El Marinero Perdido, un corto

De nuevo, vamos a aprender algo nuevo de la mano de Oliver Sacks; de hecho de la mano de Sacks junto con Tess Martin.

Se trata de la historia de Jimmie G que Sacks describe en su aclamada obra: El hombre que confundió a su mujer con un sombrero

MaquetaciSÿn 1

Una recopilación de sus ensayos y artículos clínicos sobre lo que nuestra mente y cerebro son capaces de ofrecer o de arrebatar. Es una de las obras de Sacks que está en mi cola de lectura, aunque he leído menciones de ella durante el transcurso de la lectura de “En movimiento, una vida“, la autobiografía del neurólogo.

Bien, este corto realizado por Tess Martin nos ilustra la historia de Jimmie G. A modo de extracto, esta es la historia de Jimmie (ver la referencia original al pie de este Brain Feeling):

Jimmie G es un hombre encantador, inteligente y desmemoriado, que llegó a una residencia de ancianos con una nota de traslado que decía: “desvalido, demente, confuso y desorientado”. Dentro de la residencia conoció al neurólogo Oliver Sacks. Durante la sesión, el hombre le contó con mucha alegría y detalles sobre su pasado: en su juventud había trabajado en la Marina ocupando el puesto de operador de radio suplente en submarinos. En medio del relato el paciente se detuvo abruptamente, pues sus recuerdos, por alguna razón, se detuvieron. Lo extraño es que no parecía estar narrando su pasado, más bien el tiempo verbal que estaba utilizando hacía referencia al presente. Cuando el doctor notó ese detalle le preguntó en qué año se encontraban, y se sorprendió cuando el paciente, con toda naturalidad, respondió: “en 1946″. El doctor prosiguió: ¿Qué edad tiene? y el paciente contestó: “19 años”. Era evidente que Jimmie G no tenía esa edad, su pelo cano y su apariencia lo delataban, y para demostrárselo el doctor Sacks le muestra un espejo, en cuanto Jimmie ve su reflejo queda totalmente anonadado, palidece aferrandose fuertemente a los lados de la silla sin saber que hacer ni que decir, completamente descolocado con una expresión de terror plasmada en su rostro. […] En medio de la reunión el doctor dejó a su paciente solo en su oficina por breves minutos y cuando regresó, presenció algo aún más insólito: su paciente lo había olvidado por completo, ni siquiera era capaz de reconocerlo. Cuando examinó su memoria le notificó que tenía una pérdida extrema y sorprendente del recuerdo reciente, todo lo que viviese se le olvidaba al cabo de pocos segundos […] pero aún así sus extraordinarias facultades intelectuales y perceptivas se encontraban intactas y en perfecto estado. […]

Impactante ¿verdad? Pues he aquí la interpretación animada de la historia de Sacks de la mano de Tess Martin en este delicioso corto.

The Lost Mariner

Y para l@s que os pique la curiosidad aquí encontraréis el ¿cómo se hizo la animación?

The Lost Mariner “Making Of”

Espero que lo disfrutéis tanto como lo he disfrutado yo.

Buen Lunes!! 🙂