar, especialmente para los seres físicos y biológicos. Probablemente las mentes antiguas estén allí fuera, pero el coste de retornar a la biología fue también un retorno al aislamiento.

Esas mentes tempranas habrían construido alguna vez mega – estructuras y habrían desplegado ingeniería cósmica a través de las estrellas. A lo mejor, algunas de esas piezas aún están allí fuera y estamos a punto de detectarlas. La reciente excitación sobre KIC 8462852, una estrella cuyo brillo varía de un modo que no puede ser explicado con mecanismos naturales, se basa en el reconocimiento que nuestros instrumentos ya son lo suficientemente sensibles para investigar esas posibilidades.

KIC 8462852

Probablemente las civilizaciones alienígenas se hayan retirado a una existencia biológica, dejando sus reliquias de su era mecánica flotando por allí.

Nuestra existencia actual podría asentarse en un pequeño gap cósmico entre esa primera generación de inteligencia de máquina y la siguiente. Cualquier inteligencia de máquina o trascendencia en cualquier otro sitio de la galaxia se habrá vivido como una fuerza interestelar; la última ya se habría apagado y la siguiente aún no habría salido a la luz. A lo mejor no han tenido tiempo de visitarnos mientras los humanos modernos hemos estado aquí. A lo mejor están soñando en volver a ser biológicos. Así es como pinta nuestro propio futuro tecnológico: volver de las fantasías de las máquinas a una existencia más silenciosa pero más eficiente; la existencia orgánica.

No hay vergüenza alguna en admitir la gran naturaleza especulativa de estas ideas, y hay algo especial sobre las preguntas que hacen aparecer. Estamos examinando futuros para nosotr@s mism@s. Es concebible que el Universo nos esté diciendo cuáles son realmente estas opciones.

Bonus Track: KIC 8462852

Algo masivo, aproximadamente 1000 veces la superficie de la Tierra, es el bloqueo de la luz proveniente de una estrella distante conocida como KIC 8462852, y nadie está seguro qué es. Como astrónoma Tabetha Boyajian investigó qué podría ser este objeto enorme, irregular. Un colega sugirió algo inusual: ¿Podría ser una megaestructura masiva de construcción alienígena? Una idea tan extraordinaria requeriría evidencias extraordinarias. En esta charla Boyajian nos adentra en cómo los científicos buscan y prueban hipótesis cuando se enfrentan a lo desconocido.

 

Buen Domingo!! 🙂


Artículos Originales:

Lágrimas

A veces nos caen bien personas a las que nunca hemos conocido personalmente. Simplemente porque estamos de acuerdo con su discurso o, simplemente, porqué al escucharlas o leerlas nos tocan esa fibra; esa que está tan escondida dentro de nosotr@s.

Esto es lo que me ocurre con Carles Capdevila. No es que haya seguido su trayectoria de un modo fan, ni mucho menos, se diría que él se ha ido colando en mi vida a través de los programas de radio que escucho, a través de los temas que me interesan, sin comerlo ni beberlo Carles siempre aparecía allí.

En esta recopilación del programa Versió RAC 1 podremos sentir el modo de comunicar de Carles; la fuerza, el optimismo, la claridad de las exposiciones, esos argumentos bien seguros, deberíamos intentar parecernos más a este tipo de personas:

Carles Capdevila

Carles murió de cáncer de colon el pasado 1 de Junio de 2017. Esa fue la razón por la que decidí leer su último libro publicado: “La Vida Que Aprenc” (La Vida Que Aprendo) una colección de algunos de sus más de 3000 artículos que se estructura en temas esenciales como: la educación, la salud y la condición humana con todas sus contradicciones.

Aún no he terminado el libro; pero me gustaría resaltar hoy uno de los artículos que en él aparecen publicado el 20 de Septiembre de 2016 en el diario Ara titulado: Per qué demanem perdó per plorar? (¿Por qué pedimos perdón por llorar?), además; al final del Brain Feeling podremos aprender cómo son las lágrimas el microscopio en función de qué sentimiento las provoca.

DESPRÉS DE PLORAR sempre em sento molt millor. Alliberat. Nou. Plorar em sembla un invent tan prodigiós com el riure, una vàlvula per desfogar-nos immillorable. Però ploro poc, segurament menys del que em caldria. Ho mirem de retenir, no ens rendim, hi oposem resistència.

[Después de llorar siempre me siento mucho mejor. Liberado. Nuevo. Llorar me parece un invento tan prodigioso como el reír, una válvula inmejorable para desfogarnos. Pero lloro poco, seguramente menos de lo que debería. Intentamos retenerlo, no nos rendimos, mostramos resistencia.]

L’altre dia plorava davant la psicòloga i vaig notar que li demanava perdó cada vegada. Perdó per què? Si és la seva feina, si cobra per atendre’m, si som allà perquè surtin aquestes coses. Ni així. No sé per què ens sap tant de greu plorar en públic. Ens n’amaguem sortint del cinema, a vegades fingim que estem refredats. Aguantem el plor com podem. Hi deu haver una part cultural, perquè se’ns ha dit que no queda bé, i també algun instint protector de no mostrar-nos fràgils, no delatar debilitats.

[El otro día lloraba delante de la psicóloga y noté que le pedía perdón cada vez. ¿Perdón por qué? Si es su trabajo, si cobra por atenderme, si estamos allí para que afloren estas cosas. Ni así. No se porqué nos sabe tan mal llorar en público. Nos escondemos de ello saliendo del cine, a veces fingimos que estamos constipados. Aguantamos el llanto como podemos. Debe haber una parte cultural, ya que se nos ha dicho que no queda bien, y también un instinto protector de no mostrarnos frágiles, de no delatar debilidades.]

També fot perquè ets a mig discurs aparentment racional i t’adones que té més força i més veritat aquella emoció soterrada, que es desboca com un volcà, que no el teu bla-bla-bla presumptament controlat. Has d’assumir que hi ha botonets que si algú hi clica et desmunten. És una bona pista per saber què t’importa, què t’afecta, qui ets. Potser per això també ens fa por, i mirem de girar full i contenir noves llàgrimes.

[También jode porqué estás en medio de un discurso aparentemente racional y te das cuenta que tiene más fuerza y más verdad esa emoción enterrada, que se desboca cual volcán, que no tu bla-bla-bla presuntamente controlado. Debes asumir que hay botones a los que, si alguien hace clic, te desmontan. Es una buena pista para saber qué te importa, qué te afecta, quien eres. A lo mejor es por esto por lo que nos da miedo e intentamos pasar página y contener nuevas lágrimas.]

És cert que mentre veure riure és agradable, veure plorar és incòmode. El que plora té problemes logístics: la connexió directa entre llàgrimes i mocs treu molt de glamur al fet i dificulta la respiració. Aquí sí que el cos no ajuda. L’acompanyant no sap ben bé com reaccionar, es genera una situació en què no tothom sap estar al costat i trobar la distància justa entre la comprensió, la compassió, l’escalf, el suport, el respecte, les paraules, el silenci, el tacte. Una persona còmplice amb qui no et sàpiga greu plorar i que et faci la companyia adequada és per força un molt bon amic. Sobretot si també sabeu riure plegats.

[Es cierto que es agradable el ver reír y que ver llorar es incómodo. El que llora tiene problemas logísticos: la conexión directa entre lágrimas y mocos resta mucho glamour al hecho y dificulta la respiración. Aquí si que el cuerpo no ayuda. El acompañante no sabe como reaccionar exactamente, se genera una situación en que no todo el mundo sabe estar al lado y encontrar la distancia justa entre la comprensión, la compasión, el abrazo, el soporte, el respeto, las palabras, el silencio y el tacto. Una persona cómplice con la que no te preocupe llorar y que te haga la compañía adecuada es por fuerza un muy buen amigo. Sobretodo si sabéis reír juntos.]

Las Lágrimas al Microscopio

Las lágrimas son diferentes en función del sentimiento que las provoca, en esta galería podremos ver cómo son las lágrimas de: pena, cambio, esperanza, compasión, redención, remordimiento, cuando cortamos una cebolla, de lo que no se puede arreglar, de lo que nos abruma y las de después de un adiós.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hasta Siempre Carles!


Artículos Originales:

Por qué Los Human@s Estamos Obsesionad@s Con Los Círculos, según la ciencia

Desde el Sol, la Luna y los Planetas, hasta los ojos que nos dejan ver, el círculo se encuentra por todas partes en el mundo natural. Pero también está estampado en el mundo que hemos hecho los humanos: desde las ruedas y las cúpulas hasta los logos y las infografías. Es una forma que es completamente penetrante.

En un nuevo libro, llamado The Book of Circlesel diseñador de datos Manuel Lima (autor también del apasionante Visual Complexity) dirige su mirada hacia la historia y la ciencia de la evolución para explicar por qué a la gente nos gustan tanto los círculos, utilizando esta investigación para crear una taxonomía de aproximadamente 300 imágenes de círculos que datan desde hace ya varios miles de años hasta el presente.

The Book Of Circles, Manuel Lima

Mientras que las imágenes son un tanto difíciles de comprender a primera vista, forman en sí un argumento convincente sobre cómo está de arraigado el círculo en la mente humana (a lo que Lima añade otras tantas explicaciones convincentes).

Una Fijación de 40.000 Años

Este es el tercer trabajo de Lima, resultando en 10 años de investigación de las metáforas visuales que los humanos hemos utilizado a través de los milenios. Lima está convencido que para los diseñadores de datos contemporáneos, tener una explicación histórica del círculo es un componente necesario para poder situar y contextualizar el trabajo de ahora.

Explica que las primeras inscripciones circulares son de hace 40.000 años, momento en que los antiguos humanos gravaron marcas circulares llamadas petroglifos en la roca. Afirma que, no está del todo claro qué es lo que querían conseguir con ellos, pero algunos de los más antiguos eran círculos concéntricos, espirales y la rueda. […] Podemos verlo en diferentes puntos del globo, en diferentes momentos del tiempo. Podemos observar cierta clase de fascinación

Petroglifos Concéntricos

Hace 10.000 años, el círculo se infiltró en todas las áreas del conocimiento humano, desde la arquitectura y la planificación urbanística hasta la lingüística y los objetos. Hoy, permanece como forma predominante en el mundo del diseño de la información. Pero ello no explica su omnipresencia. Para ello, Lima, señala algunas teorías científicas sobre la predilección de los círculos por los humanos.

3 Teorías De La Ciencia

1

Sabemos que a los humanos nos atraen más las formas curvilíneas que las angulosas, hecho respaldado por varios estudios recientes. Lima cree que esto tiene todo el sentido del mundo desde una perspectiva evolutiva: vuelve hacia las raíces primitivas de la naturaleza, donde la mayoría de las formas son curvilíneas […] son más suaves, ofrecen mayor seguridad, en contraposición a las formas angulosas como el diente de un animal o la forma de una roca. Estos son casos significante de peligro

2

Otra teoría es que los humanos asociamos las formas geométricas con las emociones (y los círculos se corresponden con la felicidad). El Psicólogo John N. Bassili condujo un experimento en 1978 en el que pintaba de negro las caras de l@s participantes, y luego les añadía algunos puntos luminiscentes. Cuando se les pedía a los participantes hacer expresiones de felicidad los puntos creaban formas curvilíneas, crecientes y abiertas; mientras que las expresiones de enfado creaban formas decrecientes, angulosas, activando el sentido del miedo de nuestra amígdala. De modo que, en el contexto de esta investigación, el círculo es un símbolo abstracto de la felicidad, mientras que el triángulo representaría el enfado.

3

La última teoría de Lima tiene que ver con la forma curva del ojo humano, que distorsiona sutilmente el mundo en los bordes de la visión (similarmente a las distorsiones de una bola de cristal o de lentes de ojo de pez; pero no tan exagerado). Las formas circulares tienden a complementar esta construcción física del ojo. [Los Círculos] encajan muy bien con nuestro aparato visual, menciona Lima.

Bola De Cristal

Armado con estas teorías, Lima procede a clasificar a través de cientos de imágenes de círculos, creando así su argumento sobre su presencia histórica.

Estas lecciones de historia son más interesantes cuando juxtapone las imágenes circulares de eras, lugares y contextos totalmente dispares, en un único ejemplo. En una de ellas una imagen de la cúpula de la Basílica de Superga en Turín, se pone de lado con una fotografía de un Solenoide Compacto Muon (no se como traducirlo 😦 ), un instrumento cientéfico que detecta las partículas que participan en las colisiones a alta velocidad de los protones en el acelerador de partículas.

A la Izquierda, la Cúpula de la Basílica de Superga; a la derecha el “aparato” del HLC.

En otro, junta la imagen del polo norte de Júpiter, tomada por la NASA en el año 2000, con un proyecto interactivo que usa un círculo para mostrar las tendencias de la cobertura del The New York Times durante 30 años, con la visualización de lenguaje usado en la canción de Sufjan Stevens “The Predatory Wasp of the Palisades Is Out to Get Us!”.

Es un intento de mostrar que la visualización de datos es una disciplina más larga y antigua de lo que pensamos […] hay cierta tendencia a pensar en ella como una nueva disciplina emergente que ha aparecido para cubrir las necesidades del siglo XXI. Esta es la razón por la que debemos mirar en la historia“, afirma Lima.

10 de las imágenes del Libro

No tengo palabras. Hablan por sí mismas:

Henry Lindlahr, 1919. Iridiagnosis y Otros Métodos De Diagnóstico

Tomado de un libro de texto médico sobre las técnicas de diagnóstico del iris, esta es una ilustración que muestra el efecto en el iris de varias enfermedades.

Buen Domingo!! 🙂

Los Líos De Los Dioses Egipcios, Griegos y Noruegos, un Geek Feeling

Las vidas románticas de l@s Dios@s de las mitologías (Griega, Egipcia y Nórdica) a menudo son complicadas y dramáticas, con affairs y traiciones muy frecuentes. A veces al leer todos esos mitos nos podemos hacer un lío con todo lo que ocurre.

Hoy aprenderemos de la mano de Korwin Briggs, más en concreto de la mano de los 3 árboles genealógicos que ha creado, las relaciones entre todos los Dioses. Como podréis ver algunos Dioses, hicieron un tabajo muy serio copulando (ejem… Zeus)

Sobre la Mitología Egipcia

La leyenda de líneas de relaciones que aparece arriba a la izquierda:

  • Flecha Blanca: Hij@s
  • Línea Discontinua Azul: Casados
  • Línea Discontinua Amarilla: Affair
  • Línea Discontinua Verde: Embarazada Por La Lechuza
  • Flecha Amarilla: De cuyas aguas emergieron los primeros dioses

Mitología Egipcia

Sobre la Mitología Griega

La leyenda de líneas de relaciones que aparece arriba a la izquierda:

  • Flecha Blanca: Hij@s
  • Línea Discontinua Roja: Casados
  • Línea Discontinua Amarilla: Affair
  • Línea Discontinua Blanca: Nacido de La Espuma Del Mar
  • Flecha Roja: Nacido De La Frente

Mitología Griega

Sobre la Mitología Nórdica

La leyenda de líneas de relaciones que aparece arriba a la izquierda:

  • Flecha Blanca: Hij@s
  • Línea Discontinua Roja: Casados
  • Línea Discontinua Amarilla: Affair
  • Flecha Roja: Traído a la vida por una vaca
  • Flecha Amarilla: Nacido de 9 madres simultáneamente

Motología Nórdica

Buen Domingo!! 🙂


Articulo Original: “Get Tangled in These Mythical God Family Trees” en Mental Floss

¿Qué Nos Puede Enseñar Maquiavelo Sobre El Liderazgo?

El pensador renacentista Nicolás Maquiavelo está considerado como una de las figuras más influyentes en la ciencia política moderna, aún teniendo en cuenta que su texto más importante El Príncipe se escribió en 1513.


En el libro describió un tipo de comportamiento que se ha convertido en una especie de manual para dirigentes poderosos. El libro ha sido tan influyente que la palabra “Maquiavélico” se ha convertido en un adjetivo sinónimo de inmoral, y brutal en términos políticos.

Maquiavelo era un político y diplomático de Florencia, pero no era conocido por ser despiadado ni por ser un astuto manipulador. Gran parte de su visión proviene de las acciones que las grandes y poderosas familias de Florencia, como los Borgia y los Medici llevaban a cabo. Las lecciones de su libro radican en el realismo y pueden ser de gran uso para cualquier líder. También debemos tener en cuenta que algunos de los aspectos de las lecciones de Maquiavelo son controvertidas y deben mirarse a través de un prisma histórico.

Hoy me gustaría aprender algunas de las ideas que podemos usar.

1.El Fin Justifica Los Medios

A menudo atribuimos a Maquiavelo esta cita clásica sobre el consecuencialismo que reza sobre cómo un acto moralmente correcto es uno que causa un resultado positivo. Pero el modo en que alcanzamos ese resultado no es importante y puede ser inmoral.

Opinión de Aldous Huxley sobre la cita: “El fin justifica los medios”

Aunque Maquiavelo expresó este sentimiento de otros modos, él nunca dijo esta máxima. Lo que pensaba estaba más matizado, proponiendo que las personas no quieren centrarse en los detalles y tienden a juzgar a los líderes por sus resultados. De hecho, los pensamientos de Maquiavelo describen cómo un político moderno debe lidiar con los medios, que puede ser una provocación y se puede confundir con acciones fuertes. ¿Os viene a alguien a la cabeza al leer este pasaje del capítulo 18 de El Príncipe titulado: De qué modo los príncipes deben guardar la fe dada:

 

Los hombres, en general, juzgan más por los ojos que por las manos; y si pertenece a todos el ver, no está más que a un cierto número el tocar. Cada uno ve lo que parece ser; pero pocos comprenden lo que eres realmente; y este corto número no se atreve a contradecir la opinión del vulgo, que tiene, por apoyo de sus ilusiones, la majestad del Estado que le protege.

En las acciones de todos los hombres, pero especialmente en las de los príncipes, contra los cuales no hay juicio que implorar, se considera simplemente el fin que ellos llevan.

Dedíquese, pues, el príncipe a superar siempre las dificultades y a conservar su Estado. Si sale con acierto, se tendrán por honrosos siempre sus medios, alabándoles en todas partes: el vulgo se deja siempre coger por las exterioridades, y seducir del acierto. Ahora bien, no hay casi más que vulgo en el mundo; y el corto número de los espíritus penetrantes que en él se encuentra no dice lo que vislumbra, hasta que el sinnúmero de los que no lo son no sabe ya a qué atenerse.

Mientras que su consejo aplica a los líderes corporativos y a los políticos, podemos ver las limitaciones de estas aproximaciones cuando las comparamos con los medios sociales. Como el último caso de United Airlines ha demostrado, algunos “medios” tienen que ser debatidos.

Sea como fuere, en la esfera política, especialmente en la atmósfera hiper parcial, los métodos se podrán defender pero los resultados de las acciones seguramente sobrepasaran cualquiera de los detalles.

2.Es Mejor Ser Temido Que Querido Si No Puedes Ser Las Dos Cosas

Maquiavelo no lo dijo exactamente cómo se ha esparcido por internet. Su cita exacta como aparece en el capítulo 17, titulado: De la severidad y clemencia, y si vale más ser amado que temido fue:

Se presenta aquí la cuestión de saber si vale más ser temido que amado425. Se responde que sería menester ser uno y otro juntamente; pero como es difícil serlo a un mismo tiempo, el partido más seguro es ser temido primero que amado, cuando se está en la necesidad de carecer de uno u otro de ambos beneficios.

El aviso dado aquí se puede llevar a los extremos, con visiones de las figuras autoritarias que regentan a través de la intimidación y de las políticas secretas. Si se lleva a una base más amplia, la idea es que, para un mandatario, el miedo es más fácil de mantener que el amor, que puede ser caprichoso. La clave es evitar se odiado, que es el momento en que la gente se puede volver en contra tuyo.

¿Como puedes inculcar el miedo? Maquiavelo mantenía que “el temor al castigo” era un factor importante que un príncipe liste tenía que instaurar. A veces también era necesaria la crueldad. Más en el estilo de ley y orden, Maquiavelo apoyaba algunos ejemplos duros que aplicar a los ofendedores y algunas lecciones a los demás:

Un príncipe no debe temer, pues, la infamia ajena a la crueldad, cuando necesita de ella para tener unidos a sus gobernados, e impedirles faltar a la fe que le deben; porque con poquísimos ejemplos de severidad serás mucho más clemente que los príncipes que, con demasiada clemencia, dejan engendrarse desórdenes acompañados de asesinatos y rapiñas, visto que estos asesinatos y rapiñas tienen la costumbre de ofender la universalidad de los ciudadanos, mientras que los castigos que dimanan del príncipe no ofenden más que a un particular.

3.Fuerte Divulgación Pública y Propaganda

El el capítulo 15, titulado: De las cosas por las que los hombres, y especialmente los príncipes, son alabados o censurados, Maquiavelo habla sobre las cualidades que un líder debe aparentar poseer y de aquellas que debe cultivar en alguna medida. Cuando habla de las cosas que pueden acarrear alabanzas o vergüenza a un príncipe, el pensador italiano lo describe del siguiente modo:

Y para continuar mi enumeración añado: éste pasa por dar con gusto, aquel por ser rapaz; el uno se reputa como cruel, el otro tiene la fama de ser compasivo; éste pasa por carecer de fe, aquél por ser fiel en sus promesas; el uno por afeminado y pusilánime, el otro por valeroso y feroz; tal por humano, cuál por soberbio; uno por lascivo, otro por casto; éste por franco, aquél por artificioso; el uno por duro, el otro por dulce y flexible; éste por grave, aquél por ligero; uno por religioso, otro por incrédulo, etc. 

No habría cosa más loable que un príncipe que estuviera dotado de cuantas buenas prendas he entremezclado con las malas que les son opuestas; cada uno convendrá en ello, lo sé.

¿Cuántas de éstas características aun son ciertas para los políticos y líderes corporativos modernos? Básicamente, no importa qué es lo que hagas para estar en el poder, un aspecto que no debe ser abandonado son las fuertes relaciones públicas. Los buenos líderes deben aparentar tener algunas características incluso si, en realidad, no las tienen.

4.”Es necesario ser un zorro para descubrir las trampas y un león para aterrorizar a los lobos”

Este pasaje significa que, a veces, un líder no puede responder simplemente con la fuerza bruta y tiene que actuar con visión para poder reconocer cualquier trampa. Pero al enfrentarse a otros oponentes, como por ejemplo a “los lobos”, un líder debe estar preparado para mostrar la fuerza de un “león” para ganarse el respeto.

En otras palabras, conoce tus puntos débiles, sé astuto y despiadado cuando sea necesario.

5.Cunstruye Una Estructura De Liderazgo Duradera Y Un Equipo Fuerte

Miaquiavelo vió que un príncipe fuerte es, en definitiva, tan fuerte como sus sirvientes. Como escribe en el capítulo 22, titulado: De los secretarios (o ministros) de los príncipes:

El primer juicio que hacemos, desde luego, sobre un príncipe y sobre su espíritu, no es más que conjetura; pero lleva siempre por fundamento legítimo la reputación de los hombres de que se rodea este príncipe.

Afirma que tales “hombres” que rodean al príncipe son “capaces y leales”, entonces se puede considerar al príncipe como sabio. De otro modo, si los sirvientes fallan, es error del príncipe el haber escogido esa ayuda.

Opinión de Feel The Brain

Tengo que confesar que “El Príncipe” está desde hace muchos años en mi cola de lectura. En este Brain Feeling, he aprendido que realmente puede ser un libro que sirva de base para entender muchos de los comportamientos de las estructuras sociales de hoy en día. Será el siguiente en mi lista; esto sí; la edición comentada por Napoleón Bonaparte.

En esta dirección podéis encontrar la versión que he utilizado para la traducción de las citas.

Buen Domingo!! 🙂


Artículo Original: “What Machiavelli Can Teach You About Leadership” en Big Think

¿Por Qué El Cerebro Es Propenso A Confabular?

Hoy me gustaría aprender un artículo de Jules Montague, neuróloga irlandesa y escritora, residente en Londres y autora de un libro de próxima aparición en 2018 (Lost & Found) sobre la neurociencia de la identidad.

La duda no es una condición placentera, pero la certeza es absurda. (Voltaire, 1770)

Durante mi guardia Maggie me dijo que había visitado la mansión de Madonna la semana anterior. La ayudó a escoger el atuendo para su tour. El único problema era que Maggie era costurera en Dublin. Nunca había conocido a Madonna, nunca le había dado consejo de sastre sobre los sujetadores en forma de cono. En lugar de eso, un escáner MRI al que se sometió algunos días antes (cuando Maggie había ingresado de urgencia con fiebre alta y muy agitada) reveló encefalitis, una inflamación del cerebro.

Ahora estaba confabulando, expresando falsos recuerdos inducidos por la herida en su cerebro. Maggie, en ningún momento dudó del hecho que había sido costurera de las estrellas, sin importarle lo incongruentes que podían ser sus historias. Y esa es la esencia de la confabulación: la crítica facultad de dudar de algo se ve comprometida. Estas mentiras honestas eran la verdad de Maggie.

“No tengo ni idea de lo que estoy hablando”

Antes de seguir, me gustaría definir la palabra confabulación: por un lado, confabular es el hecho en que dos o más personas se ponen de acuerdo para realizar un plan (generalmente ilícito). Por otro, confabular es contar fábulas o historias, en el caso que nos ocupa; totalmente inventadas.

En su forma más extrema, la confabulación emerge del daño cerebral causado por la encefalitis, los ictus, algún traumatismo o por la deficiencia de tiamina (Vitamina B1) causada por la dependencia crónica del alcohol. Algun@s confabulador@s bajo estas condiciones producen invenciones totalmente bizarras: explican sus vidas como capitan@s de alguna nave estelar o informan de los aliens en los OVNIs.

Tiamina (Vitamina B1)

L@s confabulador@s con una lesión cerebral subyacente, a menudo intentan actuar dentro de historias fantásticas (por ejemplo, insistiendo en llegar a la mansión de una celebrity con una máquina de coser bajo el brazo). Los recuerdos remotos y las percepciones se amontonan en el presente; mezcladas, revueltas e irrelevantes en el aquí y el ahora.

El psiquiatra ruso Sergei Korsakoff abordó este problema en 1889. Su informe involucraba a una paciente que una vez viajó a Finlandia. En la descripción del viaje, ella ‘mezcló en la historia sus recuerdos de Crimea, y se dió que en Finlandia la gente siempre comía cordero y que los habitantes eran Tártaros’ (antiguos habitantes del este de Europa y del oeste de Asia).

Portada del Estudio de Korsakoff

Del mismo modo que la paciente de Korsakoff, much@s confabulador@s dan detalladas elaboraciones y embellecimientos, o simplemente desordenan los hechos (un poco como hacemos tod@s). Nuestras intuiciones, a menudo, conllevan una sensación de ser correctas; de modo que las aceptamos inmediatamente como plausibles.

Pero en aquell@s sin lesiones cerebrales, el cerebro tiende a inspeccionar la información y las percepciones que, simplemente no pueden ser ciertas. ¿Puedo haber visto realmente un kanguro en la carretera de Edinburgo? Dejamos esta información a un lado de modo inconsciente para revisarla más tarde utilizando las ‘etiquetas de duda‘ que han sido localizadas por l@s neurocientífic@s en el córtex orbitofronal y el córtex prefrontal ventromedial, en la región de la frente del cerebro. Esas etiquetas nos indican que: ‘Aquí debe haber alguna cosa sospechosa‘. Estas regiones están perturbadas en l@s confabulador@s con daño cerebral quienes tienen serios problemas al aplicar esas etiquetas al enfrentarse a ideas y pensamientos extravagantes.

Pero no tan sólo aquell@s con lesiones cerebrales son susceptibles a la confabulación. L@s niñ@s pequeñ@s también confabulan, porque están desarrollando el córtex prefrontal. Recientemente, investigador@s de la Universidad de Bedfordshire (UK) y de la Universidad de British Columbia (Canadá); convencieron a un grupo de estudiantes san@s de que tenían un pasado criminal.  Para convencer a los participantes de su crimen, un@ entrevistador@ primero les explicaba un evento verdadero que habían experimentado durante la adolescencia; los detalles sobre este evento habían sido previamente explicados al equipo por los familiares de los sujetos. Entonces el entrevistador introducía un evento falso a los participantes: “El segundo evento, que tus padres me contaron que pasó, fue un incidente en el que estuviste en contacto con la policía‘ Luego se les preguntaba a los participantes qué es lo que les había ocurrido en cada evento, tanto en el verdadero como en el falso, con todo tipo de detalle.

En el momento de la tercera entrevista, el 70% de los participantes había confabulado recuerdos falsos de haber cometido algún robatorio, algún asalto o asalto con armas, resultando de éste el contacto con la policía en la temprana adolescencia. Cada vez que lo contaban, la duda se apagaba más y más.

Falsos Recuerdos

“Recuerdo los dos policías. Habían dos.”, dijo un participante del estudio, “lo se seguro… creo que uno era blanco y el otro quizás hispano… recuerdo meterme en problemas. Y tuve que decirles qué era lo que había hecho …”

¿Recuerdas haber gritado?”, preguntó el entrevistador.

“Tuve la sensación que me había llamado zorra”, respondió la participante. “Y me harté y le tiré una piedra. Y la razón por la que le tiré una piedra era porqué no podía acercarme a ella”

Incluso si nunca has intentado llevar una máquina de coser a casa de Madonna, he aquí una cosa que tod@s compartimos con l@s confabulador@s clínic@s: la incapacidad de inspeccionar algunos recuerdos y percepciones. O el fallo al rechazo de respuesta con defectos, como William Hirstein, filósofo y científico cognitivo lo describe.

Esto parece ser especialmente cierto cuando los recuerdos y las percepciones están estimuladas o sugeridas por nosotr@s, o cuando se aplica mucha presión. Por ejemplo, durante entrevistas forenses, si el sospechoso inocente se conduce a confabular inconscientemente (‘tan sólo dinos lo que sepas’), puede ser que aparezca una falsa confesión.

Las emociones fuertes asociadas con un recuerdo o percepción también pueden invalidar nuestras etiquetas de duda; la emoción incrementa el cómo de vívido nos parece un recuerdo, incrementa nuestra confianza inmerecida en su precisión y añade un profundo sentido de revivir el evento. Las historias sobre un horroroso accidente de coche o sobre una pelea acalorada se cuentan una y otra vez en las cenas o alrededor de la cafetera de la oficina. Pero la ausencia de duda no equivale a la presencia de verdad.

¿Verdad?

Hay una bella ventaja evolutiva en el déficit de duda: ¿Es ese animal de enfrente tuyo un lobo de verdad? Parece un lobo. No gastes un segundo aplicando la duda. Corre, tan sólo corre.

Pero aún existen inconvenientes, por comentar uno: la vulnerabilidad al engaño. L@s adult@s con daño en el córtex prefrontal ventromedial (vmPFC), son el doble de proclives a creer en anuncios engañosos, en comparación con aquellos con daños fuera del vmPFC o con aquellos que no tienen lesión alguna.

L@s investigdor@s sugieren que esto explicaría el porqué las personas mayores son más vulnerables al fraude. Con la edad, la integridad estructural y las funciones del vmPFC disminuyen, con lo que la capacidad de duda se desafila.

El adentrarse en la confabulación y por tanto en el déficit de duda, incluso sin ninguna lesión cerebral, tiene consecuencias éticas y morales. En 2012, investigador@s de la Universidad de Lund (Suecia) pidieron a l@s participantes que indicaran su nivel de acuerdo con frases sobre guerras, inmigración, vigilancia gubernamental y prostitución.

Una de las afirmaciones sostenía que: “La violencia que Israel usó en el conflicto con Hamas es moralmente defendible, a pesar de las pérdidas civiles que sufrieron l@s Palestin@s”. Una afirmación contraria sostenía que la violencia era moralmente reprobable.

L@s participantes tenían que escoger un punto de vista y luego leer sus respuestas en voz alta. Sin que ell@s lo supieran, dos respuestas se habían intercambiado. El 69% no detectó al menos uno de los cambios, y confabuló argumentos en favor de opiniones que no habían escogido. Esto se denomina elección ciega: fallamos al darnos cuenta entre nuestras decisiones y el resultado de ellas, entonces apoyamos el contrario de la alternativa que habíamos escogido.

Según Petter Johansson, cuando construimos una respuesta para soportar nuestro caso no tan sólo influenciamos al oyente sino que también a nosotr@s mism@s“. A lo mejor nuestros valores se forman y se transforman simplemente a través de nuestra racionalización y no nacen de la reflexión deliberada.

Análisis preliminares de seguimientos oculares y de dilatación de las pupilas (para medir la sorpresa) sugieren que la mayoría de los confabuladores no detectaron la manipulación. Y eso sí que es peligroso. Mientras que un déficit de duda puede salvarte de un lobo, te puede hacer vulnerable al engaño e incluso, puede poner tu moral al descubierto.

En la duda está el valor. Es lo que mueve a la ciencia, haciendo que formulemos hipótesis alternativas y que interroguemos a los hechos. En palabras del filósofo medieval Peter Abelard: “Con la duda llegamos a la pregunta y preguntando llegamos a la verdad

Por otro lado, Hirstein invoca un sistema que normalmente se asocia con ‘pelea o huye’. La duda para nosotros no es meramente intelectual […] Viene con un desagradable sentimiento producido por el sistema autónomo. Puede ser este sentimiento el que, de hecho, de a la duda el poder para pararnos y hacer que pensemos en lo que estamos diciendo

Pero la duda también es una espada de doble filo. Una vorágine de retórica nos envuelve, declaraciones y contra declaraciones sobre la vacunación, la inmigración y el cambio climático; y además nuestra duda es el arma que utilizan l@s manipulador@s.

He aquí una receta para inculcar la duda: entrecomillemos palabras como ‘prueba’ o ‘expert@s’.

La fiebre de Maggie se desvaneció, y también lo hicieron sus historias fantásticas. Su capacidad de duda se renovó, cambió una vulnerabilidad por otra, pero mejor es albergar duda que no tener ninguna.

Buen Martes!! 🙂


Artículo Original: “Why is the brain prone to florid forms of confabulation?” en Aeon