La Ciencia De Cuándo Necesitamos Una Comunicación Cara A Cara

Dentro del eterno debate sobre si las personas deberían trabajar en la oficina, o remotamente, l@s chic@s de la oficina tienen un punto bueno. Ocurren muchas cosas cuando interactuamos cara a cara que no tienen porque ocurrir cuando lo hacemos virtualmente.

Los seres humanos tenían muy poca capacidad para comunicarse con aquell@s que no estaban físicamente cerca de ell@s hasta el siglo pasado y nuestros cerebros (como hemos aprendido ya en Feel The Brain) no evolucionan tan rápido como la tecnología. Afortunadamente, el hecho de entender la ciencia tras lo que ocurre cuando las personas interactúan en persona nos ayudará a saber cuándo es mejor hacerlo de ese modo y cuándo está bien hacer reuniones virtuales. Esto es lo que ocurre:

El Tacto Construye Confianza

A menudo, cuando la gente se encuentra cara a cara, se toca. Esto puede ser a modo de ritual (como un apretón de manos) o en el curso de aguantar puertas, o un toque en el brazo al finalizar una reunión. En cualquier caso, el tacto es un sentido poderoso. Un experimento de la Universidad de Chicago descubrió que los agentes que hacían apretones de manos eran más abiertos y honestos, y alcanzaban mejores resultados. Dar la mano hace que los centros del cerebro relacionados con la recompensa se activen. Estás transmitiendo literalmente amabilidad.

Ese sentimiento es algo extraño, no se puede comunicar digitalmente. Es esa energía cinética que pueden sentir las personas. El tacto construye confianza. Esa es la razón por la que las entrevistas de trabajo y los kick offs de proyectos deben hacerse en persona. Las personas que confían entre ellas trabajan mejor, y la interacción cara a cara lo facilita. La video conferencia puede aportar muchos de los beneficios de la comunicación cara a cara (es casi el 80% de igual efectiva), pero aún no puede sustituir el entrar y dar la mano.

Capturas Mensajes Ocultos

Albert Mehrabian, una de las figuras más importantes en la comunicación no verbal, presentó una ecuación sobre el feedback contradictorio en su libro de 1971, Silent Messages:

Sensación Total = 7% sensación verbal + 38% de sensación vocal + 55% de sensación facial

Regla de Mehrabian

En otras palabras, “el grado de agrado expresado por la expresión facial va a dominar y a determinar el impacto del mensaje completo

Gran parte de esto se lleva a cabo de modo inconsciente. Las pupilas se dilatan cuando estamos content@s o excitad@s, y se contraen cuando no. Al mirar a los ojos de alguien, vas a absorber su información emocional y a responder en consecuencia. Esto significa que las reuniones cara a cara son mejores cuando sientes que alguien está siendo demasiado cauto, y quieres conocer la verdad. Es complicado esconder la realidad en persona.

Reflejas Emociones

El neurocientífico Italiano Giacomo Rizzolatti (y colegas) desarrollaron la idea de las “neuronas espejo“, cuando ves a una persona llevar a cabo una acción, tu cerebro dispara las neuronas asociadas con esa misma acción. Cuando la persona con la que conversas sonríe, una parte de tu cerebro también lo hace.

No debemos subestimar este contagio emocional. Si quieres presentar un nuevo programa a l@s emplead@s, puedes enviar un correo o programar una videoconferencia para darles los detalles. Si quieres que estén tan excitados como tú sobre ello, por otro lado, será mejor que lo expreses en persona.

Prestas Más Atención

Esto es un tema práctico. Hay consecuencias sociales de mirar a nuestro móvil cuando alguien está hablando contigo y te puede ver hacerlo. Pero también, como que todos tus sentidos están comprometidos en darse cuenta de cosas de la otra persona, incluyendo aspectos que no se pueden pillar con una videoconferencia, eso fuerza a tu cerebro a trabajar más duro y a estar más atento.

Un nuevo entorno ofrece la oportunidad de introducir nuevas experiencias y situaciones que despierten nuestros cerebros y los abran a ver cosas desde una perspectiva nueva. Un encuentro cara a cara, lleva a la otra persona a ver que el asunto y la persona son importantes (aunque tan sólo sea porque has sacrificado el tiempo necesario para encontrarte cara a cara).

La Persona Te Gusta Más

Cuánto más vemos a alguien, mas seguro sabemos si nos gusta. La persona se convierte en parte de “nuestra tribu”. Un paper, ha descubierto que cuando la cantidad de trabajadores remotos de una compañía llega a cierto umbral, las personas que aún trabajan en la oficina empiezan a estar tristes y desalentadas. Mucha gente desea la interacción social que comporta el tener muchas personas alrededor.

Businesspeople discussing in office

Por supuesto que esto puede hacerse con moderación. El hecho que a mucha gente le guste ver a sus colegas no significa que tod@s necesiten estar en la oficina 5 días a la semana. Trabajar remotamente, a menudo, es más productivo.

También es una muy buena herramienta de retención y de reclutamiento para personas que quieren una mejor conciliación. La mejor aproximación serían “las horas centrales” cuando todo el mundo está lli, con flexibilidad en otros momentos. De este modo podemos obtener las ventajas de lo que sabemos que ocurre en las interacciones cara a cara, pero continuar haciendo que el trabajo salga.

Buen Martes!! 🙂


Artículo Original: “The Science Of When You Need In-Person Communication” en Fast Company