¿Por Qué Tomamos Decisiones Terribles?, El Sesgo Del Ahora

Hoy me gustaría aprender un nuevo concepto del que no había oído hablar nunca. Se trata del Hyperbolic Discounting (o Bias del Presente). Un efecto que hace que tomemos terribles decisiones en nuestra vida.

¿Has tenido alguna vez una gran montaña de trabajo que sabes que tienes que hacer pero por alguna razón no la has hecho? Hay una fecha de entrega acechando, tu jef@ esá respirando tras de ti, la presión ya la tienes encima; todos los indicios indican que lo tienes que hacer. Pero lo pones a un lado, enciendes Netflix y fantaseas sobre cómo vas a apretar mañana.


El Hyperbolic Discounting es un sesgo cognitivo, en que las personas escogen recompensas pequeñas e inmediatas más que recompensas mayores y más tardías.

L@s investigador@s llevaron a cabo un experimento clásico que ilustra el fenómeno. Imagina que te dan a escoger entre: ganar 100€ hoy o 120€ en una semana. Así es cómo la mayoría de personas eligen:

Lakshmi, ¿Quieres $100 dólares hoy o $120 dentro de una semana?
Me quedaré con los $100 hoy!!!

Pero cuando se formula la misma pregunta con el mismo intervalo de una semana, pero llevándola un año al futuro, escogemos ampliamente la recompensa mayor:

Lakshmi, ¿Quieres $100 en un año o $120 en un año y una semana?
Me quedo con los $120!!!

En el corto plazo, somos impacientes y preferimos recompensas inmediatas. Pero somos más pacientes a largo plazo y podemos esperar a mejores recompensas.

Desafortunadamente, las elecciones que tenemos que tomar en el día a día no son tan claras ni pueden compararse tan fácilmente. Pongamos que te vas de vacaciones en unos meses. ¿Cómo eliges entre disfrutar de una galleta ahora mismo en contraposición a tener un cuerpo serrano en la playa?

Ahora o En Verano

Muchas de nuestras decisiones respecto a nuestra salud, bienestar, finanzas y carreras están afectadas por el Hyperbolic Discounting. Todas estas elecciones requieren sacrificar el placer inmediato por el bien futuro.

Cundo procrastinamos, optamos por la gratificación instantánea de disfrutar ahora más que la recompensa futura de cumplir con las cosas que te has propuesto.

Sabes que apartar dinero para tu jubilación es importante. Pero, en lugar de ello, eliges despilfarrar en una cara noche con tus amig@s, que es mucho más divertido ahora, pero que no es la mejor elección para tu yo futuro.

¿Por Qué Soy Así?

Los sesgos cognitivos son atajos mentales que usamos, que generalmente nos ayudan a tomas decisiones rápidas, pero que no siempre son lo mejor para nosotr@s.

Nuestros cerebros no están cableados para ser realmente racionales ya que hay muchísima información en el mundo que debemos procesar. En lugar de ello, evolucionamos para tomar decisiones rápidamente.

Un hombre de las cavernas no tenía que enfrentarse a la mismas complejas decisiones a las que nos enfrentamos hoy en día. La chica del ejemplo, en su versión de las cavernas, nunca tuvo que elegir entre comerse un cerdo hoy o invertir en un plan de pensiones de cerdos que le proporcionaría una cuatriplicación de cerdos en el futuro.

Bajo condiciones de vida severas, no sabíamos si íbamos a sobrevivir hasta el final del día, así que nuestra especie evolucionó eligiendo la opción más inmediata que incrementaba en mucho la oportunidad de pasar nuestros genes. Nuestros cerebros están cableados para escoger cosas inmediatas y seguras antes que una gran recompensa potencial en el futuro.

Asi Que… ¿Estoy Jodid@?

¡De ningún modo! Hay modos en los que podemos mejorar en la toma de buenas decisiones.

1. Empatiza Con Tu Yo Futuro

En el Brain Feeling ¿Por Qué Procrastinamos? (y cómo pararlo) aprendimos cómo tratar con nuestro yo futuro.

Retrasamos las cosas al futuro porque es fácil. Es fácil asumir que el futuro no tiene límites de energía, de motivación y de ganas. Pero esa visión del futuro, perfecta e inmaculada, no es realidad.

Mañana: Lo que piensas, lo que serás

Antes de retrasar algo, piensa en tu estado mental futuro, como de cansad@, desgastad@ y somnolient@ vas a estar. Evaluar conscientemente la fiabilidad del futuro te puede servir como motivación para hacer hoy las cosas que quieres hacer.

2. Pre – Compromiso

El Hyperbolic Discounting indica que somos más proclives a procrastinar cuando las decisiones están lejos.

Un pre-compromiso es un modo de atar tu futuro yo a una decisión. Incrementas tus posibilidades de éxito eliminando la tentación de que tu futuro yo intente escabullirse. La idea es hacerle difícil a tu futuro yo que se tire atrás.

Las investigaciones demuestran que las personas que se comprometen a ahorrar parte de su nómina para su jubilación acaban ahorrando más dinero que l@s demás.

Las subscripciones a sistemas de entrega de comida utilizan un sistema similar de pre-compromiso para mantener a los clientes a que reciban sus pedidos de comida automáticamente. Suscribirse a comida sana que te traen a casa cada semana, incrementa las posibilidades de comer bien cuando toca.

Otras técnicas de pre-compromiso incluyen cosas tales como: planificar tu día, dar explicaciones a alguien o, en el caso de Nir Eyal (del artículo original), quemar el dinero si no has hecho lo que has dicho que harías.

3. Rompe Los Grandes Objetivos En Trozos Más Pequeños Y Manejables

Te pones grandes y elevadas metas ya que te reditan recompensas masivas, ¿no?. Pues no tanto. Los grandes objetivos, como aprender Inglés o perder 20 quilos, toman mucho tiempo de alcanzar y son susceptibles de caer en el tipo de recompensas lejanas por culpa del hyperbolic discounting.

Dada la elección entre ver la TV ahora (una recompensa inmediata y pequeña) y trabajar hacia tu objetivo (una gran, pero lejana recompensa), serás más proclive a elegir la recompensa pequeña e inmediata.

Al romper las grandes metas en tareas más pequeñas, tu recompensa llega después de completar cada pedacito en lugar de al final de todo. De este modo, la recompensa ya no está tan lejos y tenemos ante nosotr@s algo inmediato y que se puede alcanzar.

Conclusión

Admitir el efecto del hyperbolic discounting en nuestra toma de decisiones diaria y evaluar conscientemente las compensaciones entre el presente y el futuro, nos puede ayudar a hacer lo que realmente queremos hacer. Nuestro futuro ‘yo’ nos lo agradecerá.

Buen Jueves!! 🙂


Artículo Original: “Hyperbolic Discounting: Why You Make Terrible Life Choices“en Nir & Far

La técnica de enfrentarnos a todo y por qué evitar las dificultades no funciona

Esta semana he vivido un ejemplo muy claro sobre las consecuencias que conlleva el no enfrentarse a los problemas. Las personas que no se enfrentan a los problemas adquieren diversos tipos de técnicas, como por ejemplo:

  • La técnica de “yo ya tengo mis problemas”
  • La técnica de “dámelo a mi a ver que podemos hacer”
  • La técnica de sacarse de encima las culpas y dárselas a los demás, cuando eres el verdadero causante del problema.
  • La técnica de ignorar el problema.
  • …un largo sinfín de técnicas cobardes y mediocres.

A tod@s nos angustia y nos ansía cualquier problema. Sea éste de la magnitud que sea. Forma parte de nuestra idiosincrasia como seres sociales. Lo que queremos es vivir tranquil@s, sin baches ni recodos en el camino. Pero la realidad es que la vida está plagada de baches y de recodos para los que no hay caminos alternativos libres también de ellos.

Así pues, ¿por qué evitar los problemas? ¿por qué postergarlos? ¿por qué ignorarlos? ¿por qué no enfrentarse a ellos? Si hacemos cualquiera de estas cosas, que en resumen es “evitarlos” veremos que en realidad no desaparecen; al contrario, vuelven con el tiempo y con más fuerza. Así qué preparémonos y enfrentémonos a los problemas cuándo los detectemos, es entonces cuando; en la mayoría de los casos, son más débiles.

3-reasons-why-failing-problem-solving

En el artículo de origen del Brain Feeling de hoy aprenderemos el por qué no funciona evitar las dificultades y el cómo podemos enfrentarnos a ellas.

Nosotr@s, tod@s nosotros, somos increíblemente buen@s a la hora de evitar las cosas. Nuestras mentes no son tanto máquinas de pensar cómo máquinas de evitar. Y el punto más increíble de todo esto es que, la mayoría de las veces, no somos conscientes de que estamos evitando pensar en algo.

Por ejemplo:

  • Ahora mismo estás leyendo este artículo (gracias por cierto 🤓 ) pero probablemente estás evitando la dificultad en la que no quieres pensar.
  • Estamos constantemente mirando si tenemos nuevos mensajes, noticias, notificaciones, … para evitar hacer alguna cosa a la que no nos queremos enfrentar.
  • Al encontrarnos con cualquier dificultad en la vida, nos intentamos decir a nosotr@s mism@s que ya está bia por tal y cual o nos mantenemos ocupad@s con alguna actividad o algún agente que nos entumezca (como el acohol) de modo que no tenemos que enfrentarnos a las dificultades.
  • Cuando sale un problema, nuestra reacción es querer irnos a hacer alguna otra cosa, a dejar ese problema de lado.
  • Retrasamos el pago de facturas, el hacer la declaración de la renta, el pago de los impuestos, los emails largos, enfrentarnos a un follón; porque no queremos enfrentarnos a esas dificultades.
  • Retrasamos hacer ejercicio ya que no es cosa cómoda.

De hecho, como podéis intuir, hay miles de ejemplos más que podríamos añadir a esta lista que aparecen de modo diario, y de los que ni siquiera nos damos cuenta porque nuestras mentes cambian a pensar alguna otra cosa. Prueba una cosa: para un momento y piensa en qué dificultad estás evitando pensar ahora mismo.

En ese momento vas a notar una dificultad que no te gusta o bien, tu mente pasará a hacer alguna otra cosa antes que ese minuto se acabe.

Lo que has hecho es parte de los que se llama “La Técnica de Enfrentarse a Todo”, que aprenderemos en un momentos, después de aprender el por qué evitarlo todo es una estrategia inefectiva.

La Evitación no funciona

91957669

Nuestras mentes quieren escaparse de cualquier incomodidad, dolor o dificultad que nos encontremos y se trata de una buena estrategia temporalmente. De modo que en ese instante obtenemos un poco de alivio.

Pero lo que hace es relegarnos a una vida de huir. Una vida de distracción y de nunca enfrentarnos a lo que nos aflige. Nos mantenemos ocupad@s, pero nunca aprendemos a tratar con lo que hay dentro de nosotr@s; con lo que está frente nuestro.

Esto quiere decir que estamos a la merced de nuestros miedos, de nuestros malestares. Somos como l@s niñ@s pequeñ@s que no quieren hacer el trabajo duro pero si lo más divertido.

Esto resulta en no trabajar en lo importante (o postponerlo hasta que empiece a hacerse doloroso). Exactamente lo mismo pasa con el ejercicio, la comida sana, las finanzas, las relaciones, los follones,…

Al final, vamos a tener que enfrentarnos a esas cosas, pero habrán empeorado. Habría sido mejor enfrentarse a ellas temprano, cuando no eran un gran problema.

La Técnica de enfrentarse a todo

Esta técnica está basada en la idea que es mejor ser consciente de las cosas, y tratarlas como adultos, en lugar de huir. Y si la llevamos a cabo, las cosas no van a crecer en grandes problemas.

Veamos cómo funciona:

  1. Crea consciencia preguntándote: “¿Qué estoy haciendo ahora mismo?” A lo largo del día, ponte notas que te recuerden hacerte esta pregunta. A lo mejor las repuestas estarán entre: “mirando facebook”, “cambiar de pestaña del navegador” o “comiendo un tentempié”. Algo tan simple y mundano como eso, solamente una pregunta para empezar a ser conscientes de las cosas.
  2. Luego pregúntate: “¿Qué estoy evitando?” Cuando las cosas se vuelven difíciles o incómodas, automáticamente pasamos a hacer otra cosa. Huimos. Evitamos como loc@s. Lo hacemos durante todo el día; pero sin darnos cuenta de ello. Pregúntate qué estás evitando: ¿algún miedo, alguna tarea difícil, alguna emoción difícil, alguna incomodidad o tan sólo estar presente en ese momento? Ponle nombre a lo que estás evitando.
  3. Ahora, enfréntate a ello. Estáte con ese miedo, con esa incomodidad, con esa dificultad en ese preciso instante. No la historieta que te has montado en tu cabeza sobre ello, el sentimiento físico real en tu cuerpo en ese momento. ¿Cuánto de malo es? Te vas a dar cuenta que no demasiado. Quédate con él un poco más. Y luego, un poco más. Rétate a ti mism@.
  4. Toma la acción apropiada. Ahora que ya te has enfrentado a ello y has visto que no es nada del otro mundo, ya puedes actuar cómo un adulto y no cómo un@ niñ@: puedes decidir cuál es la mejor acción ahora. Si tienes miedo de hacer alguna tarea, pero ya te has enfrentado a ella y has visto que no era para tanto, te puedes recordar que el hacerla te va a beneficiar a ti y a l@s demás y que es mucho más importante que tu pequeño miedo. Si estás evitando una conversación difícil con alguien porque estas enfadad@ observarás que la ira y la ofensa no son para tanto y que puedes hablar con esa persona de modo calmado y apropiado, con empatía y compasión y sacar una solución. (Ojo! 👀; desde mi experiencia personal no aplica con todas las personas).

Claro está que no todos los problemas se van a evaporar con este método, pero con él seremos capaces de enfrentarnos a más cosas a medida que lo practiquemos.

Vamos a mejorar a tratar con la incomodidad, en lugar de huir de ella como hace la mayoría de personas. Incluso vamos a mejorar en la procrastinación y en hacer tareas incómodas. Vamos a estar más presentes y con más deseo de estar en el momento más que el necesitar distracciones todo el tiempo. No en una noche, pero con práctica.

A lo mejor también tienes el ansía de olvidar este Brain Feeling y de evitar la práctica de esta técnica. Eso también es evitación y te ruego que enfrentes el momento.

Buen sábado!! 😊


Artículo Original: “The Face Everything Technique and Why Avoiding Difficulties Doesn’t Work” en LifeHacker.

La PRE-Crastinación: El Opuesto de la Procrastinación

Cualquier cosa en el mundo tiene su némesis. Normalmente la némesis siempre se refiere al contrario de algo bueno. Pero en esta caso, la némesis que me gustaría aprender hoy es la de algo malo: la némesis de la procrastinación. La Pre-Crastinación o el porqué hacemos cosas antes de su fecha límite (y porqué también lo hacen las palomas).

L@s Brain Feelers más veteran@s ya conocemos que la procrastinación es un problema de conducta bien conocido y serio que involucra tanto implicaciones prácticas como psicológicas. La podéis revisitar en estos Brain Feelings:

https://feelthebrain.me/2015/05/30/eres-nocturn-o-diurn-las-alondras-y-los-buhos/

https://feelthebrain.me/2016/04/23/la-evolucion-de-la-ansiedad-porque-nos-preocupamos-y-stressamos/

Stress, What Else?

https://feelthebrain.me/2015/05/17/la-procrastinacion-literalmente-te-mata/

https://feelthebrain.me/2015/10/19/la-ciencia-de-la-procrastinacion-una-infografia/

https://feelthebrain.me/2016/06/12/por-que-procrastinamos-y-como-pararlo/

Los que pagamos los impuestos, normalmente postergamos la declaración de la renta hasta el último momento, con el riesgo de cometer alguna equivocación que este hecho conlleva. L@s estudiantes se pasan toda la noche en vela para acabar sus trabajos y entregarlos justo en fecha, sin pulir los flecos o sin hacer una revisión con cara y ojos. Por todas estas razones y más es porque se nos avisa de no procrastinar:

  • No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.
  • Aquel que duda está perdido.
  • La Procrastinación es la ladrona del tiempo.

Pero como comentábamos al principio del Brain Feeling, todo tiene su nemesis, y en este caso, la némesis de la procrastinación es una tendencia a la que llamamos “PRE-Crastinación”.

La PRE-Crastinación  es la inclinación a completar las tareas rápidamente tan sólo por el beneficio de tener las cosas hechas antes mejor que luego (con algunos pequeños problemas también):

  • Las personas respondemos los correos inmediatamente más que parar primero a pensar nuestra respuesta.
  • Las personas pagan sus facturas justo al momento que éstas llegan pudiéndose quedar en números rojos.
  • O, en el supermercado, entramos y cogemos las cosas que nos encontramos en primer término. Después las paseamos por todo el local mientras recogemos más cosas para luego volver a la entrada para pagar y salir; habiendo paseado más peso más rato.

También hay refranes que nos advierten de la PRE-Crastinación:

  • Mide dos veces y corta una.
  • Los que con prisa se casan tiempo tendrán a arrepentirse.
  • Mira antes de saltar.
Mira antes de saltar.

Mira antes de saltar.

Se llevó a cabo un estudio en laboratorio en el que, estudiando la economía del esfuerzo, se descubrió la primera evidencia irrefutable de la pre-crastinación. Se les pidió a estudiantes universitari@s que cargaran con un par de cubos de agua: uno en el lado izquierdo de una pasarela y otro en el lado derecho de la misma pasarela. Se les pidió a los estudiantes que llevaran el cubo que les pareciese más fácil de llevar hasta el final de la pasarela.

395px-A_metal_buckett-297x300

El resultado esperado era el que los estudiantes escogiesen el cubo que estaba más cercano al final ya que eso suponía cargar con él un distancia más corta. Sorprendentemente, prefirieron cargar con el cubo que estaba más cerca del principio, con lo que lo cargaron más lejos. Cuando se les preguntó la razón de esta conducta, la mayoría contestaron cosas cómo, “Quería acabar la tarea lo antes posible” aunque esta elección no tenía impacto alguno en el hecho de completar la tarea más temprano.

Nueve experimentos que involucraron a más de 250 estudiantes fallaron al revelar qué habría sido tan imperioso como para que escogiesen el cubo más cercano. Aunque se trate de algún beneficio oculto a la espera de ser descubierto, una hipótesis simple seria que conseguir terminar alguna cosa, o acercarse a terminarla, es inherentemente gratificante. No importa la trivialidad del logro, incluso algo tan falto de consecuencias como escoger un cubo serviría como ejemplo de algo gratificante.

¿Es, pues, la pre-crastinación un síntoma de nuestras agobiadas vidas? Otro estudio demostró que la respuesta a esta pregunta es negativa. En este caso el experimento se llevó a cabo con palomas. Las aves podían ganar comida si tocaban con el pico una pantalla táctil 3 veces: primero, en un cuadrado en medio de la pantalla; segundo, en el mismo cuadrado o cualquier otro cuadrado que aparecía de modo aleatorio a la izquierda o a la derecha; tercero, en otro cuadrado (este a un lado de la pantalla) después de que en él apareciera una estrella inscrita. La comida se les suministraba después del último picotazo, sin tener en cuenta dónde había ido a parar el segundo picotazo (en el del centro o en uno de los que aparecían al lado donde más tarde aparecería la estrella). Así pues, las palomas dirigían su segundo directamente al cuadrado del lateral, de modo que se dirigían a la posición de meta lo antes posible, incluso sin que hubiese ninguna recompensa extra ni obvia por hacerlo. Con lo que las palomas estaban pre-crastinando.

Las Pantallas del Experimento

Las Pantallas del Experimento

Descubrir la pre-crastinación en las palomas es particularmente importante ya que los ancestros en la evolución de las palomas y de las personas se separaron hace 300 millones de años. Siguiendo una línea de pensamiento común en la psicología comprada, el hecho que tanto las palomas como las personas pre-crastinen sugiere que esta tendencia conductual emergió en tiempos tempranos en la filogénia.

AAEAAQAAAAAAAAYRAAAAJGQ4NDNhOWViLWM1NmMtNDJiMy04ZDAxLWFmZGI5YjU1ZTIwYQ

¿Por qué nuestros antepasados en la evolución deberían de pre-crastinar? Y, ¿por qué los humanos contemporáneos y las palomas conteporáneas lo continuamos haciendo? 

Es posible, como hemos aprendido un poco más arriba, que la pre-crastinación se remonte a la recolección de frutos que colgaban bajos. Si un fruto está a nuestro alcance, o un cubo de agua está cerca, lo mejor será que nos hagamos con él mientras esté disponible.

Otra explicación es que completar las tareas de modo inmediato calmaría nuestra memoria de trabajo. Hacer una tarea en el momento, implica que no tenemos que recordar hacerla más tarde, mantener tareas futuras en la mente puede desgastarla. Requerir que las personas retrasen el acometimiento de una tarea a menudo empeora el rendimiento de la misma.

Aún así, l@s investigador@s dudan que este sea todo el panorama completo. Cargar con un cubo de agua no penaliza a nuestra memoria en demasía, y tampoco es obvio el porque dirigir el segundo picotazo a la meta futura reduce la carga de memoria de la paloma. Una razón simple es que la compleción de esa tarea es gratificante en sí misma.

Las tareas que se pueden completar rápidamente nos atraen mucho más que aquellas que retrasamos. Todas las tareas potenciales o sus circuitos neuronales subyacentes, compiten para la compleción. Los circuitos neuronales para las tareas que se completan, durarían más que aquellos dedicados a las tareas que no se completan.

Circuito Neural

Circuito Neural

Otro beneficio de completar las tareas cuanto antes es el hecho que nos aporta la mayor cantidad de información posible sobre los costes y los beneficios de los comportamientos relativos a las tareas. El aprendizaje en base a la prueba y error es el modo más fiable en el que descubrimos qué es lo que tiene y lo que no tiene éxito es nuestro día a día. Así que dados estos beneficios sería mejor ganar experiencia con diferentes intentos que con tan sólo unos pocos.

Además, la pre-crastinación añade el reto de enfrentarse con la procrastinación. No tan sólo l@s procrastinador@s deberían empezar antes las tareas que suelen diferir, sino que también deberían inocularse de esa urgencia para completar tareas pequeñas y triviales que nos aportan gratificaciones instantáneas tan sólo por el simple hecho de completarlas.

El descubrimiento de la pre-crastinación nos servirá de base para contrarrestar los males de la procrastinación. Rompe las tareas grandes en tareas pequeñas. De modo que, cómo son pequeñas, una vez completadas, nos aportarán un sentido de cumplimento, de acercamiento a la meta final y, via el aprendizaje ensayo-error, nos dará soporte en el descubrimiento de  nuevos modos de comportamiento más flexibles e innovadores.

Buen Miércoles!! 🙂

Artículo Original: “Pre-Crastination: The Opposite of Procrastination” en ScientificAmerican.com

¿Por Qué Procrastinamos? (y cómo pararlo)

¿Te ha ocurrido alguna vez que te has sentado a acabar una tarea importante y de repente te das cuenta que estás poniendo el lavavajillas o estás leyendo la entrada de Wikipedia sobre Chernobyl? O, a lo mejor que de golpe y porrazo ¿te has acordado que hay que dar de comer al perro, que hay que contestar correos o que es hora de ir a comer, incluso siendo las 11 de la noche?

La siguiente cosa que sabes es que es el final del día y tus tareas importantes están todas por acabar.

Para muchas personas, la procrastinación es una fuerte y misteriosa fuerza que les previene de completar las tareas más urgentes e importantes en sus vidas con la misma intensidad cómo la que aparece cuando intentamos juntar dos polos iguales de un imán. También es una fuerza potencialmente peligrosa, causando el fracaso escolar, un mal rendimiento en el trabajo, dejar un tratamiento médico o retrasando el ahorrar para nuestra jubilación. Un estudio de la Universidad de Case Western Reserve demostró en 1997 que l@s procrastinador@s en época universitaria acababan con más stress, más enfermedades y peores notas al final del semestre.

Pero las razones por las que la gente procrastina no se acaban de entender del todo. Algunos investigadores han concebido la procrastinación como un fallo en la auto-regulación (similar a otros malos comportamientos que tienen que ver con una falta de autocontrol, como el comer sin medida, gastar sin medida o problemas con apuestas). Otros afirman que no se trata de un problema de ser vag@ o de una gestión del tiempo pobre, como muchas personas que procrastinan pero que consiguen más que todo pueden atestiguar. En este caso se especula con que estaría relacionado con cómo nuestro cerebro trabaja y con percepciones más profundas del tiempo y de uno mismo.

Pero, ¿cómo funciona realmente la procrastinación? ¿cómo la podemos parar? Investigaciones psicológicas, comics y “Los Simpson” nos lo explicarán.

Los Orígenes Reales de la Procrastinación

La mayoría de los psicólog@s ven la procrastinación como un tipo de comportamiento de evitación, un mecanismo para salir adelante  incorrectamente en el que la gente actúa para sentirse bien, afirma Timothy Pychyl; profesor que estudia la procrastinación en la Universidad de Carleton.

Normalmente ocurre cuando las personas tienen miedo o pavor, o están ansiosos por esa tarea importante que les está esperando. Para deshacerse de este sentimiento negativo, la gente procrastina (se ponen a jugar a un videojuego o miran Pinterest en su lugar). Esto hace que se sientan mejor temporalmente, pero desafortunadamente, al final, la realidad vuelve para morderles.

Una vez que la realidad de una fecha de entrega se deja entrever de nuevo, los procrastinadores sienten culpa y vergüenza extremas. Pero para un@ procrastinador@ extrem@, estos sentimientos (culpabilidad y vergüenza) son tan sólo otra razón para atrasar de nuevo la tarea; convirtiendo así el comportamiento en un círculo vicioso de auto derrota.

Tim Urban, propietario del blog “Wait But Why“, ha creado una increíble y divertidísima explicación de qué es lo ocurre en el interior del cerebro de un@ procrastinador@. Urban se autodenomina “procrastinador master” (no empezó a escribir las 90 páginas de su tesis hasta 72 horas antes de la fecha de entrega).

Recientemente, Urban impartió una charla TED sobre sus tendencias extremas de procrastinación en la que usó algunos de sus dibujos para explicar cómo de distinta es la vida para un procrastinador extremo.

Aquí está toda la lección TED subtitulada al Castellano:

 

En primer lugar, describe el cerebro de un no procrastinador, en el que un tomador de decisiones racionales tiene un firme control del timón:

El Cerebro de Un NO Procrastinador

El Cerebro de Un NO Procrastinador. “Hago cosas con sentido. Pienso a largo plazo. No Soy un niño”

El cerebro de un@ procrastinador@ es similar, si exceptuamos la presencia de un pequeño amigo al que Urban llama “el mono de la gratificación instantánea” (os suena este concepto lo aprendimos en La Evolución de la Ansiedad: Porqué nos Preocupamos y Stressamos )

"Tengo el mismo propósito que el chico del dibujo de arriba. Somos el mismo" (En la izquierda el mono de la gratificación instantánea)

“Tengo el mismo propósito que el chico del dibujo de arriba. Somos el mismo” (En la izquierda el mono de la gratificación instantánea)

Sin embargo parece que el mono es divertido, pero de hecho lo único que nos aporta son un montón de problemas, como ilustra el comic de Urban.

Timonel: "Este es el momento idóneo para hacer trabajo" Mono: "No!!"

Timonel: “Este es el momento idóneo para hacer trabajo”
Mono: “No!!”

Mono:

Mono: “Veamos un montón de vídeos de YouTube de criaturas de las fosas marinas, para entrar luego en una espiral de vídeos que nos llevará a ver Cosmos de Richard Feynman hablando sobre la teoría de cuerdas y después saltamos a ver entrevistas a la madre de Justin Bieber”

Mono: " "

Mono: “Después vamos a reorganizar nuestra lista de tareas, miraremos precios de calcetines en Amazon y reorganizaremos nuestros albums de fotos en albumes más pequeños y concretos.”

Mono: “Para entonces ya serán las 2 y tenemos esa reunión importante a las 4:30 y ya será tarde para empezar a hacer algo.” Timonel: “Pero…”

Y esto continua hasta que las cosas se ponen realmente muy mal, la antesala del final de tu carrera o universidad se avecina. Entonces algo a lo que Urban llama “el monstruo del pánico” entra en escena y hace que tomes acción.

El Monstruo del Pánico

El Monstruo del Pánico

¿Dónde está el mono?

¿Dónde está el mono?

Urban afirma que la gente puede ser de varios tipos de procrastinadores. Algun@s procrastinan haciendo cosas sin sentido, como buscar GIFs de gatos por internet. Otr@s, en cambio, llevan a cabo tareas productivas (limpiar la casa, escribir un artículo en su blog 🙂 ) pero nunca poniéndose manos a la obra en las cosas que deberían cumplir en sus vidas, su metas a largo plazo más importantes.

Para ilustrar esto, Urban usa el concepto conocido como la Matriz de Eisenhower un gráfico que se incluyó en el libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva“. Le debe su nombre al presidente de los EEUU Dwight D. Eisenhower. Él pensaba que la gente debía gastar su tiempo en lo que realmente es importante par ellos (las tareas de los cuadrantes 1 y 2 de la matriz de debajo).

La Matriz de Eisenhower

La Matriz de Eisenhower

Pero, desafortunadamente, la mayoría de l@s procrastinador@s pasan poco tiempo en esos cuadrantes. En lugar de eso, se establecen en los cuadrantes 3 y 4; haciendo cosas que podrían ser urgentes pero no importantes. Eso sí, ocasionalmente, cuando el monstruo del pánico toma el control, pasan un rato en el cuadrante 1.

Q1: Q2: Q3: Q4:

Q1: “Hacer cuando se convierta de Urgente a traumáticamente funesto”
Q2: “Delegalo a tu futuro Yo”
Q3: “Hacer cuando Q1 sea Urgente”
Q4: “Hazlo ahora y a lo mejor siempre”

Urban dice que este hábito es desastroso porque “el camino hacia los sueños de un procrastinador (la carretera que lleva a expandir sus horizontes, explorar su potencial verdadero y conseguir llevar a cabo el trabajo por el que siente auténticamente orgullo) pasa directamente por el cuadrante 2. El Q1 y el Q3 serían los cuadrantes dónde la gente sobrevive, pero el Q2 es donde la gente progresa, crece y florece

Tengamos en cuenta que esta es la experiencia personal de Urban sobre cómo y porqué procrastina (pero que sorprendentemente es exactamente lo que dice la investigación psicológica sobre el tema).

Pychyl discute la idea de la “mente mono” en la que nuestros pensamientos están constantemente corriendo como un rayo, evitando que nos concentremos. Y los pisicólogos están de acuerdo con el problema que l@s procrastnador@s  están tentados a dejarse llevar por la gratificación instantánea, que aporta a las personas un “placer hedónico“, en lugar de concentrarse en las metas a largo plazo.

Las metas importantes (las que ocupan los Q1 y los Q2 de arriba) ofrecen más retos, claro está, per a la larga nos aportan sentimientos más duraderos de bienestar y autosatisfacción, lo que los psicólogos llaman “el placer eudaimónico“.

El Homer Presente Contra el Homer Futuro

Homer Simpson

Homer Simpson

L@s psicólog@s tienen otros modelos fascinantes para entender las fuerzas detrás de la procrastinación. Algun@s creen que la procrastinación es intratable ya que está relacionada con percepciones más profundas del tiempo y la diferencia entre lo que ell@s llaman “el yo presente y el yo futuro“.

La idea es que, aunque sepamos que la persona que seremos en un mes es, en teoría, la misma persona que somos hoy, nos preocupamos poco, entendemos poco y empatizamos poco con ese futuro “Yo”. Las personas se centran más en cómo se sienten hoy.

Puchyl recomienda un clip de los “Los Simpsons” que ilustra bastante bien sobre los diferentes modos en los que pensamos en nuestros presentes y futuros “yos”.

En un episodio, Marge le tira en cara a Homer que no pasa suficiente tiempo con sus hijos. “Algún día ellos se irán de casa y te arrepentirás de no haber pasado tiempo con ellos”, le dice.

“Este es un problema para el futuro Homer. No envidio a ese chico” Dice Homer mientras tira Vodka dentro de un bote de mayonesa para después perder la consciencia y caer al suelo.

Hal Hershfield, psicólogo de la Escuela de Managment Anderseon de UCLA, que estudia el presento y el futuro “Yo” afirma: “Cuando se trata de tomar decisiones a largo plazo, la gente tiende a sentir fundamentalmente una falta de conexión emocional con sus futuros Yo’s […] Así que, aunque sepa que en un año aún seré siendo yo, de algún modo trato a ese futuro yo como si fuese una persona totalmente diferente, como si no se fuese a beneficiar o a perjudicar de las consecuencias de mis acciones hoy”.

La investigación de Hershfield soporta esta idea. Ha tomado escáneres fMRI de los cerebros de la gente a medida que ell@s pensaban sobre sus Yo’s presentes, personalidades célebres cómo Natalie Portman o Matt Damon y sus Yo’s futuros.

Imágenes de los Resultados

Imágenes de los Resultados

Ha descubierto que la gente procesa la información sobre su “Yo” presente y su “Yo” futuro en diferentes partes del cerebro. La actividad cerebral de los sujetos cuando describían su “Yo” en una década era similar a cuándo describían a Natalie Portman.

Emily Pronin, de la Universidad de Princeton, condujo otro estudio con hallazgos similares en 2008. Les ofreció a los participantes un nefasto brebaje de salsa de soja y ketchup y les dejó decidir en qué medida debían bebérselo ell@s u otra persona. Algun@s optaron por ell@s mismos, otros eligieron que otras personas debían hacerlo y un tercer grupo escogieron a sus “Yo’s” de 15 días en adelante. El estudio demostró que las personas querían beberse media taza de ese brebaje en el futuro pero que sólo querían tomarse dos cucharaditas ese día.

La última investigación de Pychyl sugiere que aquell@s que tenían más en cuenta sus futuros Yo’s (de dos meses en adelante o de 10 años) demostraron menos comportamientos de procrastinación.

De cualquier modo, la investigación también sugiere que l@s procrastinador@s deberían empezar a pensar más en sus futuros Yo’s. Un cambio que les ayudaría a ser más felices a largo plazo.

En otro estudio de Hershfield, algunos sujetos usaron realidad virtual para ver fotografíaas de ell@s mism@s envejecid@s digitalmente. Después se les preguntó cómo gastarían 1000 dólares. Aquell@s que habían visto su foto envejecida eligieron invertir el doble en su pensión que l@s que no la habían visto.

Una foto de Hal Hershfield, si avatar digital y su avatar digital envejecido. De su estudio "Increasing Saving Behavior Through Age-Progressed Rendering of the Future Self"

Una foto de Hal Hershfield, su avatar digital y su avatar digital envejecido. De su estudio “Increasing Saving Behavior Through Age-Progressed Rendering of the Future Self”

 

Más allá de intentar ser mejores con nuestros yo’s futuros, ¿qué es lo que podemos hacer con la procrastinación?

Tim Urban señala el típico aviso para procrastinadores, esencialmente parar lo que estén haciendo y volver al trabajo, eso es ridículo, porque la procrastinación no es una cosa sobre la que l@s procrastinadr@s extremos sientan que tengan control.

Urban escribe, es como si quisiésemos que la gente obesa parara de comer en demasía, que la gente deprimida evitara la apatía o que alguien le dijese a una ballena varada en la playa que evitase estar fuera del océano

Pero hay algunas recomendaciones simples, de manos de los estudiosos del tema, que pueden ayudar a l@s procrastinador@s a volver al trabajo.

Una de las sugerencias que puede ser más efectiva es que los procrastinadores pueden perdonarse a ell@s mism@s por procrastinar. Se demostró que aquell@s que afirmaban haberse perdonado a ell@s mismos por procrastinar en el estudio para un primer exámen acabaron procrastinando menos para el estudio de un segundo exámen.

Esto funciona porque la procrastinación está ligada a a sentimientos negativos. Perdonarse a uno mismo puede reducir la culpa que podamos sentir por procrastinar, que a la vez, es uno de los detonantes principales para procrastinar en primer lugar.

Pero la mejor cosa que Pychyl recomineda es que debemos reconocer que no tenemos porque tener ganas para hacer una tarea, tan sólo ignoremos como nos podamos sentir y empecemosla.

“La mayoría de nosotros tenemos la firme creencia que nuestro estado emocional debe encajar con la tarea que estamos haciendo”, afirma Pychyl. Simplemente eso no es cierto. “Tengo que reconocer que raramente voy a tener ganas de hacerla, y que no importa si no tengo ganas de hacerla”

En lugar de centrarnos en los sentimientos, tenemos que pensar en cuál es la siguiente acción. Se aconseja romper las tareas en pequeños pasos que puedan ser acometidos con facilidad. Es cómo escribir una carta, el primer paso es abrir la cabecera y escribir la fecha.

Incluso si se trata de una acción extremadamente pequeña, un pequeño progreso te va a hacer sentir mejor en lo que a la tarea respecta y aumentará tu auto estima, que a la vez, reducirá el deseo de procrastinar para hacerte sentir mejor.

Pychyl cree que los profesores y los padres deberían enseñar a los niños a lidiar con las tentaciones de la procrastinación desde edades tempranas. “Muchos profesores piensan que los niños tienen problemas de gestión del tiempo cuando procrastinan. Pero no tienen un problema de gestión del tiempo… Lo que tienen es un problema de gestión de las emociones. Tienen que aprender que no tienen que sentirse bien todo el tiempo y nos debemos asegurarnos que lo entienden”.

“Mark Twain dijo: ‘Si tu trabajo es comerte una rana, que sea la primera cosa que te comes por la mañana, y si tu trabajo es comerte dos, cómete primero la más grande'”

Mark Twain y Una Rana

Mark Twain y Una Rana

Buen Domingo!! 🙂

Artículo Original: “The real reasons you procrastinate — and how to stop” en The Washington Post.

La Ciencia de la Procrastinación, una infografía

Hace ya varios Brain Feelings que aprendimos que “La Procrastinación Literalemente te Mata“.

Hoy, de mano de esta infografía aprenderemos más cosas sobre ella:  

Buen Lunes!! 🙂

¿Eres nocturn@ o diurn@? Las Alondras y los Búhos

Tod@s lo habréis notado, principalmente en el trabajo. Hay personas que ya temprano por la mañana están a tope. Imparables. Mientras que otras en ese momento les cuesta realmente empezar el día aunque sea con un tanque cisterna de café. Porque, pues porque estuvieron trabajando y/o llevando proyectos personales hasta tarde, se activan por la noche.

Esta distinción de personas de mañana y personas de noche se ilustra con dos aves:

  • La Alondra (en inglés lark), que tiene un reloj biológico totalmente matutino, que inicia la actividad diaria al recibir la primera luz del día y la cierra a la que el sol ya se empieza a ir.
  • El Búho (en inglés owl), ave nocturna por excelencia.

De este modo, a las personas que están más activas por la mañana les llamaremos alondras o early birds (pájaros tempraneros) y a las personas que están más activas por la noche las llamaremos búhos (night owls).

Con este Brain Feeling quiero aprender de un artículo que aporta nuevas informaciones sobre estos dos tipos de personalidades mediante la descripción de 9 afirmaciones respecto a cada uno de los dos, que tienen el respaldo de la ciencia.

hlth-090528-NightOwl.grid-4x2

Estas dos distinciones basadas en los cronotipos de las personas se han visto ampliadas con dos más. Si hasta el momento la clasificación de los psicólogos giraba en torno a:

  • la alondra que se levanta temprano y se acuesta temprano
  • el buhó que se despierta cuando ya es de noche y se acuesta cuando es de día

Ahora deberemos tener en cuenta:

  • personas que se levantan temprano y se acuestan tarde
  • personas que se levantan tarde y se acuestan temprano

Es evidente que todo está relacionado con el ritmo circadiano de cada un@, que a la par esta totalmente relacionado con las inas (en especial la melatonina) de nuestro cuerpo y un viejo conocido, el cortisol.

Ciclo circadiano_02_Mod-letras

 

Además como nos explican los chicos de ASAP Science en este vídeo, esta batalla lleva ya tiempo librándose, son características hereditarias y de memoria genética.

Veamos pues estos 9 hechos sorprendentes:

1. Las Alondras no son más san@s, no son más ric@s y tampoco son más sabi@s

Benjamin Franklin afirmó: “early to bed and early to rise makes a man healthy, wealthy, and wise.”  que en castellano significa (aunque se pierde la rima) “acostarse temprano y levantarse temprano hace que un hombre sea más sano, más rico y más sabio”

250px-Franklin-Benjamin-LOC

Unos epidemiologos de la Universidad de Southampton demostraron que esta afirmación no era cierta. De su estudio se derivó que los búhos tenían mejor salario y mejor acceso a los coches que las alondras. A niveles congnitivos los dos tipos sacaron puntuaciones similares y no detectaron ninguna diferencia en la salud.

2. Si acaso, los búhos serían un poco más inteligentes

Otro estudio se acercó un poco más al cerebro. A los participantes se les entregó dos tests de inteligencia. Éstos medían conocimiento vocacional (p.e: mecánica e ingeniería), matemáticas generales, comprensión lectora, memoria funcional y velocidad de procesado.

En los resultados, l@s búhos sacaron mejores puntuaciones, especialmente en la memoria funcional y la velocidad de procesado. Sorprendente más es que esos tests se realizaron por la mañana. 🙂

3. Los Tipos Nocturnos dan más juego

Una nube negra de frustración está empezando a caer sobre mí. Soy una alondra declarado. Escribo los Brain Feelings, la mayoría entre 5 a.m. y 7 a.m. y, creedme; solo vamos por el paso tres y ya pierdo fuelle.
Se demostró además que l@s búhos son mejores amantes. Aunque los dos tipos (alondras y búhos) estaban ocupados equitativamente igual, los búhos reportaron haber tenido más compañer@s sentimentales. El estudio afirma que los tipos nocturnos están más relacionados con la infidelidad.

owl-lark

Los investigadores, aventuraron que l@s búhos tendrían esta buena calificación dado a que la mayoría de la actividad sexual se lleva a cabo alrededor de la hora de acostarse. Eso es hacer trampa!!

4. Literalmente, juegan mejor al baseball

No entiendo de baseball. Pero siguiendo el artículo original aparece éste punto. Otro estudio, y es que hay estudios para todo, se basó en 16 de los mejores jugadores de Baseball. 9 eran búhos y 7 alondras. Los resultados del estudio, a posteriori, se cotejaron con estadísticas de juego. Éstos fueron los resultados:

3046391-inline-i-1-morning-people-vs-night-people-9-scientifically-backed-insights

5. L@s Búhos son más propens@s a los malos hábitos

Entendamos cómo malos hábitos beber y fumar. Os confieso que no aplica en mi caso de Alondra. Como diría un buen amigo sobre mí: soy un boca negra mientras me fumo mis barritas de veneno.

L@s alondras serán menos vulnerables que l@s búhos en el abuso de substancias. Habría diversos estudios que avalarían esta afirmación:

  • L@s búhos serían normalmente más fumadores, menos partidiarios de dejar de fumar, más propensos a la dependencia de la nicotina comparad@s con l@s alondras.
  • Basánadose en 537 individuos, los búhos consumirían más alcohol.

6. L@s Alondras son: persistentes, cooperativ@s, agradables, proactiv@s y meticulols@s

En mi opinión, no tienen porque encontrarse todas estas cualidades a la vez en una Alondra.

L@s investigador@s asocian los ‘vicios’ descritos en el punto anterior a una personalidad un poco más dura. De este modo se midieron mejores puntuaciones en l@s alondras con respecto a aspectos laborales:

  • Ser más Agradable
  • Ser más Meticulos@
  • Ser más Proactiv@

7. L@s Alondras Procrastinan Menos

En este punto sí que estoy de acuerdo 🙂 La procrastinación.

thumb.php

Dado que l@s Alondras son generalmente más cumplidor@s y conformistas que l@s búhos, sorprende un poco que los tipos nocturnos sean peores procrastinador@s. Se encontró una relación entre el participar en actividades nocturnas y la procrastinación.

También sospechan que esta preferencia en retrasar tareas hasta la noche puede crear problemas en los trabajos que esperan resultados durante el día.

8. Los Tipos Diurnos Serían Más Felices

Esta desconexión entre la vida diurna convencional y sus expectativas y la preferencia de la noche haría la vida más difícil a l@s Búhos. Es lo que llaman el social jetlaglos tipos nocturnos que se fuerzan a levantarse temprano y rendir a su máximo durante el día les puede causar pérdida de sueño y stress emocional. Como resultado serían menos felices.

9. Los Dos Tipos Serían Más Creativ@s en su tiempo libre

Es de fácil conclusión que, encajar el cronotipo de alguien con su estilo de vida tiene grandes beneficios. Pero los desencajes ocasionales tampoco son el fin del mundo.

Los participantes de otro estudio se sometieron a la resolución de 6 problemas. Algunos problemas analíticos (que se pueden solucionar con pensamiento lógico) y otros (insights) que se podrían solucionar con la ‘iluminación divina’ o explosiones de creatividad. éstos fueron los resultados:

3046391-inline-i-2-morning-people-vs-night-people-9-scientifically-backed-insightsDe media, las personas tenían más éxito en la solución de los problemas analíticos. Pero sorprendentemente, ante los insights, obtenían mejores resultados si los ejecutaban en su hora no óptima del día.

 

Esta conclusión reforzó aún mas la teoría de la incubación de la creatividad: tomarse un descanso de un problema, dando relajación a nuestra mente puede producir resultados inesperados.

 

Sea como fuere, como diría Queen en “Don’t Stop Me Now”:

Don’t Stop me now, ‘cause I’m having a good time, I’m having a Good Time!

Buen Sábado!!!

Artículo Original: “Morning People Vs. Night Owls: 9 Insights Backed By Science” en FastCoDesign

La Procrastinación, literalmente te mata

Vaya palabro PROCRASTINACIÓN. Suena a algún tipo de castigo corporal ¿no?

Antes de entrar en el cuerpo de lo que quiero aprender hoy, primero mejor que la defina. Cito literalmente la definición de WikiPedia:

“La procrastinación (del latín: pro, adelante, y crastinus, referente al futuro), postergación o posposición es la acción o hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables.”

Se trata de un trastorno del comportamiento que tiene su raíz en la asociación de la acción a realizar con el cambio, el dolor o la incomodidad (estrés). Éste puede ser psicológico (en la forma de ansiedad o frustración), físico o intelectual. El término se aplica comúnmente al sentido de ansiedad generado ante una tarea pendiente de concluir. El acto que se pospone puede ser percibido como abrumador, desafiante, inquietante, peligroso, difícil, tedioso o aburrido, es decir, estresante, por lo cual se autojustifica posponerlo a un futuro sine die idealizado, en que lo importante es supeditado a lo urgente.

También puede ser un síntoma de algún trastorno psicológico, como depresión o TDAH.

En pocas palabras, dejar las cosas a hacer para el final.

Hace una año desconocía el término, que no la actitud. Fue haciendo un café con un muy buen compañero cuando conocí la palabra en sí. Desde mi punto de vista es un círculo vicioso de stress. Pero, ¿por qué podemos afirmar que la procrastinación literalmente nos puede matar?, veámoslo.

procrastinar

Ya es suficientemente perjudicial que la procrastinación nos arruine nuestro día a día laboral. Pero los efectos de esta postergación habitual nos pueden infectar también a nivel físico cómo ocurre a nivel profesional.

La procrastinación se ha relacionado con:

  • Dolores de Cabeza
  • Problemas Digestivos
  • Constipados o Gripes
  • Y cómo indica un nuevo estudioenfermedades del corazón.

La Psicóloga Fuschia Sirois de la Unversidad de Bishop alerta sobre una conexión significativa entre el hecho de procrastinar y la hipertensión y enfermedades cardiovasculares dentro de una muestra de 800 personas en Canadá y en los Estados Unidos. El hallazgo también tuvo en cuenta factores cómo la edad, la etnia y rasgos claves de la personalidad. Argumenta que una razón plausible de esta relación es que l@s procrastinador@s se enfrentan al estrés de las enfermedades del corazón de modos especialmente dañinos.

“Este estudio es el primero en testear y demostrar que el rasgo de la procrastinación sería un factor de vulnerabilidad para aquell@s que viven con una condición de salud crónica y amenazadora para la vida”, concluye Sirois.

procrguy

Todo el mundo suele holgazanear un poco y después llamarlo procrastinación, pero va más allá que holgazanear. Los psicólogos están convencidos; creen que el desaprovechar el tiempo está muy lejos de este rasgo de la personalidad, habitual, innecesario y dañino. Este tipo de procrastinación crónica afecta hasta un 20% de la población.
Estudios anteriores de Sirois y otr@s han aflorado dos modos primarios del rasgo de la procrastinación que impactan la salud de las personas. Por un lado, esta la posibilidad que los procrastinadores crónicos evitan tener cuidado de sí mism@s peor de cómo deberían: desde ir al médico, a comer bien; pasando por hacer ejercicio. Otro punto es que el estres causado por la postposición innecesaria pasa un peaje psicofisiológico al cuerpo que hace que la persona sea más vulnerable a las enfermedades.
Los modos en que l@s procrastinador@s intentan afrontar el stress de la posposición también tiene que ver en los resultados de su salud. Se han identificado dos métodos especialmente dañinos:
  1. Desacople del Comportamiento: l@s procrastinador@s responden a un problema evitándolo.
  2. Autoculpa: son más autocríticos y de este modo incrementan su carga de stress.

Vaya círculo vicioso. Todo apunta a daños al corazón. Aquí es donde el estudio actual de Sirois marca un claro paso adelante.

no-dejes-para-mañana

Partiendo de un grupo de volunatri@s san@s y de un grupo de voluntari@s que habían sido diagnosticad@s de hipertensión y/o enfermedades cardiovasculares. Tod@s respondieron encuestas que medían:

  • Niveles de Procrastinación
  • Factores de Personalidad
  • Modos de Enfrentarse a las cosas
  • Stress General
  • Otros Comportamientos de la Salud.

Las puntuaciones de procrastinación del grupo con enfermedades cardiovasculares fueron significativamente mayores que los del grupo de personas sanas. Así mismo, la relación entre la procrastinación y los modos de afrontar las cosas -descritos más arriba- también demostraron ser más fuertes en las personas con hipertensión o con enfermedades cardiovasculares. Demostrando que ambas estrategias conducen a un incremento del stress a esas personas.

Aunque el análisis no pudo demostrar un link casual entre la procrastinación y los resultados de salud mala, estas últimas pruebas son altamente preocupantes.

Sirois sugiere algunas estrategias para reducir estos puntos dañinos de afrontar las cosas: “cuando aparece la autoculpabilidad, por ejemplo, perdónate a tí mism@ por procrastinar. Hazlo como antes mejor”

Opinión de Feel The Brain

És un hecho que la procrastinación, en mi opinión, a partir de éste artículo; se ha tratado con un poco de frivolidad. Siempre se ha relacionado con aspectos de la productividad; que, a menudo, olvidan el factor humano. La procrastinación es una enfermedad y no és suficiente para su solución aplicar técnicas de productividad como: GTD, Listas, etc..

¿Creeís que realmente hacerse una lista puede curar un rasgo que viene de la depresión o del TDAH? Os dejo la respuesta a vuestro criterio.

Quizá deberíamos encontrar un término mejor que la procrastinación para lo que es el holgazanear, manteniendo una producción más o menos constante (todos miramos nuestro correo personal en el trabajo o bien dejamos tareas tareas domésticas para ver un capítulo de nuestras series). La procrastinación, en mi opinión es un término médico.

Por cierto, holgazanear constantemente, sin producir resultados es otro tema. 😉

De todos modos, si lo que os ocurre es que queréis ser más productivos; aquí os dejo un enlace sobre algunos libros que nos pueden ayudar a serlo: “4 Productivity Books That Can Help You To Get More Done”

Buen Domingo!

Artículo Original: “Procrastnation is Literally Kiling You”en FastCoDesign.