¿Qué tiene que ver tu postura corporal con la testosterona y el cortisol?

¿Qué os parece si empezamos la semana con una TED Talk? Es posible que la hayáis visto ya que cuenta con 34.963.245 visualizaciones en la Web de TED.

Se trata de la charla “El lenguaje corporal moldea nuestra identidad” impartida por Amy Cuddy, psicóloga social. Me llevé una grata sorpresa al ver los resultados que la postura corporal tiene sobre los niveles de testosterona y del malvado cortisol.

El lenguaje corporal influye en cómo nos ven los demás, pero también puede cambiar en cómo nos vemos a nosotros mismos. Amy muestra como las “posturas de poder” —mostrar una actitud de seguridad, aún sintiéndose inseguro— pueden alterar los niveles cerebrales de testosterona y cortisol, e incluso mejorar nuestras probabilidades de éxito.

Éste es el vídeo subtitulado al Castellano:

Ésta es la transcripción de toda la explicación:

Quiero comenzar ofreciéndoles un sencillo truco productivo que solo requiere lo siguiente: que cambien de postura por 2 minutos. Pero antes, quiero pedirles que ahora mismo hagan una revisión de su cuerpo y de lo que están haciendo con él. Veamos, ¿cuántos de Uds. están empequeñecidos? Quizás se están encorvando, o están cruzando las piernas, o tienen las manos en los tobillos. A veces cruzamos los brazos, así, o los extendemos. (Risas) Puedo verlos. (Risas) Quiero que se fijen en lo que están haciendo ahora mismo. En unos minutos volveremos a esto y espero que si aprenden a hacer un pequeño cambio,pueda cambiar notablemente el desarrollo de su vida.

Estoy fascinada con el lenguaje corporal, y en particular me interesa el lenguaje de los demás. Es decir, me interesa, ya saben… (Risas) una interacción torpe o una sonrisa, una mirada despectiva, quizás un guiño extraño, o inclusive algo como un apretón de manos.

Narrador: Aquí están llegando al número 10 y vean este afortunado policía que le da la mano al Presidente de los EE.UU. Ah, aquí llega el Primer Ministro de… No. (Risas) (Aplausos) (Risas) (Aplausos)

Amy Cuddy: Así que un apretón de manos, o su omisión, puede ser tema de conversación durante semanas. Aún en la BBC o en el New York Times. Obviamente, al hablar de comportamiento no verbal o lenguaje corporal no verbal, como lo denominamos los sociólogos es lenguaje, así que pensamos en comunicación. Y cuando nos referimos a comunicación, se trata de interacciones. ¿Qué me comunica tu lenguaje corporal? Y ¿qué te dice a ti el mío?

Hay muchas razones para pensar que esto es una forma válida de verlo. Los sociólogos han empleado mucho tiempo estudiando los efectos de nuestro lenguaje corporal o el de los demás, en nuestros juicios. Emitimos juicios rápidos e inferencias, basados en el lenguaje corporal. Esos juicios pueden predecir resultados verdaderamente vitales, como a quién contrataremos o promoveremos, o a quién invitaremos a salir. Por ejemplo, Nalini Ambady, investigadora de la Universidad de Tufts, dice que cuando la gente observa videos mudos de 30 seg. de interacciones reales de médicos y pacientes, sus juicios sobre la amabilidad del doctor pueden predecir si ese médico va a ser demandado. No tiene mucha relación con la competencia del médico, sino con el hecho de que nos guste la persona y la manera en que interactúa. Más drástico, Alex Todorov de Princeton, ha mostrado que los juicios sobre la cara de los candidatos en solo un segundo, predice el 70% de los resultados electorales para el senado o congreso. Vayamos incluso del ámbito digital, los emoticones utilizados en negociaciones por Internetpueden conducir a mayores ganancias. Si los usas mal, malo. ¿Cierto? Si pensamos en lo no verbal, hablamos de cómo juzgamos a los demás, cómo nos juzgan los demás, y cuáles son los resultados.Tenemos la tendencia, sin embargo, a ignorar al otro, que está influenciado por lo no verbal: nosotros mismos.

Estamos influenciados por nuestros propias expresiones no verbales, pensamientos sentimientos, y por nuestra fisiología. ¿A qué lenguaje no verbal me refiero? Soy psicóloga social. Estudio los prejuicios y enseño en una reconocida escuela de negocios, lo que era inevitable interesarme en la dinámica del poder, especialmente en las expresiones no verbales de poder y dominio.

Y ¿cuáles son esas expresiones de poder y dominio? Bueno, son éstas. En el reino animal, se trata de la expansión. Te haces grande, te expandes, tomas espacio, básicamente, te abres. Se trata de apertura. Y esto es así en todo el reino animal. No solo en primates. Los humanos somos iguales. (Risas) Hacemos así cuando nos sentimos poderosos continuamente, y también cuando es algo temporal. Esto es especialmente interesante porque nos muestra verdaderamente qué tan universales y antiguas, son estas expresiones de poder. Esta expresión, conocida como de orgullo, ha sido estudiada por Jessica Tracy. Ella muestra que las personas videntes, igual que las invidentes de nacimiento, hacen esto cuando ganan en una competencia física. Así, cuando alguien cruza la meta y gana, no importa si no han visto a nadie hacerlo, igual lo hacen. Las manos arriba en forma de V y levantan la cara un poco. ¿Qué hacemos cuando nos sentimos impotentes? Exactamente lo contrario. Nos cerramos. Nos envolvemos. Nos hacemos pequeños. No queremos tropezar con los de al lado. Nuevamente, los animales y los humanos hacemos lo mismo. Esto es lo que sucede cuando se juntan el gran poder con la inferioridad. Si se trata de poder, tenemos la tendencia a complementar los gestos no verbales de los otros. Si alguien se muestra muy poderoso con nosotros, tenemos la tendencia a hacernos pequeños. No lo imitamos.Hacemos lo contrario.

Posiciones de Alto y Bajo Poder

Posiciones de Alto y Bajo Poder

Así que observo estos comportamientos en clase, y ¿qué veo? Noto que los estudiantes de administración muestran toda la gama de expresiones no verbales de poder. Hay unos que parecen caricarturas de alfas: Llegan al salón, y se dirigen al centro antes de comenzar la clase. Quieren ocupar mucho espacio. Al sentarse, se abren por completo. Levantan la mano, así. Y hay otros que virtualmente empequeñecen al llegar. Desde el primer momento, puede verse. Se les ve en la cara y en el cuerpo. Se sientan en su silla, bien pequeñitos. Y al levantar la mano, lo hacen así. Veo un par de cosas en esto. La primera, no se van a sorprender, parece relacionada con el género. Las mujeres hacen esto mucho más que los hombres. Las mujeres se sienten siempre más débiles que los hombres; así que no nos sorprende. También he notado algo que parece relacionarse con el grado de participación de los estudiantes, y en lo bien que lo hacen. Esto es importante en un aula de administración porque la participación vale la mitad de la nota.

Las escuelas de administración han batallado con esta diferencia de notas entre géneros. Se reciben hombres y mujeres igualmente bien preparados y más tarde obtienen esas diferencias en califiacionesque parecen atribuirse, en parte, a la participación Entonces empecé a pensar que estas personas llegan así, y todos participan. ¿Sería posible encontrar personas que finjieran y que eso hiciera que participaran más?

Con mi principal colaboradora, Dana Carney, de Berkeley, quisimos determinar si la simulación nos puede llevar a la realización. Es decir, ¿podremos hacerlo por un breve lapso y luego experimentar un comportamiento que te haga ver más fuerte? Sabemos que lo no verbal determina qué piensan los demás de nosotros. Hay bastante evidencia al respecto. Pero nuestra pregunta específica era: ¿los gestos no verbales definen lo que pensamos y sentimos sobre nosotros mismos?

Hay evidencias para pensar que así es. Así, por ejemplo, sonreímos cuando nos sentimos felices pero también cuando nos vemos forzados a sonreír mordiendo una pluma con los dientes de esta forma, Es algo bidireccional. También el poder va en las dos direcciones. Cuando te sientes poderoso es probable que hagas esto, pero también es posible que, si finges ser poderoso, sea más probable que te sientas en realidad poderoso.

Entonces, la segunda pregunta es que si sabemos que la mente puede inducir cambios en el cuerpo, ¿es posible que también el cuerpo haga cambiar la mente? Y cuando digo mente, en el caso del poder, ¿de qué estoy hablando? Me refiero a pensamientos, sentimientos y al tipo de cosas fisiológicas que componen nuestros pensamientos y sentimientos. En este caso hablo de hormonas. Estudio las hormonas. ¿En qué se parece el cerebro de un poderoso al de alguien sin poder? Los poderosos tienden a ser, no nos sorprende, más positivos, a tener más confianza, más optimismo. Piensan que pueden ganar inclusive en juegos de azar. También tienden a pensar más en forma abstracta. Hay muchas diferencias. Son más arriesgados. Hay muchas diferencias entre los poderosos y los que no lo son.Fisiológicamente también hay diferencias en dos hormonas claves: la testosterona, que es la hormona del la dominación, y el cortisol, la hormona del estrés. Lo que se ha visto es que los individuos masculinos más poderosos en jerarquías de primates, tienen alta la testosterona y bajo el cortisol, y los líderes poderosos y efectivos, también tienen alta la testosterona y bajo el cortisol. ¿Qué quiere decir esto? Si hablamos de poder, la gente pensaba solamente en la testosterona, por su relación con la dominación. Pero el poder también se relaciona con cómo reaccionamos al estrés. ¿Queremos que el líder poderoso y dominante, tenga alta testosterona, pero sea susceptible al estrés? Probablemente no, ¿cierto? Queremos una persona poderosa, positiva y dominante, que no se afecte por el estrés, una persona que pueda relajarse

Sabemos que en las jerarquías de primates, si un alfa tiene que tomar control, si alguien tiene que asumir el mando, tomar de pronto ese papel, supone que en unos días, su testosterona se eleva sustancialmente y su cortisol baja igualmente. Tenemos esa evidencia, que el cuerpo puede moldear la mente, al menos a nivel facial, y también que el papel asumido puede moldear la mente. Entonces ¿qué ocurre cuando se asume un cambio de papel? ¿Qué pasa si se hace a un nivel mínimo, como esta pequeña manipulación o intervención? Le decimos, “quiero que durante dos minutos te pongas de pie así, y eso te hará sentir más poderoso”.

Así lo hicimos. Decidimos traer gente al laboratorio para un pequeño experimento. Estas personas, por 2 minutos, asumieron posiciones. ya sea de poder o de debilidad. Les mostraré 5 ó 6 de estas posiciones, aunque ellos probaron solo 2. Esta es una. Un par más. A esta la prensa la llamó la “Mujer Maravilla”.Aquí hay otro par. Pueden estar de pié, o sentados. Ahora las posiciones de debilidad. Se doblan, se hacen pequeñitos. Esta es de muy bajo poder. Si te tocas el cuello te estás protegiendo, realmente. Esto es lo que sucede. Ellos llegan, escupen en un frasco, y les decimos por 2 minutos: “Quiero que hagas esto, o lo otro”. Ellos no ven las fotos de las posiciones. No queremos inducirlos con un concepto de poder. Queremos que sientan el poder, ¿de acuerdo? Por 2 minutos lo hacen. Y luego les preguntamos, “¿Qué tan poderoso te sientes? Y luego les damos la oportunidad de apostar, y por último tomamos otra muestra de saliva. Eso es todo el experimento.

Y esto es lo que encontramos. En tolerancia al riesgo, a apostar, descubrimos que quienes asumen la posición de mucho poder, se arriesgan a apostar en el 86%. De los que están en posición de debilidad,solo el 60%. Es una enorme diferencia. Veamos lo que encontramos con la testosterona. Partiendo de su situación normal al llegar, los muy poderosos experimentan un incremento del 20%. Y los débiles una disminución del 10%. De nuevo, 2 minutos, y se obtienen esos cambios. Y ahora los resultados con cortisol. Los más poderosos experimentan un 25% de disminución, mientras que los más débiles un aumento del 15%. Esos 2 minutos conducen a estos cambios hormonales que configuran el cerebro, para hacerlo positivo, seguro, cómodo; o bien, sujeto al estrés, ya saben, que uno se siente como apagado. Todos conocemos esa sensación, ¿cierto? Parece ser que nuestras expresiones no verbales pueden regir cómo nos vemos a nosotros mismos. No solo a los demás, sino a uno mismo. También el cuerpo puede hacer cambiar la mente.

La siguiente pregunta es, naturalmente, ¿es posible que una posición de poder de 2 minutos te cambie la vida de manera significativa? Esa fue una breve experiencia en el laboratorio, de solo 2 minutos. ¿Cómo se puede aplicar esto? Naturalmente, estuvimos pensando en esto. La idea es que lo que realmente importa es dónde se desea llevar a cabo la evaluación de situaciones socialmente exigentes. ¿Dónde te analizan tus amigos? Como sucede para los adolescentes en la mesa de la cafetería. Para algunos puede ser tener que hablar en la junta de la escuela. O al presentar una propuesta de un negocio, o al dar una charla como esta, o en una entrevista de trabajo. Escogimos el caso que la mayoría de la gente conoce porque ha pasado por esa situación: la entrevista de trabajo.

Entonces publicamos los resultados, y los medios se interesaron, y dijeron: “Bien, esto es lo que hay que hacer cuando vas a una entrevista, ¿correcto?” (Risas) Naturalmente quedamos horrorizados, y dijimos:“No, por Dios, no, no. Eso no es lo que queremos decir. Por muchas razones, no, no, no. No vayan a hacer eso”. De nuevo, no se trata de hablarle a otras personas. Es hablar consigo mismo. ¿Qué haces cuando vas a una entrevista de trabajo? Esto. ¿Correcto? Estás sentado, mirando al iPhone, o al Android, sin tratar de excluir a nadie. Estás repasando tus notas, releyendo, todo encorvado. haciéndote pequeño, cuando en realidad deberías hacer así, tal vez en el baño, ¿correcto? Hazlo. Tómate 2 minutos.Eso es lo que queremos evaluar, ¿de acuerdo? Invitamos a varias personas al laboratorio a tomar posiciones de alto o de bajo poder. Se someten a una entrevista de trabajo muy estresante. Dura 5 minutos. Todo se está grabando. También los están juzgando, y los jueces están entrenados en no dar ninguna retroalimentación no verbal. Se ven así. Imaginen que éste es el que te está entrevistando.Durante 5 minutos no pasa nada. Esto es peor que las interrupciones. Detestamos eso. Es lo que Marianne LaFrance llama “pararse sobre arena movediza”. Esto dispara el cortisol. Esta es la entrevista de trabajo a la que los sometimos, porque queríamos saber lo que sucede realmente. Tenemos cuatro analistas para que miren las cintas. Ellos no conocen la hipótesis, ni las condiciones. No saben qué posiciones han tomado las personas, y al terminar de mirar las cintas, dicen: “Ah. Yo quisiera contratar estas personas”, las de las posiciones de alto poder, y “no quisiera contratar a estos. Les damos una evaluación mucho más positiva, en general”. Pero, ¿qué los motiva? No se trata del contenido del discurso. Se trata de la presencia con que vienen a la entrevista. Los calificamos en todas las variables relacionadas con la competencia, como, ¿Qué tan estructurado es su discurso? ¿Qué tan bueno es? ¿Cuáles son sus condiciones para el cargo? No hay ningún efecto en esto. Esto es lo que los afecta.Estos asuntos. Cada persona trae su verdadera personalidad, básicamente. Lo que traen es lo que son.Traen sus ideas, representadas por sí mismos, sin ningún sobrante. Así que esto es lo que produce o media el efecto.

Cuando hablo de esto, que el cuerpo puede afectar la mente, que la mente puede afectar el comportamiento y que el comportamiento puede alterar los resultados, me dicen, “No me gusta. No parece auténtico”. ¿Correcto? Les contesto, finge hasta hacerlo. Yo no, yo no soy éste. No quiero llegar y sentirme como si fuera un fraude. No quiero sentirme como un impostor. No quiero llegar y sentirme en el lugar equivocado. Eso para mi, es muy importante, porque quiero contarles una pequeña historia sobre ser una impostora y estar en el lugar equivocado.

Cuando tenía 19 años, tuve un accidente de auto muy grave. Salí expulsada del auto y di muchas vueltas. Salí del auto y me desperté con una herida en la cabeza, en el pabellón de rehabilitación. Me habían retirado de la universidad y supe que mi coeficiente intelectual (CI) había caído 2 desviaciones estándar. Fue muy traumático. Supe que mi CI había bajado porque me habían identificado como alguien brillante, y antes me habían llamado niña prodigio. Así, que me retiraron de la universidad y yo trataba de volver. Me decían: “No podrás terminar el programa. Simplemente acepta que hay otras cosas que puedes hacer, pero esto no te va a funcionar”. Tuve que luchar con esto, y debo decir, que te quiten tu identidad, tu verdadera identidad, —para mi era el ser brillante— que te lo arrebaten… No hay nada que te haga sentir más impotente que eso. Me sentía totalmente impotente. Me esforcé, trabajé y trabajé.Tuve suerte y trabajé; tuve más suerte y seguí trabajando.

Hasta que por fin me gradué en la universidad. Me tomó 4 años más que a mis compañeros. Logré convencer a alguien, mi ángel consejera, Susan Fiske, que me aceptara, y así terminé en Princeton.Pensaba que yo no debería estar ahí. Yo era una impostora. La noche anterior a mi charla de primer año;en Princeton la charla de primer año es de 20 minutos, con 20 personas. Así es. Tenía tanto temor de verme excluída al día siguiente, que la llamé y le dije, “Renuncio”. Ella me contestó: “No vas a renunciarporque yo estoy arriesgándome contigo, y tú te quedas. Te vas a quedar. Te diré lo que vas a hacer. Vas a fingir. Vas a dictar todas las charlas que te puedan solicitar. Vas a hacerlo cuantas veces sea posible,aunque te aterres y te paralices, y tengas una experiencia fuera de tí misma, hasta que llegue el momento de decir, ´Caramba. Lo estoy logrando. Ya me transformé y en verdad lo estoy haciendo´” Y eso fue lo que hice. 5 años en el postgrado, en unos cuantos años, y estoy en Northwestern, y luego me mudé a Harvard, ahí estoy. Ya no lo pienso más. Pero por un buen tiempo estuve repitiéndome, “No debería estar aquí. No debería estar aquí”.

Al final de mi primer año en Harvard, una estudiante que no había hablado en clase durante todo el semestre, a quien le habían dicho, “Tienes que participar o suspenderás”, vino a mi oficina. Yo no la había conocido antes. Y, totalmente derrotada, me dijo: “Yo no debería estar aquí”. Ese fue mi momento, por que me ocurrieron dos cosas. La primera fue que me di cuenta, caramba, ya no me siento más así.Ya no siento esos temores. Pero ella si los siente y yo la comprendo. Y la segunda fue ¡ella sí debe estar aquí! De igual forma, si puede fingirlo, puede lograrlo. Así, le dije: “Sí, por supuesto. ¡Tú debes estar aquí!Y mañana vas a aparentar que puedes. vas a volverte poderosa y, ya sabes, vas a — ” (Aplausos)(Aplausos) “Vas a ir a la clase, y vas a hacer el mejor comentario de todos”. ¿Saben? Ella hizo el mejor comentario de todos. y todos vinieron a rodearla y decían: “Ay, ni habíamos notado estar ahí sentada” ¿Se imaginan? (Risas)

Ella regresó unos meses más tarde, y me di cuenta que no solo había fingido hasta que lograrlo, sino que en realidad había fingido hasta transformarse. Ella había cambiado. Ahora quiero decirles, que no hay que fingir hasta hacerlo. Fínjanlo hasta serlo. ¿Saben? Hay que hacerlo suficientemente hasta transformarse e internalizarlo.

Lo último que les voy a dejar es esto. Pequeños retoques pueden llevar a grandes cambios. Eso sucede en 2 minutos. 2 minutos, 2 minutos, 2 minutos. Antes de la próxima situación estresante de evaluación ,durante 2 minutos, traten de hacer esto, en el ascensor, en el baño, en su escritorio a puerta cerrada. Eso es lo que quieren hacer. Configuren su cerebro para lograr lo mejor de la situación. Hay que elevar la testosterona. Y bajar el cortisol. No salgan de esa situación pensando que no mostraron lo que son.Salgan de esa situación sintiendo creer que que han dicho quienes son y lo han demostrado.

Por eso quiero pedirles primero, que traten de asumir una posición de poder, y también quiero pedirlesque compartan la teoría, porque esto es simple. No hay ningún ego en esto. (Risas) Dénselo a la gente, compártanlo, porque los que pueden usarlo mejor son los que no tienen recursos, ni tecnología, ni posición, ni ningún poder. Hay que dárselo a ellos porque pueden hacerlo en privado. Necesitan sus cuerpos, privacidad y dos minutos, y puede cambiar significativamente los resultados de su vida.Gracias. (Aplausos) (Aplausos)

Buen Lunes!! 🙂

Artículo Original: “Amy Cuddy: El lenguaje corporal moldea nuestra identidad” en TED.com

Stress, What Else?

Ayer tuve la oportunidad de generar Oxitocina por un tubo. Y es que pasé 5 horas socializándome.

Feel The Brain ha impartido el Workshop/Charla de divulgación, titulada “Stress, What Else?” para enseñar temas que hemos ido aprendiendo a lo largo de éstos últimos años.

  • ¿Qué es el Stress?
  • La Neurociencia del Stress
  • La Procrastinación
  • Métodos de Gestión del Stress
  • La Resiliencia

La verdad, no hay nada mejor que encontrarse con una audiencia dedicada, motivada y ansiosa (en esta caso positivamente) de aprender cosas con uno.

Fijaros en algunas de las moléculas (la “inas” de nuestro cerebro) que pudimos modelar con plastelina:

La Dopamina

La Dopamina

La Serotonina

La Serotonina

La Serotonina

La Serotonina

Generando

Generando

Generando

Generando

Generando

Generando

El Cortisol

El Cortisol

El Cortisol

El Cortisol

Muchas Gracias a tod@s por atender, por participar y por ese gran entusiasmo.

En la nueva sección Fija de Feel The Brain: “Stress, What Else?” podremos repasar algunos de los temas que revisamos en el workshop. Así como aprender cosas nuevas para ampliar.

2016-07-02 10.37.55-1

Buen Domingo!! 🙂

La Evolución de la Ansiedad: Porqué nos Preocupamos y Stressamos

Han pasado casi dos meses desde que pudimos aprender alguna cosa en Feel The Brain. Aún así me gustaría agradeceros el no haber dejado de visitar los brain feelings. A partir de hoy reemprendemos nuestro viaje de aprendizaje.

Lo haremos con un artículo que desde mi punto de vista es espléndido. Se trata de la evolución de la ansiedad y nos ayudará a entender el porqué tenemos ansiedad. No os lo perdáis.


Pongamos por un momento que eres una jirafa.

Vives en la sabana Africana. Tienes un cuello de 2.1 metros. Alrededor tuyo, casi a diario puedes ver como grupos de humanos conducen y te toman fotos.

Pero no es tan sólo tu cuello y sus cámaras los que te hacen diferente de los humanos. Quizás la diferencia más grande entre tu y tus colegas jirafas y los humanos que te están tomando fotos es que casi cualquier decisión que tú tomas como jirafa aporta un beneficio inmediato a tu vida:

  • Cuando estás hambrienta, te acercas a un árbol y comes.
  • Cuando una tormenta se acerca por la planicie, te cobijas debajo de un arbusto.
  • Cuando ves a un león acosándote a ti y a tus amigas, simplemente sales corriendo.

En un día dado, la gran mayoría de las decisiones que tomas como jirafa -como qué comer, dónde dormir o cuándo evitar a un depredador- tienen un impacto inmediato en tu vida. Vives en lo que l@s investigador@s llaman Entorno de Retorno Inmediato dado que tus acciones te dan beneficios inmediatos. Tu vida está fuertemente orientada al momento presente.

giraffe-700x466

 

El Entorno de Retorno Retardado

Ahora, cambiemos los roles. Eres uno de esos humanos que están de vacaciones en el safari. A diferencia de las jirafas, los humanos viven en lo que l@s investigador@s llaman Entorno de Retorno Retardado.

La mayoría de las elecciones que vas a tomar hoy no te van a beneficiar de modo inmediato. Si haces un buen trabajo hoy, recibirás la paga en unas semanas. Si ahorras dinero ahora, tendrás suficiente para cuando te retires. Muchos de los aspectos de la sociedad moderna están diseñados para retardar las recompensas hacia algún punto en el futuro.

Ocurre lo mismo con nuestros problemas. Mientras una jirafa se preocupa por problemas inmediatos como evitar a los leones y buscar cobijo frente una tormenta, la mayoría de los problemas de los que los humanos nos preocupamos son problemas del futuro.

Por ejemplo, mientras estás en el safari de la sabana en tu Jeep, podrías pensar: “Este safari es muy divertido. Sería muy cool trabajar como un guardia del parque y así poder ver jirafas cada día. Hablando de trabajo, ¿es el momento para cambiar de carrera? ¿Estoy haciendo el trabajo que debería hacer? ¿Debería cambiar de trabajo?”

Desafortunadamente, vivir en un entorno de retorno retardado tiende a conducir a los humanos a situaciones de stress y ansiedad crónicas. ¿Por qué? Pues porque nuestro cerebro no fue diseñado para solucionar los problemas de un entorno de retorno retardado.

safari-700x466

La Evolución del Cerebro Humano

El cerebro humano se desarrolló hasta su forma actual mientras los humanos aún vivían en un entorno de retorno inmediato.

Lo primeros restos de humanos modernos -conocidos también como Homo sapiens sapiens- datan aproximadamente de hace 200.000 años. Esos fueron los primeros humanos en tener un cerebro relativamente similar al nuestro. En particular, el neocortex -la parte más nueva del cerebro y la parte responsable de tus funciones superiores como el lenguaje- tenía prácticamente el mismo tamaño hace 200.000 años que ahora.

image001

En comparación con la edad del cerebro, la sociedad moderna es increíblemente nueva. Ha sido tan sólo recientemente -durante los últimos 500 años- cuando nuestra sociedad ha virado hacia un entorno de retorno retardado. Y la cosa es que este cambio ha sido exponencialmente incrementado comparado a los tiempos prehistóricos. En los últimos 100 años hemos visto el nacimiento del coche, del avión, de la televisión, el ordenador personal, de Internet y de Beyonce 🙂 . Casi todo lo que conforma tu vida diaria ha sido creado en una minúscula ventana de tiempo.

Puede pasar de todo en 100 años. Pero desde la perspectiva de la evolución, 100 años no son nada. El cerebro humano moderno ha pasado cientos de miles de años evolucionando en un tipo de entorno (retorno inmediato) y en un abrir y cerrar de ojos todo el entorno ha cambiado (retorno retardado). Tu cerebro fue diseñado para valorar retornos inmediatos.

¿Cuál es la edad del cerebro humano? En esta imagen podemos ver, cómo el cerebro humano se ha pasado la inmensa mayor parte de su existencia en un entorno de retorno inmediato.

¿Cuál es la edad del cerebro humano? En esta imagen podemos ver, cómo el cerebro humano se ha pasado la inmensa mayor parte de su existencia en un entorno de retorno inmediato.

 

La Evolución de la Ansiedad

La falta de sincronía entre nuestro viejo cerebro y nuestro nuevo entorno tiene un impacto significativo en la cantidad de stress crónico y de ansiedad que experimentamos hoy en día.

Hace miles de años, cuando los humanos vivían en un entorno de retorno inmediato, el stress y la ansiedad eran emociones útiles dado que nos ayudaban a tomar acciones en frente a problemas inmediatos.

Por ejemplo:

  • Un león aparece en la planicie > nos stressamos > nos escapamos > nuestro stress se ha liberado.
  • Oímos que se acerca una tormenta > nos preocupamos por encontrar cobijo > encontramos un refugio > nuestra ansiedad se libera.
  • No has bebido agua hoy > te sientes stressad@ y deshidratado > encuentras agua > tu stress se libera.

Así es como tu cerebro ha evolucionado para utilizar la preocupación, la ansiedad y el stress. La ansiedad era una emoción que ayudaba a los humanos a protegerse en un entorno de retorno inmediato. Se construyó para solucionar problemas bien delimitados, a corto plazo. No existía el stress crónico ya que no existían los problemas crónicos en un entorno de retorno inmediato.

Raramente los animales salvajes experimentan stress crónico. Cuando vives en un entorno de retorno inmediato tan sólo debes preocuparte por los stressores concretos. Una vez la amenaza se ha ido, la ansiedad desaparece.

Hoy en día, nos enfrentamos a problemas diferentes. ¿Tendré suficiente dinero para pagar las facturas el mes que viene? ¿Seré promocionad@ en el trabajo o me quedaré estancad@? ¿Repararé mi relación rota? Los problemas en un entorno de retorno retardado raramente se pueden solucionar “ahora” en el momento presente.

¿Qué podemos hacer?

La Incertidumbre

La Incertidumbre

Una de las grandes fuentes de ansiedad en un entorno de retorno retardado es la incertidumbre constante. No hay garantía alguna de que ser buen estudiante nos asegure poder tener un trabajo. No hay promesa alguna de que las inversiones suban en el futuro. Nadie nos asegura que tener una cita nos aporte nuestra media naranja. Vivir en un entorno de retorno retardado significa estar rodeados por la incertidumbre.

Entonces, ¿qué puedes hacer? ¿cómo puede prosperar en un Entorno de Retorno Retrasado que crea tanto stress y ansiedad?

La primera cosa que puedes hacer es mesurar algo. No puedes tener la certeza absoluta de cuánto dinero tendrás cuando te jubiles, pero puedes eliminar parte de esa incertidumbre si mides cuánto ahorras cada mes. Tampoco puedes estar segur@ que tendrás trabajo al graduarte, pero puedes seguir cuán a menudo estás en contacto con posibles empleadores. De igual modo, nunca podrás predecir cuándo vas a encontrar el amor, pero puedes prestar atención a las veces que te presentas a ti mism@ a alguien nuevo.

El hecho de mesurar hace que una cantidad desconocida se convierta en conocida. Cuando mesuras algo, automáticamente estas más segur@ de la situación. Es evidente que el hecho de mesurar no va a solucionar todos tus problemas de modo mágico, pero hará que la situación sea más clara; te sacará de la caja negra de la preocupación y de la incertidumbre, ayudándote a entender qué es lo que realmente está pasando.

Aún más, una de las distinciones más importantes entre el Entorno de Retorno Inmediato y el Entorno de Retorno Retrasado es el feedback rápido. Los animales están continuamente obteniendo feedback de las cosas que les causan stress. Como resultado, son capaces de reconocer si se han de sentir stressados o no. Sin llevar a cabo una mesura no tienes feedback.

Existen ya algunos métodos y estrategias como pueden ser:

Cambia Tu Preocupación

unnamed

La segunda cosa que puedes hacer es “cambiar tu preocupación” del problema a largo término a la rutina diaria que solucionará ese problema:

  • En lugar de preocuparte por vivir más, preocúpate por dar un paseo cada día.
  • En lugar de preocuparte si tu hij@ podrá tener una beca para la universidad, preocúpate por cuánto tiempo le dedica al estudio diariamente.
  • En lugar de preocuparte por perder peso para el día de tu boda, preocúpate por hacerte una cena sana esta noche.

La clave que hace que esta estrategia funcione pasa por asegurar que tu rutina diaria tenga dos beneficios simultáneos: que te recompense en el momento (retorno inmediato) y que resuelva tus problemas futuros (retorno retardado).

 

En definitiva, nuestros cerebros no evolucionaron en un Entorno de Retorno Retardado, pero es donde nos encontramos hoy en día. La esperanza reside en que el hecho de mesurar las cosas que son importantes para ti y cambiando tu preocupación hacia rutinas diarias serás capaz de reducir parte de esa incertidumbre y de ese stress crónico inherente a nuestra sociedad moderna.

Artículo Original:

Buen Sant Jordi 🙂 !

carrusel_ra_santjordi_01

¿Cómo derrotar el stress e incrementar la felicidad?, una infografía

Ya me disculparéis por no poder dedicar tiempo este mes a aprender nuevas cosas en profundidad.

Hoy una nueva infografía sobre cómo derrotar el stress y mejorar la felicidad.

 

Buen Miércoles!! 🙂 

La Ciencia del Miedo, Halloween is Comming

Como parte de la serie de Brain Feelings que nos anticipan la llegada de Halloween, hoy me gustaría aprender qué es lo que pasa en nuestro cuerpo y cerebro con respecto al miedo y a las reacciones que le presentamos.

¿De qué tienes miedo? ¿Serpientes? ¿Turbulencias? ¿Arañas? ¿A Hablar en Público?

Tod@s nosotr@s nos asustamos y tod@s tenemos diferentes umbrales para hacerlo. Algun@s de nostro@s nos gusta la parte estremecedora de las películas de horror y a otr@s les puede parecer que la escena donde matan a la madre de Bambi es demasiado aterradora.

Sea lo que sea lo que te asuste, estaremos de acuerdo que el miedo hace que nuestro cuerpo reaccioneNuestros corazones palpitando. Nuestras manos sudando. Nuestros músculos congelados. Nuestro tobillos temblando.

Bien, si experimentas estos síntomas se lo tienes que agradecer a tu amígdala que, como hemos aprendido en otros Brain Feelings, es la parte del cerebro que se encuentra detrás del ojo y por encima del oído.

_4755829

De hecho tenemos dos y tienen una forma de almendra y son pequeñitas. Pero no dejéis que el tamaño os engañe. Sin la amígdala, los humanos no hubiésemos sobrevivido a lo largo de la historia. La amígdala es el sistema de alarma del cerebro.

Pensemos en ella como un@ operador@ del 112. Está a la espera que lleguen malas noticias. Desde el punto de vista del cuerpo, estas malas noticias llegan a través de distintos canales: la vista, el sonido, el gusto, el tacto y el dolor y, este operador del 112 genera la señal de respuesta del cuerpo a estos inputs incrementando el ritmo cardíaco, la presión sanguínea o la respiración. A la par, como también hemos aprendido, se liberan un montón de hormonas del stress (cortisol) al flujo sanguíneo. Y todo esto en tan solo fracciones de segundo.

stress2-910x1024

Podemos aprender mucho de los animales en cómo respondemos cuándo estamos asustad@s. Cuando los animales están asustados, su cuerpo se paraliza, su ritmo cardíaco aumenta, y el cortisol entra en escena. En el mundo animal esto es de gran ayuda, dado que, un depredador potencial no puede ver a una presa potencial si ésta no se mueve. Por lo que estar quieto puede ser un salvavidas. Y el aumento del ritmo cardíaco y de las hormonas del stress preparan al cuerpo para huir si la congelación falla.

Partes de Nuestro Sistema del Miedo

Pero no es sólo la amígdala la que se encarga de nuestra reacción de huir o pelear. Sino que hay otras que también intervienen:

edutopia-ramierez-sci-of-fear-brain

  • La Amígdala: escanea por amenazas e indica al cuerpo a responder.
  • El Tronco Cerebral: dispara la respuesta de quedarnos quietos.
  • Hipocampo: activa la respuesta pelear o huir.
  • Hipotálamo: indica a las glándulas adrenales que deben liberar hormonas.
  • Córtex Pre-Frontal: interpreta el evento y lo compara con experiencias pasadas.
  • Tálamo: recibe el input de los sentidos y “decide” enviar información o bien al córtex sensorial (miedo consciente) o a la amígdala (mecanismo de defensa).

No Mezclar Miedo y Arendizaje

El Artículo original en el que se basa este Brain Feeling, esta escrito por una docente. En él, lleva a cabo esta reflexión que ahora aprenderemos y que destaca la necesidad de evitar mezclar miedo y aprendizaje. Veréis que también lo podemos extrapolar a nuestros ámbitos laborales y personales.

Hay muchas cosas que no se mezclan bien juntas: aceite y agua, leche y limón, pasta de dientes y zumo de naranja. Otro par a añadir a esta lista es miedo y aprendizaje.

Cuando estamos en un estado de miedo, se liberan -como hemos aprendido- hormonas del stress al flujo sanguíneo. L@s investigador@s han demostrado en un estudio que, niveles medios y bajos de la hormona del Stress (el cortisol) mejoran el aprendizaje y la memoria; mientras que niveles altos de la misma tienen efectos más nocivos sobre los mismos puntos.

El Cortisol, la hormona del Stress.

El Cortisol, la hormona del Stress.

Esto lo podemos traducir en el momento en que queramos mejorar el aprendizaje de nuestro grupo con acciones, cómo cambiar un poco el entorno, cambiar a alguien de sitio o la distribución de las mesas. Este pequeño cambio hará que el cerebro se pregunte ¿Qué está pasando? (Curiosidad y Miedo siempre están allí).

Por otro lado, un entorno lleno de miedo y ansiedad no mejorará el aprendizaje. Y recordad no solo en la escuela, el trabajo, sino también en casa el stress reduce el aprendizaje. Con lo que creemos un entorno calmado con una pequeña variedad de pequeños cambios continuos, hará que incrementemos nuestra capacidad de aprendizaje.

Como sabéis el miedo, en Halloween (por ejemplo) puede ser alguna cosa divertida. Much@s lo pueden disfrutar otr@s much@s no. Lo que sí estaremos de acuerdo es que el miedo demuestra la gran labor que lleva a cabo nuestra amígdala para protegernos del peligro.

Una Infografía: La Antomía del Miedo

En ella podremos ver resumido todo lo que hemos aprendido en este Brain Feeling junto con otros datos curiosos cómo: las fobias más comunes, las fobias más raras, y otros datos del miedo. Todo ilustrado con una atmófera de Halloween.

anatomy-of-fear-900px


Artículo Original: “The Science of Fear” en Edutopia

Buen Viernes!! 🙂

La Procrastinación, literalmente te mata

Vaya palabro PROCRASTINACIÓN. Suena a algún tipo de castigo corporal ¿no?

Antes de entrar en el cuerpo de lo que quiero aprender hoy, primero mejor que la defina. Cito literalmente la definición de WikiPedia:

“La procrastinación (del latín: pro, adelante, y crastinus, referente al futuro), postergación o posposición es la acción o hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables.”

Se trata de un trastorno del comportamiento que tiene su raíz en la asociación de la acción a realizar con el cambio, el dolor o la incomodidad (estrés). Éste puede ser psicológico (en la forma de ansiedad o frustración), físico o intelectual. El término se aplica comúnmente al sentido de ansiedad generado ante una tarea pendiente de concluir. El acto que se pospone puede ser percibido como abrumador, desafiante, inquietante, peligroso, difícil, tedioso o aburrido, es decir, estresante, por lo cual se autojustifica posponerlo a un futuro sine die idealizado, en que lo importante es supeditado a lo urgente.

También puede ser un síntoma de algún trastorno psicológico, como depresión o TDAH.

En pocas palabras, dejar las cosas a hacer para el final.

Hace una año desconocía el término, que no la actitud. Fue haciendo un café con un muy buen compañero cuando conocí la palabra en sí. Desde mi punto de vista es un círculo vicioso de stress. Pero, ¿por qué podemos afirmar que la procrastinación literalmente nos puede matar?, veámoslo.

procrastinar

Ya es suficientemente perjudicial que la procrastinación nos arruine nuestro día a día laboral. Pero los efectos de esta postergación habitual nos pueden infectar también a nivel físico cómo ocurre a nivel profesional.

La procrastinación se ha relacionado con:

  • Dolores de Cabeza
  • Problemas Digestivos
  • Constipados o Gripes
  • Y cómo indica un nuevo estudioenfermedades del corazón.

La Psicóloga Fuschia Sirois de la Unversidad de Bishop alerta sobre una conexión significativa entre el hecho de procrastinar y la hipertensión y enfermedades cardiovasculares dentro de una muestra de 800 personas en Canadá y en los Estados Unidos. El hallazgo también tuvo en cuenta factores cómo la edad, la etnia y rasgos claves de la personalidad. Argumenta que una razón plausible de esta relación es que l@s procrastinador@s se enfrentan al estrés de las enfermedades del corazón de modos especialmente dañinos.

“Este estudio es el primero en testear y demostrar que el rasgo de la procrastinación sería un factor de vulnerabilidad para aquell@s que viven con una condición de salud crónica y amenazadora para la vida”, concluye Sirois.

procrguy

Todo el mundo suele holgazanear un poco y después llamarlo procrastinación, pero va más allá que holgazanear. Los psicólogos están convencidos; creen que el desaprovechar el tiempo está muy lejos de este rasgo de la personalidad, habitual, innecesario y dañino. Este tipo de procrastinación crónica afecta hasta un 20% de la población.
Estudios anteriores de Sirois y otr@s han aflorado dos modos primarios del rasgo de la procrastinación que impactan la salud de las personas. Por un lado, esta la posibilidad que los procrastinadores crónicos evitan tener cuidado de sí mism@s peor de cómo deberían: desde ir al médico, a comer bien; pasando por hacer ejercicio. Otro punto es que el estres causado por la postposición innecesaria pasa un peaje psicofisiológico al cuerpo que hace que la persona sea más vulnerable a las enfermedades.
Los modos en que l@s procrastinador@s intentan afrontar el stress de la posposición también tiene que ver en los resultados de su salud. Se han identificado dos métodos especialmente dañinos:
  1. Desacople del Comportamiento: l@s procrastinador@s responden a un problema evitándolo.
  2. Autoculpa: son más autocríticos y de este modo incrementan su carga de stress.

Vaya círculo vicioso. Todo apunta a daños al corazón. Aquí es donde el estudio actual de Sirois marca un claro paso adelante.

no-dejes-para-mañana

Partiendo de un grupo de volunatri@s san@s y de un grupo de voluntari@s que habían sido diagnosticad@s de hipertensión y/o enfermedades cardiovasculares. Tod@s respondieron encuestas que medían:

  • Niveles de Procrastinación
  • Factores de Personalidad
  • Modos de Enfrentarse a las cosas
  • Stress General
  • Otros Comportamientos de la Salud.

Las puntuaciones de procrastinación del grupo con enfermedades cardiovasculares fueron significativamente mayores que los del grupo de personas sanas. Así mismo, la relación entre la procrastinación y los modos de afrontar las cosas -descritos más arriba- también demostraron ser más fuertes en las personas con hipertensión o con enfermedades cardiovasculares. Demostrando que ambas estrategias conducen a un incremento del stress a esas personas.

Aunque el análisis no pudo demostrar un link casual entre la procrastinación y los resultados de salud mala, estas últimas pruebas son altamente preocupantes.

Sirois sugiere algunas estrategias para reducir estos puntos dañinos de afrontar las cosas: “cuando aparece la autoculpabilidad, por ejemplo, perdónate a tí mism@ por procrastinar. Hazlo como antes mejor”

Opinión de Feel The Brain

És un hecho que la procrastinación, en mi opinión, a partir de éste artículo; se ha tratado con un poco de frivolidad. Siempre se ha relacionado con aspectos de la productividad; que, a menudo, olvidan el factor humano. La procrastinación es una enfermedad y no és suficiente para su solución aplicar técnicas de productividad como: GTD, Listas, etc..

¿Creeís que realmente hacerse una lista puede curar un rasgo que viene de la depresión o del TDAH? Os dejo la respuesta a vuestro criterio.

Quizá deberíamos encontrar un término mejor que la procrastinación para lo que es el holgazanear, manteniendo una producción más o menos constante (todos miramos nuestro correo personal en el trabajo o bien dejamos tareas tareas domésticas para ver un capítulo de nuestras series). La procrastinación, en mi opinión es un término médico.

Por cierto, holgazanear constantemente, sin producir resultados es otro tema. 😉

De todos modos, si lo que os ocurre es que queréis ser más productivos; aquí os dejo un enlace sobre algunos libros que nos pueden ayudar a serlo: “4 Productivity Books That Can Help You To Get More Done”

Buen Domingo!

Artículo Original: “Procrastnation is Literally Kiling You”en FastCoDesign.

¿Cómo la vida de nuestros abuelos afecta nuestra tolerancia al stress?

Cuando ví este titular, me sorprendió. Pensé que el stress era un problema del individuo y de su entorno del día al día. En este Brain Feeling veremos que, como tantas otras cosas, está marcado genéticamente.

Es stress es nocivo para el cerebro. Desde el primer Brain Feeling: Stress: el “reducecerebros” sabemos una de sus consecuencias; la reducción literal de las neuronas:

ShrinkedNetworks-copy2

Recientes estudios, nos demuestran más posibles causas.

Un equipo de investigación demuestra que nuestro ADN contiene una memoria biológica del stress que nuestros abuelos soportaron

Y no tan sólo los científicos afirman que el stress se pasa de generación en generación, sino que también afirman que los traumas e incluso las pesadillas también.

Se ha descubierto que aquellos que en el momento de concebir están sufriendo algún tipo de trauma pueden pasar a su descendencia, a través del ADN, una mayor vulnerabilidad al stress en sus moléculas, neuronas, células y genes. Aún más, esta expresión genética -una capa química en los cromosomas, los telómeros- es lo suficientemente fuerte para que llegue a una tercera generación, con lo que incluso los nietos tendrían “un tipo de memoria biológica” de lo que sus abuelos experimentaron.

Este hallazgo ha conducido a un nuevo campo de estudio científico llamado herencia epigenética. Sabemos ya que el modo en que los padres crían a sus hijos impacta en su desarrollo psicológico humano, afectando rasgos como:

  • comportamiento
  • hábitos
  • personalidad
  • tendencias agresivas

De cualquier modo, estos factores del entorno apuntan hacia las ganas de hacer cosas que tienen los niñ@s y se cree que se aprenden por el modo en que los padres interactúan con ell@s durante los años formativos. Por otro lado, el estudio de la epigenética ha descubierto que los genes están etiquetados o marcados por generaciones anteriores y se activan o desactivan en función de factores ambientales como el trauma, el stress e incluso la nutrición prenatal.

epigenetics_primer

“La epigenética nos explica cómo el entorno influencia nuestros genes”Tara Swart una doctoranda del MIT afirma en el artículo original:

“Los dos estudios más famosos son sobre supervivientes del Holocausto, mujeres que quedaron embarazadas alrededor de ese tiempo y de las que lo quedaron justo antes, durante o después  de la hambruna en Holanda en esos mismos momentos. Estos estudios demostraron que aquellas que estaban en privación o en stress antes de quedarse embarazadas, porque probablemente habían ya encendido o apagado algunos genes del stress, alumbraban un bebé con un umbral diferente de stress al que hubiera sido si sus madres hubieran estado bajo condiciones normales”

“Los investigadores lo han reproducido en animales en puntos como, suministrar un electroshock a una rata a la vez que le proporcionas cierta olor, como la pimienta, han demostrado que los bebés rata se estresaban al oler ese olor -que su madre había olido- aún sin éstos sufrir el electroshock-” explica Swart co-autora de Neuroscience for Leadership. “Con lo que han aprendido a stressarse con ese olor”

En otro influyente estudio sobre la herencia epigenética, los investigadores encontraron que generaciones después de la Segunda Guerra Mundial, descendencia de los supervivientes del Holocausto continuaban teniendo terribles pesadillas dónde eran perseguid@s, torturados o aniquilados; aunque ni siquiera hubiesen estado en la guerra.

Según el estudio; “En esos momentos, sufren ansiedad debilitante y depresión que reduce su habilidad de afrontar el stress y que impacta adversamente en sus funciones sociales y ocupacionales. Parece que estos individu@s, ahora adult@s, de algún modo han absorbido el reprimido y poco trabajado trauma del Holocausto de sus padres y abuelos, cómo si hubiesen heredado las mentes inconscientes de aquellos que sobrevivieron”

Otros estudios en mujeres embarazadas que presenciarion los ataques del 11-S en el World Trade Center descubrieron que esas “cicatrices” en el ADN se transmitían a sus bebés, resultando en niveles más altos de la hormona del stress, el cortisol, en los niñ@s.

Cortisol

También se han estudiado a adultos que eran fetos durante la hambruna Holandesa de 1944 y descubrieron que sus tests mentales tenían peores resultados al lidiar con distracciones; comparados con otros sujetos del grupo. Normalmente este tipo de resultado se relaciona con la edad avanzada.

Ahora que sabemos que los traumas de generaciones anteriores se pueden pasar a la descendencia, ¿qué podemos hacer?

El estudio concluye: “… aunque la descendencia pudiese estar más o menos influenciada por sus genes y dejando a un lado su predisposición psicológica, deberían darse cuenta que está en sus manos qué hacer con todo ello. En lugar de dejarse caer en las manos de los efectos emocionales de tragedias pasadas, deberían buscar y encontrar algún tipo de viaje de transformación personal que dé un nuevo significado a su herencia”

Aunque estos estudios sean abrumadores, pueden ayudar a aquellos que sufren un trauma de generaciones pasadas a entender mejor sus debilidades. ¿Cómo debería atacar uno al stress? ¿Cómo debería uno ser más resistente al reducecerebros?

Swart, en su reciente clase de Neurociencia Para el Liderazgo discute diferentes practicas para re-equilibrarse y tener una mente más calmada, una mejor concepción de uno mismo y una mejor habilidad de lidiar con el stress. Estas técnicas van desde la meditación y el yoga hasta otras menos “ortodoxas” como “el salto del oso polar”: un los países Nórdicos saltas al agua helada para ponerte a tí mismo en una situación de stress; permitiendo así que tu cuerpo se recupere solo luego.

MJS polar - 1107 Sisti De Sisti.JPG

Hay otras práticas de conocimiento de uno mismo dónde el sujeto se priva de comer o de ir al baño por un periodo de tiempo concreto para incrementar de este modo los niveles de concentración, comenta Swart.

Sea como sea la solución que elijamos, tenemos en nuestras manos la habilidad de determinar nuestro destino y el de nuestras generaciones sucesivas.

Un Vídeo

Sí aún no estamos convencidos de la nocividad del Stress con toda esta información; os dejo con un vídeo de los chico de ASAPScience: “¿Puede el stress matarnos?” 

En él aprenderemos quién es la némesis del Cortisol. La Oxitocina -nota mental de Brain Feeling para conocerla-

oxytocin

Buen miércoles!!!

Artículo Original: “How You Grandparents’ Lives Affect Your Resillence To Stress” en FastCompany.

Os podéis descargar el estudio sobre la Epigenética y el Holocausto aquí.