El Arte de Santiago Ramón y Cajal

No habíamos dedicado aún un Brain Feeling a Santiago Ramón y Cajal. Es imperdonable. Si buscamos su referencia en Wikipedia nos encontramos con:

 

Santiago Ramón y Cajal (Petilla de Aragón, 1 de mayo de 1852-Madrid, 17 de octubre de 1934) fue un médico español, especializado en histología y anatomía patológica. Compartió el premio Nobel de Medicina en 1906 con Camillo Golgi «en reconocimiento de su trabajo sobre la estructura del sistema nervioso» por sus investigaciones sobre los mecanismos que gobiernan la morfología y los procesos conectivos de las células nerviosas, una nueva y revolucionaria teoría que empezó a ser llamada la «doctrina de la neurona», basada en que el tejido cerebral está compuesto por células individuales. Humanista, además de científico, está considerado como cabeza de la llamada Generación de Sabios.

Precisamente por esto, es imperdonable que no hayamos dedicado ningún Brain Feeling a aprender sobre Ramón y Cajal. Es hora de poner remedio a esta situación 🙂 .

La Doctrina de La Neurona

Antes de atacar el cuerpo del Brain Feeling, aprendamos el postulado de la “Doctrina de la Neurona“.

Es la idea, fundamental hoy en día, según la cual las neuronas son la formación básica y funcional del sistema nervioso.

Neuronas (Greg Dunn)

Ramón y Cajal desarrolló esta teoría a finales del siglo XIX, en la que postulaba que las neuronas son células discretas (no conectadas para formar un tejido), que son entidades genética y metabólicamente distintas, que tienen cuerpo celular y expansiones (axón y dendritas) y que la transmisión neuronal es siempre hacia la derecha, desde las dendritas al soma y luego a las ramificaciones del axón.

Transmisión Neuronal (Sinapsis)

 

Santiago Ramón y Cajal

Oliver Sacks insistió en que “las ideas emergen, y se dan forma en el acto de escribir“, lo que consideraba una “forma especial e indispensable” de hablar con un@ mism@. Sacks, criatura inusual, no fue el único científico que se pasó a otras formas de expresión creativa para clarificar y expresar con más fuerza la investigación científica. También lo hizo Santiago Ramón y Cajal, el padre de la neurociencia moderna, quien utilizó el dibujo (del mismo modo que Sacks utilizó la escritura) como un modo vital de pensar en voz alta, de dar forma a las ideas y de crear argumentos y teorías alrededor de las observaciones.

Cajal; a quien dada la magnitud de sus contribuciones, le debemos tanto como a Darwin o Pasteur; creó cientos de dibujos exquisitos, excepcionalmente detallados para ilustrar sus papers científicos. En ellos plasmó la arquitectura básica del sistema nervioso y dio respuesta a la gran pregunta de su era: ¿Cómo los impulsos nerviosos viajan a través de células separadas, o, cuál es la base neurológica de los reflejos?

El arte se convirtió en su modo de demostrar sus teorías, que a la vez se convirtieron en el centro de la ciencia moderna.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sus dibujos se han recopilado en un volumen llamado: “Beautiful Brain: The Drawings of Santiago Ramón y Cajal” (El Cerebro Bello: Los Dibujos de Santiago Ramón y Cajal). Ilustraciones sorprendentemente diestras y detalladas, que nos traen reminiscencias de los dibujos de los comentas del siglo XVII de Johannes Hevelius y de los diagramas de árbol de la edad media.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cajal ya demostró atracción por el arte desde temprana edad, con un punto compulsivo. De niño se veía frecuentemente invadido por lo que él llamaba “manías” que le llevaban a dibujar todo lo que estaba dentro de su campo de visión e incluso dentro de sus sueños.

A los 16 años, se enamoró de la fotografía, especialmente del proceso fotográfico que había inventado Daguerre tres décadas antes, y autoaprendió a tomar, revelar e imprimir daguerrotipos. Un siglo antes del selfie, produjo un serie de autorretratos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pero el padre de Cajal, físico, no tenía muchas esperanzas en las aspiraciones artísticas de su hijo y quería y ansiaba que Santiago siguiese sus pasos. En un intento de alejarle del arte y acercarlo a la ciencia, persuadió a un joven Santiago para que le ayudase a dar clases de anatomía en la escuela de medicina local. El plan de Cajal Senior, fue un éxito y un fallo a la vez. Amplificó la pasión de Cajal por el arte, pero también también encendió un fuerte interés por la ciencia. Del mismo modo que Leonardo hizo que la membrana entre arte y ciencia se volviese porosa, Cajal quedo hechizado por los misterios del cuerpo humano e invirtió todos sus ahorros en la creación de un laboratorio casero para estudiar los tejidos del cuerpo humano a través del microscopio.

Fue a partir de este punto visto de vista (el del microscopio) cuando Cajal, que siempre se había considerado un ‘tipo visual’, vio el potencial de fusionar la ciencia con el arte para avanzar en los descubrimientos. En la Universidad de Barcelona aprendió el método de Golgi en que mediante el uso de dicromato de potasio y de nitrato de plata se podían pintar las neuronas de negro. No había control alguno sobre qué neuronas quedarían manchadas y cuáles no; con lo que los resultados serían increíbles.

Camillo Golgi

Cajal trabajó incansablemente para mejorar la técnica hasta que su fiabilidad científica fuese tan espectacular como su esplendor estética, un hecho que consiguió en 1888, considerado por él mismo como su “año de fortuna”. Trabajó 15 horas al día y publicó en un solo año 14 artículos científicos sobre el sistema nervioso que, por ese entonces era tierra desconocida.

En sus trabajos nos legó bellísimas obras como las que podemos ver a continuación.

El Arte de Santiago Ramón y Cajal

Haced click sobre cualquiera de las imágenes para ver la galería. 🙂

Buen Domingo!! 🙂


Artículos Originales:

Beautiful Brain: The Stunning Drawings of Neuroscience Founding Father Santiago Ramón y Cajal” en BrainPickings

Imágenes desde: