Los Malos Hábitos Al Comer Dañan También Tu Cerebro, No Sólo Tu Línea

El sobrepeso puede aumentar la presión sanguínea, el colesterol y el riesgo de desarrollar diabetes. Pero también puede ser malo para tu cerebro como ya aprendimos un poco en el Brain Feeling: El Efecto del Azúcar en Nuestro Cerebro y en 5 Actividades diarias que Dañan Nuestra Memoria.

Una dieta alta en grasas saturadas y azúcares, la llamada dieta occidental, afecta las partes del cerebro que son importantes para la memoria y hacen la que las personas estén más ansiosas de consumir comida poco saludable, afirma el psicólogo Terry Davidson, director del Centro de Neurociencia Conductual de la Universidad Americana en Washington D.C.

Davidson, no empezó por estudiar qué es lo que la gente comía. En lugar de ello, estaba más interesado en aprender sobre el hipocampo, la parte del cerebro que juega un importante rol en la memoria. Podemos revisitar el Brain Feeling, con video incluido: El caso de Henry Molaison, ¿Qué pasa si nos extirpan el hipocampo?

El Hipocampo

El Hipocampo

Intentaba descubrir qué partes del hipocampo hacían qué. Lo hizo, estudiando ratas que tenían daños muy específicos en sus hipocampos, viendo qué era lo que les ocurría.

En este proceso, Davidson notó algo extraño. Las ratas con el hipocampo dañado cogían comida más a menudo que el resto de ratas, pero tan sólo comían un pequeño mordisco y después la tiraban.

Se dio cuenta que esas ratas no sabían que estaban llenas. Hecho que le llevó a afirmar que alguna cosa similar debería ocurrir en los cerebros humanos cuando las personas comen una dieta rica en grasas y azúcares. Davidson dice que hay un círculo vicioso entre las malas dietas y los cambios cerebrales.

1-s2-0-s2352154615001801-fx1

Se ve apoyado por un estudio de 2015 del Journal of Pediatrics que demostró que l@s niñ@s obes@s tenían peores resultados en tareas de memoria que testeaban el hipocampo en comparación con aquell@s niñ@s que no presentaban sobrepeso.

Dice que si nuestro sistema cerebral se ve perjudicado por ese tipo de dieta, “es lo que hace difícil que paremos de consumir esa dieta […] pienso que la prueba es lo bastante sólida como para demostrar el efecto de estas dietas y de la obesidad sobre el funcionamiento cerebral y la función cognitiva”

La evidencia está creciendo. Una investigación del Centro de Cambridge para el Envejecimiento y la Neurociencia publicada en Julio, demostró que las personas obesas tienen menos materia blanca en su cerebro que las de sus semejantes; es como si sus cerebros fuesen 10 años más viejos.

Materia Blanca (White Matter) y Materia Gris (Gray Matter)

Materia Blanca (White Matter) y Materia Gris (Gray Matter)

Un estudio más reciente de la Universidad de Arizona apoya una de las teorías más importantes, una alta masa corporal está relacionada con la inflamación que, a la vez, afecta al cerebro.

Si entendemos cómo la obesidad afecta al cerebro y a la memoria, podremos usar esa relación para prevenir que las personas se vuelvan obesas, eso en primer lugar.

Lucy Cheke, psicóloga de la Universidad de Cambridge, nos da una idea de cómo hacer esto en su estudio publicado en Noviembre de 2016 en The Quarterly Journal of Experimental Psychology.

Sus investigador@s pidieron a gente obesa y gente delgada que llevasen a cabo un tarea de memoria consistente en una caza del tesoro virtual. Los sujetos debían ocultar algo en una escena a través de diversas sesiones en ordenadores, luego se les preguntaba qué habían escondido, dónde lo habían hecho y en qué sesión.

Evolución de las Diferentes Sesiones de la Prueba

Evolución de las Diferentes Sesiones de la Prueba. Los participantes movían objetos y los escondían entre las escenas durante dos días (en la imagen es la fase de ENCODING). Luego se les pedía que indicasen del mismo modo dónde habían escondido la comida cada día (fase WWW RETRIEVAL). WWW= what-where-when (qué-dónde-cuándo). Finalmente se les daba el “dónde” y el “qué” y más tarde el “cuándo” en una batería aleatoria.

2010-complicaciones-obesidad-max

Buen Sábado!! 🙂


Artículo Original: “The Wrong Eating Habits Can Hurt Your Brain, Not Just Your Waistline” en NPR