Cómo El Aburrimiento Nos Hace Más Creativos

Me Muero de Aburrimiento“, se queja la joven esposa, Yelena, en la obra de Chekhov de 1897 titulada “Tío Vania“. “No se qué hacer”. Por supuesto que si Yelena viviese en nuestros días, sabemos como habría aliviado su aburrimiento: hubiese sacado del bolsillo su smartphone y buscado alguna cosa entretenida, como BuzzFeed o Twitter o Clash of Clans. Si tienes un planeta lleno de entretenimiento en tu bolsillo, es muy fácil prevenir el tedio y aburrimiento.

1456296473246

A no ser que resulte que el tedio, el aburrimiento sea bueno para nosotr@s. ¿Qué pasaría si el aburrimiento fuese una experiencia llena de significado, una que nos impulsase a estados más profundos de pensamiento o de creatividad?

Esta es la conclusión de dos fascinantes estudios recientes. En uno de ellos, l@s investigadores les pidieron a un grupo de sujetos que hiciesen alguna cosa aburrida, como copiar a mano los números de una agenda telefónica, para luego, hacer tests de pensamiento creativo como idear usos para un par de tazas. ¿El resultado? Los sujetos aburridos aportaron más ideas que el grupo de control no aburrido, y éstas ideas eran, en mayoría, más creativas. En el segundo estudio, los sujetos que llevaron a cabo un test de ‘pensamiento asociativo’ de palabras dio más respuestas cuando se les forzaba a mirar un salvapantallas aburrido.

El aburrimiento enciende la creatividad porque una mente inquieta siempre está hambrienta de estimulación. A lo mejor el atravesar una extensión de aburrimiento crea una clase de empujón cognitivo. El aburrimiento deviene un estado de búsqueda, afirma la psicóloga Heather Lench de la Universidad de Texas A&M. Lo que estás haciendo ahora no te satisface. De modo que buscas, estas ocupad@“. Una mente aburrida se mueve hacia un estado de “soñar despiert@”, menciona Sandi Mann, la psicóloga de la Universidad de Central Lancashire que diseñó el experimento con las tazas.

1412419521910-cached

Los padres te dirán que l@s niñ@s con ‘nada que hacer’, eventualmente, inventarán algún tipo de juego raro y divertido con el que jugar; con una caja de cartón, un interruptor, con lo que sea. Los filósofos han intuido esto durante siglos, Kierkegaard describió el aburrimiento cómo una precuela de la creación: Los Dioses se aburrían, de modo que crearon a los seres humanos“.

El problema por el que l@s psicólog@s se preocupan es que, en los días que corren, no lidiamos con estos momentos lentos. Los eliminamos. Intentamos extinguir cada momento de aburrimiento de nuestras vidas con los dispositivos móbiles, afirma Mann. Esto nos puede aliviar temporalmente, pero apaga el pensamiento profundo que vendría de la contemplación del estancamiento. Trastear con nuestro teléfono es como “comer comida basura”, afirma.

He aquí una idea: en lugar de huir siempre del aburrimiento, apoyémonos en él. Mann ha descubierto que tiene sus mejores ideas y pensamientos cuando está en tránsito con el coche y, por lo tanto, no puede auto distraerse con el teléfono.

Cuando los novelistas hablan de usar Freedom, el software que apaga nuestras conexiones de Internet, a menudo se refieren a él que se trata de evitar las distracciones. Pero cabe sospechar que también se trata de reforzar un nivel de aburrimiento en su día para tener monotonía productiva y útil.

2304_thompson

Por supuesto que también existe el aburrimiento malo. El bueno nos motiva a ver qué es lo que podemos sacar de él: “el aburrimiento fructífero, como lo denominó el filósofo Bertrand Russell. El aburrimiento malo, por otro lado, te cansa, te agota, hace que nos sintamos como si no valiésemos la pena para hacer nada. También tiene un nombre: aburrimiento letárgico.

Se descubre, pues, que una parte crucial de nuestra tarea moderna es aprender a evaluar estos distintos sabores del tedio, para distinguir el tipo útil del atrofiante. Mirar de refilón a tu teléfono en un momento en el que no estés haciendo nada no es siempre una mala cosa.

El aburrimiento podría ser súper interesante.

Buen Miércoles!! 🙂

Un Poco de Música: “Daydreaming” (Soñar Despiertos) de Radiohead


Artículo Original: “How Being Bored Out of Your Mind Makes You More Creative” en Wired