Cómo Ser Un Padre Panda

Tod@s hemos oído hablar en algún momento de la Madre Tigre. Esa madre que es más un jefe supremo que una madre. Estricta, exigente y un poco (bien, muchos pocos) una obsesa del control. Pero también es alguien que posee cualidades que queremos que nuestros hijos absorban: iniciativa, determinación, impulso.

Madre Tigre

Hoy me gustaría aprender un modelo de padre. Partiendo de las palabras del autor original, Odeen Domingo, que define el concepto mediante su experiencia personal.

“Nunca he dudado de qué tipo de padre quería ser. Quería ser un monstruo de los abrazos. Quería que nuestra hija supiese que la quiero, incluso después de la pequeña pista de haberle hecho 100 besos en su carita adorable. Pero también he querido que sepa que hay límites, que hay cosas buenas y malas, para ayudar a modelarla a ser un ser humano decente.”

Continúa: ese es el padre que también quería ser. Y tengo el espíritu de animal adecuado (edición padre) para vosotros: El Padre Panda.

Sin ser el opuesto a la madre tigre, el Padre Panda es aquel que está feliz siendo un padre con mucho cariño pero que tampoco tiene reparos en mostrar sus garras, así es cómo lo describía Alan Paul, el columnista del Wall Street Journal que acuñó el término hace años.

Ser un Padre Panda significa que está bien mimar a los niños de vez en cuando, pero también el establecer reglas que esperas que sigan sin ser un tirano. Un padre que enseña amor, independencia y la importancia de la autoestima.

¿Parece algo que encaje con tus pensamientos? Aprendamos hoy algunos consejos sobre cómo ser un padre panda:

Baja Físicamente Al Nivel De Tu Hij@ Cuando Hables Con (no ‘a’) Ell@s

Puede ser imposible hacer esto a cada momento, pero esta táctica consigue buenos resultados cuando es una conversación seria, es decir: después de una mala caída, sentidos de daño después de una pelea con un@ amig@, preguntas curiosas.

Deja ver a tu hij@ que todo tú está con él. Que estás interesado en lo que le pasó o en lo que está sintiendo o pensando. Recuerda, estás criando a un@ niñ@ no a un soldado.

Pregunta A Tus Hij@s Por Qué Les Gusta Lo Que Les Gusta. Sí, Incluso Cuando Sea Caillou

Cava tan profundo como puedas. Aprende de sus intereses más fundamentales. Para l@s más pequeñ@s, si las preguntas del tipo: ¿Por qué te gusta Caillou? no nos llevan a ninguna parte, podemos formular otros tipos de preguntas ‘si o no’ como: ¿Te gusta el sombrero de Caoillou? ¿Te gusta el perro de Caillou? ¿Te gusta que no me guste Caillou?

Caillou

Los Padres Panda están realmente interesados en los intereses de sus hij@s, en sus necesidades y en sus ideas. El establecer una dinámica autoritaria padre – hijo y no permitirles expresar emociones está bien si estás construyendo una máquina de la muerte. Pero eso no nos lleva a niños que tengan una buena autoestima.

Deja Que Prueben Cosas Sol@s

Deja que se cepillen el pelo o que se laven los dientes, incluso cuando solo lo hagan por unos segundos. Deja a ese de 2 años que escale esa pared de 2 metros. Deja que elijan su ropa. ¿La camiseta de Batman en lugar de la de Superman? Escalofrío 🙂 , luego recupérate.

Tu aproximación de no intervención en permitir que tomen sus propias decisiones y que hagan sus propias elecciones ayuda a nuestr@s hijos hagan crecer sus intereses y pasiones.

Un Padre Panda no es un padre helicóptero. Los Padres Panda se asegurarán que sus hij@s estén a salvo, pero no hasta el punto de escudarlos del mundo. A no hacer que se centren en la perfección en cada pequeña cosa que están haciendo. A no ser que sea “limpiar hasta que esté limpio”, esto siempre es importante.

Deja Que Fallen

Cuando fallan o se equivocan, no te vuelvas loco, ni sientas lástima, ni corras a consolarlos, ni preguntes: ¿Qué ha pasado? En su lugar, deja que el incidente se entienda, y luego pregunta: ¿Qué es lo que harás diferente la próxima vez?

FAIL (equivocarse en inglés), usado como acróniomo de: First Attempt In Learning (El Primer Intento De Aprender)

El fallo es una herramienta de aprendizaje increíble. No debería hacer que tu hij@ pare de hacer cosas. Debería animarle a encontrar otro modo de tener éxito.

Anima constantemente a la mejora. No presiones para la perfección. Como menciona Odeen: “Si mi hija algún día contrajera Hepatitis B, sabe que puede acudir a mi en busca de soluciones y consuelo. No a una madre tigre que diría: ‘¿Tienes Hepatitis B? ¿Por qué no Hepatitis A+?’*”.

(*) Juego de palabras en relación a las calificaciones de los exámenes en U.S

El fallo puede enseñar determinación, pensamiento crítico e independencia. Y, una vez que l@s niñ@s se recuperan de su fallo y aprenden por si sól@s, también ganarán acceso a otros rasgos necesarios para la vida: confianza, creatividad e innovación.

Estos son algunos consejos rápidos y concisos sobre cómo llegar a ser el mejor Padre Panda que puedas ser.

Ahh!! Recuerda también que no necesitas de un cuerpo de panda, para ser un Padre Panda, aunque eso ayude con los abrazos. 🙂

Buen Jueves!! 🙂


Artículo Original: “How to Be a Panda Dad” en LifeHacker