35 cosas que deberías haber hecho por tu carrera al cumplir los 35 (Parte II de II)

Buenos días Brain Feelers! 🙂

Lo prometido es deuda, y hoy después del Brain Feeling de ayer: “35 cosas que deberías haber hecho por tu carrera al cumplir los 35 (Parte I de II)” es el momento de llegar a su conclusión aprendiendo el resto de puntos de esta “lista”, empezando por el siguiente, el punto 18.

18. Saber cómo vender (ya sea a ti mism@ u otra cosa)

bloc_aggreg_sellin_2635385g

La verdad es que, ya sea presentando una idea a tu jef@ o escribiendo una carta de presentación sobre porqué eres el perfecto candidato, en algún momento vas a estar vendiendo algo a alguien. Podemos empezar nuestro entrenamiento de venta personal siguiendo estos consejos.

19. Saber como negociar

¿Por qué? Pues porque, en la mayoría de los casos, es el único modo en el que vas a conseguir lo quieres y lo que mereces. Si nunca lo has hecho antes, nos recomiendan hacerlo pasito a pasito (pidiéndole a tu jef@, por ejemplo, que te pague la asistencia a esa conferencia) o bien siguiendo este webinario de una hora con consejos prácticos.

20. Saber como “manage up”

Este anglicismo (“manage up“) es de difícil traducción. Vendría a ser algo parecido a “gestionar a tu jef@” en lo que respecta a la comunicación con tus superiores, pero sin la connotación negativa de la expresión. De hecho cuando alguien nos recomienda que necesitamos “manage up” lo que nos están aconsejando es que tenemos que estirarnos, que amoldarnos. Que tenemos que ir por encima y más allá de las tareas que nos asignan para así realzar nuestro trabajo de manager.

1122

Es un malentendido muy común el pensar que debemos sonreír y aguantar cualquiera que sea la asignación que nos hagan, el estilo de trabajo o la manera de hacer las cosas, sin tener en cuenta si esas demandas son ni siquiera razonables. De hecho ser capaz de “manage up” (o comunicarte con tu jef@ para hacer ver qué es lo que necesitas para hacer tu trabajo mejor) es una aptitud crucial. ¿Cómo hacerlo? Algunas pistas aquí.

21. Saber enviar un e-mail excepcional

Tengamos en cuenta una cosa que no solemos tener presente. La comunicación escrita es muy susceptible a ser “malinterpretada” y con eso me refiero a que se lee e interpreta según el estado de ánimo del receptor. Con esto en mente es de vital importancia saber escribir correos claros, concisos que no den lugar a dudas, ni a malinterpretaciones, ni a malentendidos.

email-subject-lines

Por eso precisamente no deberemos enviar jamás un correo del que no nos sintamos orgullos@s (o del que nuestr@s jefes no estuviesen orgullos@s si lo leyeran). Así que asegurémosnos que le estamos poniendo el cuidado necesario al escribir los mensajes profesionales que enviemos. Puede parecer un esfuerzo titánico, pero vale la pena. Algunas pistas de cómo hacerlo aquí.

22. Domina tu apretón de manos

Ostras… esto es de vital importancia. Mucha más de la que pensamos. Repasad un poco las veces que habéis dado la mano a alguien. ¿Cuántos de vosotr@s os habéis cruzado con el tipo de persona que en lugar de mano tiene un pez muerto? ¿Qué sentimiento os ha venido a la cabeza al saludar a una persona que os ha dado la mano de forma firme y contundente? Os lo dejo a vuestro propio juicio.

726px-have-an-effective-handshake-step-3

Puede parecer un punto nimio, pero un buen apretón de manos es el modo más rápido de crear o de romper una impresión. Un hecho: un CEO del ranking de los 500 de Fortune afirmó una vez que, cuando tenía que escoger entre dos candidat@s con calificaciones similares, otorgaba la posición al candidat@ con mejor apretón de manos. Podemos aprender y ensayar aquí.

23. Encuentra un sistema de listas de tareas que funcione para ti

Ya seas de la modalidad de tener una lista de tareas que se sincronice con todos tus dispositivos o del sistema clásico de papel y agenda (o un modo combinado); comprométete a buscar y encontrar un sistema de listas de tareas que te ayude a gestionar tu flujo de trabajo del mejor modo posible.

comprobacion-de-la-lista-de-tareas-a-mano_23-2147501304

Claro está que podrás cambiar de método a medida que cambies de trabajo o que salgan nuevas aplicaciones al mercado, pero saber qué es lo que te funciona y qué no; qué es lo que te gusta y lo que no; te asegurará que siempre tengas lo que necesites para sacar tu yo más productivo.

24. Conoce tus niveles de energía y úsalos

¿Recordais el Brain Feeling sobre las alondras y los búhos? Pues este punto de la lista tiene bastante que ver con ello.

Y es que no hay nada peor (o menos productivo) que intentar trabajar cuando no estas en tu mejor punto de energía. No deberías gastar más tiempo gastando tus horas de baja energía. Así que entiende y acepta cuándo trabajas mejor y úsalo. ¿Qué no sabes cómo detectar tu mejor punta del día? Alex Cavoulacos nos lo explica aquí.

25. Saber cuánto tiempo de sueño necesitas y comprometerte a tenerlo

Os explicaré un pequeño secreto 🙂 La mayoría de los Brain Feelings los escribo de madrugada. Ahora, por ejemplo son las 4:35 a.m. hora de Europa Central. Eso es porqué me he despertado sin más sueño. Este hecho provocará una reacción en cadena que hará que después de comer esté extremadamente cansado. Por no mencionar el malestar que puedo llegar a sentir por no haber hecho mis 8 horas de sueño.

homer_sleeping-e1339093186191

Dormir es importante. Ya sean 7 o 9 horas; conoce el número de horas que tú necesitas e intenta hacerlas la mayor cantidad de veces posible a la semana. Tu salud y tu carrera dependen de ello. Arianna Huffington nos avisa en su artículo de los beneficios y prejuicios de no hacerlo.

26. Saber Gestionar el Stress

Qué fácil es decirlo y qué difícil es hacerlo ¿eh? Hemos hablado mucho, muchísimo del stress en Feel The Brain (y lo continuaremos haciendo); incluso he tenido el honor de poder impartir un workshop sobre este señor. Y es la razón por la que ahora esté despierto 🙂 No me cansaré de presentaros al malvado cortisol (la hormona del stress) y que me cae fatal.

cortisol-and-working-out

Y es que, si se lo permitimos, el stress puede gobernar y arruinar nuestra vida. Una cosa que no queremos que lo haga por mucho tiempo sostenido. Si el stress es un problema para ti, ponle fin ya!. Podemos hacerlo seguiendo alguna guía como la que propusimos en Feel The Brain (ojo no es de expertos); o esta otra de Lea McLeod. Pero, de todos modos, si tu stress es tan grande que no lo puedes manejar de ningún modo, considera hablarlo con un profesional para que te pueda ofrecer estrategias.

27. Para de disculparte tanto

Puedes pensar que estás siendo educad@ o que estás fortaleciendo tu reputación, per el hecho es que disculparse muy a menudo, especialmente por cosas que están fuera de tu control, puede instaurar dudas sobre tus habilidades y minar tu profesionalismo.

636011214349250625-416701268_khkv

Asegúrate de que te disculpas sólo cuando realmente las has “liado” (no cuando un compañero te pide que vuelvas a la PPT anterior en una presentación). Nos recomiendan revisar los consejos de Lily Herman sobre estar segur@s de que estamos diciendo lo que queremos decir.

28. Supera el “Síndrome del Impostor”

El síndrome del impostor, a veces llamado fenómeno del impostor o síndrome de fraude, es un fenómeno psicológico en el que la gente es incapaz de internalizar sus logros.

impostor-portada

Ya sea cuando estamos empezando en un nuevo campo o cuando hemos estado escalando promoción tras promoción en nuestra compañía desde el día en que salimos de la universidad, el síndrome del impostor puede fastidiar a cualquier profesional.

Pero la verdad es que está dañando tu carrera, por no hablar de tu autoestima. ¿Por qué? Lo podemos aprender aquí. ¿Cómo lo podemos superar sentimientos como que somos un fraude y empezar a sentirnos como lo tremend@s que somos? Pegadle un vistazo a estos modos.

29. Ten un plan de emergencia de tu carrera

¿Qué pasaría si mañana te echaran a la calle? Si no tienes respuesta, o bien tu respuesta es “Paaaanico!!!”; es el momento de pensar en un plan de emergencia para tu carrera.

Las crisis pueden aparecer en cualquier momento. Y éste suele ser inesperado. Ya sea porque te has quemado, porque te despidan, porque tu compañía se vaya al traste, o cualquier otra cosa en la que prefiramos no pensar. Si pasa, ¿no es mejor tener guardadito un plan de acción mejor que empezar a correr como un pollo sin cabeza para que nos contrate cualquiera? Podemos aprender a hacer nuestro plan de acción aquí.

30. Hazte con un proyecto “fuera de horas”

¿Has pensado alguna vez como serías como consultor@ o en abrir una tiendecita on-line, o en restaurar coches, o en…? Pruébalo, en el mejor de los casos encontrarás una fuente de ingresos extra; al menos tendrás un poco más de variedad en tu vida.

31. Invierte en tu jubilación

know_how_to_financially_plan_for_retirement_so_you_can_retire_on_time

Si 🙂 Que ya tenemos 35 (¿recordáis?); hasta ahora era un poco difícil hacernos a la idea de tener que apartar un poco de nuestras ganancias para la jubilación. Pero es importante pensar en que mejor es empezar a hacerlo temprano, de modo que (si todo va bien) lo podamos incrementar exponencialmente durante el tiempo. Aprendamos como empezar a a hacerlo aquí.

32. Invierte en ti mism@

El mundo laboral de hoy en día cambia más rápido que nunca, y para mantenerte arriba de todo de tu juego profesional es muy importante continuar cultivando tus aptitudes. Ahhh! Esto no tiene porque significar que ahora nos tengamos que apuntar todos a un MBA, o que tengamos que hacer un Doctorado, no no. Podemos incorporar pequeñas acciones de mejora en nuestra rutina diaria. Algunos modos aquí.

33. Invierte en el Mundo

Ya sea poniendo tus conocimientos y aptitudes al servicio de un fin sin provecho o ejerciendo de mentor a un colega más junior; dar este feedback al mundo nos va a hacer sentir mejor. ¿Falta de ideas? Algunas de ellas aquí.

34. Conoce lo que NO quieres

No tienes porque saber lo serás cuando tengas 35 -y si ya los tines, no tienes porque ser siempre lo que eres, si eso es lo que no quieres- (ey! tampoco cuando tengas 95). Pero asumir que quieres tener un trabajo y una carrera que adoras es importante (al menos para seguir pensando en ello -aunque activamente no lo estemos persiguiendo-).

tm-pilbox-global-ssl-fastly-net

Y, a menudo, el primer paso para saber lo que quieres es reconocer qué es lo que NO quieres. ¿No quieres un@ dictador@ como jef@? ¿Un rol de ventas? ¿Una posición de gestión? Está bien. Ve descartando opciones; de modo que poco a poco refines lo que quieres.

35. Permítete ir tras lo que quieres hacer

En el caso en que sí tengas claro lo que quieres hacer, empieza a caminar hacia ello. Las carrera son largas, pero ¿qué razón hay para gastar ni un solo día más haciendo lo que no te gusta? Nos dan su permiso 🙂 Y esperan que nosotr@s nos demos el nuestro.

depositphotos_24680215_original

Un Poco de Música: Don’t Stop Me Now (Queen)

El estribillo de “Don’t Stop Me Now” es uno de los que más energía me dan: “Don’t stop me now I’m having such a good time // I’m having a ball // Don’t stop me now // If you wanna have a good time just give me a call // Don’t stop me now (‘Cause I’m having a good time) // Don’t stop” (“No me pares ahora que estoy pasando un buen rato // Que estoy pasandomelo Genial // No me pares ahora // Si quieres pasártelo bien, llámame // No me pares ahora (Porque me lo estoy pasando genial) // no pares”)

Buen Martes!! 🙂

Artículo Original: “35 things you should do for your career by the time you turn 35” en Mashable

Primera Parte de la serie en Feel The Brain: “35 cosas que deberías haber hecho por tu carrera al cumplir los 35 (Parte I de II)

7 hábitos de los padres que salen de la oficina a la hora sin remordimientos

Estar hasta tarde, hasta casi de noche en la oficina no tiene porque ser un indicador de que estemos trabajando más duro.

Propongo que hoy, mediante este Brain Feeling, aprendamos cómo estructurar nuestros días para poder tener todas las cosas hechas partiendo de un supuesto: nuestra jornada laboral debería acabar a las 18.

Reconozco que la primera afirmación con la que empieza el artículo original puede herir sensibilidades, allá va: “Si aún estás en la oficina pasadas las 19, posiblemente el problema no sea tu carga de trabajo; posiblemente no estés trabajando eficientemente”

Laura Stack, autora de “Doing the Right Things Right: How the Effective Executive Spends Time” comenta que “Es extremadamente difícil, cuando no imposible, salir de la oficina a las 18 si eres desdorganizad@ […] las personas trabajan, mucho y más duro porque son ineficientes, desorganizad@s y gastan tiempo durante el día”

Parte del problema viene de que los límites alrededor de las horas de trabajo se han vuelto borrosos. “Es difícil encontrar a alguien que trabaje de 8-17 o de 9-18 y que allí cierre el día […] la mayoría de nosostr@s nos llevamos el trabajo a casa, revisamos correos y hacemos llamadas mientras, por ejemplo, nuestr@s hij@s están en clase de inglés”

Pero, si nos concentramos en ser más productiv@s en la oficina, es posible poder salir a la hora. Como en todo, esto no va a pasar por arte de magia. A continuación aprenderemos 7 hábitos que nos ayudarán a salir de la oficina y a estar en casa a la hora que toca ¿conciliemos?

1. Empieza El Día Con El Fin en Mente

Antes de empezar, hazte preguntas cómo: ¿qué tengo encima de la mesa? ¿qué es lo más urgente? ¿cuál de todas estas urgencias, reuniones son las que quiero cerrar hoy? y por el estilo.

right tarhet

Según Lea McLeod (coach), la mayoría de la gente no sale del trabajo a la hora simplemente porque no se fijan la expectativa de hacerlo.

“En su lugar, simplemente se dejan llevar por el flujo del día laboral, trabajando en cualquier cosa que les caiga encima de la mesa y cometiendo la negligencia de no bloquear su calendario para trabajo más prioritario […] con lo que, al final del día, aún hay un montón de trabajo por hacer (todo porque no planificaron el salir a las 18)”

Con lo que, cojamos un poco de perspectiva. Por la mañana, identifica a qué hora quieres salir esa noche. Ponlo en tu calendario, pon una alarma en el móvil o, simplemente, guárdatelo en tu mente, sugiere McLeod.

“También puede ayudar que te unas a actividades sociales después del trabajo; actividades que se realicen siempre a la misma hora y que te servirán como incentivo para gestionar el día para salir a la hora”

O para los padres y madres, la motivación aún es más fuerte, pasar rato con nuestros hijos, irlos a recoger al colegio o a actividades extra escolares son razones suficientemente fuertes como para que nos organicemos el día, trabajemos efectivamente y podamos salir a la hora y recoger a nuestros pequeñ@s.

 

2. Se Clar@ Con Tus Valores

educacion-en-valores

Según Kevin Kruse, autor de “15 Secrets Successful People Know About Time Management“, podemos ver los verdaderos valores una persona mirando a dos indicadores: su calendario y su chequera. “La mayoría de las personas afirmarán que valoran a la familia y a los amigos. Dirán que su meta es ser buenos padres y que su salud es importante. Pero nuestras acciones revelan la verdad”

El secreto es ser totalmente transparente, y aceptar (diría yo) con lo que realmente valoremos, y a continuación, programemos nuestro tiempo acordemente con ellos. Las personas con éxito en estas tareas, piensan a través de sus prioridades y programan tiempo para cada una de ellas y luego cuando hay bastante, hay bastante.

 

3. Dile A La Gente Cuándo Tienes Que Irte

Aquí entra en juego un concepto importante: la gestión de las expectativas. O lo que sería similar: las personas aceptamos malas noticias pero no sorpresas.

Gestión de las Expectativas. Mejor dar malas noticias que sorpresas.

Gestión de las Expectativas. Mejor dar malas noticias que sorpresas. Viñeta 1: El Jefe le comunica al empleado que esta despedido. Viñeta 2: El jefe dice que no, que no lo está y que el aumento del 2% no esta tan mal. Viñeta 3: El jefe comenta con el diablo “Al fin y al cabo este trabajo se basa en la gestión de las expectativas”

En esto se basa este hábito, en gestionar las expectativas de la gente de tu alrededor cada día.

Por ejemplo, acciones como comunicar a tu equipo o jefe: “Hoy tengo que salir puntual, por favor si necesitas alguna cosa para hoy házmelo saber antes de las 16”.

Con acciones como la anterior estaremos sentado la expectativa que dejaremos de estar disponibles, de modo que evitaremos asignaciones y reuniones de última hora.

Seamos asertiv@s, no tenemos porque dar la razón concreta de porque tenemos que salir puntuales, pero si al menos están sobre aviso veremos como la gente tiende a dar soporte a los otros si hacemos estas metas públicas.

 

4. Haz Primero tu Trabajo Más Importante

Pensareis que es inevitable hacerlo, pero si nos pasamos el día en ítems como contestar correos, programar reuniones, etc. (tareas necesarias, eso sí) perderemos la oportunidad de tener las cosas hechas. Esto nos puede llevar a trabajar hasta tarde para poder acabar con nuestro trabaja más crítico.

priority

McLeod sugiere una estrategia para no perder el norte. Creemos una lista con dos columnas. En la de la izquierda listemos las 3 prioridades más críticas de las que seamos responsables. En la de la derecha, todas las actividades que llevamos a cabo durante el día.

Una vez acabe el día, comparemos las dos columnas. ¿Cuántas de las cosas que están en la columna derecha tienen soporte directo a las 3 de la columna izquierda? Si llegados a este punto, no vemos muchas coincidencias, deberíamos re-evaluar el trabajo que escogemos hacer durante el día.

 

5. Empieza Las Reuniones Antes de las 17

No es que sea una cosa que esté bajo nuestro control absoluto. Pero si lo tenemos, si tenemos ese poder Jedi de convocar reuniones, asegurémonos de que la última empiece como tarde a las 17 y acabe a las 17.30 (partiendo del supuesto que terminemos a las 18)

1439430112282

Stack sugiere: “Bloquea tu calendario empezando a las 17 cada día, de modo que nadie te pueda poner reuniones a esa hora […] también, no pidas a la gente que empiecen proyectos a las 17.45; respeta su derecho de tener una vida también”

 

6. Otórgate Un Tiempo de Transición

No vas a poder salir a la hora si no te das tiempo para cerrar los temas o dejarlos encauzados para el día siguiente.

Con respecto a este punto McLeod sugiere que nos bloqueemos los 20 minutos previos a nuestra salida para pulir detalles, como temas burocráticos, organizar el trabajo del día siguiente y asegurarnos que todos los correos esenciales han sido contestados.

“Trata estos últimos minutos como una reunión ejecutiva con un jefe o un cliente […] no permitas que nada interfiera en ello y no permitas que nadie ponga una reunión encima de esa reunión contigo mism@. Este time-slot no es negociable”

 

7. Date Cuenta De Que El Trabajo Continuará Aquí Mañana

Y añado: ¡Afortunadamente!. Suerte tenemos de que al día siguiente siga habiendo trabajo.

Siempre habrá cosas pendientes en nuestra lista de ToDo’s y fuegos que apagar, pero no dejemos que éstos nos esclavicen.

“Se trata de uno de esos conceptos tan simples que, una vez los asumimos, puede cambiar nuestra vida radicalmente […] la verdad es que siempre habrá cosas por hacer y fuegos por apagar, pensemos pues, cuanto tiempo queremos dedicar cada día a ello”

 

Un vídeo: La Conciliación

Este vídeo, da que pensar. Divertido y a la vez aterrador; nos quiere llevar a la conclusión de que la conciliación es imposible. ¿Estais de acuerdo? ¿Seguro que aplicando acciones como las que hemos aprendido en este Brain Feeling, no nos acercamos más?

Buen Sábado!! 🙂

Artículo Original: “7 Habits Of Parents Who Leave The Office At 5 P.M. Guilt-Free” en FastCompany.com