¿Qué Tienen En Común Los Bancos de Peces Y Los Grupos De Neuronas?

La respuesta a esta, aparentemente, sorprendente pregunta reside en un concepto llamado ‘emergencia‘ (de emerger); o la creación espontánea de comportamientos sofisticados y de funciones sofisticadas de grandes grupos de elementos simples.

Esto es lo que me gustaría aprender hoy, de mano de este Brain Feeling acompañado la TED Lesson de Nathan S. Jacobs (subtitulada al castellano).

tumblr_inline_oj86wrjzbw1sndsvm_540

 

Como otros muchos animales, los peces se mantienen unidos en grupos, pero eso no es que sea únicamente para disfrutar de la compañía de los demás. Es un tema de supervivencia. Los bancos de peces exhiben complejos comportamientos de enjambre que les ayudan a escapar de depredadores hambrientos, mientras que un pez solito estaría perdido. De modo que, ¿qué pez brillante es el que está en cargo? De hecho, ninguno y todos. ¿Qué significa pues? Mientras que el banco de peces serpentea elegantemente, cambia y esquiva tiburones en lo que parece una coordinación deliberada, cada pez individual sigue dos reglas básicas que nada tienen que ver con el tiburón: la primera es mantenerse cerca, pero no demasiado, de tu vecino y la segunda, continúa nadando.

Como individuos, cada uno de los peces se concentra en los detalles de estas interacciones locales pero si resulta que se juntan los peces suficientes ocurre algo destacable. El movimiento del individuo se ve eclipsado por una entidad totalmente nueva: el banco, que tiene su propio conjunto de comportamientos únicos. Ningún pez en concreto controla al banco. Simplemente aflora en el momento que se reúnen los peces suficientes que siguen las reglas locales. Es como un accidente que ocurre una y otra vez, y que permite que los peces crucen el océano evitando depredadores.

tumblr_inline_oj86wq3fef1sndsvm_540

Lo que hace que la ‘emergencia‘ sea tan compleja es que no la podemos entender aislada, como el motor de un coche. Aislar las cosas es un buen primer paso para entender un sistema complejo. Pero si reducimos un banco de peces a los individuos, pierde la habilidad de evadir a los depredadores y ya no queda nada que estudiar. Y si reducimos el cerebro a neuronas individuales, nos quedamos con algo que es notoriamente increíble,  pero con nada sobre cómo pensamos y nos comportamos, al menos la mayoría del tiempo.

 

tumblr_inline_oj86wtxdav1sndsvm_540

De todos modos, sea lo que sea que estés pensando ahora mismo no yace en una única neurona alojada en un rincón de tu cerebro. La mente emerge de las actividades colectivas de muchas, muchas neuronas. Hay billones de neuronas en el cerebro humano, y trillones de conexiones entre todas ellas. Cuando nos encontramos con un sistema tan complicado, podríamos pensar que se podría comportar en muchos modos extraños, pero no lo hace. Las neuronas de nuestros cerebros siguen reglas simples, como los peces, de modo que como grupo, su actividad se autoorganiza en patrones fiables que nos permiten hacer cosas como reconocer caras, repetir la misma tarea con éxito una y otra vez y mantener todos esos hábitos tontos que a tod@s les gustan de ti.

 

tumblr_inline_oj8704yjqk1sndsvm_540

Cuantas más neuronas se conectan, más patrones de actividad emergen de la red. De modo que hay tantas neuronas que están interactuando de tantos modos diferentes a la vez que el sistema se vuelve caótico. La trayectoria de la actividad de la red ya no se puede explicar con esos circuitos locales de los que hemos aprendido hace un momento. De este caos, pueden salir patrones y emerger una vez y otra de un modo reproducible. En algún momento, estos patrones emergentes de actividad se vuelven lo suficientemente complejos y curiosos como para estudiar sus propios orígenes biológicos, para no mencionar el propio concepto de la ‘emergencia‘.

 

tumblr_inline_oj88a949vk1sndsvm_540

Y lo que se ha descubierto sobre la ‘emergencia’ en diversas escalas es la misma característica remarcable que muestran los peces: la emergencia no requiere de nada ni nadie que esté al cargo. Si las reglas correctas están establecidas, y se dan algunas condiciones básicas; un sistema complejo llevará a cabo los mismos hábitos una y otra vez, convirtiendo el caos en orden. Esto es cierto pensando en el nivel molecular que permite que nuestras células funcionen, en el matorral enredado de neuronas que produce nuestra identidad y pensamientos, nuestra red de amigos y familia, hasta las estructuras y las economías de nuestras ciudades en todo el planeta.

Orden y Caos en Nuestro Cerebro

Orden y Caos en Nuestro Cerebro

Todo este Brain Feeling viene de una TED Lesson de Nathan S. Jacobs titulada, ¿Cómo los bancos de peces nadan en harmonía? Aprendamos de ella (subtitulada al castellano), profundizando más en la ‘emergencia‘ o, lo que es lo mismo, la creación espontánea de comportamientos y funciones sofiticadas de grandes grupos de elementos simples.

 

Buen Viernes!! 🙂


Artículos Originales: