Sobre estar Equivocad@

Hoy, una interesante charla TED, subtitulada al castellano. De mano de Kathryn Schulz. 

Y es que la mayoría de nosotr@s haríamos cualquier cosa para evitar estar equivocad@s. Pero, ¿y si en lo que que nos equivocamos es justamente eso?

La “equivocarsedora” Kathryb Schulz nos demuestra de modo convincente no tan sólo a admitir sino a acoger nuestra falibilidad.

Muy Buena Lección!!

La Transcripción de la Lección

Corre 1995, estoy en la universidad, y junto con una amiga vamos en viaje desde Providence, Rhode Island, hacia Portland, Oregon. Ya saben, somos jóvenes desempleadas así que vamos por caminos secundarios por parques estatales y bosques nacionales… básicamente la ruta más larga que podemos tomar. Y en algún lugar del centro de Dakota del Sur, me dirijo a mi amiga y le hago una pregunta que me ha estado molestando durante 3200 kms: “¿Qué pasa con el caracter chino que sigo viendo al costado del camino?” Mi amiga me mira sin terminar de comprender. De hecho, hay un caballero en la primera fila que está haciendo una imitación perfecta de su mirada. (Risas) Y le digo: “Ya sabes, esas señales que seguimos viendo que tienen caracteres chinos”. Ella me mira fijamente por un momento y luego se mata de la risa porque se da cuenta de qué estoy hablando. Y estoy hablando de esto. (Risas) Correcto, el famoso caracter chino de zona de picnic.

1:39

(Risas)

1:41

He pasado los últimos 5 años de mi vida pensando en situaciones exactamente como esta: por qué es que a veces no entendemos las señales que nos rodean y cómo nos comportamos cuando eso pasa y qué nos puede decir todo eso de la naturaleza humana. En otras palabras, como oyeron que dijo Chris, he pasado los últimos 5 años pensando en estar equivocados. Puede sonarles como una decisión extraña de carrera pero en realidad tiene una gran ventaja: no hay competencia laboral.(Risas) De hecho, la mayoría de nosotros hace todo lo posible para evitar pensar en que está equivocado o al menos para evitar pensar en la posibilidad de que nosotros mismos estemos equivocados. Lo dejamos en lo abstracto. Sabemos que todos los presentes cometemos errores. La especie humana, en general, es falible; está bien.

2:37

Pero cuando se trata de mí, ahora mismo, de todas mis creencias, aquí en el tiempo presente, de pronto toda esta apreciación abstracta de la falibilidad se va por la ventana y no puedo pensar realmente en algo en lo que esté equivocada. Y la cosa es que vivimos en el tiempo presente. Vamos a reuniones en el tiempo presente; vamos de vacaciones familiares en el tiempo presente; vamos a las urnas y votamos en el tiempo presente. Así, en efecto, es como que acabamos viajando por la vidaatrapados en esta pequeña burbuja de sentirnos muy bien respecto de todo.

3:17

Creo que ese es el problema. Creo que ese es un problema para cada uno como individuo en nuestra vida personal y profesional y creo que es un problema para todos colectivamente como cultura. Por eso hoy quiero ante todo hablar de por qué nos obstinamos en tener razón. Segundo, ¿por qué es un problema? Y, por último, quiero convencerlos de que es posible apartarse de esa sensación y que, de hacerlo, ese es el salto moral, intelectual, y creativo más grande que uno puede dar.

3:53

Entonces, ¿por qué nos obstinamos en tener razón? Una de las razones tiene que ver con la sensación de estar equivocado. Así que permítanme hacerles una pregunta; permítanme preguntarles algo ya que están justo aquí: ¿Qué se siente, emocionalmente, qué se siente estar equivocado?Terrible. Pulgares para abajo. Vergonzoso. Bueno, maravilloso, bueno. Terrible, pulgares para abajo, vergonzoso… gracias, estas son grandes respuestas, pero son respuestas a otra pregunta. Me están respondiendo esta pregunta: ¿Qué se siente al darse cuenta de estar equivocado? (Risas) Darse cuenta que uno está equivocado puede dar esas sensaciones y muchas otras, ¿no? Quiero decir, puede ser devastador, revelador, de hecho puede ser muy divertido, como mi error tonto del caracter chino. Pero no se siente nada al estar equivocado.

4:50

Les voy a dar una analogía. ¿Recuerdan los dibujos animados de Loony Tunes donde está este coyote patético que siempre persigue pero nunca atrapa al correcaminos? En casi todos los episodios de esta caricatura hay un momento en el que el coyote persigue al correcaminos y el correcaminos salta de un acantilado lo cual está bien, es un ave, puede volar. Pero la cosa es que el coyote salta el acantilado tras él. Y lo gracioso, al menos si uno tiene 6 años, es que lo del coyote está bien también.Él sigue corriendo… justo hasta el momento en que mira hacia abajo y se da cuenta que está en el aire. Es entonces cuando cae. Cuando nos equivocamos en algo -no cuando nos damos cuenta, sino antes de eso- somos como ese coyote después que saltó del acantilado y antes de mirar hacia abajo.Ya saben, ya estamos equivocados, ya estamos en problemas, pero tenemos la sensación de estar en tierra firme. Debería corregir algo que dije hace un momento. Si se siente algo cuando se está equivocado; se siente como tener razón.

6:00

(Risas)

6:03

Esta es una razón, una razón estructural, por la que nos obstinamos en que tenemos razón. Yo lo llamo ceguera de error. La mayor parte del tiempo, no tenemos el menor indicio interno que nos haga saber que nos equivocamos en algo hasta que es demasiado tarde. Pero también hay una segunda razón por la que quedamos aferrados a esta sensación y es cultural. Retrocedamos por un momento a la escuela primaria. Están allí sentados en clase y la maestra está devolviendo los exámenes y uno de ellos se parece a éste; esto no es mío, por cierto. (Risas) Estamos allí en la escuela primaria y sabemos exactamente qué pensar del niño que hizo ese trabajo. Es el tonto, el alborotador, el que nunca hace la tarea. Así es como a los 9 años ya hemos aprendido, ante todo, que las personas a las que les va mal son perezosos, imbéciles irresponsables y en segundo lugar que la manera de triunfar en la vida es nunca cometer errores.

7:12

Aprendemos estas pésimas lecciones muy bien. Y muchos de nosotros, sospecho, en especial muchos en esta sala, lidiamos con eso volviéndonos alumnitos perfectos con buenas calificaciones,perfeccionistas, superadores de objetivos. ¿No es así Sr. director financiero, astrofísico, ultra maratonista? (Risas) Resulta que son todos directores financieros, astrofísicos, ultra maratonistas.Bueno, está bien. Salvo que nos aterra la posibilidad de equivocarnos en algo. Porque, de acuerdo con esto, equivocarse en algo significa que hay algo mal en nosotros. Es por eso que insistimos en tener razón porque nos hace sentir inteligentes y responsables virtuosos y seguros.

8:10

Voy a contarles una historia. Hace un par de años viene una mujer al centro médico Beth Israel Deaconess para una cirugía. El Beth Israel está en Boston. Es la clínica universitaria de la U. de Harvard uno de los mejores hospitales del país. Así que viene esta mujer y la llevan al quirófano. La anestesian, el cirujano hace su trabajo… le pone los puntos y la manda a la sala de recuperación.Todo parece haber salido bien. Y ella se despierta, se mira y dice: “¿Por qué estoy vendada del lado equivocado del cuerpo?” Bueno, las vendas están en el lado equivocado del cuerpo porque el médico realizó una cirugía mayor en su pierna izquierda en vez de la derecha. Cuando el vicepresidente de calidad asistencial del Beth Israel habló de este incidente dijo algo muy interesante. Dijo: “Por alguna razón el cirujano sencillamente sintió que estaba en el lado correcto de la paciente”. (Risas) La moraleja de esta historia es que confiar demasiado en la sensación de estar en el lado correcto de algo puede ser muy peligroso.

9:22

Esa sensación interna de estar en lo cierto que todos tenemos a menudo no es una guía confiable de lo que está sucediendo realmente en el mundo exterior. Y cuando actuamos como si lo fuera y dejamos de evaluar la posibilidad de estar equivocados bueno es entonces cuando terminamos haciendo cosas como verter 760 millones de litros de petróleo en el Golfo de México o torpedear la economía mundial. Por eso es un problema práctico enorme. Pero también es un problema social enorme.

9:54

Piensen por un momento qué significa sentirse bien. Significa que uno piensa que sus creenciasreflejan perfectamente la realidad. Y cuando nos sentimos así tenemos un problema que resolver y es ¿cómo vamos a explicarles a todas esas personas que no están de acuerdo con nosotros? Resulta que la mayoría de nosotros explica a esa gente de la misma manera recurriendo a una serie de suposiciones desafortunadas. Lo primero que hacemos por lo general si alguien no está de acuerdo con nosotros es suponer que son ignorantes. Ellos no tienen acceso a la misma información que nosotros y cuando compartamos generosamente esa información con ellos se van a iluminar y se van a sumar a nuestro equipo. Cuando eso no funciona cuando resulta que esa gente tiene los mismos hechos que nosotros y sigue en desacuerdo entonces pasamos a una segunda suposición y es que son todos unos idiotas. (Risas) Tienen todas las piezas del rompecabezas pero son demasiado imbéciles como para armarlo correctamente. Y cuando eso no funciona cuando resulta que la gente que está en desacuerdo tiene los mismos hechos que nosotros y realmente son bastante inteligentesentonces pasamos a una tercera suposición: saben la verdad y la distorsionan deliberadamente para sus propios fines perversos. Así que esto es una catástrofe.

11:15

Este apego a la razón propia nos impide evitar errores cuando es algo absolutamente necesario hacerlo y nos hace tratarnos unos a otros muy mal. Pero, para mí, lo más desconcertante y lo más trágico de esto es que se pierde toda la idea de ser humano. Es como que queremos imaginar que nuestras mentes son ventanas perfectamente traslúcidas y miramos fijamente hacia afuera y describimos el mundo tal como se revela. Y queremos que todo el mundo mire por la misma ventanay vea exactamente lo mismo. Eso no es verdad y, si lo fuera, la vida sería increíblemente aburrida. El milagro de la mente, no es que uno pueda ver el mundo tal cual es, sino que uno puede ver el mundo como no es. Podemos recordar el pasado y podemos pensar en el futuro y podemos imaginar cómo sería ser alguna otra persona en algún otro lugar. Y todos lo hacemos de un modo un poco diferente y es por eso que todos podemos mirar el mismo cielo nocturno y ver esto y también esto y también esto. Y, sí, es por eso también que nos equivocamos.

12:30

1.200 años antes que Descartes dijera su cita famosa “Pienso, luego existo” San Agustín se sentó y escribió “Fallor ergo sum”; “Me equivoco, luego existo”. San Agustín entendía que nuestra capacidad de meter la pata no es un defecto vergonzoso del sistema humano, algo que podemos erradicar o superar. Es algo inherente a nuestro ser. Porque, a diferencia de Dios, no sabemos realmente lo que está pasando afuera. Y a diferencia del resto de los animales estamos obsesionados en tratar de resolverlo. Para mí esta obsesión es la raíz de toda nuestra productividad y creatividad.

13:16

El año pasado, por distintas razones, me encontré escuchando muchos episodios del programa de la radio pública This American Life. Así que estaba escuchando y escuchando y en un momento empiezo a sentir que todas las historias eran sobre estar equivocados. Lo primero que pensé fue:“Perdí la razón. Me he vuelto la señora loca de la equivocación Y lo veo en todas partes”, que había sucedido. Pero un par de meses después tuve la oportunidad de entrevistar a Ira Glass, el presentador del programa. Y le mencioné esto y él me dijo: “No, en realidad es verdad. De hecho”, dijo, “como equipo bromeamos con que cada episodio de nuestro programa encierra el mismo mensaje. Y ese mensaje cifrado es: ‘Pensaba que iba a suceder esto pero en cambio sucedió otra cosa’. Y la cosa es”, dice Ira Glass, “que lo necesitamos. Necesitamos estos momentos de sorpresa, de algo inesperado y erróneo para que estas historias funcionen”. Y para el resto de nosotros, como audiencia, como oyentes, como lectores, es lo que más consumimos. Nos encantan los giros de la trama las pistas falsas y los finales sorpresa. Cuando se trata de nuestras historias nos encanta equivocarnos.

14:37

Pero, ya saben, nuestras historias son así porque nuestras vidas son de ese modo. Pensamos que eso va a suceder pero sucede otra cosa. George Bush pensó que iba a invadir Irak, encontrar un montón de armas de destrucción masiva, liberar al pueblo y llevar la democracia a Oriente Medio.Pero sucedió otra cosa. Y Hosni Mubarak pensó que iba a ser dictador de Egipto el resto de su vidahasta que se hiciera muy viejo o se enfermara y pudiera pasarle las riendas del poder a su hijo. Pero sucedió otra cosa. Y tal vez uno pensó que iba a crecer y se casaría con ese amor de la secundaria y regresaría al pueblo natal y criaría a un montón de niños juntos. Pero sucedió otra cosa. Y tengo que decirles que yo pensaba que estaría escribiendo un libro muy nerd sobre un tema que todo el mundo odia para una audiencia que nunca se materializaría. Y sucedió otra cosa.

15:34

(Risas)

15:36

Digo, esto es la vida. Para bien o para mal generamos estas historias increíbles sobre el mundo que nos rodea y entonces el mundo se da vuelta y nos asombra. Sin ofender, pero toda esta conferenciaes un monumento increíble a nuestra capacidad de equivocarnos. Pasamos toda una semanahablando de innovaciones, de avances, y mejoras pero ¿saben por qué necesitamos todas esas innovaciones, avances y mejoras? Porque la mitad de las cosas más alucinantes que iban a cambiar el mundo… TED 1998… eh… (Risas) no funcionaron de esa manera, ¿no? (Risas) ¿Dónde está mi jetpack, Chris?

16:29

(Risas)

16:33

(Aplausos)

16:38

Así que aquí estamos de nuevo. Y así es como sigue. Se nos ocurre otra idea. Contamos otra historia.Llevamos a cabo otra conferencia. El tema de ésta, como han escuchado siete millones de veces, es redescubrir la maravilla. Y, para mí, si uno realmente quiere redescubrir la maravilla tiene que apartarsede ese pequeño y aterrado espacio de razón y mirar alrededor, unos a otros, y mirar la inmensidad, la complejidad y el misterio del Universo y poder decir: “¡Qué sé yo! Quizá me equivoco”.

17:31

Gracias.

17:33

(Aplausos)

17:36

Gracias gente.

17:38

(Aplausos)

Buen Lunes!! 🙂


Artículo Original: “On Being Wrong” en TED