Por Qué El Tiempo Pasa Más Rápido A Medida Que Nos Hacemos Mayores

El tiempo mental y el tiempo del reloj son dos cosas completamente diferentes. Corren a ritmos diferentes.

El paso cronológico de las horas, días y años en los relojes y calendarios es un fenómeno estable y medible. Pero nuestra percepción del tiempo cambia constantemente en función de las actividades que estamos haciendo, de nuestra edad, e incluso de la cantidad de descanso que tengamos.

En un paper (de próxima publicación) del diario de European Review de la Duke University, Adrian Bejan (profesor de ingeniería mecánica) explica la física que hay tras las sensaciones del cambio del tiempo y revela por qué los años parecen pasar volando a medida que nos hacemos mayores.

Bejan está obsesionado con el flujo y, básicamente, cree que los principios de la física lo pueden explicar todo. Ha escrito exhaustivamente cómo los principios del flujo de la física dictan y explican el movimiento de conceptos abstractos tales como la economía. Dedicación que le ha llevado a ganar la Medalla Benjamin Franklin del Instituto Franklin por “sus pioneras e interdisciplinarias contribuciones […] y teoría cosntructal, que predice el diseño natural y su evolución en la ingeniería, la ciencia y los sistemas sociales“.

En su último paper, examina la mecánica de la mente humana y cómo se relaciona con nuestra comprensión del tiempo, dando una explicación física para nuestra cambiante percepción a medida que envejecemos.

Espiral del Tiempo

El Ojo de la Mente👁

Conforme lo que afirma Bejan (que ha revisado estudios previos sobre el tiempo, la visión, la cognición y el proceso mental para llegar a su conclusión) el tiempo tal y como lo experimentamos representa cambios percibidos en los estímulos mentales. Está relacionado con lo que vemos. Nuestra percepción del tiempo se basa en la rapidez en que vemos los cambios con nuestro sistema mental-visual del tiempo.

Cada un@ de nosotr@s tenemos nuestra propia “mente del tiempo” que no tiene relación alguna con los inexorables días, horas, años de los relojes y calendarios: mente que se ve afectada por la cantidad de descanso que tenemos así como por otros factores. Bejan es la primera persona que ve el paso del tiempo a través de su lente particular, pero sus conclusiones se basan en los descubrimientos de otr@s científic@s que han estudiado los procesos físicos y mentales relacionados con el paso del tiempo.

Estos cambios en los estímulos nos dan el sentido del paso del tiempo. Escribe que: “El presente es diferente del pasado porque nuestra visión mental ha cambiado, no porque algún reloj haya sonado. El ‘tiempo del reloj’ que une todos los sistemas de flujo de la vida, animada e inanimada, es medible. El periodo día-noche dura 24 horas en todos los relojes de pulsera, de pared y de las torres de las iglesias y monumentos. Pero el tiempo físico no es es el tiempo mental. El tiempo que percibes no es el mismo tiempo percibido por otr@ persona“.

El tiempo ocurre en el ojo de la mente. Se relaciona con el número de imágenes mentales con las que se encuentra y organiza nuestro cerebro y con el estado del mismo a medida que envejecemos.

Cuando nos hacemos mayores, el ritmo con el que percibimos las imágenes mentales decrece dado que hay diferentes cualidades físicas que están cambiando; cualidades como la visión, la complejidad del cerebro y, más tarde, la degradación de las vías que transmiten la información. Y ese cambio en el procesado de imágenes es lo que nos conduce al sentido de que el tiempo se está acelerando.

Hora del Reloj y Hora Mental Durante La Vida

Este efecto se debe al movimiento sacádico del ojo. Estos movimientos son inconscientes, son movimientos que ocurren varias veces en un segundo. Entre cada uno de ellos, nuestros ojos fijan y el cerebro procesa la información visual que ha recibido. Todo esto ocurre inconscientemente, sin ningún esfuerzo por nuestra parte. En l@s humanos más jóvenes, estos periodos de fijación son más cortos que en los adultos.

Bejan continua afirmando que hay una relación inversamente proporcional con el procesado de los estímulos y la sensación de la aceleración del tiempo. De modo que, cuando somos jóvenes y estamos experimentando un montón de estímulos nuevos (todo es nuevo) parece que el tiempo pasa más lento. A medida que nos hacemos mayores, la producción de imágenes mentales se hace más lenta, dando la sensación que el tiempo pasa más rápido.

La fatiga también influencia estos movimientos sacádicos, creando superposiciones y pausas en los movimiento oculares que conducen a señales cruzadas. Un cerebro cansado no puede transferir la información de un modo efectivo cuando está intentando ver y dar sentido a la información visual simultáneamente. Está diseñado para hacer estas dos cosas de modos separados.

Esto es lo que hace que el rendimiento de los atletas baje cuando están exhaust@s. Sus poderes de procesado se confunden y su sentido del tiempo se apaga. No pueden ver o responder rápidamente a nuevas situaciones.

Otro factor que influye sobre cómo percibimos el tiempo es cómo se desarrolla el cerebro. A medida que tanto el cerebro como el cuerpo crecen, hay más conexiones neuronales y éstas son mas complejas; los caminos de la información se hacen increíblemente complicados. Se ramifican como árboles y este cambio del procesado influencia en nuestra experiencia del tiempo.

La Complejidad Del Cerebro Cambia Nuestro Sentido Del Tiempo

La degradación cerebral al envejecer influencia nuestra percepción. Los estudios de movimientos sacádicos en personas mayores muestran periodos de latencia más largos. El tiempo en el que el cerebro procesa la información visual es mayor, hecho que provoca que a las personas mayores les cueste más solucionar problemas complejos. Ell@s ‘ven’ más lento pero sienten que el tiempo pasa más rápido.

Una Vida Entera Midiendo

El interés de Bejan por esta materia empezó hace más de medio siglo. Como un joven atleta en un prestigioso equipo de basquet Rumano, se dio cuenta que el tiempo se ralentizaba cuando estaba más descansado, hecho que le permitía rendir mejor. No tan solo eso, era capaz de predecir el rendimiento del equipo en función de la hora del día en que el partido se programaba.

Afirma que: “Los partidos a horas tempranas, por ejemplo a las 11 AM, eran pobres; mientras que los de las tardes eran mucho mejores. A las 11 AM éramos unos sonámbulos, sin importar qué es lo que había hecho cada uno de nosotros durante la noche. Tenía claro ya, a principio de temporada, cuando se anunciaba el calendario, qué partidos nos saldrían mal. Los partidos fuera de casa, después de largos viajes y de sueño pobre eran malos, los partidos en casa eran mucho mejores por la misma razón. Además, teníamos un gran entrenador que predicaba constantemente que el primer deber de un jugador era dormir regularmente y bien y vivir limpio“.

Efectos De Dormir Mal En Nuestro Cerebro

Ahora ha experimentado como ‘el tiempo mental’ cambia durante el espacio aún más grande de toda su vida. Durante los últimos 20 años me he dado cuenta como mi tiempo está pasando, cada vez más rápido, y como me estoy quejando cada vez más de que tengo menos tiempo“. Es un sentimiento que oye también muy a menudo a su alrededor.

Pero no somos del todo prisioner@s del tiempo. Las segunderas del reloj continuarán moviéndose estrictamente, los días del calendario pasarán y los años pasarán aún más rápido. Por lo que vivir limpios y descansar bien puede alterar nuestras percepciones. Esto, en cierto sentido, podrá hacer que nuestro ‘tiempo mental’ se ralentice.

One More Thing…

Hace ya años que un amigo y compañero me pasó una web llamada “Why Time Flies“, en ella hay una infografía interactiva en la que se relaciona y se nos va explicando cómo la edad y el tiempo interactúan; dándonos una imagen clara de cómo el tiempo es mas corto como mayores somos. Se basa en algo parecido a esta imagen, donde se relaciona el % de tiempo que significa cada año del total de nuestra vida a medida que envejecemos.

Os recomiendo que visitéis esta fantástica web: “Why Time Flies

El Tiempo Vuela

Buen Domingo!! 🙂


Artículo Original: “Physics explains why time passes faster as you age” en Quartz

One Comment

Los comentarios están cerrados.