Como entrenar tu cerebro para ser más paciente

¿Eres una persona paciente? ¿Seguro?

Much@s de nostr@s somos bastante buenos al esperar las cosas que queremos (personalmente es un punto de trabajo constante). Pero en realidad, eres más impaciente de lo que te gustaría admitir. Es difícil no tener lo que queremos cuando lo queremos, así es como estamos construid@s l@s human@s.

Las buenas noticias son que existen algunas cosas que podemos hacer para mejorar nuestra paciencia. Las malas noticias es que antes de poder implementarlas debemos entender de dónde viene nuestra impaciencia. Veamos cómo.

Cómo están conectados los semáforos de nuestro cerebro 🚥

Nuestro cerebro tiene dos sistemas diferentes que trabajan en tándem para que podamos conseguir nuestras metas.

Podemos pensar en uno de ellos como el “sistema de proceder“, que implica estructuras allí, en lo más profundo de nuestro cerebro. Involucra nuestras metas, les da energía y nos dirige a concentrarnos en información que nos sea útil para conseguirlas. Esto también incluye que involucre metas que ya no queramos perseguir o que, como mínimo, no queramos perseguir en ese momento.

Cuando pasa esto, es el momento en que el segundo sistema de nuestro cerebro entra en acción. Hace que nuestros lóbulos frontales inhiban las acciones que el “sistema de proceder” está sugiriendo. Podemos pensar en este segundo sistema como el “sistema de stop” y en comparación con el primero, es bastante menos efectivo. El “sistema de stop” se ve afectado negativamente por el stress, las drogas, el alcohol y su propio sobre uso.

"Sistema de Proceder" y "Sistema de Stop"

“Sistema de Proceder” y “Sistema de Stop”

Así que, cuando estamos impacientes para tener alguna cosa hecha, significa que nuestro “sistema de proceder” ha encendido con mucha fuerza la señal de hazlo ahora y que nuestro “sistema de stop” se las está viendo de todos los colores para mantenernos a raya.

El problema es que, aunque seamos capaces de mantener esa urgencia a raya, seguiremos sintiendo ese malestar de la impaciencia, a no ser que encontremos un modo en el que el “sistema de proceder” deje de la do su obstinada búsqueda de la meta.

Bien… ya estamos preparad@s para ver algunos modos para llevar a cabo este recableado. ¡Gracias por vuestra paciencia!

1.Mantengamos un poco de distancia

El “sistema de proceder” se concentra en metas que pueden ser conseguidas en el mundo que nuestro cerebro concibe. Cuanto más distante de nosotros se halle la meta, menos nos va a motivar. Así que, si somos capaces de ampliar la distancia que hay entre nosotr@s mism@s y la meta,  podremos bajar la energía que el “sistema de proceder” de nuestro cerebro le está dedicando a ese objetivo.

Con suerte, veremos muchos modos en los que podemos crear esa distancia. Obviamente, la distancia física puede ayudar, el dicho “ojos que no ven, corazón que no siente” se aplica al dedillo en este caso.

La distancia mental también nos puede ayudar a apartarnos del camino directo de la tentación. No es ningún secreto que a los humanos nos gusta la sensación de ser tentados y este mismo gusto puede poner un montón de presión en nuestra capacidad para la paciencia. Pensamos en todos los detalles jugosos, que incrementan nuestro deseo, haciéndonos más impacientes.

La Tentación

La Tentación

Ojo!, no se trata que nos tengamos que convertir en unos ascetas que tratan de eliminar todas las tentaciones de golpe. En lugar de eso, pensemos en esas tentaciones de modo más abstracto.

Si tienes un deseo imperioso de tener un coche nuevo que ahora mismo no te puedes permitir, no te obsesiones con sus acabados y su motor. Está bien que continúes pensando en ello, pero hazlo tan sólo como en un vehículo o modo de transporte. Nuestro “sistema de proceder” pronto empezará a acoplarse a otra cosa.

2.Distráete

Para poder ayudarte a conseguir metas, tu “sistema de proceder” tiende a concentrarse en tan sólo una meta a la vez. Precisamente por eso es por lo que nos impacentamos.

El resto de cosas, de repente, se hacen menos importantes en el momento en que el “sistema de proceder” se engancha fuertemente a una meta particular. Esto significa que si podemos forzar a nuestro cerebro a fijarse en una meta diferente, la tentación contra la que estamos luchando se debilitará.

warning__this_sign_is_only_a_distraction_wallpaper_pcwfi1

“ATENCIÓN: Esta señal tan sólo es una distracción”

De modo que, encontremos alguna otra cosa que disfrutar y sumerjámonos en ella. Mientras persigamos esta otra menta no sentiremos el fuerte tirón de la impaciencia tan mal como lo sentíamos antes.

3.Llama a un@ amig@

Puede ser difícil desenganchar al “sistema de proceder” nostr@s solos. Nuestro ciclo natural de pensamientos no parará de devolvernos a los aspectos deseables lo que sea que estemos luchando por ser pacientes. Nuestra mente creará su propio ciclo vicioso que fortalece al “sistema de proceder” a estar enganchado a la meta, haciendo que nos sea cada vez más costoso el evitar actuar sobre ello.

Cuando esto ocurre, necesitaremos un poco de ayuda (de alguien más). Los humanos somos una especie social. Estamos hechos para prestar nuestra atención a la gente que nos rodea y a compartir sus metas.

2011_07_callout

Cuando encontramos a otra persona (amig@, familia, colega) que no quiere compartir nuestra obsesión, el hecho de interactuar con ell@ nos conducirá a que nuestro “sistema de proceder” se fije en lo que ell@ quiere, hecho que creará una oportunidad para nuestro “sistema de stop” a apretar los frenos.

Mientras estemos con esa persona, no seremos esa alma impaciente que somos al estar sol@s.

En este sentido, entrenar a nuestro cerebro a ser más paciente tiene un efecto colateral no esperado: puede juntar a las personas.

Buen Viernes!! 🙂


Artículo Original: “How To Train Your Brain To Be More Patient” en FastCompany.

Escuchar Música, un acto de anticipación y de recordar

La música no es tangible. No nos la podemos comer, ni beber ni emparejarnos con ella. No nos protege de la lluvia, del viento o del frío. No derrota a los depredadores ni cura huesos rotos. Pero l@s human@s siempre hemos apreciado la música o más que apreciar siempre la hemos amado.

Hoy en día nos gastamos grandes sumas de dinero para ir a conciertos, descargarnos canciones, tocar instrumentos y escuchar a nuestr@s artistas favorit@s ya sea en casa on en el metro. Pero ya en los tiempos del Pelaeolítico, la gente invertía mucho tiempo y esfuerzo para crear música, como sugeriría el descubrimiento de flautas hechas de huesos animales.

Flauta hecha de huesos animales. Descubierta en Alemania. 35000 Años.

Flauta hecha de huesos animales. Descubierta en Alemania. 35000 Años.

Entonces, ¿por qué esta cosa sin sentido, a fin y al cabo una mera secuencia de sonidos, contiene un enorme valor intrínseco?

La explicación rápida y fácil es que la música nos aporta a l@s human@s un placer único. Pero aún queda al aire la pregunta del ¿por qué?. Para ello la neurociencia está empezando a aportar algunas respuestas.

Hace ya más de una década, se usaron escáneres cerebrales para demostrar que la música que las personas describían como altamente emocional activaba el sistema de recompensa en los cerebros (más concretamente el núcleo subcortical, conocido por su papel en la recompensa, la motivación y la emoción).

F2.large

Os podéis descargar en PDF aquí el estudio: “Intensely pleasurable responses to music correlate with activity in brain regions implicated in reward and emotion

Con lo que se encontró que el momento en que en la música tenemos “picos emocionales”; ese momento en que se nos eriza la piel mientras escuchamos un pasaje musical causa la liberación de un viejo conocido de Feel The Brain, la Dopamina, una molécula esencial de la actividad de nuestro cerebro.

Dopamina

Dopamina

Cuando escuchamos música placentera, se libera dopamina en el cuerpo estriado (una parte antigua del cerebro que también se ha encontrado en otros vertebrados), conocido como el que responde a los estímulos de recompensa como la comida y el sexo y que, artificialmente, se afecta por la cocaína y la anfetamina.

basal-ganglia

Cuerpo Estriado o Striatum

Pero lo que és más interesante es el cuándo se libera este neurotransmisor: no solamente cuando la música llega al pico emocional, sino segundos antes, en lo que se llamaría la fase de anticipación.

La idea que la recompensa está relacionada con la anticipación (o la predicción de un estímulo deseado) tiene una larga historia en la neurociencia. Hacer buenas predicciones sobre las consecuencias de las acciones de un@ es, al fin y al cabo, esencial en el contexto de la supervivencia. Y las neuronas de la dopamina, en los humanos y otros animales, juegan un papel en discernir cuál de nuestras predicciones es la correcta.

Para ir más alla en saber cómo la música engancha el sistema de recompensa del cerebro, se diseñó un estudio (Interactions between nucleus accumbens and auditory cortices predict music reward value. Science (2013)) que imitaba la compra de música online. La meta era determinar qué pasa en el cerebro cuando alguien escucha una nueva pieza de música y decide que le gusta lo suficiente como para comprarla.

Se usaron programas de recomendación de música para adaptar aún más las selecciones a las preferencias de los oyentes del estudio, pasando desde el Indie y la música electrónica hasta la escena musical hip de Montreal. Se descubrió que la actividad neural en el cuerpo estriado era directamente proporcional a la cantidad de dinero que las personas esperaban gastarse.

Pero aún mas interesante fue el descubrir la “charla” cruzada del cuerpo estriado con el córtex auditivo, “charla” que también se veía incrementada para canciones que al final acabaron siendo compradas en comparación con las que no lo fueron.

800px-Auditory_Cortex_Frequency_Mapping.svg

Córtex Auditivo

¿Por qué el cortex auditivo? Hace ya 50 años, Wilder Penfield, famoso neurocirujano y fundador del Instituto Neurológico de Montreal, informó que cuando sus pacientes recibían estímulos eléctricos en el córtex auditivo mientras estaban dispiert@s, ést@s afirmaban que oían música. Estas observaciones de Penfield junto con las de much@s otr@s, sugieren que la información musical se representa en estas áreas del cerebro.

El córtex auditivo también está activo cuando imaginamos una canción: pensad en las 4 primeras notas de la Quinta Sinfonía de Beethoven 🙂 Esta habilidad nos permite, no solo experimentar la música cuándo ésta esta físicamente ausente, sino también el poder inventar nuevas composiciones y reimaginar cómo una pieza sonaría con un tempo diferente o con una instrumentalización diferente.

También sabemos que éstas areas del cerebro codifican las relaciones abstractas entre los sonidos, por ejemplo: el patrón de sonido particular que hace un acorde mayor independientemente de la clave o del instrumento.

Otros estudios muestran diferentes respuestas neurales de regiones similares cuando hay una rotura imprevista en un patrón repetitivo de sonidos. Es esto exactamente lo que nos ocurre cuándo oímos a alguien tocar una nota equivocada (cosa que notamos aunque no estemos familiarizados con la pieza en cuestión).

Estos circuitos corticales nos permiten hacer predicciones de nuevos eventos en base a eventos pasados. Están pensados para acumular información musical durante nuestras vidas, creando patrones de las regularidades estadísticas que se hallan presentes en la música de nuestra cultura y permitiéndonos entender la música que escuchamos en relación con nuestras representaciones almacenadas de la música que ya hemos oído.


09gray-img-master675

Entonces, cada acto de escuchar música es de hecho una doble actividad: recordar el pasado y predecir el futuro. Cuando escuchamos música, estas redes cerebrales crean expectativas basadas en nuestro conocimiento almacenado.

L@s compositor@s y l@s músic@s lo entienden intuitivamente: manipulan estos mecanismos de predicción para darnos lo que queremos o para sorprendernos, quizás con algo mejor.

En esta “charla” entre nuestros sistemas corticales, que analizan patrones y forjan expectativas y nuestros antiguos sitemas de recompensas y de motivación reside la respuesta a la pregunta: ¿nos mueve una pieza de música en particular?

Cuando la respuesta es sí, hay mas aún que valorar.

Un poco de Música: La Quinta de Beethoven

Buen Domingo!! 🙂

Artículo Original: “Why Music Makes Our Brain Sing” en The New York Times

Nuestra Química

Tiempo atrás, en el Brain Feeling dedicado a “Las ‘inas’ de nuestro cerebro” ya aprendimos un poco sobre las sustancias que hacen funcionar a nuestra máquina más compleja.

Hoy me gustaría compartir con vosotr@s unas nuevas fotos y comentarios sobre los neurotransmisores de nuestro cerebro; así como su relación con la felicidad, el miedo, el amor, el dolor, la fuerza;  que he descubierto últimamente.

Algunos de los que aprenderemos ya son viejos conocidos en Feel The Brain como la serotonina, otros como la acetilcolina aún no los hemos aprendido.

Aprenderemos primero qué neurotransmisores nos provocan qué emociones, para después repasar y aprender las funciones de otros. Pasaremos por:

  • La Felicidad y la Dopamina
  • El Miedo y la Adrenalina
  • El Amor y la Oxitocina
  • El Dolor y la Prostaglandina E2
  • La Fuerza y el Adenosín Trifosfato
  • Pensar y Aprender con la Acetilcolina
  • La Euforia y las Endorfinas
  • La Calma y el GABA
  • La Memoria y el Glutamato
  • La Concentración y la Noradrenalina
  • El Carácter y la Serotonina

 

La Felicidad. La Dopamina


tumblr_m2vikhtNhA1qihar3o1_1280

La dopamina es la señorita encargada de nuestro control emocional, de nuestra habilidad para experimentar placer, deseo o motivación.

tumblr_n1o8uq8oAv1trtj0xo3_1280

Los sentimientos de satisfacción causados por la dopamina pueden convertirse en adictivos y, en consecuencia, repetiremos comportamientos que nos lleven a la liberación de la misma. Estos comportamientos pueden ser naturales como comer o el sexo, o por otro lado, antinaturales como la adicción a las drogas.

Os podeis descargar esta lámina en mayor resolución en PDF aquí: Dopamine

El Miedo. La Adrenalina


tumblr_m2vikhtNhA1qihar3o2_r1_1280

La adrenalina es la hormona que prepara nuestro cuerpo en situaciones críticas para responder a ellas peleando (enfrentándose a ellas) o huyendo.

tumblr_n1o8uq8oAv1trtj0xo2_1280

La adrenalina, también conocida como epinefrina es una hormona que se genera en situaciones de alto stress o situaciones excitantes. Aumenta el ritmo cardíaco, contrae las venas y dilata las vías aéreas con el objetivo de aumentar el flujo sanguíneo hacia los músculos y el oxígeno hacia los pulmones. Esto nos conduce a una explosión física y un aumento de nuestro estado de alerta. También se usa para el tratamiento de reacciones alérgicas.

Os podeis descargar esta lámina en mayor resolución en PDF aquí: Adrenaline

El Amor. La Oxitocina


Tod@s sabemos que el amor es complicado. Incluso la hormona encargada del amor, la oxitocina, tiene una estructura más compleja en comparación con el resto.

tumblr_m2vikhtNhA1qihar3o3_1280

La oxitocina es la encargada del apego emocional entre parejas, de la excitación sexual y de la adhesión entre parejas sexuales e incluso las mascotas y sus dueñ@s.

El Dolor. La Prostaglandina E2


tumblr_m2vikhtNhA1qihar3o4_1280

La prostaglandina E2 no es una hormona en sí. Es una sustancia parecida responsable de iniciar el dolor cuando nuestro cuerpo esta reparando algún tejido dañado.

La Fuerza. El Adenosín Trifosfato


tumblr_m2vikhtNhA1qihar3o5_1280

El adenosín trifosfato es un compuesto encargado de almacenar y liberar energía necesitada por nuestros cuerpos.

Pensar y Aprender. La Acetilcolina


tumblr_n1o8uq8oAv1trtj0xo1_1280

La acetilcolina es el principal neurotransmisor involucrado en el pensamiento, el aprendizaje y la memoria. En el cuerpo es parte de la activación muscular. Su déficit se ha relacionado con enfermedades como el Alzheimer. También se asocia con la atención y la percepción sensorial.

Os podeis descargar esta lámina en mayor resolución en PDF aquí: Acetylcholine

La Euforia. Las Endorfinas


tumblr_n1o8uq8oAv1trtj0xo4_1280

Las endorfinas son un conjunto de compuestos, formados por largas cadenas de aminoácidos. Se liberan en el cerebro durante el ejercicio, la excitación, el dolor, la actividad sexual y producen un sentimiento de bienestar o euforia. Se han identificado hasta 20 tipos diferentes de endorfinas en l@s human@s. Algunos alimentos, como el chocolate y las comidas picantes, pueden estimular la liberación de endorfinas.

Os podeis descargar esta lámina en mayor resolución en PDF aquí: Endorphins

La Calma. El GABA


tumblr_n1o8uq8oAv1trtj0xo5_1280El GABA es el mayor neurotransmisor inhibidor del cerebro. Su rol es calmar disparando los nervios del sistema nervioso central. Niveles altos de GABA mejoran la concentración mental y la relajación; mientras que niveles bajos pueden causar ansiedad e incluso se ha relacionado con epilepsia. También contribuye al control motor y la visión.

Os podeis descargar esta lámina en mayor resolución en PDF aquí: GABA

La Memoria. El Glutamato


tumblr_n1o8uq8oAv1trtj0xo6_r1_1280

El glutamato es el neurotransmisor más común de nuestro cerebro, está involucrado en funciones cognitivas como el aprendizaje y la memoria. También regula el desarrollo del cerebro y la creación de contactos nerviosos. Aunque es tóxico para las neuronas en grandes cantidades pudiendo causar ictus.

Os podeis descargar esta lámina en mayor resolución en PDF aquí: Glutamate

La Concentración. La Noradrenalina


tumblr_n1o8uq8oAv1trtj0xo7_1280

Conocida también como norepinefrina, es un neurotransmisor que afecta la atención y las acciones de respuesta del cerebro. Junto con la adrenalina también forma parte de la repuesta pelea/huir. En el cuerpo, su función es contraer las venas para incrementar el flujo sanguíneo. Los pacientes con TDAH normalmente son recetados con medicamentos dedicados a incrementar los niveles de noradrenalina en el cerebro.

Os podeis descargar esta lámina en mayor resolución en PDF aquí: Noradrenaline

El Carácter. La Serotonina


tumblr_n1o8uq8oAv1trtj0xo8_1280

Se piensa que la serotonina es una contribuidora a los sentimiento de bienestar y felicidad. Regula el ciclo del sueño junto con la melatonina y también regula los movimientos intestinales. Bajos niveles de serotonina se han relacionado con depresión, ansiedad y algunos desordenes mentales. Los antidepresivos funcionan porque aumentan los niveles de serotonina. El Ejercicio y los niveles de luz pueden contribuir positivamente a nuestros niveles de serotonina.

Os podeis descargar esta lámina en mayor resolución en PDF aquí: Serotonin

La Foto de Família


Chemical-structures-of-neurotransmitters

Os podeis descargar esta lámina en mayor resolución en PDF aquí: Neurotransmitters

La Conclusión de Feel The Brain


Y es que al fin y al cabo, somos una máquina que cómo todas funciona a base de compuestos químicos y de las reacciones entre ellos. Es apasionante el diseño con el que estamos hech@s.

Fijaros a modo de resumen algunos efectos del déficit o del exceso de algunas de las sustancias que hemos aprendido hoy:

2015-08-02 21.01.22

Y es que, las únicas dos cosas que en resumen disfrutamos son la serotonina y la dopamina. 🙂

2015-08-02 20.59.50

Eso sí, todo en su medida. En este diagrama podemos aprender resumidamente qué, dónde y cómo actúan y los efectos del defecto y del exceso:

001neurotransmitters

 

Buen Sábado!! 🙂

Imágenes Vía: Compound Interest