¿Qué Pasa En Tu Cerebro Cuando Prestas Atención?

Hoy aprenderemos una nueva TED Talk. En este caso de manos de Mehdi Ordikhani-Seyedlar, neurocientífico computacional quien espera ser capaz de construir modelos informáticos que se puedan usar para tratar el TDAH y para ayudar a aquell@s que han perdido la habilidad de comunicarse. Y, es que la atención no es tan sólo en qué nos concentramos, sino también pasa por lo que nuestro cerebro filtra y deshecha.

Aprendamos un poco más en esta corta y fascinante charla de 6 minutos, subtitulada al castellano.

 

En esta infografía podremos aprender más aspectos relacionados con el cerebro y la atención. ¿Qué partes del cerebro están involucradas? ¿Cómo funcionan estos filtros?

La Atención: Selección de Estímulos

La Transcripción de La Charla

Como siempre que aprendemos una charla TED en Feel The Brain, he aquí la transcripción completa del discurso.

0:11

Prestar mucha atención a algo no es tan fácil, ¿verdad? Porque hay tantas cosas que nos llaman la atención al mismo tiempo, que de hecho es bastante sorprendente que podamos concentrarnos en algo.

0:27

Mucha gente piensa que la atención tiene que ver con concentrarse en algo, pero también tiene que vercon la información que el cerebro trata de filtrar.

0:37

Centramos la atención de dos maneras. Primero, de manera abierta. En la atención abierta, uno mueve los ojos hacia algo para prestarle atención. Luego hay una atención encubierta. En la atención encubierta uno presta atención a algo, pero sin mover los ojos. Piensen un momento en conducir. Su atención abierta, la dirección de sus ojos, está delante, pero la atención encubierta está permanentemente sondeando los alrededores, sin que uno apunte la mirada hacia allí.

1:16

Soy neurocientífico computacional, y trabajo en interfaces cognitivas cerebro-máquina, es decir que reúno el cerebro y la computadora. Me encantan los patrones cerebrales. Los patrones cerebrales son importantes para nosotros porque mediante ellos podemos crear modelos para las computadoras, y en base en esos modelos, las computadoras pueden reconocer cuán bien funciona nuestro cerebro. Y si no funciona bien, estas computadoras pueden servir como dispositivos de apoyo para las terapias. Pero eso también implica algo, porque elegir patrones incorrectos genera modelos incorrectos y por ende terapias incorrectas. ¿Cierto? En el caso de la atención, el hecho de que no solo los ojos pueden desviar la atención sino que nuestro pensamiento, también puede desviarla, hace de la atención encubierta un modelo computacional interesante.

2:13

Y yo quería saber cuáles eran los patrones cerebrales cuando uno mira abiertamente o cuando lo hace de manera encubierta. Diseñé un experimento. En ese experimento hay dos cuadrados que parpadean,uno que parpadea a un ritmo más lento que el otro. Dependiendo de a qué cuadrado uno preste atención, ciertas partes del cerebro resonarán al mismo ritmo que la tasa de parpadeo. Por eso, analizando las señales cerebrales, podemos seguir exactamente hacia dónde miramos o a qué prestamos atención.

2:54

Para ver qué ocurre en el cerebro cuando uno presta atención abierta, pedí a unas personas que miraran directamente uno de los cuadrados y que prestaran atención. En este caso, no sorprende ver que estos cuadrados parpadeantes aparecen en las señales cerebrales provenientes de la parte posterior de la cabeza, que es la responsable del procesamiento de la información visual. Pero me interesaba mucho ver qué ocurría en el cerebro si uno prestaba atención encubierta. Esta vez le pedí a algunas personas que miren hacia el centro de la pantalla y, sin mover sus ojos, que presten atención a cualquiera de estos cuadrados. Al hacerlo, vimos que ambas tasas de parpadeo aparecían en sus señales cerebrales, pero, es interesante, solo una de ellas, la que recibía la atención, tenía señales más fuertes, por lo que había algo en el cerebro que manejaba esta información y ese algo era básicamente la activación del área frontal. La parte frontal del cerebro es la responsable de las funciones cognitivas superiores que tenemos como humanos. La parte frontal, parece que trabaja como filtro tratando de dejar pasar solo la información del parpadeo correcto al que uno le presta atención y trata de inhibir la información procedente del cuadro ignorado.

4:26

La capacidad de filtrar que tiene el cerebro es clave para la atención, pero es algo ausente en algunas personas; por ejemplo, en personas que tienen TDAH. Una persona que tiene TDAH no puede inhibir estas distracciones, y por eso no puede hacer foco en una tarea durante mucho tiempo. Pero ¿y si esta persona pudiera jugar un videojuego específico con su cerebro conectado a la computadora, y así entrenar a su propio cerebro para inhibir estas distracciones?

5:04

Bueno, el TDAH es solo un ejemplo. Podemos usar estas interfaces cognitivas cerebro-máquina en muchos otros campos cognitivos. Hace solo unos años, mi abuelo tuvo un derrame cerebral, y perdió el habla. Podía entender a todos, pero no podía responder, ni siquiera por escrito, porque era analfabeto.Así que falleció en silencio. En ese momento, recuerdo haber pensado: ¿Y si hubiera una computadora que pudiese hablar con él? Ahora, tras años de estar en este campo, puedo ver que esto puede ser posible. Imaginen si podemos encontrar patrones cerebrales cuando la gente piensa en imágenes o incluso en letras, como que la letra A genere un patrón cerebral diferente que la letra B, etc. ¿Podría una computadora algún día comunicar a una persona que no habla? ¿Y si una computadora puede ayudar a entender los pensamientos de una persona que está en coma? Todavía no lo logramos, pero presten mucha atención. Lo lograremos pronto.

6:22 Gracias.

6:24 (Aplausos)Buen Jueves!! 🙂


Artículo Original: “What happens in your brain when you pay attention?” en TED

¿Por qué es imposible afinar un piano?

Considero este vídeo como una curiosidad musical. En él podemos aprender cómo, de acuerdo con las matemáticas de la música, la cuerdas de un piano no pueden estar nunca en perfecta harmonía.

A diferencia de las guitarras y los violines, las cuerdas de un piano nunca podrán estar perfectamente afinadas las unas con las otras. Entonces, ¿cómo solucionamos que un piano esté afinado?

Como nos explica esta corta animación de MinutePhysics, la distribución de las 88 cuerdas de un piano en más de 7 octavas significa que afinarlo utilizando intervalos harmónicos nos conducirá a que las notas estén un poco fuera de tono. Normalmente l@s afinador@s de pianos mantienen las octavas perfectas, mientras que dejan el resto de intervalos un poco desafinados por una pequeña fracción.

Este rodeo abandona los atractivos patrones matemáticos de la harmonía, pero hace posible que se mantenga esa uniformidad que es tan valorada en una era de producción y de reproducción masiva de música.

 

Nuestro Cerebro al Piano

En esta infografía podremos aprender algunos de los aspectos que el hecho de tocar el piano nos aporta a nuestro cerebro y a nuestro cuerpo.

El Cerebro y El Piano

Buen Jueves!! 🙂


Artículo Original: “The mathematics of music means piano strings can never be in perfect harmony” en Aeon

El Arte de Santiago Ramón y Cajal

No habíamos dedicado aún un Brain Feeling a Santiago Ramón y Cajal. Es imperdonable. Si buscamos su referencia en Wikipedia nos encontramos con:

 

Santiago Ramón y Cajal (Petilla de Aragón, 1 de mayo de 1852-Madrid, 17 de octubre de 1934) fue un médico español, especializado en histología y anatomía patológica. Compartió el premio Nobel de Medicina en 1906 con Camillo Golgi «en reconocimiento de su trabajo sobre la estructura del sistema nervioso» por sus investigaciones sobre los mecanismos que gobiernan la morfología y los procesos conectivos de las células nerviosas, una nueva y revolucionaria teoría que empezó a ser llamada la «doctrina de la neurona», basada en que el tejido cerebral está compuesto por células individuales. Humanista, además de científico, está considerado como cabeza de la llamada Generación de Sabios.

Precisamente por esto, es imperdonable que no hayamos dedicado ningún Brain Feeling a aprender sobre Ramón y Cajal. Es hora de poner remedio a esta situación 🙂 .

La Doctrina de La Neurona

Antes de atacar el cuerpo del Brain Feeling, aprendamos el postulado de la “Doctrina de la Neurona“.

Es la idea, fundamental hoy en día, según la cual las neuronas son la formación básica y funcional del sistema nervioso.

Neuronas (Greg Dunn)

Ramón y Cajal desarrolló esta teoría a finales del siglo XIX, en la que postulaba que las neuronas son células discretas (no conectadas para formar un tejido), que son entidades genética y metabólicamente distintas, que tienen cuerpo celular y expansiones (axón y dendritas) y que la transmisión neuronal es siempre hacia la derecha, desde las dendritas al soma y luego a las ramificaciones del axón.

Transmisión Neuronal (Sinapsis)

 

Santiago Ramón y Cajal

Oliver Sacks insistió en que “las ideas emergen, y se dan forma en el acto de escribir“, lo que consideraba una “forma especial e indispensable” de hablar con un@ mism@. Sacks, criatura inusual, no fue el único científico que se pasó a otras formas de expresión creativa para clarificar y expresar con más fuerza la investigación científica. También lo hizo Santiago Ramón y Cajal, el padre de la neurociencia moderna, quien utilizó el dibujo (del mismo modo que Sacks utilizó la escritura) como un modo vital de pensar en voz alta, de dar forma a las ideas y de crear argumentos y teorías alrededor de las observaciones.

Cajal; a quien dada la magnitud de sus contribuciones, le debemos tanto como a Darwin o Pasteur; creó cientos de dibujos exquisitos, excepcionalmente detallados para ilustrar sus papers científicos. En ellos plasmó la arquitectura básica del sistema nervioso y dio respuesta a la gran pregunta de su era: ¿Cómo los impulsos nerviosos viajan a través de células separadas, o, cuál es la base neurológica de los reflejos?

El arte se convirtió en su modo de demostrar sus teorías, que a la vez se convirtieron en el centro de la ciencia moderna.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sus dibujos se han recopilado en un volumen llamado: “Beautiful Brain: The Drawings of Santiago Ramón y Cajal” (El Cerebro Bello: Los Dibujos de Santiago Ramón y Cajal). Ilustraciones sorprendentemente diestras y detalladas, que nos traen reminiscencias de los dibujos de los comentas del siglo XVII de Johannes Hevelius y de los diagramas de árbol de la edad media.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cajal ya demostró atracción por el arte desde temprana edad, con un punto compulsivo. De niño se veía frecuentemente invadido por lo que él llamaba “manías” que le llevaban a dibujar todo lo que estaba dentro de su campo de visión e incluso dentro de sus sueños.

A los 16 años, se enamoró de la fotografía, especialmente del proceso fotográfico que había inventado Daguerre tres décadas antes, y autoaprendió a tomar, revelar e imprimir daguerrotipos. Un siglo antes del selfie, produjo un serie de autorretratos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pero el padre de Cajal, físico, no tenía muchas esperanzas en las aspiraciones artísticas de su hijo y quería y ansiaba que Santiago siguiese sus pasos. En un intento de alejarle del arte y acercarlo a la ciencia, persuadió a un joven Santiago para que le ayudase a dar clases de anatomía en la escuela de medicina local. El plan de Cajal Senior, fue un éxito y un fallo a la vez. Amplificó la pasión de Cajal por el arte, pero también también encendió un fuerte interés por la ciencia. Del mismo modo que Leonardo hizo que la membrana entre arte y ciencia se volviese porosa, Cajal quedo hechizado por los misterios del cuerpo humano e invirtió todos sus ahorros en la creación de un laboratorio casero para estudiar los tejidos del cuerpo humano a través del microscopio.

Fue a partir de este punto visto de vista (el del microscopio) cuando Cajal, que siempre se había considerado un ‘tipo visual’, vio el potencial de fusionar la ciencia con el arte para avanzar en los descubrimientos. En la Universidad de Barcelona aprendió el método de Golgi en que mediante el uso de dicromato de potasio y de nitrato de plata se podían pintar las neuronas de negro. No había control alguno sobre qué neuronas quedarían manchadas y cuáles no; con lo que los resultados serían increíbles.

Camillo Golgi

Cajal trabajó incansablemente para mejorar la técnica hasta que su fiabilidad científica fuese tan espectacular como su esplendor estética, un hecho que consiguió en 1888, considerado por él mismo como su “año de fortuna”. Trabajó 15 horas al día y publicó en un solo año 14 artículos científicos sobre el sistema nervioso que, por ese entonces era tierra desconocida.

En sus trabajos nos legó bellísimas obras como las que podemos ver a continuación.

El Arte de Santiago Ramón y Cajal

Haced click sobre cualquiera de las imágenes para ver la galería. 🙂

Buen Domingo!! 🙂


Artículos Originales:

Beautiful Brain: The Stunning Drawings of Neuroscience Founding Father Santiago Ramón y Cajal” en BrainPickings

Imágenes desde:

Por Qué A Nuestros Cerebros Les Encanta La Música Con Bajos

El Cerebro y la Música. Esta es la primera razón de existencia de Feel The Brain. Desafortunadamente no aparecen artículos originales sobre los que aprender esta relación tan a menudo como me gustaría.

Llevo algunos días recopilando algunos para poder dar de nuevo un empujón a esta razón de ser.

El primero, es este vídeo (subtitulado al castellano); de The Verge, en el que podemos aprender por qué a nuestros cerebros, ya desde antes de nacer, les gusta la música con bajos.

 

Buen Domingo!! 🙂


Artículo Original: “Why Our Brains Love Music With Bass

Un Videojuego Para Hacer Frente A La Desolación y A La Pérdida

Hoy me gustaría aprender un punto que ya hace casi dos años que es resuena en los medios en los que sigo. Se trata de un videojuego, pero es un videojuego un tanto particular.

Fue a principios de  2016 cuando leí este artículo en WIRED: “A Father, A Dying Son, and The Quest To Make The Most Profound Videogame Ever“; en él se relataba la historia de Ryan Green, un padre que había hecho un videojuego sobre su joven hijo Joel que tenía cáncer de cerebro. El juego titulado “Ese Dragón, Cáncer” partía de un cuento que creó su madre, Amy Green, que le contaba a los hermanos de Joel antes de ir a dormir para que éstos pudiesen aprender sobre el cáncer.

Ese cuento acabó siendo un videojuego, un videojuego que lleva a los jugadores a través de un viaje que no pueden ganar.

Hoy, aprendamos la charla TED de Amy Green, la madre de Joel, acerca de cómo sobrellevar la pérdida. Afirma que: “Hicimos un juego difícil de jugar […] porque los momentos más difíciles de nuestras vidas nos cambian más que cualquier meta que nunca podamos lograr”

La Transcripción De La Charla

Hace dos meses, mis hijos y yo nos juntábamos alrededor de un celular a ver la transmisión en vivo de los Games Awards, una de las mayores noches de la industria del videojuego. Se anunció los nominados para el Juego de impacto, un premio otorgado a un videojuego que invita a la reflexión con un mensaje prosocial profundo o significativo. Se abrió el sobre y leen el título de nuestro videojuego.Un premio… por impacto. Era medio extraño, en realidad, ya que siempre pensé que ganar un premio como ese tendría un impacto enorme en mi vida, pero he encontrado que es todo lo contrario. Las grandes noches, los logros… se desvanecen. Pero las noches más difíciles de mi vida han quedado conmigo, impactando en lo que soy y lo que hago. En 2010 mi tercer hijo, Joel, fue diagnosticado con un tumor cerebral raro y agresivo. Y antes de que acabara ese año, los médicos hablaron con mi marido y conmigo y nos hicieron saber que su tumor había vuelto a pesar de la quimioterapia más agresiva y la radiación que le podían ofrecer. En esa noche terrible, después de enterarme de que Joel tenía quizás cuatro meses de vida, me abracé con mis dos hijos mayores en la cama —que tenían cinco y tres entonces— y nunca supe cuánto entendían, así que empecé a contar un cuento para dormir. Les hablé de este valiente caballero llamado Joel y su aventura luchando contra un dragón terrible llamado Cáncer. Todas las noches, les conté más del cuento, pero nunca dejé que la historia acabara. Solo construía un contexto que pudieran entender y con la esperanza de que serían contestadas nuestras oraciones y que nunca tendría que decirles que aquel caballero, que había luchado con tanto valor,había muerto luchando y podía descansar ahora, para siempre. Afortunadamente, nunca tuve que terminar ese cuento para dormir. Mis hijos lo superaron. Joel respondió mejor lo que nadie esperaba al tratamiento paliativo, y en lugar de meses, pasamos años aprendiendo a amar al niño moribundo con todos nuestros corazones. Aprender a reconocer esa sensación de vergüenza de retener solo un poco de amor de querer ahorrarse un poco de dolor para algún lugar más adelante en el camino.Presionamos esa autoconservación porque Joel era digno de ser amado, incluso si ese amor nos podía aplastar. Y esa lección de intensa vulnerabilidad me ha cambiado… más que cualquier premio jamás podría hacerlo Empezamos a vivir como Joel podía vivir, y comenzamos a desarrollar un videojuego llamado “Ese dragón, Cáncer.” Era la historia de Joel. Era la historia de la esperanza en la sombra de la muerte. Era la historia de la fe y la duda, y la constatación de que la lucha con la duda es una parte de la fe… tal vez la mayor parte de ella. Era una historia que comenzó como un milagro y terminó como una conmemoración. (Música) (Risitas) (Aplausos) (Música) (Video) Papá: Rebotando, ¿te gusta eso? (Risitas)Me encanta su risita. (Música) (Risitas) [Un viaje de esperanza en la sombra de la muerte] [Ese dragón, Cáncer] (Música) Cuando juegas “Ese dragón, Cáncer,” te transformas en un testigo de la vida de Joel,explorando un paisaje emocional, haciendo clic para descubrir más de lo que nosotros como familiasentimos y experimentamos. Se siente un poco como analizar poesía interactiva porque cada juego mecánico es una metáfora, y así cuanto más se pregunte el jugador que era lo que nosotros como diseñadores tratábamos de expresar y por qué, más rica se volvía la experiencia. Tomamos esa vulnerabilidad que Joel nos enseñó, y codificamos el juego con ella. Los jugadores esperan que sus videojuegos les ofrezcan narrativas de ramificación de manera que todas las decisiones los hagan sentir importantes y que pueden cambiar el resultado del juego. Nosotros subvertimos ese principio de diseño de juegos, colapsando las opciones en el reproductor para que descubran por sí mismos que no hay nada que puedan hacer que cambie el resultado de Joel. Y sienten profundamente ese descubrimientotan desesperadamente como lo sentimos nosotros en las noches rezando horas con Joel en nuestros brazos, manteniendo obstinadamente la esperanza de una gracia que no podíamos crear nosotros.Todos habríamos preferido ganar, pero cuando descubres que no se puede ganar, ¿qué valoras en cambio? Nunca planeé diseñar videojuegos, pero estos momentos que realmente cambian nuestras vidas, a menudo vienen como resultado de nuestra dificultad y no de nuestra gloria. Cuando pensábamos que Joel podía vivir, dejé el diseño del juego a mi marido. Intervine aquí y allá con una escena o dos y algunas sugerencias. Pero tras la noche que murió Joel, la pasión, la posibilidad de compartir la vida de Joel a través de nuestro videojuego… era algo que no podía resistir. Empecé a escribir más, me senté en reuniones de diseño de nuestro equipo, añadí más ideas y ayudé en escenas directas. Y descubrí que la creación de un videojuego es contar una historia, pero con un vocabulario totalmente nuevo. Todos los mismos elementos de la imaginación y el simbolismo están ahí, solo que se asocian con la entrega del jugador y la capacidad de respuesta del sistema. Es un reto de trabajo.Tengo que pensar en una forma totalmente nueva de hacerlo, pero me encanta. Y no lo habría sabido sin Joel. Tal vez estén un poco sorprendidos por nuestra elección de compartir nuestra historia de cáncer terminal a través de un videojuego. Tal vez están pensando incluso como tanta gente antes que Uds.: el cáncer no es un juego. Bueno, díganselo a cualquier padre de niño con cáncer que haya tomado un guante de examen y lo haya inflado como un globo, o transformado una jeringa en una nave espacial, o dejado a su hijo que llevara su soporte IV a través de los pasillos del hospital como si fuera un auto de carreras. Porque cuando uno tiene niños, todo es un juego. Y cuando tu niño pequeño experimenta algo traumático, uno trabaja aún más para asegurarse de que su vida se sienta como un juego porque los niños de forma natural exploran su mundo a través del juego. Aunque el cáncer puede robar muchas cosas de una familia, no debe robar el juego. Si me estás escuchando y estás tratando de imaginar esta familia que gira enteramente alrededor de un niño moribundo, y no puedes imaginar la alegría como parte de esa imagen, entonces estábamos en el derecho de compartir nuestra historia contigo, debido a ese momento de nuestra vida fue duro. Inexpresablemente duro a veces, pero también era pura esperanza, amor profundo y alegría como nunca he experimentado desde entonces.Nuestro videojuego fue nuestro intento de compartir ese mundo con personas que no habían experimentado esto antes, porque nunca podríamos imaginar ese mundo hasta que se convirtió en nuestro. Hicimos un videojuego que es duro de jugar. Nunca será un éxito de taquilla. La gente tiene que prepararse para invertir emocionalmente en una historia que ellos saben va a romper su corazón.Pero cuando nuestros corazones se rompen, se curan de manera diferente. Mi corazón roto ha estado sanando con una nueva y más profunda compasión un deseo de sentarme con la gente en su dolor,escuchar sus historias y tratar de ayudar diciéndoles que sepan que son vistos. Por la noche, cuando “Ese dragón, Cáncer” ganó el juego en Impact Award, aclamamos, sonreímos y hablamos de Joel y el impacto que tuvo en nuestra vida, en todas esas noches difíciles y esperanzadoras que compartimos con él cuando cambió nuestros corazones y nos enseñó tanto sobre la vida y el amor y la fe y el propósito. Ese premio no significa tanto para mí tanto como una sola fotografía de mi hijo, pero representa todas las personas que su vida ha impactado, gente que nunca conocerá. Me escriben correos electrónicos a veces. Me dicen que extrañan a Joel, a pesar de que nunca lo conocieron.Describen las lágrimas que han derramado por mi hijo, y eso hace que mi carga de la pena sea un poco más ligera sabiendo que es compartida con un niño de 10 años de edad que ve YouTube, o un médico que juega en su avión con un teléfono, o un profesor introduciendo a Joel a sus estudiantes de primer curso de filosofía. Hicimos un videojuego que es duro de jugar. Pero siento que es correcto, porque los momentos más duros de nuestra vida nos cambian más que los que cualquier logro que pudiéramos cumplir. La tragedia ha cambiado mi corazón más que cualquier sueño que pudiera ver hecho, alguna vez, realidad. Gracias. (Aplausos)

En Recuerdo de Joel Green

Texto: “Nunca podemos perder lo que hemos disfrutado alguna vez. Todo lo que queremos se convierte en parte de nosotros.”


Artículo Original: “Un videojuego para hacer frente a la desolación” en TED

Recordando a Phineas Gage: El Paciente Más Mítico de la Neurociencia

Durante un par de meses en Feel The Brain, nos hemos hecho eco de la historia del paciente más famoso de la historia de la neurociencia. Hemos partido de un artículo: “Phineas Gage, Neuroscience’s Most Famous Patient” publicado en Slate.com

La historia pareció lo bastante atractiva cómo para crear una serie al estilo de las de televisión. Hemos creado unos créditos iniciales que ilustran la entrada de cada capítulo y que bautizan a la serie como “Duttonsville”

Como entrada permanente de la serie os dejo aquí la guía y el acceso a cada uno de los Brain Feelings de cada capítulo:

Créditos Finales

La información sobre Phineas Gage es inmensa, tan sólo en la publicación de esta serie se han mencionado diversos libros, entre los que cabe destacar:

The Tale of the Dueling (Neurosurgeons) de Sam Kean; autor de "La Cuchara Menguante"

The Tale of the Dueling (Neurosurgeons) de Sam Kean; autor de “La Cuchara Menguante”

51RDFACRXJL

El Error de Descartes

An Odd Kind of Fame

An Odd Kind of Fame

 

Estos son todos los enlaces que hemos utilizado para la serie:

Agradecimientos

Quiero dar las gracias a tod@s los que habeis contribuïdo con vuestros comentarios, evaluaciones y opiniones. Ya sabéis que sois los productores ejecutivos de la serie.

Replica de la vara de Gage.

Replica de la vara de Gage.

Concentrarse o No Concentrarse, Esa Es La Cuestión

La habilidad para concentrarse es un importante conductor de la excelencia. Las técnicas de concentración cómo las listas de tareas, los horarios, los recordatorios de calendarios, todas nos ayudan a estar sobre la tarea. Hay una evidencia clara que soporta la idea que resistirse a la distracción y estar presente tiene beneficios: practicar mindfulness durante 10 minutos cada día, por ejemplo, puede mejorar nuestra efectividad de liderazgo haciendo que seamos más capaces de regular nuestras emociones y de dar sentido a las experiencias pasadas. Y sí, por mucho de ayuda que pueda ser la concentración, también hay inconvenientes en concentrarse del modo en que lo hacemos.

El problema es que la concentración excesiva deja a los circuitos de concentración de nuestro cerebro exhaustos. Puede drenar nuestra energía y hacer que perdamos el auto control. Este drenaje de energía nos puede hacer más impulsiv@s y de menos ayuda. Como resultado, las decisiones están menos meditadas, y nos convertimos en menos colaborativ@s.

Entonces, ¿qué hacemos? ¿nos concentramos o no nos concentramos?

De acuerdo con investigaciones recientes, son vitales tanto la concentración como la no concentración. El cerebro opera de modo más óptimo cuando cambia entre concentración y no concentración, permitiéndonos desarrollar resiliencia, mejorar la creatividad y tomar mejores decisiones.

Cuando no nos concentramos, activamos un circuito cerebral llamado “la red de modo por defecto”. En sus siglas en inglés: DNM (Default Mode Network); se pensaba en este circuito como “el circuito de no hacer nada” (Do Mostly Nothing) ya que tan sólo se activa cuando nos paramos de concentrar con esfuerzo. De hecho, cuando estamos “en descanso”, este circuito usa el 20% de la energía del cuerpo (en comparación con el pequeño 5% que cualquier esfuerzo requerirá).

Esta es la Red Neuronal por Defecto (DMN)

El DMN necesita esta energía ya que está haciendo de todo excepto descansar. Bajo el radar consciente del cerebro, activa viejos recuerdos, va hacia adelante y hacia atrás entre el pasado, el presente y el futuro y recombina diferentes ideas. Usando estos nuevos y, previamente inaccesibles datos, podemos desarrollar un auto conocimiento mejorado y sentido de relevancia personal. Y también podemos imaginar soluciones creativas o predecir el futuro, conduciendo a un mejor modo de toma de decisiones. El DMN también nos ayuda a sintonizar con el pensamiento de otras personas, con lo que también mejora el entendimiento de equipo y la cohesión.

Aprendamos algunos de los múltiples modos sencillos y efectivos de activar este circuito en el curso de nuestro día.

Usar el ‘Soñar Despierto’ Positivo y Constructivo (PCD)

El PCD es un tipo de divagación mental un tanto diferente de soñar despiertos o de reordenar nuestras preocupaciones de modo un tanto culpable. Cuando lo incorporamos deliberadamente en nuestro día, puede hacer explotar nuestra creatividad, reforzar nuestra habilidad de liderazgo y re energizar nuestro cerebro.

Para empezar a usar el PCD, debemos elegir una actividad sencilla, como pueden ser tejer, cuidar del jardín o de las plantas o leer; luego zambúllete en los recesos de tu mente. Pero primero deberás imaginar algo jovial e ilusionante (como puede ser correr por el bosque o estar un yate). Luego, pivota tu atención desde el mundo externo al espacio interno de tu mente con esta imagen en mente mientras estás llevando a cabo esa actividad suave.

El PCD, estudiado durante décadas por Jerome Singer, activa el DMN y cambia metafóricamente la cubertería que tu cerebro utiliza para encontrar información. Mientras estamos en atención concentrada es como un tenedor, que coge los pensamientos obvios y conscientes que tienes, una cuchara para saborear los deliciosos manjares de los sabores de nuestra identidad, chopsticks para conectar la ideas en nuestro cerebro (para mejorar la innovación), una cucharita para llegar a los recovecos y rendijas de nuestro cerebro para recoger esos recuerdos que hace tiempo que perdimos y que son parte vital de nuestra identidad. En este estado, se mejora nuestro sentido del “yo”; que de acuerdo con Warren Bennis, es la esencia del liderazgo. Esto es el centro psicológico de gravedad, un mecanismo del estilo de una toma de tierra, que nos ayuda a mejorar nuestra agilidad y a gestionar el cambio de modo más efectivo.

Hacer Una Siesta

Además de reservar tiempo para el PCD, también podemos sopesar el hacer una siesta. No todas las siestas son lo mismo. Cuando nuestro cerebro está en una caída libre, nuestra claridad y creatividad pueden verse comprometidas. Varios estudios han demostrado que, después de una siestecilla de 10 minutos, estamos más alerta y vemos las cosas más claras.

Pero si lo que tienes ante ti es una tarea creativa, vas a necesitar una siestaza de 90 minutos para un refrescado total del cerebro. Tu cerebro necesita de este tiempo extra para llevar a cabo más asociaciones, y sacar a la luz las ideas que están en esos recovecos de nuestra red neuronal de memoria.

Fingir Que Eres Otra Persona

Cuando te ves enganchad@ en un proceso creativo, la no concentración puede ser un salvavidas cuando encarnamos y vivimos una personalidad totalmente diferente.

En 2016, los pedagogos Denis Dumas y Kevin Dunbar demostraron que las personas que intentan solucionar problemas creativos tienen más éxito si se comportan como un poeta excéntrico que cómo un rígido bibliotecario. En un test en el que se tenían que dar tantos usos posibles a un objeto cualquiera (por ejemplo, un ladrillo) aquell@s que se comportaban como poetas excéntricos tenían un rendimiento de creatividad superior. Este ejemplo se mantiene incluso cuando la misma persona elige otra personalidad.

Cuando te encuentres en un punto muerto de creatividad, intenta este ejercicio de personificar una identidad diferente. Te va a sacar de tu propia cabeza y te permitirá pensar desde la perspectiva de otra persona. Esto sería el halloween psicológico.

Durante años, la concentración ha sido la habilidad más venerada de entre todas las habilidades. Dado que pasamos el 46,9% de nuestros días con nuestras mentes divagando sobre la tarea que tenemos entre las  manos, ansiamos la habilidad de mantenernos fijados en ella. Pero si construimos el PCD, hacemos siestecillas de 10 – 90 minutos e incorporamos el halloween psicológico en nuestros días, podremos reservar la concentración para cuando la necesitemos, de modo que podamos usarla de modo más eficiente.

Aún más importante, el no concentrarnos nos permite actualizar la información que tenemos en el cerebro, dándonos acceso a partes más escondidas de nosotr@s mism@s y mejorando nuestra agilidad, creatividad y capacidad de decisión.

Buen Sábado!! 🙂


Artículo Original: “Your Brain Can Only Take So Much Focus” en Harvard Business Review