Porqué los menores de 36 son infelices

Saludemos a Lucy.

lucy

Lucy

Lucy forma parte de la Generación Y, la generación nacida entre finales de los 70 y mitad de los 90. Por otro lado ella forma parte de una cultura yuppie que conforma una gran porción del Gen Y.

Existe un término para l@s yuppies del grupo de edad Gen Y, Gen Y Protagonists & Special Yuppies (Los Protagonistas y Yuppies Especiales de la Generación Y) o GYPSYs. L@s GYPSYs son una marca única de yuppies, que  piensan que son el protagonista principal de una historia muy especial.

Lucy, pues, disfruta de su vida de GYPSY y está encantada de ser Lucy. El único problema es que, en cierto modo, Lucy no es feliz.

Para llegar al fin de la calle, hay que definir en primer lugar qué es lo que hace que alguien sea feliz o infeliz. Lo podemos definir con la siguiente fórmula:

Felicidad = Realidad - Expectativas

Felicidad = Realidad – Expectativas

Queda claro ¿no?; cuando la realidad de la vida de alguien es mejor que las expectativas que se había marcado, entonces ese alguien es feliz. Cuando, por el contrario, la realidad se descubre como peor, en comparación con las expectativas, ese alguien no es feliz.
Para aportar un poco de contexto, incluyamos a los padres de Lucy en la discusión:
Los Padres de Lucy

Los Padres de Lucy

Ellos nacieron en los 50, son de la generación del Baby Boom. Educados y criados por los abuelos de Lucy, miembros de la generación G.I o “la mejor generación” que creció durante la Gran Depresión y luchó en la Segunda Guerra Mundial y que, definitivamente, no son GYPSYs.

Los Abuelos de Lucy

Los Abuelos de Lucy

En la época de sus abuelos (la era de la gran depresión) la obsesión consistía en la seguridad económica, hecho que llevó a educar a sus hijos en la construcción de carreras seguras y prácticas. Querían que las carreras de sus hij@s tuviesen más brotes verdes que las suyas propias de modo que educaron a los padres de Lucy para buscar carreras prósperas y estables.
Algo así:

 

Carrera Próspera y Estable

Carrera Próspera y Estable

 

Los padres de Lucy crecieron con el convencimiento que no existía nada que los pudiese apartar de ese campo idílico, tan solo debían dedicar años de trabajo duro para hacer que eso ocurriese.

La única cosa que apartaba a la generación del Baby Boom del Éxito era varios años de trabajo duro.

La única cosa que apartaba a la generación del Baby Boom del Éxito era varios años de trabajo duro.

Después de graduarse, los padres de Lucy se embarcaron en sus carreras. A medida que los 70, los 80 y los 90 pasaban, el mundo entró en una era sin precedentes de prosperidad económica. Con lo que los padres de Lucy lo hicieron incluso mejor de lo que se esperaban. Esto les hizo sentir gratificados y optimistas.

En el caso de los padres de Lucy la realidad superó las expectativas.

En el caso de los padres de Lucy la realidad superó las expectativas.

Con una experiencia vital más tranquila y positiva que la de sus propios padres, los padres de Lucy la educaron en un sentido de optimismo y de posibilidades sin límites. Y no eran los únicos. Tod@s los Baby Boomers enseñaban a sus retoños de la Generación Y que podían ser lo que quisiesen ser, instalando de este modo en las mentes de sus hij@s el sentido que ést@s era protagonistas especiales.
Esto hizo que los GYPSYs se sintiesen tremendamente esperanzad@s con sus carreras. A diferencia de sus padres, un campo de hierba verde ya no era suficiente para ellos, su campo además tenía que tener flores.
La Meta de un GYPSY

La Meta de un GYPSY

Esto nos lleva al primer hecho sobre los GYPSYs:

Los GYPSYs son Salvajemente Ambicios@s

"Podría ser presindente ... no, eso no es suficiente"

“Podría ser presindente … no, eso no es suficiente”

Los GYPSYs necesitan mucho más de una carrera que un bonito campo de hierba verde, prosperidad y seguridad. De hecho, el campo de hierba verde no es lo suficientemente excepcional para un GYPSY. Mientras, por ejemplo, los Baby Boomers querían vivir el sueño Americano, los GYPSYs querían vivir Su Propio Sueño Personal.

Cal Newport señala que el lema “sigue tu pasión” tan sólo hace 20 años que funciona si miramos en Ngram de Google (una herramienta que muestra las ocurrencias de una frase en textos escritos durante un periodo de tiempo). Lo mismo ocurre con “una carrera segura” frase que ha pasado de moda o con la frase “carrera que me llena” se ha puesto más de moda.

Ngram de "Follow Your Passion" (Sigue tu Pasión)

Ngram de “Follow Your Passion” (Sigue tu Pasión)

Ngram de "Secure Career" (Carrera Segura)

Ngram de “Secure Career” (Carrera Segura)

Ngram de "Fullfilling Career" (Una carrera Plena)

Ngram de “Fullfilling Career” (Una carrera Plena)

Para ser claros, los GYPSYs quieren prosperidad económica como la que tuvieron sus padres y a la par tener una carrera plena, de un modo que sus padres ni siquiera le habían prestado atención.

Pero algo más está pasando. Mientras las metas de las carreras de la Generación Y se han convertido más particulares y ambiciosas, Lucy durante toda su infancia ha recibido un segundo mensaje: “Eres Especial

youre-special

Eres Especial

Hecho que hace aflorar un segundo hecho sobre los GYPSYs:

Los GYPSYs son Ilusos

“Seguro”, a Lucy le han enseñado que “todos podrán salir y encontrar su carrera plena, pero Yo soy excepcionalmente genial y por tanto mi carrera y mi vida tiene que estar por encima del resto”. Así pues, además de tener un campo de hierba con flores como meta, cada GYPSY piensa que él o ella está destinado a algo aún mejor. Un Unicornio Brillante Encima de Su Campo de Flores
La Carrera de Lucy en comparación con las Carreras de Otras GYPSYs

La Carrera de Lucy en comparación con las Carreras de Otras GYPSYs

Y, ¿por qué les hace esto ser unos ilusos? Porque es lo que todos los GYPSYs piensan. Fijaros en la definición de especial: mejor, mucho mejor o diferente de lo que es normal.

De acuerdo a esta definición, la mayoría de personas no son especiales, sino “especial” no significaría cosa alguna.

Aún así, los GYPSYs que estén leyendo esto pensaran: “Esto está muy bien … pero yo soy un@s de estos pocos especiales de verdad” y éste es el problema.

Una segunda desilusión de un@ GYPSY entra en juego cuando éste entra en el mercado laboral. Mientras que las expectativas de los padres de Lucy eran que muchos años de trabajo duro podrían llevar eventualmente a una gran carrera, Lucy considera que una gran carrera es un regalo obvio que debe recibir alguien tan excepcional como ella, sus expectativas antes de aterrizar en el mundo laboral son algo como esto:

Expectativas de un GYPSY

Expectativas de un GYPSY

Desafortunadamente, el mundo no es un lugar tan fácil, y las carreras son un poco más duras. Grandes carreras toman años de sangre, sudor y lágrimas en construirse, incluso las que no tienen ni flores ni unicornios y raramente, incluso la gente con más éxito, está haciendo alguna cosa tan buena en sus 20.

Pero l@s GYPSYs no lo aceptan.

Pau Harvey, profesor de la Universidad de New Hampshire y experto en GYPSYs ha investigado y descubierto que la Generación Y “tiene expectativas irreales y una fuerte resistencia a aceptar feedback negativo” así como “una visión inflada de un@ mism@” Afirma que “una gran fuente de frustración para personas que un fuerte sentido de la especialidad es no llegar a sus expectativas. A menudo se sienten con el derecho de tener un nivel de respeto y de recompensas que no están en línea con sus niveles de habilidades y de esfuerzo que a menudo no obtienen

Para aquell@s que estén contratando personas de la Generación Y, Harvey sugiere hacerles una pregunta en la entrevista: “¿Te sientes generalmente superior a tus compañer@s? y si es si ¿Por qué?” El profesor concluye que si en la primera pregunta se obtiene una respuesta afirmativa pero no se es capaz de explicar claramente el por qué, puede haber allí un problema. Esto es debido porque las percepciones de privilegios están basadas a menudo en un sentido infundado de superioridad y de “por que me lo merezco“. Han sido conducidos a la creencia, después de mucha inculcación en su juventud,que son algo especial; pero el problema reside en que no saben definir porque lo son.

Y, como que el mundo tiene la tendencia a considerar los méritos como un factor, algunos años después de salir de la universidad Lucy se ve así:

Frustración y Enfado de Lucy

Frustración y Enfado de Lucy

La ambición extrema de Lucy, junto con la arrogancia que tiene el creer que nos lo merecemos, la ha dejado muy lejos de las expectativas que se había sentado en un principio.

Y aún se hace peor la cosa. Los GYPSYs tienen un problema extra que aplica a toda su generación.

Mientras que los compañeros de clase de los padres de Lucy pudiesen haber tenido mejores carreras que las suyas esto leas afectaba poco dado que les perdían la pista.

Pero Lucy, tiene la sensación de que se están burlando de ella constantemente de la mano de un fenómeno moderno llamado “Creación de Imagen en Facebook

Las redes sociales crean un mundo para Lucy donde:

  1. Todo lo que l@s demás hacen es genial de puertas a fuera
  2. La mayoría de las personas presentan una versión hinchada de su propia existencia
  3. Las personas a las que todo va bien son las que lo muestran público; mientras que las que tiene problemas no lo hacen.

Esto deja a Lucy sintiendo incorrectamente, cómo que a todo el mundo le va muy bien en comparación con su propia miseria:

La Falsa envidia generada en Lucy.

La Falsa envidia generada en Lucy.

Por esto es por lo que Lucy es infeliz, o cómo mínimo, se siente un poco frustrada e inadecuada. De hecho, posiblemente haya empezado su carrera perfectamente bien, pero para sus sentimientos esto la hace enfadar.

Por lo tanto ¿qué le podemos decir a Lucy y a tod@s los GYPSYs?

  1. Mantegámonos Ferozmente Ambiciosos; es lo que nos continuará haciendo ir adelante, aunque la dirección no sea del todo clara.
  2. Paremos de Pensar que Somos Especiales; el hecho es que no somos especiales. Somos, como tant@s otr@s, personas jóvenes sin experiencia que aún podemos ofrecer poco. Podemos llegar a ser especiales trabajando duro y continuado durante tiempo.
  3. Ignoremos a l@s demás. Que la hierba de los demás parece más verde no es un nuevo concepto; pero hoy en día donde todos maquillamos nuestra imagen pública parece la hierba del prójimo sea la campiña italiana. La verdad es que tod@s los demás están tan indecisos, llenos de dudas y frustrados como nosotros mismos y si nos dedicamos a lo nuestro, no tendremos nunca ninguna razón para envidiar a l@s demás.

Cuanta Razón!!

Buen Viernes!! 🙂

Artículo Original: “Why people under 35 are so unhappy” en Quartz

One Comment

Los comentarios están cerrados.