No Te Avergüences De Cuidar Tu Salud Mental

Debemos desmitificar el término “enfermedad mental“. Como hemos aprendido, en algunos Brain Feelings pasados, tod@s somos, hemos sido o seremos en algún momento enferm@s mentales. Por que la enfermedad mental tiene muchas caras: esquizofrenia, personalidad múltiple, paranoia, manía persecutoria, bipolaridad,…; pero también otras caras que (por tradición histórica) no las consideramos enfermedades mentales: ansiedad, stress, depresión, pena.

No es cómodo reconocer que somos enfermos mentales por el simple hecho de tener ansiedad o de tener stress. Pero, en mi opinión, bien pensado es normal en el mundo de hoy en día. ¿Qué le pasa a un futbolista? Sufre lesiones en las piernas. ¿Qué le pasa a una persona que ha hecho siempre el mismo trabajo manual? Puede sufrir de túnel carpiano. Entonces, ¿qué le pasa a una persona que trabaja con su cerebro, en actividades intelectuales constantemente? Que el cerebro enferma.

Si sois de l@s que pensáis que al ser enferm@s mentales sois un caso raro, tranquil@s, podría asegurar que el caso raro es el que no es un@ enferm@ mental hoy en día. Otro tema es ya, reconocerlo, aceptarlo y compartirlo.

Es esta TED Talk de hoy (subtitulada al castellano) aprenderemos que cuando el stress ya fue demasiado para Sangu Delle, no tuvo otro remedio que enfrentarse a su propio prejuicio, que no era otro que “el que los hombres no tenían por qué cuidar de su salud mental”.

En esta charla, Delle comparte cómo aprendió a manejar la ansiedad en una sociedad que no se siente cómoda con las emociones. Como él mismo afirma: “Ser honest@s sobre cómo nos sentimos no nos hace más débiles, nos hace human@s

 

La Transcripción de La Charla

0:12

El año pasado… fue un infierno.

0:15 (Risas)

0:19

Era la primera vez que comía benachin nigeriano.

0:23 (Risas)

0:25

En realidad, con toda seriedad, estaba atravesando muchos problemas personales. Enfrentaba un enorme estrés, sufría un ataque de ansiedad. Algunos días, no podía trabajar. Otros días, solo quería echarme en la cama y llorar.

0:47

El médico me preguntó si me gustaría hablar con un profesional de la salud mental sobre mi estrés y ansiedad. ¿Salud mental? Me cerré y me negué violentamente en señal de protesta. Sentí un profundo sentimiento de vergüenza. Sentí el peso del estigma. Tengo una familia que me apoya y me quiere y amigos increíblemente leales, pero no pude aceptar la idea de hablar con nadie sobre mi dolor. Me sentí sofocado por la rígida convención social acerca de nuestra masculinidad africana. “La gente tiene problemas reales, Sangu. ¡Supéralo!”

1:39

La primera vez que oí “salud mental”, era estudiante en un internado y recién venido en barco de Ghana, en la Peddie School en Nueva Jersey. Acababa de pasar por la brutal experiencia de perder siete seres queridos en el mismo mes. La enfermera de la escuela, preocupada por lo que estaba pasando — Dios bendiga su alma — me preguntó por mi salud mental. “¿Está loca?”, pensé. ¿No sabe que soy africano?

2:11 (Risas)

2:12

Al igual que Okonkwo en “Things Fall Apart”, los hombres africanos ni procesan ni expresan sus emociones. Nosotros encaramos los problemas.

2:21 (Aplausos)

2:24

Nos ocupamos de nuestros problemas. Llamé a mi hermano y me reí de los “oyibos” — la gente blanca — y sus extrañas enfermedades: Depresión, TDAH y esas “cosas extrañas”. Al crecer en África Occidental, cuando la gente usa el término “mental”, lo que viene a la mente es un loco con el pelo sucio, trenzado, balbuceando y andando medio desnudo por la calle. Todos conocemos a este hombre. Nuestros padres nos advierten acerca de él. “Mamá, mamá, ¿por qué está loco?”“¡Drogas! Con solo mirarlo, terminas como él”.

2:59 (Risas)

3:01

Si tienes neumonía, tu madre te llevará al hospital más cercano para tratamiento médico. Pero si uno se atreve a declararse depresivo, tu pastor va a expulsar a los demonios y culpar a las brujas del pueblo.

3:18

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la salud mental significa poder lidiar con el estrés cotidiano de la vida; trabajar productivamente y fructíferamente; y ser capaz de hacer una contribución a la comunidad. La salud mental incluye nuestro bienestar emocional, psicológico y social. A nivel mundial, el 75 % de todos los casos de enfermedad mental se pueden encontrar en países con pocos ingresos. Sin embargo, la mayoría de los gobiernos africanos invierten menos de 1 % del presupuesto para la atención médica en salud mental.

3:57

Incluso peor, tenemos una grave escasez de psiquiatras en África. Nigeria, por ejemplo, se estima que tiene unos 200, en un país de casi 200 millones. En toda África, el 90 % de la gente carece de acceso al tratamiento. Como resultado, sufrimos en la soledad, silenciados por el estigma.

4:28

Nosotros como africanos, a menudo respondemos a la salud mental con la distancia, ignorancia,culpa, miedo y enojo. En un estudio realizado por Arboleda-Flórez, que preguntaba directamente: “¿Cuál es la causa de la enfermedad mental?” el 34 % de los encuestados nigerianos nombraron el uso indebido de drogas; el 19 % dijo “ira divina y la voluntad de Dios”…

5:02 (Risas)

5:04

un 12 % la brujería y estar poseído por espíritus. Pero pocos citaron otras causas conocidas de la enfermedad mental, como la genética, el estatus socioeconómico, la guerra, el conflicto o la pérdida de un ser querido. El estigma contra la enfermedad mental a menudo resulta en ostracismo y la demonización de los enfermos. El periodista fotográfico Robin Hammond ha documentado algunos de estos abusos en Uganda, en Somalia, y aquí en Nigeria.

5:46

Para mí, el estigma es personal. En 2009, recibí una llamada inquietante en plena noche. Mi mejor amigo en el mundo — un hombre brillante, filosófico, encantador, joven — fue diagnosticado con esquizofrenia. He sido testigo de ver como a algunos de mis amigos de la infancia se les miraba con asco. He oído las risitas. Escuché los chismorreos. “¿Has oído que se ha vuelto loco?” (Yoruba) “¡Está enfermo!” Un comentario despectivo y degradante sobre su enfermedad y palabras que nunca diríamos sobre alguien con cáncer o alguien con malaria. De alguna manera, cuando se trata de enfermedades mentales, nuestra ignorancia mata toda la empatía. Me quedé a su lado mientras la comunidad lo aisló, pero nuestro amor nunca vaciló.

6:56

Tácitamente, me volví apasionado acerca de la salud mental. Inspirado por su difícil situación, ayudé a fundar el grupo para la salud mental de los antiguos alumnos con necesidades especialesen mi universidad. Y durante mi permanencia como residente tutor en la escuela de posgrado,apoyé a muchos estudiantes de pregrado en sus desafíos con la salud mental. Vi a los estudiantes africanos luchar e incapaces de hablar con nadie. Aún con todo esto y conociendo sus historias, yo también luchaba, ya que no podía hablar con nadie al enfrentarme a mi propia ansiedad; tan profundo es nuestro miedo al ser tachados como locos.

7:38

Todos nosotros… pero nosotros, los africanos especialmente, debemos darnos cuenta de que nuestras luchas mentales no restan la virilidad, ni nuestro trauma mancha nuestra fuerza. Tenemos que ver que la salud mental es tan importante como la salud física. Hay que dejar de sufrir en silencio. Debemos dejar de estigmatizar la enfermedad y traumatizar a los afligidos.

8:12

Hablen con sus amigos. Hablen con sus seres queridos. Hablen con profesionales de la salud. Sean vulnerables. Háganlo con la confianza de que Uds. no están solos. Hablen si están luchando. Ser honestos acerca de cómo nos sentimos no nos hace débiles; nos hace humanos.

8:42

Es hora de poner fin al estigma asociado con la enfermedad mental. Así que la próxima vez que oigan “mental”, no piensen solo en el loco. Piensen en mí.

8:56 (Aplausos)

8:58

Gracias.

9:00 (Aplausos)

Buen Domingo!! 🙂


Artículo Original: “Sangu Delle:There’s no shame in taking care of your mental health” en TED

Cómo Envejece Nuestro Cerebro

Ya hace algunos días que tengo este Brain Feeling en el tintero. Se trata de una infografía en que se nos muestra cómo el cerebro envejece.

Y es que no es ninguna sorpresa el saber que nuestros cerebros cambian a medida que envejecemos. Nuevos estudios han demostrado que el declive mental empieza alrededor de los 45 años, antes de lo que se creía. A medida que envejecemos, el cerebro pasa por diversos cambios significativos; pero no todos son malos. Además está en nuestras manos hacer un conjunto de cosas que nos asegure que nuestro cerebro se mantenga sano.

Hoy os propongo aprender, con este Quick Feeling, cómo el cerebro envejece y qué podemos hacer para mantenerlo sano, mediante esta infografía que comentamos debajo:

 

Gestación

El Cerebro se empieza a desarrollar 4 semanas después de la concepción y necesita de un entorno prenatal sano para desarrollarse sanamente.

En ciertos momentos del desarrollo se añaden al cerebro 250.000 neuronas por minuto. Un periodo de gestación más corto de lo normal puede contribuir a problemas en el desarrollo del cerebro que pueden derivar en problemas del comportamiento y psicológicos más adelante.

Infancia

El cerebro produce el doble de neuronas que va a necesitar y sólo aquellas que se reforzarán con su uso permanecerán. En este momento el cerebro es tan energético y flexible como acabará siéndolo. A los 6 años, el cerebro ya pesa el 95% de lo que acabará pesando.

Adolescencia

Algun@s afirman que nuestro cerebro empieza a envejecer en este momento. El cerebro ya está totalmente hecho; aunque el cableado aún está en progreso. En este momento de la vida, hay ondanadas de purga de materia gris, lo que significa que l@s adolescentes pierden un 1% de su materia gris hasta cumplir los 20 años.

Madurez

El pico del poder cerebral llega alrededor de los 22 años y dura hasta los 27. ¿Qué es lo que empieza a declinar? Pues la habilidades para planificar y recordar eventos, así como las habilidades para coordinar tareas.

Entre los 45 y 49 se sufre una pérdida de materia gris del 3.9% y se empieza a desvanecer la capacidad del cerebro para la memoria, el razonamiento y la comprensión.

Entre los 20 y los 90 años, el cerebro pierde entre un 5% y un 10% de su peso. Los surcos del cerebro se ensanchan.

Vejez

A los 80, el cerebro ha perdido un poco de peso y se ha encogido, la mayoría del peso perdido es agua. Este encogimiento conduce al empeoramiento de habilidades cognitivas tales como el razonamiento, la orientación espacial y la memoria verbal. Cuando el hipocampo empieza a encogerse hay una pérdida de orientación y se empieza a errar; cosas que muchos ancianos experimentan.

Quedan más dendritas sueltas en el cerebro.

Entre los 65 y los 70 los hombres pierden un 9,6% del peso del cerebro y las mujeres un 7.4%.

Pero no todo es malo. Las respuestas emocionales se mantienen bajo control gracias a que la amígdala interacciona más con la zona del cerebro que se encarga de las emociones.

Básicamente, nuestros cerebros se secan a medida que envejecemos. Beber más agua no va a prevenir eso del mismo modo que vivir en un clima seco no va a incrementar las posibilidades de que tu cerebro se encoja.

Factores Que Pueden Impactar En El Envejecimiento Del Cerebro

  • La Educación: aprende constantemente y mantén tu cerebro activo.
  • El Ejercicio: camina rápido 45 minutos, 3 veces a la semana.
  • El Descanso: dormir 8 horas al día puede prevenir la pérdida de memoria.
  • Salud General: come una dieta equilibrada, no fumes y mantén una presión arterial saludable y los niveles de colesterol bajo control.
  • La Hipertensión: aumenta la velocidad natural del encogimiento del cerebro y de la pérdida de habilidades mentales.
  • El Stress: conduce a la liberación de una hormona (cortisol) que en determinadas cantidades se carga a las neuronas del hipocampo.

Buen Viernes!! 🙂

El Cerebro: Su Manual Para La Incertidumbre

Incluso si últimamente tan sólo has mirado las noticias en diagonal lo más probable es que estés al corriente: estos son unos tiempos inciertos. Pero de lo que posiblemente no estés tan al corriente es que los seres humanos, debido a tiempos pretéritos en nuestra historia de la evolución, no estamos construidos para lidiar con la incertidumbre.

Ponte a ti mism@ en un entorno salvaje, semi boscoso. Hay depredadores (a lo mejor los hay o a lo mejor no los hay). Es realmente el no saber lo que te tiene en vilo. Cada vez que algo desconocido invade nuestro entorno, nos preocupamos por si nos puede matar, del mismo modo que lo hacían nuestros ancestros. Eso es cierto tanto para las criaturas físicas que nunca nos hemos encontrado (incluso para las inofensivas) como también es cierto para las ideas y los conceptos que parecen potencialmente peligrosos.

Esta ansiedad nos pone en un estado de stress aumentado. Dopados con más adrenalina y cortisol, todo nuestro cerebro se ve controlado por una única región, la amígdala. Evolucionariamente este hecho era útil. Habíamos evolucionado para vivir es estos estados de alto stress, al menos para pequeños momentos: Hay un Leon, corre!

La Amígdala de nuestro cerebro

La Amígdala de nuestro cerebro

Pero hoy, el volver a nuestros estados mentales base no es tan fácil como determinar si hay un león on tan solo un ratón que está haciendo ruido. Por ejemplo, en nuestro entorno político actual, la incertidumbre sobre lo que pasa a nuestro alrededor y qué es lo próximo puede durar semanas o meses. Esto hace que nuestros sistemas nerviosos acaben exhaustos, nos dejan barridos, como un flan, ansiando un final.

Nuestros cerebros, fatigados, prueban y crean certidumbre en uno de estos tres modos:

  1. Tomamos decisiones prematuras. Nos decidimos en algo, a menudo demasiado temprano, tan sólo para cerrar el tema y sentirnos mejor.
  2. Nos congelamos y no tomamos ninguna decisión en absoluto. Nos vemos abrumados y no podemos tomar ninguna acción, y nos sentimos victimizados por las circunstancias.
  3. Rellenamos los agujeros de lo que no sabemos con asunciones sin fundamento y las etiquetamos como hechos. Creamos historias infundadas en nuestras cabezas que nos nos llevan por mal camino o nos causan aún más stress. Son cosas como: “Todo va a acabar horriblemente” o “Todo va a ir bien”

¡Malas Noticias! Estas 3 estrategias fallan. Cada una nos deja aún más stressad@s. De modo que mientras no podamos poner orden en el mundo, en toda esta complejidad caótica e inductora de ansiedad, podemos imponer orden en nuestro pobre y cansado cerebro. Aprendamos algunos modos de prepararnos a nosotr@s mism@s en tiempos de incertidumbre, de modo que podamos sentirnos más centrad@s y, a lo mejor, actuar con un poco más de claridad.

Crea “Cubos de Certidumbre”

Imagina que tu mente es una balanza: en un lado hay un cubo etiquetado como “Cosas que se” y en el otro uno etiquetado como “Cosas que no se“. Si lo que quieres es cargar más el lado de “Cosas que no se”, tienes que poner más cosas cosas también en el lado opuesto (las cosas que sabes). Para que nuestro cerebro alcance algo parecido al equilibrio, los dos lados tienen que ser aproximadamente iguales.

27-12-2016-a-las-114142-img_1194

¿Cómo? Vuelve a los antiguos favoritos. Vuelve a leer un libro o dos (seguro que hay alguno que no has tocado des de que estudiabas) o revisita una película o una serie de televisión que adoras.

Planifica tus comidas para todo el día o para toda la semana. Incluso puedes ir más allá y seguir la rutina de la coreógrafa Twyla Tharp: se levanta cada día a la misma hora, come el mismo desayuno, hace el mismo ejercicio; todo para dar espacio a la incertidumbre de la coreografía.

El añadir un poco más de rutina nos puede ayudar a encontrar nuestro propio centro. Cuantas más cosas haya en tu vida de las que sepas que son ciertas, hará que tengas más aguante emocional para afrontar aquellas cosas que no conoces tan bien.

Piensa Como Un@ Jugadr@ De Póker

Annie Duke (campeona de póker) afirma que la clave para tomar buenas decisiones en un entorno tan incierto como una partida de póker es pensar en términos de probabilidades. Duke acepta que, después de mitigar los riesgos del mejor modo que puede, continuará estando correcta una pequeña parte del tiempo. Menciona que: “Cuando eres una jugadora de póker, siempre tienes que pensar probabilísticamente”

poker-brain

Cuando Duke le compró a su novio una chaqueta, las probailidades que le gustase a él eran del 50%. Afirma que esto la ayudó a estar preparada por si a él no le gustaba la chaqueta, de modo que no se convirtiese en una gran desilusión.

Admítelo y Abrázalo

Es más fácil decirlo que hacerlo, ¿no? Quzás no tanto cómo puedas pensar. Ser dueñ@ de tu incertidumbre empieza simplemente por admitir cómo te hacen sentir aquellas emociones de miedo y de stress elevado, serán tus guías de la historia. Tan sólo debes de admitir conscientemente que los estás experimentando, cosas que; dado que se trata de una experiencia negativa; nuestro instinto trata de negar y de escapar de ellas (nunca funciona).

En lugar de hacerlo, verbalízalo y añade algo al final que contrabalance los sentimientos negativos que estás admitiendo: Dilo en voz alta: “Me siento ansioso, y mi vida es dichosa” o “Me siento abrumad@, y eso está bien”. Los terapeutas cognitivos del comportamiento utilizan métodos como estos siempre para ayudar a alguien a reformular y aceptar emociones que, de otro modo, serían abrumadoras. En muchos casos, estos ejercicios ayudan a menguar esas emociones.

Compra Una Entrada De Cine

La evolución ocurrió también para infundir a nuestros cerebros con otra fuerte tendencia: una profunda susceptibilidad para la narrativa. De modo que mira qué películas hacen, fíjate en los thrillers o en las de misterio y compra una entrada.

También puedes escoger un libro, que también hará que te sientes un rato. Entonces cuando estés a punto de llegar al punto cúspide en que todo el misterio de la trama se revela, PARA. (Si estás en el cine ve al lavabo o coger otro refresco). Siéntate y piensa en lo que estás sintiendo en ese momento. Date cuenta de cómo quieres querer saber. Date cuenta de cómo se siente tu cuerpo, de cómo tu mente no puede parar. Data cuenta si estás o no preocupad@.

your-brain-on-books-art

Ahora, vuelve a la historia y mira cómo acaba. Luego date cuenta que ninguna de tus reacciones tienen efecto alguno sobre el resultado. Lo que pasó, pasó. También puedes revisar la historia y sobrepesar las probabilidades de los diferentes resultados a medida que lo haces.

Finalmente, recuerda que todos nos contamos historias, y a menudo nos hacen sentir peor, no mejor. Preveemos un futuro de cosas terribles y luego vivimos en ese futuro, incluso si ninguna de esas cosas que hemos anticipado haya pasao antes y nunca vaya a pasar; es una reacción natural; cuando no se convierte en una profecía autocumplida. Tampoco significa que nunca vaya a ocurrir, claro. A veces, sí que hay un león detrás del arbusto. Otras, es nuestra expectación, que ha desatado la preocupación de que allí pueda estar el león.

De modo que, en lugar de pensar historias sobre catástrofes inminentes, intenta vivir más con lo que actualmente está sucediendo y menos con lo que podría suceder. Ya es bastante duro hacerlo así.

Buen Martes!! 🙂


Artículo Original: “Here’s Your Brain’s New User Manual For Uncertain Times” en Fast Company

Dos Modos Fáciles De ‘Recablear’ Tu Cerebro Para Ser Más Productiv@

Nuestros cerebros y nuestros cuerpos, que nos han funcionado de fábula hasta el siglo XX, ya no pueden aguantar el ritmo, afirma el científico de la Universidad de Harvard David Bach; también fundador del instituto Platyputs, una organización de investigación que estudia la ciencia del rendimiento.

David Bach

David Bach

Las industrias acostumbraban a tomarse décadas para evolucionar; hoy en día, se transforman de la noche a la mañana. Mantenerse a la delatara de un mundo que cambia tan rápido es casi imposible

No cabe duda que el tema de recablear nuestro cerebro es una tendencia en alza que atrae cada vez más público a las conferencias mensuales sobre neuroplasticidad“Ya no es ciencia ficción; estamos llegando al punto en que hay mucha información usable y práctica que está impactando mucho en el mundo […] La Neurociencia puede Triplicar la productividad. ¿Quien osaría a rechazar usarla?“, menciona Bach.

L@s atletas y el personal militar han estado estudiando y usando técnicas que aumentan el rendimiento humano durante muchos años. “En los juegos olímpicos de Río, el 80% de los atletas se han preparado con esta clase de cosas […] También estamos viendo un incremento en el número de inversiones en hacer lo mismo en la preparación de los brokers y traders de bolsa, ya que puede hacerlos mejores”

Por ejemplo, Safilox ha fabricado unas ‘gafas de sol inteligentes‘ que incluyen una cinta de cabeza que mide la actividad de las ondas cerebrales, hecho que puede servir de feedback al usuario y guiarle para que se concentre.

“Esa cinta de cabeza usa un poco de neurociencia, pero ninguno de los productos que existen hoy en día en el mercado están al nivel del iPhone […] Eso es inevitable”, menciona Bach.

Hasta entonces, hay algunas pequeñas cosas que podemos llevar a cabo para hacer un gran impacto en nuestra productividad, y son muy pero que muy simples. Aprendamos dos de las acciones que podemos emprender ahora mismo.

1.Aprende Cómo Redirigir El Stress

El asesino más grande de la eficiencia es el stress. Cuando la gente se stressa, redirige la sangre de sus cerebros y apaga el córtex prefrontal […] Nuestra amígdala y nuestras glándulas adrenales empiezan a activarse y nos ponemos en modo de ‘pelear o huir’ (fight or flight) en que nuestra inteligencia baja hasta los niveles de la de un mono. No necesitamos pensar profundamente cuando nos ataca un león”, afirma Bach.

La Respuesta Al Stress

La Respuesta Al Stress

En el campo ejecutivo las reacciones del stress comprometen nuestro juicio, pero también cabe decir que son inconscientes. La mayoría de nostr@s sabemos que el stress nos daña físicamente, como el daño que le hace a nuestros sistemas inmunes, pero gran parte no nos damos cuenta de cómo impide la función cognitiva“.

Podemos eliminar los efectos dañinos del stress en nuestro cerebro, recableándolo para reducir el stress crónico. “[Esto] tiene un sorprendente gran impacto en la función cognitiva sin tener que hacer mucho trabajo […] No podemos reducir el stress al momento, pero podemos recablear nuestra reacción al stress de modo que cuando nos enfrentemos al estímulo podamos relajarnos en lugar de stressarnos”

Para ello sugiere un protocolo llamado MIR (Mide, Interrumpe, Reemplaza):

  • Mide: en primer lugar sé consciente de las situaciones que te causan stress crónico y mídelas.
  • Interrumpe: luego, redirige o interrumpe la respuesta automática del cerebro que hace que se ponga en modo de stress bajo ciertos detonantes.
  • Reemplaza: Reemplaza la reacción con otra respuesta, como reír o estar calmad@.

Imagina la situación y síguela con tu respuesta positiva. Necesitarás repetir ese proceso al menos 200 veces, para interrumpir el patrón y dirigirlo hacia un nuevo camino. Reemplazar la reacción con algo positivo hace que el cerebro se premie y libera dopamina.

Bach menciona que: “Trabajé con una ejecutiva que trabaja con su ex-marido quien le gritaba mucho […] Durante 3 minutos al día ella imaginaba ver entrar a su marido y reía. 30 días después se había condicionado para tener una reacción automática a él y eliminó el stress”

2.Cambia La Iluminación

La iluminación tiene un gran impacto en la función cerebral, y algo tan simple como tener las bombillas equivocadas estaría dañando tu función cognitiva.

“Los fotoreceptores de la luz en el cerebro pueden cambiar nuestro estado mental […] Deberíamos preferir luz azul por la mañana, ya que nos da energía”, afirma Bach.

Cómo La Luz Azul Afecta Nuestro Cerebro y Nuestro Cuerpo

Cómo La Luz Azul Afecta Nuestro Cerebro y Nuestro Cuerpo

David sugiere instalar luces azules y brillantes en nuestros baños de modo que podamos tener la luz correcta para nuestra rutina matinal. Esto enviará una potente señal al reloj maestro de nuestro cerebro, indicándole que es hora de levantarse [..] si te es posible, también es beneficioso exponerse a la luz natural durante el día. Existen investigaciones que han demostrado que los empleados de call centers que están más cerca de las ventanas procesan las llamadas a un ritmo más rápido que aquell@s emplead@s que no lo están. En otro estudio, se demostró que l@s pacientes que habían sufrido un ataque al corazón se recuperaban más rápidamente si se exponían a mucha luz natural”

Si tienes luz fluorescente en la oficina o en casa, deshazte de ella. “Los fluorescentes parpadean unas 150 veces por segundo, lo suficiente para que el cerebro lo detecte […] consume recursos de nuestro cerebro y nuestra función cognitiva baja. Nadie debería trabajar nunca con luz fluorescente. Algo tan simple como cambiar la iluminación puede doblar nuestra productividad

3.Pero No Sobreestimemos Nuestra Intuición

Una cosa muy importante a tener en cuenta sobre la productividad es entender  que estamos entrando y saliendo constantemente de estado de ser y algunos de esos estado son más productivos. “Cultiva la auto consciencia y la propiocepción sobre los altibajos de tu productividad durante el día y sé consciente de tus patrones. […] Estas son oportunidades. Cuando sepamos cómo reconocer nuestros estados positivos, seremos capaces de aumentar y mejorar nuestra productividad”.

Buen Viernes!! 🙂


Artículo Original: “Two Easy Ways To Rewire Your Brain To Be More Productive” en FastCompany

Un poco de Stress laboral es bueno para nosotr@s

Para la mayoría de nosotr@s esto no será una noticia agradable, pero no todo el stress es malo. Esto no significa que sentirse superad@ y exhaust@ en el trabajo no sea un problema (lo es). Pero un poco de stress, en pequeñas dosis, puede conducir nuestro rendimiento en el trabajo si sabemos cómo usarlo.

Se trata de un acto de equilibrio. No necesitamos que nos digan que demasiado stress puede dañar nuestra salud y nuestra productividad. Pero muchas personas no saben cómo usar cierto grado de stress laboral para que éste les sea de ayuda. Hoy aprenderemos los diferentes tipos de stress que podemos experimentar y cómo dar en la diana de ese delicado equilibrio.

Poner el Stress Agudo a Trabajar

Una investigación de la Universidad de California-Berkeley nos da algunos indicios sobre como el stress puede ser de ayuda. En 2013, l@s investigador@s sometieron las células del tallo cerebral de ratas a unos periodos significantes pero cortos de stress (en otras palabras ‘stress agudo’), que causó que éstas generaran nuevas células. Dos semanas más tarde, después que éstas nuevas células madurasen, el estado de alerta de las ratas, su capacidad de aprendizaje y su memoria habían mejorado.

Tronco Cerebral

Tronco Cerebral

L@s insvestigador@s infirieron que el stress agudo ayudaría a mantener el estado de alerta del cerebro y que ese estado conduciría directamente a un mejor rendimiento.

Desde un punto de vista evolutivo esto tiene sentido: el stress es lo que ayuda a los animales a adaptarse y a sobrevivir y esto es igual de cierto para l@s human@s modern@s.

En otro estudio, científic@s de la UC de San Francisco analizaron este efecto a nivel celular en l@s human@s. Los resultados indicaron que mientras el stress crónico es dañino, pequeños tiros de stress agudo mantienen la resiliencia de nuestro cerebro y nos condiciona a preservarnos bajo presión.

Así que, ¿qué significa esta investigación para el trabajo?

Simplemente que el stress no es inherentemente malo y que un poco de éste puede ser bueno. Puede empujar a l@s emplead@s hacia adelante y ayudarlos a rendir a su nivel óptimo.

Pensemos en entregar una presentación, aceptar una nueva cuenta o enfrentarse a una fecha de entrega muy justa. Durante cada uno de estos eventos stressantes (que están limitados en duración y que pueden ser intensos pero no una amenaza a nuestra vida) l@s emplead@s entran en la gran rueda y se propulsan ell@s mism@s para obtener resultados.

Donde el Stress Crónico Toma el Control

No porqué un poco de stress sea bueno significa que todo lo sea. Hemos oído una y otra vez (y lo hemos aprendido en Feel The Brain) que el stress puede tener un impacto negativo en nuestra salud y en nuestro bienestar. Y esto es exactamente lo que hace el stress crónico.

Como explican desde Mayo Clinic, cuando sentimos stress, las hormonas como el cortisol y la adrenalina se liberan (recomiendo revisar el Brain Feeling: Cómo el Stress Nos hace enfermar‘). Una vez el evento stressor se acaba, nuestros niveles hormonales vuelven a la normalidad. Pero cuando nos sentimos stressad@s constantemente, nuestro sistema de respuesta se mantiene activo, lo que significa que nuestras hormonas permanecen en niveles poco saludables por largos periodos de tiempo. Este tipo de stress crónico impacta en cada uno de los sistemas de nuestro cuerpo incluyendo el respiratorio, el cardiovascular y el endocrino. Esto puede conducir a cambios en el apetito, pérdida de sueño, pánico y ataques de asma, enfermedades del corazón, incremento del peso y mucho más.

Efectos del Stress en el Cuerpo

Efectos del Stress en el Cuerpo

Desafortunadamente, much@s profesionales experimentan stress crónico diariamente. Y cuando se trata de un peaje de la salud de l@s emplead@s, puede dañar la salud del negocio. Un estudio de 2015 publicado en Management Science demostró que el stress laboral causa pérdidas añadidas de entre $125 a $190 billones al año.

De modo que, si el stress ocasional ayuda al crecimiento de l@s trabajador@s, en dosis altas los impide; el reto es encontrar el equilibrio adecuado. Veamos algunas maneras de hacer esto.

Establezcamos retos y metas riguros@s pero realistas

Cuando l@s emplead@s se sienten cómod@s con sus tareas regulares, es el momento de moverl@s fuera su zona de confort dándoles nuevas responsabilidades. Estas nuevas tareas, que no les son familiares pueden aportar la cantidad justa de stress que les lleve a comprometerse con nuevos retos y a aprender nuevas cosas.

Sin embargo, si vas a dar a tus emplead@s nuevas tareas, primero tienes que sacarles algunas de sus viejas responsabilidades en las que ya eran un@s maestr@s. De otro modo, se sentirán sobrecargad@s, hecho que puede conducir a stress crónico.

Much@s profesionales sienten ya que tienen un carga de trabajo irreal que hacer, así que si no somos cuidados@s en mantener las cargas de trabajo de nuestro equipo, el asignarles esa nueva tarea puede conducirlos al burnout y no hacerlos crecer.

Asignar una tarea grande cada vez

Demos a l@s emplead@s un tarea grande, como entregar una presentación, conducir una reunión, difundir una iniciativa o tomar las riendas de un proyecto grande. Sea cual sea el proyecto, asignemos solamente ese en un momento dado. De modo que l@s emplead@s tengan claro cuáles son sus prioridades y en qué necesitan concentrarse.

Expectativas poco claras pueden ser grandes stressores. Focalizarse en un proyecto puede ayudar a clarificar qué es lo que se debe hacer y permitir a l@s trabajador@s a ponerse metas realistas para completarlarlas. A la vez, cada proyecto nuevo introducirá pequeñas dosis de stress que irán mejorando el rendimiento y las aptitudes de l@s emplead@s.

Demos Control a los miembros de nuestro equipo

Much@s profesionales sienten que no tienen control suficiente sobre las fechas al completar su trabajo, sentimiento que el stress crónico tiende a exagerar. Y cuando sus gestores les cambian constantemente sus prioridades, el equipo deja de seguir la directriz y se stressa de modo crónico.

Dar El Control

Dar El Control

En lugar de eso, trabajemos con l@s emplead@s para establecer metas y fechas realistas. Esto no significa que nos deshagamos de todas las fechas de entrega (los horarios pueden ayudar a aplicar una pequeña dosis buena de stress). Pero es importante dar a nuestro equipo voz sobre cuáles de estas fechas tienen sentido y cuáles no. Esto ayudará a controlar los niveles de stress asegurando que la presión se mantiene productiva y no avasalladora.

Es stress crónico es desenfrenado entre l@s emplead@s y éstos necesitan hacer su parte para ayudar a  crear entornos de trabajo más saludables. Al mismo tiempo, deberíamos retarl@s a alcanzar su potencial. No es una solución factible el desterrar al stress del sitio de trabajo. El equilibrio correcto es difícil de conseguir, pero no inalcanzable. De hecho es un muy buen objetivo para el trabajo en sí mismo: duro pero alcanzable.

Buen Martes!! 🙂


Artículo Original: “Sorry, But Some Work-Related Stress Is Good For You” en FastCompany.

¿Cómo se crean y se pierden los recuerdos?

En el lejano 29 de Marzo de 2015 aprendimos junt@s ¿Dónde se almacenan los recuerdos? ; desde entonces que no hemos aprendido nada específico de los recuerdos. Hoy os propongo que aprendamos juntos cómo se forman los recuerdos y cómo perdemos algunos de ellos.

De la mano de una TED Ed Lesson de Catherine Young aprendermos cómo nuestro cerebro forma nuestros recuerdos y algunos factores que hacen que éstos se desvanezcan.

Una de las principales causas de los problemas de memoria crónicos es el stress. Cuando estamos sobrecargados constantemente de responsabilidades laborales y personales; nuestros cuerpos están en hiperalerta. Esta respuesta ha evolucionado a partir del mecanismo fisiológico diseñado, en un principio, para que seamos capaces de sobrevivir a una crisis. La respuestas pelear/huir (flight or fight).

Los químicos del stress ayudan a movilizar la energía y a incrementar nuestro estado de alerta. Pero, en un estado de stress constante nuestros cuerpos se ven inundados con estos químicos, hecho que resulta en una pérdida de células cerebrales y en una inhabilidad para crear nuevas, hecho que afecta a nuestra habilidad de retener nueva información.

tumblr_nw6fkzorqx1sjwwzso1_540

 

Os propongo que probéis de recordar un recuerdo muy vívido. ¿Lo tenéis?, bien, ahora intentad recordar qué es lo que comisteis en el almuerzo hace 3 semanas. Este segundo recuerdo probablemente no sea tan fuerte pero, ¿por qué no? ; ¿por qué recordamos algunas cosas y no otras? y ¿por qué algunos recuerdo se desvanecen de vez en cuando?

Veamos qué es lo que nos explica Catherine Young.

Finalmente, de mano de Mind In Pictures, aprendamos cómo trabaja nuestra memoria:

127e35f0-d3e0-40c0-ac4e72f58ac3ab8f_source

Buen Miércoles!! 🙂

Artículo Original: “How memories form and how we lose them – Catharine Young” en Ted Ed

35 cosas que deberías haber hecho por tu carrera al cumplir los 35 (Parte II de II)

Buenos días Brain Feelers! 🙂

Lo prometido es deuda, y hoy después del Brain Feeling de ayer: “35 cosas que deberías haber hecho por tu carrera al cumplir los 35 (Parte I de II)” es el momento de llegar a su conclusión aprendiendo el resto de puntos de esta “lista”, empezando por el siguiente, el punto 18.

18. Saber cómo vender (ya sea a ti mism@ u otra cosa)

bloc_aggreg_sellin_2635385g

La verdad es que, ya sea presentando una idea a tu jef@ o escribiendo una carta de presentación sobre porqué eres el perfecto candidato, en algún momento vas a estar vendiendo algo a alguien. Podemos empezar nuestro entrenamiento de venta personal siguiendo estos consejos.

19. Saber como negociar

¿Por qué? Pues porque, en la mayoría de los casos, es el único modo en el que vas a conseguir lo quieres y lo que mereces. Si nunca lo has hecho antes, nos recomiendan hacerlo pasito a pasito (pidiéndole a tu jef@, por ejemplo, que te pague la asistencia a esa conferencia) o bien siguiendo este webinario de una hora con consejos prácticos.

20. Saber como “manage up”

Este anglicismo (“manage up“) es de difícil traducción. Vendría a ser algo parecido a “gestionar a tu jef@” en lo que respecta a la comunicación con tus superiores, pero sin la connotación negativa de la expresión. De hecho cuando alguien nos recomienda que necesitamos “manage up” lo que nos están aconsejando es que tenemos que estirarnos, que amoldarnos. Que tenemos que ir por encima y más allá de las tareas que nos asignan para así realzar nuestro trabajo de manager.

1122

Es un malentendido muy común el pensar que debemos sonreír y aguantar cualquiera que sea la asignación que nos hagan, el estilo de trabajo o la manera de hacer las cosas, sin tener en cuenta si esas demandas son ni siquiera razonables. De hecho ser capaz de “manage up” (o comunicarte con tu jef@ para hacer ver qué es lo que necesitas para hacer tu trabajo mejor) es una aptitud crucial. ¿Cómo hacerlo? Algunas pistas aquí.

21. Saber enviar un e-mail excepcional

Tengamos en cuenta una cosa que no solemos tener presente. La comunicación escrita es muy susceptible a ser “malinterpretada” y con eso me refiero a que se lee e interpreta según el estado de ánimo del receptor. Con esto en mente es de vital importancia saber escribir correos claros, concisos que no den lugar a dudas, ni a malinterpretaciones, ni a malentendidos.

email-subject-lines

Por eso precisamente no deberemos enviar jamás un correo del que no nos sintamos orgullos@s (o del que nuestr@s jefes no estuviesen orgullos@s si lo leyeran). Así que asegurémosnos que le estamos poniendo el cuidado necesario al escribir los mensajes profesionales que enviemos. Puede parecer un esfuerzo titánico, pero vale la pena. Algunas pistas de cómo hacerlo aquí.

22. Domina tu apretón de manos

Ostras… esto es de vital importancia. Mucha más de la que pensamos. Repasad un poco las veces que habéis dado la mano a alguien. ¿Cuántos de vosotr@s os habéis cruzado con el tipo de persona que en lugar de mano tiene un pez muerto? ¿Qué sentimiento os ha venido a la cabeza al saludar a una persona que os ha dado la mano de forma firme y contundente? Os lo dejo a vuestro propio juicio.

726px-have-an-effective-handshake-step-3

Puede parecer un punto nimio, pero un buen apretón de manos es el modo más rápido de crear o de romper una impresión. Un hecho: un CEO del ranking de los 500 de Fortune afirmó una vez que, cuando tenía que escoger entre dos candidat@s con calificaciones similares, otorgaba la posición al candidat@ con mejor apretón de manos. Podemos aprender y ensayar aquí.

23. Encuentra un sistema de listas de tareas que funcione para ti

Ya seas de la modalidad de tener una lista de tareas que se sincronice con todos tus dispositivos o del sistema clásico de papel y agenda (o un modo combinado); comprométete a buscar y encontrar un sistema de listas de tareas que te ayude a gestionar tu flujo de trabajo del mejor modo posible.

comprobacion-de-la-lista-de-tareas-a-mano_23-2147501304

Claro está que podrás cambiar de método a medida que cambies de trabajo o que salgan nuevas aplicaciones al mercado, pero saber qué es lo que te funciona y qué no; qué es lo que te gusta y lo que no; te asegurará que siempre tengas lo que necesites para sacar tu yo más productivo.

24. Conoce tus niveles de energía y úsalos

¿Recordais el Brain Feeling sobre las alondras y los búhos? Pues este punto de la lista tiene bastante que ver con ello.

Y es que no hay nada peor (o menos productivo) que intentar trabajar cuando no estas en tu mejor punto de energía. No deberías gastar más tiempo gastando tus horas de baja energía. Así que entiende y acepta cuándo trabajas mejor y úsalo. ¿Qué no sabes cómo detectar tu mejor punta del día? Alex Cavoulacos nos lo explica aquí.

25. Saber cuánto tiempo de sueño necesitas y comprometerte a tenerlo

Os explicaré un pequeño secreto 🙂 La mayoría de los Brain Feelings los escribo de madrugada. Ahora, por ejemplo son las 4:35 a.m. hora de Europa Central. Eso es porqué me he despertado sin más sueño. Este hecho provocará una reacción en cadena que hará que después de comer esté extremadamente cansado. Por no mencionar el malestar que puedo llegar a sentir por no haber hecho mis 8 horas de sueño.

homer_sleeping-e1339093186191

Dormir es importante. Ya sean 7 o 9 horas; conoce el número de horas que tú necesitas e intenta hacerlas la mayor cantidad de veces posible a la semana. Tu salud y tu carrera dependen de ello. Arianna Huffington nos avisa en su artículo de los beneficios y prejuicios de no hacerlo.

26. Saber Gestionar el Stress

Qué fácil es decirlo y qué difícil es hacerlo ¿eh? Hemos hablado mucho, muchísimo del stress en Feel The Brain (y lo continuaremos haciendo); incluso he tenido el honor de poder impartir un workshop sobre este señor. Y es la razón por la que ahora esté despierto 🙂 No me cansaré de presentaros al malvado cortisol (la hormona del stress) y que me cae fatal.

cortisol-and-working-out

Y es que, si se lo permitimos, el stress puede gobernar y arruinar nuestra vida. Una cosa que no queremos que lo haga por mucho tiempo sostenido. Si el stress es un problema para ti, ponle fin ya!. Podemos hacerlo seguiendo alguna guía como la que propusimos en Feel The Brain (ojo no es de expertos); o esta otra de Lea McLeod. Pero, de todos modos, si tu stress es tan grande que no lo puedes manejar de ningún modo, considera hablarlo con un profesional para que te pueda ofrecer estrategias.

27. Para de disculparte tanto

Puedes pensar que estás siendo educad@ o que estás fortaleciendo tu reputación, per el hecho es que disculparse muy a menudo, especialmente por cosas que están fuera de tu control, puede instaurar dudas sobre tus habilidades y minar tu profesionalismo.

636011214349250625-416701268_khkv

Asegúrate de que te disculpas sólo cuando realmente las has “liado” (no cuando un compañero te pide que vuelvas a la PPT anterior en una presentación). Nos recomiendan revisar los consejos de Lily Herman sobre estar segur@s de que estamos diciendo lo que queremos decir.

28. Supera el “Síndrome del Impostor”

El síndrome del impostor, a veces llamado fenómeno del impostor o síndrome de fraude, es un fenómeno psicológico en el que la gente es incapaz de internalizar sus logros.

impostor-portada

Ya sea cuando estamos empezando en un nuevo campo o cuando hemos estado escalando promoción tras promoción en nuestra compañía desde el día en que salimos de la universidad, el síndrome del impostor puede fastidiar a cualquier profesional.

Pero la verdad es que está dañando tu carrera, por no hablar de tu autoestima. ¿Por qué? Lo podemos aprender aquí. ¿Cómo lo podemos superar sentimientos como que somos un fraude y empezar a sentirnos como lo tremend@s que somos? Pegadle un vistazo a estos modos.

29. Ten un plan de emergencia de tu carrera

¿Qué pasaría si mañana te echaran a la calle? Si no tienes respuesta, o bien tu respuesta es “Paaaanico!!!”; es el momento de pensar en un plan de emergencia para tu carrera.

Las crisis pueden aparecer en cualquier momento. Y éste suele ser inesperado. Ya sea porque te has quemado, porque te despidan, porque tu compañía se vaya al traste, o cualquier otra cosa en la que prefiramos no pensar. Si pasa, ¿no es mejor tener guardadito un plan de acción mejor que empezar a correr como un pollo sin cabeza para que nos contrate cualquiera? Podemos aprender a hacer nuestro plan de acción aquí.

30. Hazte con un proyecto “fuera de horas”

¿Has pensado alguna vez como serías como consultor@ o en abrir una tiendecita on-line, o en restaurar coches, o en…? Pruébalo, en el mejor de los casos encontrarás una fuente de ingresos extra; al menos tendrás un poco más de variedad en tu vida.

31. Invierte en tu jubilación

know_how_to_financially_plan_for_retirement_so_you_can_retire_on_time

Si 🙂 Que ya tenemos 35 (¿recordáis?); hasta ahora era un poco difícil hacernos a la idea de tener que apartar un poco de nuestras ganancias para la jubilación. Pero es importante pensar en que mejor es empezar a hacerlo temprano, de modo que (si todo va bien) lo podamos incrementar exponencialmente durante el tiempo. Aprendamos como empezar a a hacerlo aquí.

32. Invierte en ti mism@

El mundo laboral de hoy en día cambia más rápido que nunca, y para mantenerte arriba de todo de tu juego profesional es muy importante continuar cultivando tus aptitudes. Ahhh! Esto no tiene porque significar que ahora nos tengamos que apuntar todos a un MBA, o que tengamos que hacer un Doctorado, no no. Podemos incorporar pequeñas acciones de mejora en nuestra rutina diaria. Algunos modos aquí.

33. Invierte en el Mundo

Ya sea poniendo tus conocimientos y aptitudes al servicio de un fin sin provecho o ejerciendo de mentor a un colega más junior; dar este feedback al mundo nos va a hacer sentir mejor. ¿Falta de ideas? Algunas de ellas aquí.

34. Conoce lo que NO quieres

No tienes porque saber lo serás cuando tengas 35 -y si ya los tines, no tienes porque ser siempre lo que eres, si eso es lo que no quieres- (ey! tampoco cuando tengas 95). Pero asumir que quieres tener un trabajo y una carrera que adoras es importante (al menos para seguir pensando en ello -aunque activamente no lo estemos persiguiendo-).

tm-pilbox-global-ssl-fastly-net

Y, a menudo, el primer paso para saber lo que quieres es reconocer qué es lo que NO quieres. ¿No quieres un@ dictador@ como jef@? ¿Un rol de ventas? ¿Una posición de gestión? Está bien. Ve descartando opciones; de modo que poco a poco refines lo que quieres.

35. Permítete ir tras lo que quieres hacer

En el caso en que sí tengas claro lo que quieres hacer, empieza a caminar hacia ello. Las carrera son largas, pero ¿qué razón hay para gastar ni un solo día más haciendo lo que no te gusta? Nos dan su permiso 🙂 Y esperan que nosotr@s nos demos el nuestro.

depositphotos_24680215_original

Un Poco de Música: Don’t Stop Me Now (Queen)

El estribillo de “Don’t Stop Me Now” es uno de los que más energía me dan: “Don’t stop me now I’m having such a good time // I’m having a ball // Don’t stop me now // If you wanna have a good time just give me a call // Don’t stop me now (‘Cause I’m having a good time) // Don’t stop” (“No me pares ahora que estoy pasando un buen rato // Que estoy pasandomelo Genial // No me pares ahora // Si quieres pasártelo bien, llámame // No me pares ahora (Porque me lo estoy pasando genial) // no pares”)

Buen Martes!! 🙂

Artículo Original: “35 things you should do for your career by the time you turn 35” en Mashable

Primera Parte de la serie en Feel The Brain: “35 cosas que deberías haber hecho por tu carrera al cumplir los 35 (Parte I de II)