La PRE-Crastinación: El Opuesto de la Procrastinación

Cualquier cosa en el mundo tiene su némesis. Normalmente la némesis siempre se refiere al contrario de algo bueno. Pero en esta caso, la némesis que me gustaría aprender hoy es la de algo malo: la némesis de la procrastinación. La Pre-Crastinación o el porqué hacemos cosas antes de su fecha límite (y porqué también lo hacen las palomas).

L@s Brain Feelers más veteran@s ya conocemos que la procrastinación es un problema de conducta bien conocido y serio que involucra tanto implicaciones prácticas como psicológicas. La podéis revisitar en estos Brain Feelings:

https://feelthebrain.me/2015/05/30/eres-nocturn-o-diurn-las-alondras-y-los-buhos/

https://feelthebrain.me/2016/04/23/la-evolucion-de-la-ansiedad-porque-nos-preocupamos-y-stressamos/

Stress, What Else?

https://feelthebrain.me/2015/05/17/la-procrastinacion-literalmente-te-mata/

https://feelthebrain.me/2015/10/19/la-ciencia-de-la-procrastinacion-una-infografia/

https://feelthebrain.me/2016/06/12/por-que-procrastinamos-y-como-pararlo/

Los que pagamos los impuestos, normalmente postergamos la declaración de la renta hasta el último momento, con el riesgo de cometer alguna equivocación que este hecho conlleva. L@s estudiantes se pasan toda la noche en vela para acabar sus trabajos y entregarlos justo en fecha, sin pulir los flecos o sin hacer una revisión con cara y ojos. Por todas estas razones y más es porque se nos avisa de no procrastinar:

  • No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.
  • Aquel que duda está perdido.
  • La Procrastinación es la ladrona del tiempo.

Pero como comentábamos al principio del Brain Feeling, todo tiene su nemesis, y en este caso, la némesis de la procrastinación es una tendencia a la que llamamos “PRE-Crastinación”.

La PRE-Crastinación  es la inclinación a completar las tareas rápidamente tan sólo por el beneficio de tener las cosas hechas antes mejor que luego (con algunos pequeños problemas también):

  • Las personas respondemos los correos inmediatamente más que parar primero a pensar nuestra respuesta.
  • Las personas pagan sus facturas justo al momento que éstas llegan pudiéndose quedar en números rojos.
  • O, en el supermercado, entramos y cogemos las cosas que nos encontramos en primer término. Después las paseamos por todo el local mientras recogemos más cosas para luego volver a la entrada para pagar y salir; habiendo paseado más peso más rato.

También hay refranes que nos advierten de la PRE-Crastinación:

  • Mide dos veces y corta una.
  • Los que con prisa se casan tiempo tendrán a arrepentirse.
  • Mira antes de saltar.
Mira antes de saltar.

Mira antes de saltar.

Se llevó a cabo un estudio en laboratorio en el que, estudiando la economía del esfuerzo, se descubrió la primera evidencia irrefutable de la pre-crastinación. Se les pidió a estudiantes universitari@s que cargaran con un par de cubos de agua: uno en el lado izquierdo de una pasarela y otro en el lado derecho de la misma pasarela. Se les pidió a los estudiantes que llevaran el cubo que les pareciese más fácil de llevar hasta el final de la pasarela.

395px-A_metal_buckett-297x300

El resultado esperado era el que los estudiantes escogiesen el cubo que estaba más cercano al final ya que eso suponía cargar con él un distancia más corta. Sorprendentemente, prefirieron cargar con el cubo que estaba más cerca del principio, con lo que lo cargaron más lejos. Cuando se les preguntó la razón de esta conducta, la mayoría contestaron cosas cómo, “Quería acabar la tarea lo antes posible” aunque esta elección no tenía impacto alguno en el hecho de completar la tarea más temprano.

Nueve experimentos que involucraron a más de 250 estudiantes fallaron al revelar qué habría sido tan imperioso como para que escogiesen el cubo más cercano. Aunque se trate de algún beneficio oculto a la espera de ser descubierto, una hipótesis simple seria que conseguir terminar alguna cosa, o acercarse a terminarla, es inherentemente gratificante. No importa la trivialidad del logro, incluso algo tan falto de consecuencias como escoger un cubo serviría como ejemplo de algo gratificante.

¿Es, pues, la pre-crastinación un síntoma de nuestras agobiadas vidas? Otro estudio demostró que la respuesta a esta pregunta es negativa. En este caso el experimento se llevó a cabo con palomas. Las aves podían ganar comida si tocaban con el pico una pantalla táctil 3 veces: primero, en un cuadrado en medio de la pantalla; segundo, en el mismo cuadrado o cualquier otro cuadrado que aparecía de modo aleatorio a la izquierda o a la derecha; tercero, en otro cuadrado (este a un lado de la pantalla) después de que en él apareciera una estrella inscrita. La comida se les suministraba después del último picotazo, sin tener en cuenta dónde había ido a parar el segundo picotazo (en el del centro o en uno de los que aparecían al lado donde más tarde aparecería la estrella). Así pues, las palomas dirigían su segundo directamente al cuadrado del lateral, de modo que se dirigían a la posición de meta lo antes posible, incluso sin que hubiese ninguna recompensa extra ni obvia por hacerlo. Con lo que las palomas estaban pre-crastinando.

Las Pantallas del Experimento

Las Pantallas del Experimento

Descubrir la pre-crastinación en las palomas es particularmente importante ya que los ancestros en la evolución de las palomas y de las personas se separaron hace 300 millones de años. Siguiendo una línea de pensamiento común en la psicología comprada, el hecho que tanto las palomas como las personas pre-crastinen sugiere que esta tendencia conductual emergió en tiempos tempranos en la filogénia.

AAEAAQAAAAAAAAYRAAAAJGQ4NDNhOWViLWM1NmMtNDJiMy04ZDAxLWFmZGI5YjU1ZTIwYQ

¿Por qué nuestros antepasados en la evolución deberían de pre-crastinar? Y, ¿por qué los humanos contemporáneos y las palomas conteporáneas lo continuamos haciendo? 

Es posible, como hemos aprendido un poco más arriba, que la pre-crastinación se remonte a la recolección de frutos que colgaban bajos. Si un fruto está a nuestro alcance, o un cubo de agua está cerca, lo mejor será que nos hagamos con él mientras esté disponible.

Otra explicación es que completar las tareas de modo inmediato calmaría nuestra memoria de trabajo. Hacer una tarea en el momento, implica que no tenemos que recordar hacerla más tarde, mantener tareas futuras en la mente puede desgastarla. Requerir que las personas retrasen el acometimiento de una tarea a menudo empeora el rendimiento de la misma.

Aún así, l@s investigador@s dudan que este sea todo el panorama completo. Cargar con un cubo de agua no penaliza a nuestra memoria en demasía, y tampoco es obvio el porque dirigir el segundo picotazo a la meta futura reduce la carga de memoria de la paloma. Una razón simple es que la compleción de esa tarea es gratificante en sí misma.

Las tareas que se pueden completar rápidamente nos atraen mucho más que aquellas que retrasamos. Todas las tareas potenciales o sus circuitos neuronales subyacentes, compiten para la compleción. Los circuitos neuronales para las tareas que se completan, durarían más que aquellos dedicados a las tareas que no se completan.

Circuito Neural

Circuito Neural

Otro beneficio de completar las tareas cuanto antes es el hecho que nos aporta la mayor cantidad de información posible sobre los costes y los beneficios de los comportamientos relativos a las tareas. El aprendizaje en base a la prueba y error es el modo más fiable en el que descubrimos qué es lo que tiene y lo que no tiene éxito es nuestro día a día. Así que dados estos beneficios sería mejor ganar experiencia con diferentes intentos que con tan sólo unos pocos.

Además, la pre-crastinación añade el reto de enfrentarse con la procrastinación. No tan sólo l@s procrastinador@s deberían empezar antes las tareas que suelen diferir, sino que también deberían inocularse de esa urgencia para completar tareas pequeñas y triviales que nos aportan gratificaciones instantáneas tan sólo por el simple hecho de completarlas.

El descubrimiento de la pre-crastinación nos servirá de base para contrarrestar los males de la procrastinación. Rompe las tareas grandes en tareas pequeñas. De modo que, cómo son pequeñas, una vez completadas, nos aportarán un sentido de cumplimento, de acercamiento a la meta final y, via el aprendizaje ensayo-error, nos dará soporte en el descubrimiento de  nuevos modos de comportamiento más flexibles e innovadores.

Buen Miércoles!! 🙂

Artículo Original: “Pre-Crastination: The Opposite of Procrastination” en ScientificAmerican.com