Cuándo Hacer Multi Tasking y Cuándo No

La mayoría de nosotr@s afirmamos sin temor que somos un@s multitaskers excelentes, pero décadas de investigación sobre el “rendimiento en tareas duales”; investigación llevada a cabo por piscólog@s cognitiv@s, revela que cuando los humanos intentamos hacer dos tareas a la vez, bajamos nuestra velocidad y ello repercute a las dos tareas.

El mutlri tasking real, el llevar a cabo dos o más cosas simultáneamente es raramente efectivo, pero puede ser muy productivo el alternar entre las dos tareas de un modo sensato. Hay estudios que respaldan y demuestran que las personas que alternan entre 2 y 4 proyectos a la vez, tienden a ser más productiv@s que aquell@s que se centran exclusivamente un uno solo.

De este modo, podemos progresar en una tarea cuando temporalmente nos hemos quedado sin aliento de hacer otra.

Hoy me gustaría aprender una tabla que nos ayudará a determinar si la alquimia entre dos actividades es más proclive al éxito o al hacernos estallar.

En primer lugar revisemos la tabla para describirla a continuación:

Cuándo ser Multi Tasking y Cuándo No

Cuándo ser Multi Tasking y Cuándo No

 

  1. Ve a por ello si:
    • Una de las tareas están relacionadas con alguno de tus hábitos o habilidades. Por ejemplo, entrar datos mientras, al mismo tiempo los analizas.
    • Cuando una de las tareas refuerza a otra. Por ejemplo, tomar notas durante una reunión.
    • Cuando una de las tareas requiere concentración intermitente. Por ejemplo, tomar notas entre llamadas.
    • Cuando una de las actividades reduce la distracción. Por ejemplo, añadir una actividad a tu lista de tareas mientras estás escribiendo un informe.
  2. Procede con cautela si:
    • Cuando puedas perderte algún detalle. Por ejemplo, leer correos mientras estás en una reunión.
    • Cuando eres el centro de atención. Por ejemplo, liderar una reunión mientras, al mismo tiempo, estás mirando tus notas.
    • Cuando estás abordando una tarea compleja. Por ejemplo, leer un contrato mientras hablas con un cliente.
    • Cuando puedas perder sintonía. Por ejemplo, trabajar en un proyecto mientras estás en una llamada telefónica.
  3. Ni te lo plantees si:
    1. Necesitas relajarte. Por ejemplo, ir con l@s amig@s y mirar el correo del trabajo.
    2. Cuando te estás centrando en tu familia. Por ejemplo, programar una reunión con un cliente cuando estás en el festival de Navidad de tu hij@.
    3. Cuando una tarea es de alta importancia. Por ejemplo, tener una entrevista de trabajo mientras haces otra cosa.
    4. Cuando una de las tareas es de alto riesgo. Por ejemplo, enviar whatsups mientras conducimos.

¿Qué pensáis? ¿Nos aplica? ¿Nos lo aplicamos?

Buen Viernes!! 🙂


Artículo Original: “This chart will show you when you can multitask and when you can’t” en FastCompany