Duttonsville: Phineas Gage; Capítulo 2: El Cambio Parte II

 


“Gage ya no era Gage”, parte II


Gage había cambiado. Como resultado de este cambio, el ferrocarril rechazó reinstaurar a Gage como capataz.

gage2

Empezó a viajar a través de Nueva Inglaterra, mostrándose a sí mismo y a su vara a cambio de dinero. Esto incluyó también un periodo en el museo P.T. Barnum en Nueva York (no en el circo de Barnum cómo algunas versiones cuentan).

BS-2010-BM1

Por un poquito más de dinero, los más escépticos podían apartar la cabellera de Gage y ver su cerebro pulsando debajo. Finalmente, Gage encontró trabajo estable dirigiendo una hípica en New Hampshire.

Fuera de este esbozo de sus actividades, no hay registros de lo que Gage hizo los meses después de su accidente (y aún menos sabemos de cómo era su conducta). El informe de Harlow falló al no incluir algún tipo de línea temporal explicando cuándo aparecieron los síntomas psicológicos o cuándo éstos se agraviaron. Al contrario, lo poco que tenemos parece ambiguo y críptico. Por ejemplo, Harlow menciona las propensiones animales súbitas de Gage para luego mencionar pasiones animales. Puede impresionar, pero ¿qué significa? ¿Un excesivo y fuerte apetito sexual aullando a la luna? ¿Cuán a menudo le ocurría? ¿Qué intensidad tenían? Harlow anotó que Gage empezó a explicar a sus sobrinos y sobrinas historias sobre sus salvajes aventuras. ¿Se trataba de confabulaciones?, un síntoma de daño en el lóbulo frontal, o ¿tan sólo eran verdaderas historias de amor?.

Así pues, la conclusión de que Gage ya no era Gage, podía significar casi cualquier cosa.

Una de las razones por las cuales es difícil el diagnóstico del daño del lóbulo frontal es que las personas varían un poco como para tener una línea base de su comportamiento. Algunos son maleducados, crudos, crueles, caprichosos o cualquier otra cosa. Para ser capaces de juzgar si una persona ha cambiado después de un accidente, es necesario haberla conocido antes del mismo. Desafortunadamente ninguna de las personas que conocía a Gage íntimamente ha dejado algún escrito. Y con esas pocas evidencias de las que disponemos, los rumores se han hecho con la historia hasta que ha aparecido un nuevo Gage.

tumblr_n1kfc7f1Ej1s5wnpzo1_1280

Macmillan no se corta un pelo al sumarizar la caricatura de Gage como “un inestable, impaciente, grosero, borracho holgazán, que iba dando tumbos por los circos y ferias, incapaz de cuidarse a sí mismo e indigente”

Algunas veces los nuevos rasgos de Gage se contradicen unos a otros: unas fuentes le describen como apático sexual, otras como promiscuo; unas como una persona de mal genio, otras como emocionalmente vacío, como si estuviese lobotomizado. Así como algunas anécdotas parecen directamente fabricadas. En una de elllas, Gage vendió la exclusiva, los derechos póstumos de su esqueleto a cierta escuela médica (haciendo esto repetidas veces a lo largo y ancho del territorio). En otra historia, un error garrafal, se cuenta que Gage vivió durante 20 años con la vara atravesada en su cabeza.

Más incómodamente, algunos científicos han cuestionado la humanidad de Gage. En el popular libro de 1994, “Descartes’ Error” se sacan a relucir muchos otros puntos como: las mujeres no podían soportar estar en presencia de Gage, que empezó a beber y a alborotar en sitios custionables, que era un fanfarrón, un mentiroso y un sociopata. El autor del libro, en cierto punto, se vuelve un poco metafísico. Especula que el libre albedrío de Gage estaba comprometido y saca a relucir la idea que había perdido su alma.

51RDFACRXJL

Las personas tendemos a desollar las historias siempre, por varias razones. Pero algo distinto ha pasado en el caso de Gage. Macmillan lo llama “licencia científica”“Cuando miras a las historias que se han contado sobre Phineas, tienes la impresión que [los científicos] están incluyendo alguna cosa parecida a la licencia poética; con el fin de hacer la historia más vívida y encajarla con sus preconcepciones”. El historiador científico Douglas Allchin escribe: “a menudo incluyen historias de lo que ‘debería’ haber pasado”

Con Gage, lo que los científicos piensan que ‘debería’ haber pasado, se colorea con su conocimiento de los pacientes modernos. El daño del lóbulo prefrontal se asocia con una tasa superior de comportamiento criminal y antisocial. Aunque no todos los pacientes llegan tan bajo, muchos cambian de modo perturbador: orinan en público, se ríen de las deformidades de las personas en su cara o abandonan un bebé para ver la tele. Macmillan afirma que, probablemente sea inevitable el hecho que la historia de Gage de refuerce con estos nuevos conocimientos; ven a un paciente y dicen “Ah! Así es como Phineas Gage ‘debería’ ser después del accidente”. Harlow nunca informó sobre ningún trastorno criminal en la conducta de Gage. Pero si eres un experto en daño cerebral, la licencia científica te puede tentar en el momento de extrapolar las pasiones animales de Gage.

Si las historias se repiten lo suficiente, acaban adquiriendo cierto aire de verdad. Macmillan afirma: “Y una vez que tienes un mito entre manos, sea científico o no, es imposible destruirlo”

Los historiadores también lo han notado; los mitos prevalecen más que las historias reales, y la de Gage es extremadamente sensacional. Fijaos:

“Había una vez un hombre con un nombre divertido que sobrevivió después que una vara de metal le atravesara el cráneo”, es tragico, macabro, desconcertante. Los puntos que hicieron que Feel The Brain hiciese el vídeo de entrada de esta serie.

El-craneo-de-Phineas-Gage-y-la-barra-de-hierro-expuestos-en-Harvard-Tecnoculto

En contraste con otras fábulas científicas, Gage incluye un giro intrigante. Muchos de los otros mitos científicos parten de la realidad para ensalzar a sus héroes (normalmente científicos) como buenas criaturas, puras y virtuosas. Pero Gage se demoniza, es Lucifer caído. Es fascinante ver como alguien se vuelve malo.

Esta claro que después de su accidente, alguna cosa cambió en el comportamiento de Gage. No han quedado muchos testimonios pero sí que algo hubo.

En el siguiente capítulo de esta serie: “La Historia de la Vara”, analizaremos con más profundidad y con el soporte de las herramientas de hoy en día, la magnitud del daño de Gage.

Como previa, os dejo con un diagrama en castellano del accidente:

Areas-afectadas-atraveso-Phineas-Gage_CLAFIL20120715_0001

Buen Domingo!! 🙂

2 Comments

Comments are closed.