¿Por Qué No Podemos Recordar Ser Bebés?

La mayoría de nosotr@s no podemos recordar nuestra infancia o cuando éramos bebés. Hay personas que juran recordar cuando tenían 2 años. Y otras que, por ejemplo, no pueden recordar nada antes de cuando tenían 3 años y medio. ¿Por qué tenemos tod@s este agujero en nuestra memoria? ¿Por qué no podemos recordar ser bebés?

El primero que apuntó hacia este fenómeno fue Sigmund Freud, es lo que él llamó amnesia infantil o amnesia de la infancia.

Sigmund Freud

Pensaba que tenía que ver con ser bombardeados por una abundancia de fenómenos psicosexuales que, al tenerlos que procesar, hacían que nuestra cabeza explotase. Esta teoría ya no se considera válida. Desde entonces l@s neurocientífuc@s, psicólog@s y lingüistas han propuesto diferentes aproximaciones a la cuestión.

Ciertos avances en el estudio de la memoria nos están dando algunas visiones. Hoy en día, l@s neurocientífic@s creen que se debe a que las áreas del cerebro donde se almacena la memoria a largo plazo aún no están plenamente desarrolladas.

Hay dos áreas responsables de la formación de la memoria: el hipocampo y el lóbulo temporal medio. Además, a parte de la memoria a largo plazo y de la memoria a corto plazo, hay otros dos aspectos a tener en cuenta: la memoria semántica y la memoria episódica. La memoria semántica es el recordar las aptitudes necesarias o dónde podemos encontrar los objetos en nuestro entorno, lo que nos ayuda a movernos por el mundo.

Modelo de la formación de memoria para las palabras habladas. De Mathew H. Davis y M. Gareth Gaskell.

Las partes del cerebro necesarias para la memoria semántica están plenamente maduras ya en el primer año. Pero, a esa edad, el hipocampo aún no es capaz de integrar las redes que gestiona. Esto no se alcanza hasta algún punto entre los 2 y 4 años.

La memoria episódica encadena los puntos argumentales individuales juntos, para formar la estructura lineal a la que estamos acostumbrad@s. Curiosamente, el córtex prefrontal, el área responsable de la memoria episódica, no está plenamente desarrollada hasta nuestra veintena. De modo que los recuerdos a partir de lo 20 años, tienen más textura y profundidad, incluyen detalles importantes como la fecha y la hora en que ocurrió un incidente. En los años 80 del siglo XX, l@s investigador@s descubrieron que las personas recordaban qué había ocurrido entre los 6 y 7 años como mucho. Este nuevo descubrimiento apuntaría hacia el por qué.


En 2014, un estudio canadiense publicado en Science, habría descubierto por qué no podemos recordar nuestros años más tempranos. Durante nuestras vidas, el proceso de neurogénesis o, lo que es lo mismo, el crecimiento de nuevas células cerebrales, ocurre constantemente. Pero en los bebés, el fenómeno ocurre a un ritmo mucho más rápido, particularmente en el hipocampo. Un gran número de diferentes células cerebrales brotan de golpe. Este proceso es tan robusto que resulta en un pérdida de memoria.

Nuevas neuronas generadas (en blanco) en a región del cerebro del hipocampo. Jason Snyder.

Las nuevas neuronas formadas, apartan los circuitos ya establecidos de memoria y los destruyen, remplazándolos, y llevándonos a la amnesia infantil. La neurogénesis ocurre en todos los mamíferos.

En esta investigación, los roedores fueron los seleccionados como sujetos de test. L@s científicos empezaron con los ratones. Cuando un ratón iba hacia cierto sitio en el tanque, recibía un shock eléctrico. Luego, l@s investigador@s les daban algún medicamento o les hacían correr en la rueda, dos métodos que estimulan la neurogénesis en esa especie.

Con un crecimiento neuronal aumentado, los ratones no recordaban tanto el shock eléctrico. Pero, cuando la neurogésis se había ralentizado, los ratones eran mejores a la hora de recordar. Se testearon otras dos especies mediante este modo: los cobayas y los degús.

Neurogénesis en Adultos

Se descubrió, que estas dos últimas especies no tienen la misma tasa acelerada de neurogenesis que tienen los ratones jóvenes. Como resultado, no experimentaban la amnesia infantil. Cuando l@s científic@s aceleraban el ritmo de neurogénesis en sus cerebros, también se volvían olvidadizos. Lo que es más, sabemos que la neurogénesis rápida también ocurre en los monos y se sospecha que también en los humanos.

El borrado de nuestros recuerdos más tempranos puede verse como una trágica pérdida. Pero de acuerdo con el Dr. Paul Frankland (neurobiólogo en el hospital infantil de Toronto), quien dirige el estudio, sería un proceso necesario. Afirma que Ciertos tipos de olvido son importantes para la memoria […] La capacidad es finita. Necesitamos incrementar la señal más que el ruido. Debemos deshacernos de toda la basura y recordar las características y eventos importantes

Otros estudios han apuntado hacia una pérdida de las capacidades del lenguaje o hacia que los infantes no están emocionalmente desarrollados aún para preservar recuerdos complejos. La falta e un sentido del ‘yo’ también juega un rol aquí. Este estudio refuerza estos argumentos. Serían como piezas de un puzzle muy complejo.

Incluso cuando se demuestre cierto en los humanos, cosa que tiene muchos números de ser cierta, aún hay vastas diferencias en la retención de la memoria y su capacidad entre una persona y otra. La cultura aquí también tiene algo que ver. Las personas de las culturas occidentales tienden a recordar más que aquell@s de las culturas orientales. Esto se debe a que el foco en occidente se centra en la experiencia individual, lo que hace que los recuerdos tengan más significado, ya que tienen un impacto emocional mayor. La genética, por supuesto, también tendría un papel en el proceso.

Para aprender un poco más sobre esta extraña y universal experiencia, podemos ver este vídeo:

 

Buen Domingo!! 🙂


Artículo Original: “Why Can’t You Remember Being a Baby?” en Big Think

Si Olvidas Tan Rápido Como Lees, Esto Es Para Ti

A mi me pasa a menudo, leo libros, artículos, lo que sea y, a menudo, acabo tan sólo recordando ‘de qué iban’, sin detalles, sin precisión. Hoy me gustaría aprender 4 modos de trucar nuestra memoria y una llamada a la acción.

“Saber y no hacer es lo mismo que no saber” Peter Sage

Si eres de l@s que lee mucho, pero olvidas la gran parte de la información tan rápido cómo la absorbes, hay 3 cosas que aprenderemos hoy que te servirán para mejorar en ello:

  • Un toque de atención
  • Una explicación de por qué es necesario y cómo te va a ayudar a recordar mejor
  • 4 Trucos que podemos usar para memorizar las cosas más fácilmente

¡Vamos allá!

En palabras del autor del artículo original: ‘en 2016, aprendí algo de un libro distinto cada día y luego escribía sobre ello.’ La lección más grande que aprendió fue: Léelo Cuando Lo necesites.

Hoy en día, los hechos están al alcance de un click. Sí, conocer muchas cosas nos hace más interesantes, pero has estado allí algún tiempo, así que apuesto lo que quieras a que aún tienes un montón de cosas de las que hablar en las reuniones sociales.

No leas tan sólo en nombre del aprendizaje. Sé un@ profesional. Utiliza la información que consumes. Será tan buena cómo lo que hagas con ella. Esto es lo que importa. Irónicamente, aprender cosas en el momento que las necesitas te va a ayudar a recordarlas mejor.

¿Por qué?

Hay dos tipos de recuerdos:

  • Recuerdos en los que haces un esfuerzo consciente para crearlos.
  • Recuerdos que formas inconscientemente a través de la experiencia.

El primer tipo de recuerdos se almacena en el hipocampo. Es lo que ocurre cuando tu nuevo vecino Juan se presenta y tu te buclas en un: “Juan, Juan, Juan, Juan, Juan,…” en tu cabeza, una y otra vez para no olvidarlo.

El Hipocampo

El Hipocampo

El segundo tipo se almacena en el neocortex. Cuando fuiste al parque de atracciones con tus abuelos por primera vez, te compraron un helado, cayó al suelo, y la señora del carrito de helado te dió uno nuevo; esta experiencia acaba justo allí, en el neocortex.

teoriadelcerebrotriple

Los recuerdos almacenados allí son mucho más fuertes e intensos ya que cada parte de tu memoria se almacena en una sección diferente.

Por ejemplo, el gusto del helado que tu abuela te compró se almacena en las sinapsis de la sección del gusto, mientras que el diseño de los años 20 del helado reside en la sección del procesado visual.

Más sinapsis en más lugares significan que podamos recordar mejor y esa es la razón por la que podemos recordar mejor las experiencias.

L@s expert@s en cualquier campo, sea ajedrez, kung fu o ventas, se vuelven expert@s a través de la repetición y de la práctica. Es su experiencia de usar lo que han aprendido, lo que realmente construye su memoria.

Así que no embutas tu hipocampo. Utiliza lo que aprendes para crear experiencias.

Lee cuando lo necesites.

Piensa en ello en términos de entrada y salida. Cuando estamos intentando generar una salida, un resultado (por ejemplo al solucionar el problema de la creación de un plan de marketing para tu negocio), tienes que ligar la entrada a alguna cosa (un libro de marketing).

También puedes crear una razón / excusa / justificación para esa necesidad. Por ejemplo, el autor original menciona que, el año pasado necesitó aprender algo nuevo de un libro diferente cada día ya que tenía que escribir los artículos de su blog. Este hecho se convirtió en significativo ya que usó directamente lo que aprendió y lo convirtió en algo.

4 Trucos Para Recordar Mejor

Dado que ya tenemos una buena razón para recordar, aprendamos 4 cosas que nos los harán más fácil.

Espacia

Murmurar el nombre de Juan una y otra vez la primera vez que lo oyes no va a ayudar que lo recuerdes. Hará que tu cerebro se aburra. Tu cerebro necesita descansos para recordar cosas.

Enviarte un recordatorio con el nombre de Juan dos días después de que o hayas oído por primera vez, será más eficiente. Esto se denomina: efecto de espaciado (spacing effect).

El Efecto Zeigarnik

Tu cerebro tiende a recordarte las cosas que has dejado incompletas. Esto se llama Efecto Zeigarnik.

31

En términos de aprendizaje esto significa que mientras te tomas un descanso después de 4 horas de intentar solucionar algo, tu inconsciente continua procesando el problema en que te encallaste haciéndote aparecer las solución mientras te duchas a la mañana siguiente.

Así que hay un beneficio doble de tomarse descansos: la correcta frecuencia de entrada permitirá que la memoria se sumerja más profundamente y que tu cerebro recuerde la información en el momento oportuno.

Trocea

1711200124121999 es difícil de recordar.

Pero no lo son dos fechas consecutivas: 17/11/2001 y 24/12/1999. Especialmente si las ponemos en contexto: el cumpleaños de un amigo y las Navidades de 1999.

Trocear grandes piezas de información en otras más pequeñas y ponerlas en contexto hará que las recordemos más fácilmente.

El Palacio De La Memoria

Ya hemos aprendido que las experiencias son el modo más poderoso para recordar, también podemos crearlas en nuestras cabezas y observar un fenómeno similar.

El Palacio de la memoria

El Palacio de la memoria

Camina mentalmente por una ruta que conozcas realmente bien y sitúa objetos o cosas que quieras recordar a lo largo del camino.

Por ejemplo, imagina dar un paseo por tu casa poniendo elementos de tu lista de la compra en diferentes lugares del trayecto. Las cebollas en el cajón de los calcetines, el pan sobre la mesa de la cocina, los limones en el lavabo,…

Luego, una vez estés en el supermercado, todo lo que deberás hacer es volver a dar tu paseo mental y coger las cosas a medida que progresas.

¿De Dónde?

Como menciona Niklas Goeke, el autor del artículo original, estos trucos vienen de dos libros sobre el tema de la memoria. De los que ha escrito dos reseñas:

Pero no los leamos tan sólo para divertirnos (pensemos en algo que queramos mejorar en lo que respecta a nuestra memoria) El mejor truco de todos para recordar es leerlo cuando lo necesitamos.

Nik

Nik

No olvidéis de apoyar a Nik uniéndonos a su newletter.

Buen Miércoles!! 🙂


Artículo Original: “If You Forget As Fast As You Read, This Is For You” en Better Humans

Los Malos Hábitos Al Comer Dañan También Tu Cerebro, No Sólo Tu Línea

El sobrepeso puede aumentar la presión sanguínea, el colesterol y el riesgo de desarrollar diabetes. Pero también puede ser malo para tu cerebro como ya aprendimos un poco en el Brain Feeling: El Efecto del Azúcar en Nuestro Cerebro y en 5 Actividades diarias que Dañan Nuestra Memoria.

Una dieta alta en grasas saturadas y azúcares, la llamada dieta occidental, afecta las partes del cerebro que son importantes para la memoria y hacen la que las personas estén más ansiosas de consumir comida poco saludable, afirma el psicólogo Terry Davidson, director del Centro de Neurociencia Conductual de la Universidad Americana en Washington D.C.

Davidson, no empezó por estudiar qué es lo que la gente comía. En lugar de ello, estaba más interesado en aprender sobre el hipocampo, la parte del cerebro que juega un importante rol en la memoria. Podemos revisitar el Brain Feeling, con video incluido: El caso de Henry Molaison, ¿Qué pasa si nos extirpan el hipocampo?

El Hipocampo

El Hipocampo

Intentaba descubrir qué partes del hipocampo hacían qué. Lo hizo, estudiando ratas que tenían daños muy específicos en sus hipocampos, viendo qué era lo que les ocurría.

En este proceso, Davidson notó algo extraño. Las ratas con el hipocampo dañado cogían comida más a menudo que el resto de ratas, pero tan sólo comían un pequeño mordisco y después la tiraban.

Se dio cuenta que esas ratas no sabían que estaban llenas. Hecho que le llevó a afirmar que alguna cosa similar debería ocurrir en los cerebros humanos cuando las personas comen una dieta rica en grasas y azúcares. Davidson dice que hay un círculo vicioso entre las malas dietas y los cambios cerebrales.

1-s2-0-s2352154615001801-fx1

Se ve apoyado por un estudio de 2015 del Journal of Pediatrics que demostró que l@s niñ@s obes@s tenían peores resultados en tareas de memoria que testeaban el hipocampo en comparación con aquell@s niñ@s que no presentaban sobrepeso.

Dice que si nuestro sistema cerebral se ve perjudicado por ese tipo de dieta, “es lo que hace difícil que paremos de consumir esa dieta […] pienso que la prueba es lo bastante sólida como para demostrar el efecto de estas dietas y de la obesidad sobre el funcionamiento cerebral y la función cognitiva”

La evidencia está creciendo. Una investigación del Centro de Cambridge para el Envejecimiento y la Neurociencia publicada en Julio, demostró que las personas obesas tienen menos materia blanca en su cerebro que las de sus semejantes; es como si sus cerebros fuesen 10 años más viejos.

Materia Blanca (White Matter) y Materia Gris (Gray Matter)

Materia Blanca (White Matter) y Materia Gris (Gray Matter)

Un estudio más reciente de la Universidad de Arizona apoya una de las teorías más importantes, una alta masa corporal está relacionada con la inflamación que, a la vez, afecta al cerebro.

Si entendemos cómo la obesidad afecta al cerebro y a la memoria, podremos usar esa relación para prevenir que las personas se vuelvan obesas, eso en primer lugar.

Lucy Cheke, psicóloga de la Universidad de Cambridge, nos da una idea de cómo hacer esto en su estudio publicado en Noviembre de 2016 en The Quarterly Journal of Experimental Psychology.

Sus investigador@s pidieron a gente obesa y gente delgada que llevasen a cabo un tarea de memoria consistente en una caza del tesoro virtual. Los sujetos debían ocultar algo en una escena a través de diversas sesiones en ordenadores, luego se les preguntaba qué habían escondido, dónde lo habían hecho y en qué sesión.

Evolución de las Diferentes Sesiones de la Prueba

Evolución de las Diferentes Sesiones de la Prueba. Los participantes movían objetos y los escondían entre las escenas durante dos días (en la imagen es la fase de ENCODING). Luego se les pedía que indicasen del mismo modo dónde habían escondido la comida cada día (fase WWW RETRIEVAL). WWW= what-where-when (qué-dónde-cuándo). Finalmente se les daba el “dónde” y el “qué” y más tarde el “cuándo” en una batería aleatoria.

2010-complicaciones-obesidad-max

Buen Sábado!! 🙂


Artículo Original: “The Wrong Eating Habits Can Hurt Your Brain, Not Just Your Waistline” en NPR

Los Beneficios de Dormir Bien

Esta es la segunda cosa que quiero compartir con vosotr@s hoy domingo. Es una nueva TED Ed Lesson, esta vez de mano de Shai Marcu; en la que revisitaremos un tema recurrente en los Brain Feelings: la importancia de un buen descanso en nuestro cuerpo y cerebro.

Son las 4 AM y el gran examen es en 8 horas. Has estado estudiando durante días, pero aún crees que no estas listo. ¿Debes tomarte otra taza de café y pasarte las próximas horas hincando los codos? O, por el contrario, ¿deberías irte a dormir?

Shai Marcu defiende la segunda opción, demostrando cómo el dormir reestructura nuestro cerebro de un modo crucial para que nuestra memoria funcione. 🤔

Un poco más: cómo actúa nuestro cerebro al dormir 💤

Demos un vistazo a esta imagen:

¿Cómo sabe tu cerebro cómo dormir?

¿Cómo sabe tu cerebro cómo dormir?

El cerebro orquesta el ciclo dormir-vigilia respondiendo a estímulos externos cómo la luz solar o los propios ritmos del cuerpo.

Los niveles hormonales suben y bajan en partes clave del cerebro para saber cuando dormir y cuando estar despiert@s. Estas fluctuaciones son diferentes es todos los cerebros y a distintas edades. Los científicos aún no se ponen de acuerdo sobre la necesidad de dormir, lo que sí está claro es que juega un rol vital en el almacenamiento de la memoria y el procesado de la información.

Repasemos estas partes clave del cerebro de la imagen (de derecha a izquierda en sentido horario):

  • Tálamo: Corta la entrada de los estímulos mientras dormimos.
  • Cerebelo: Control muscular. Activo durante la fase REM.
  • Amígdala: Sensible a la privación del sueño, la que te hace sentir crujido cuando no has dormido suficiente.
  • Hipotálamo: Controla el ritmo cardíaco del cuerpo.
  • Hipocampo: Es aquí donde los recuerdos a corto plazo se convierten en recuerdos a largo plazo en el córtex, mientras dormimos.
  • Cortex Prefrontal: Activo durante el sueño lúcido

Buen Domingo!! 💤

Artículo Original: “The benefits of a good night’s sleep – Shai Marcu” en TED Ed

El Cerebro: un vídeo, una web y una inforgrafía

Vale, aceptémoslo; si no nos pasamos día a día trabajando con la máquina más compleja será casi imposible que aprendemos más sobre ella. A todos los niveles.

Hoy me gustaría aprender con vosotr@s algunos materiales que nos darán más información sobre el cerebro.

Un vídeo: El Cerebro

En primer lugar, este vídeo; en el que en 13 minutos se hace un repaso de todo el cerebro. Lo he encontrado muy interesante. Espero que aprendamos muchos con él.

 

(También lo pordreis encontrar en: The Brain)

Una Web: El Cerebro Interactivo

brain-bandaid-TBI1

Esta página es mesmerizing 🙂 ; se llama Traumatic Brain Injury y nos permite explorar las zonas del cerebro, de un modo interactivo; permitiéndonos aprender sobre cada una de las partes del cerebro, sus funciones y cómo éstas se ven afectadas por heridas traumáticas del cerebro. Un modo muy atractivo de aprender más sobre el cerebro. Lo podremos aprender en este enlace:

Traumatic Brain Injury A to Z

Una Infografía, nuestro cerebro cuando hacemos ejercicio

Fijémonos en este gráfico:

"Tu Cerebro Ama el Ejercicio"

“Tu Cerebro Ama el Ejercicio”

Empezando por la esquina izquierda superior, y en sentido de las agujas del reloj:

  • Se libera norepinefrina de modo que se incrementa:
    • La Atención
    • La Percepción
    • La Motivación
  • También se liberan las endorfinas atenuado la sensación de dolor.
  • Se libera serotonina, haciendo que nuestro humor mejore.
  • Se incrementa el flujo sanguíneo en el cerebro:
    • Aportando más oxígeno
    • Aportando más nutrientes
    • Incrementando la limpieza del cerebro
  • Se libera dopamina, de modo que se incrementa:
    • La Motivación
    • La Concentración
    • El Aprendizaje
  • El hipocampo es la parte del cerebro que tiene que ver con el aprendizaje, y la memoria. Cuando llevamos a cabo ejercicio de modo regular el tamaño de éste se ve incrementado.
  • Las Hormonas se combinan con el Factor Neurotrófico Derivado del Cerebro con el fin de:
    • Hacer Crecer las Células Cerebrales
    • Regular el Humor
    • Proveer Claridad Mental
  • También se libera el Factor Neurotrófico Derivado del Cerebro:
    • Protege las Neuronas
    • Repara las Neuronas de heridas y de degeneración

serotonin-and-dopamine1

Buen Jueves!! 🙂

El caso de Henry Molaison, ¿Qué pasa si nos extirpan el hipocampo?

En la serie “Duttonsvile” de Feel The Brain, hablamos de Phineas Gage; uno de los pacientes más famosos de la neurociencia. Podeís revisitar la historia de Gage en: Duttonsville.


Hoy aprenderemos otro caso particular de la Neurociencia, el caso de Henry Molaison (H.M):

Henry Molaison, conocido como H.M.

Henry Molaison, conocido como H.M.

Esto fue lo ocurrido a Henry:

"Memories of Henry"

“Memories of Henry”

Pues bien, Henry se rompió su cráneo en un accidente; a raíz de este trauma empezó a tener fundidos a negro y ataques epilépticos.

En 1953 H.M. se decidió a someterse a una cirugía cerebral radical. El doctor que se encargó del caso fue el temerario Dr. William Scoville:

William Skoville

William Scoville

Y, ¿por qué temerario? Pues porque, a pesar que en ese entonces se desconocía la función del hipocampo en el cerebro humano, el doctor procedió a extirpar el hipocampo de Henry.

En primera instancia la intervención fue un éxito absoluto -con respecto a lo que intentaba solucionar-. Los ataques epilépticos desaparecieron; pero algo había ocurrido con la memoria a largo plazo. Al despertar de la cirugía, Henry podía recordar ciertas cosas previas a ésta; pero se mostraba incapaz de generar nuevos recuerdos.

Fue en este momento cuando la psicóloga Brenda Milner empezó a examinar el caso de H.M.:

Brenda Milner

Brenda Milner

Brenda enseguida detectó que H.M: era incapaz de crear nuevos recuerdos; hechos, cosas que veía y gente que conocía era olvidadas de modo instantáneo.

Lo sorprendente fue que Brenda detectó que la capacidad para crear recuerdos procedurales de H.M. había quedado intacta; es decir, era capaz de aprender a hacer nuevas cosas y nuevas capacidades; pero era totalmente incapaz de recodar cómo las había aprendido -cómo las había adquirido-; simplemente estaban allí.

Gracias a estos estudios ahora sabemos que existen dos tipos de memorias diferentes y que éstas se almacenan en partes diferentes del cerebro y que es el hipocampo el que actúa como intermediario para enlazar estos dos tipos de almacenes de nuestro cerebro.

H.M murió en 2008, a la edad de 82 años; aunque él estaba aún totalmente convencido que tenía 27.

En este vídeo, de un modo ameno y animado (de la mano de Sam Kean) aprenderemos toda la historia de H.M. y de Brenda; así como todo lo que su relación aportó al conocimiento de la memoria a corto y largo plazo y de las partes del cerebro involucradas en su distinción. En definitiva todo los que el caso de H.M. nos enseñó sobre el cerebro y la memoria.

Buen Sábado!! 🙂

Fuente Original: “What happens when you remove the hippocampus? – Sam Kean” en ed.ted.com

La Ciencia del Miedo, Halloween is Comming

Como parte de la serie de Brain Feelings que nos anticipan la llegada de Halloween, hoy me gustaría aprender qué es lo que pasa en nuestro cuerpo y cerebro con respecto al miedo y a las reacciones que le presentamos.

¿De qué tienes miedo? ¿Serpientes? ¿Turbulencias? ¿Arañas? ¿A Hablar en Público?

Tod@s nosotr@s nos asustamos y tod@s tenemos diferentes umbrales para hacerlo. Algun@s de nostro@s nos gusta la parte estremecedora de las películas de horror y a otr@s les puede parecer que la escena donde matan a la madre de Bambi es demasiado aterradora.

Sea lo que sea lo que te asuste, estaremos de acuerdo que el miedo hace que nuestro cuerpo reaccioneNuestros corazones palpitando. Nuestras manos sudando. Nuestros músculos congelados. Nuestro tobillos temblando.

Bien, si experimentas estos síntomas se lo tienes que agradecer a tu amígdala que, como hemos aprendido en otros Brain Feelings, es la parte del cerebro que se encuentra detrás del ojo y por encima del oído.

_4755829

De hecho tenemos dos y tienen una forma de almendra y son pequeñitas. Pero no dejéis que el tamaño os engañe. Sin la amígdala, los humanos no hubiésemos sobrevivido a lo largo de la historia. La amígdala es el sistema de alarma del cerebro.

Pensemos en ella como un@ operador@ del 112. Está a la espera que lleguen malas noticias. Desde el punto de vista del cuerpo, estas malas noticias llegan a través de distintos canales: la vista, el sonido, el gusto, el tacto y el dolor y, este operador del 112 genera la señal de respuesta del cuerpo a estos inputs incrementando el ritmo cardíaco, la presión sanguínea o la respiración. A la par, como también hemos aprendido, se liberan un montón de hormonas del stress (cortisol) al flujo sanguíneo. Y todo esto en tan solo fracciones de segundo.

stress2-910x1024

Podemos aprender mucho de los animales en cómo respondemos cuándo estamos asustad@s. Cuando los animales están asustados, su cuerpo se paraliza, su ritmo cardíaco aumenta, y el cortisol entra en escena. En el mundo animal esto es de gran ayuda, dado que, un depredador potencial no puede ver a una presa potencial si ésta no se mueve. Por lo que estar quieto puede ser un salvavidas. Y el aumento del ritmo cardíaco y de las hormonas del stress preparan al cuerpo para huir si la congelación falla.

Partes de Nuestro Sistema del Miedo

Pero no es sólo la amígdala la que se encarga de nuestra reacción de huir o pelear. Sino que hay otras que también intervienen:

edutopia-ramierez-sci-of-fear-brain

  • La Amígdala: escanea por amenazas e indica al cuerpo a responder.
  • El Tronco Cerebral: dispara la respuesta de quedarnos quietos.
  • Hipocampo: activa la respuesta pelear o huir.
  • Hipotálamo: indica a las glándulas adrenales que deben liberar hormonas.
  • Córtex Pre-Frontal: interpreta el evento y lo compara con experiencias pasadas.
  • Tálamo: recibe el input de los sentidos y “decide” enviar información o bien al córtex sensorial (miedo consciente) o a la amígdala (mecanismo de defensa).

No Mezclar Miedo y Arendizaje

El Artículo original en el que se basa este Brain Feeling, esta escrito por una docente. En él, lleva a cabo esta reflexión que ahora aprenderemos y que destaca la necesidad de evitar mezclar miedo y aprendizaje. Veréis que también lo podemos extrapolar a nuestros ámbitos laborales y personales.

Hay muchas cosas que no se mezclan bien juntas: aceite y agua, leche y limón, pasta de dientes y zumo de naranja. Otro par a añadir a esta lista es miedo y aprendizaje.

Cuando estamos en un estado de miedo, se liberan -como hemos aprendido- hormonas del stress al flujo sanguíneo. L@s investigador@s han demostrado en un estudio que, niveles medios y bajos de la hormona del Stress (el cortisol) mejoran el aprendizaje y la memoria; mientras que niveles altos de la misma tienen efectos más nocivos sobre los mismos puntos.

El Cortisol, la hormona del Stress.

El Cortisol, la hormona del Stress.

Esto lo podemos traducir en el momento en que queramos mejorar el aprendizaje de nuestro grupo con acciones, cómo cambiar un poco el entorno, cambiar a alguien de sitio o la distribución de las mesas. Este pequeño cambio hará que el cerebro se pregunte ¿Qué está pasando? (Curiosidad y Miedo siempre están allí).

Por otro lado, un entorno lleno de miedo y ansiedad no mejorará el aprendizaje. Y recordad no solo en la escuela, el trabajo, sino también en casa el stress reduce el aprendizaje. Con lo que creemos un entorno calmado con una pequeña variedad de pequeños cambios continuos, hará que incrementemos nuestra capacidad de aprendizaje.

Como sabéis el miedo, en Halloween (por ejemplo) puede ser alguna cosa divertida. Much@s lo pueden disfrutar otr@s much@s no. Lo que sí estaremos de acuerdo es que el miedo demuestra la gran labor que lleva a cabo nuestra amígdala para protegernos del peligro.

Una Infografía: La Antomía del Miedo

En ella podremos ver resumido todo lo que hemos aprendido en este Brain Feeling junto con otros datos curiosos cómo: las fobias más comunes, las fobias más raras, y otros datos del miedo. Todo ilustrado con una atmófera de Halloween.

anatomy-of-fear-900px


Artículo Original: “The Science of Fear” en Edutopia

Buen Viernes!! 🙂

Las Emociones Fortalecen Nuestros Recuerdos

La memoria. Somos una máquina de grabar. Lo hacemos sin cesar. Almacenamos todo lo que grabamos en ella. Pero no somos ni siquiera conscientes de la cantidad de información que estamos almacenando, de los detalles. Del mismo modo tampoco somos conscientes del iMovie que nuestro cerebro hace a veces en los recuerdos. Una edición que le delegamos sin saberlo.

En este Brain Feeling aprenderemos que las emociones aumentan la resolución de los recuerdos.

El ser humano es un buscador de información. Constantemente estamos recopilando detalles, grandes y pequeños, de nuestro entorno. Pero raramente la mayoría de las cosas que encontramos en nuestro día a día son de necesario recuerdo. Por ejemplo, ¿por qué recordar dónde comimos el martes de la semana pasada con un amig@?

¿Qué pasaría si más tarde viésemos que hay alguna cosa importante que recordar sore esa comida? Nuestro cerebro tiene una remarcable habilidad para almacenar información que en el momento no parece trascendental.

Si nuestro amig@ hubiése enfermado después de la ésa comida entonces los detalles de la misma sí serían relevantes: ¿qué restaurante fue? ¿qué pidió? ¿pedimos nosotros lo mismo? Ahora estos detalles sobre la comida ya no son tan triviales.

Con nueva información relevante, el ser humano tiene una capacidad sorprendente de fortalecer lo que, hasta ese momento, eran recuerdos débiles. Este hecho apunta a la capacidad natural adaptativa de la memoria humana.

En un brain feeling anterior ya aprendimos dónde almacena nuestro cerebro los recuerdos. El objetivo de éste es entender como el cerebro almacena los recuerdos de eventos que son emocionalmente neutros y que ganan importancia a través de experiencias posteriores:

  1. ¿Cómo el cerebro almacena toda esta información?
  2. ¿Cómo las emociones fortalecen los recuerdos triviales?

Veamos pues como sucede este proceso. Tengamos a mano un completo mapa del terreno a explorar.

Recordamos Mejor los Eventos Ligados a Emociones

El estudio de la mejora emocional de la memoria se centra mayormente en como recordamos los estímulos y eventos que la rodean, como imágenes evocativaseventos traumáticos. Un ejemplo sometido a estudio profundo sobre ¿qué afecta a la retención de los recuerdos? es el 11-S.

Damos por garantizado que recordamos mejor eventos con una fuerte carga emocional que eventos neutrales.

La emoción incrementa nuestra habilidad para recordar, afectando la actividad cerebral de las regiones involucradas en el procesamiento emocional. Particularmente la amígdala  y el striatum.

Gray_718-amygdala

Así como otras regiones involucradas en codificar nuevas experiencias como el hipocampo.

emphasizing-hippocampus

Las emociones también incrementan la fuerza de nuestra memoria en el tiempo mediante el proceso que ya conocemos: la consolidación.

Las emociones intensas pueden incrementar los recuerdos para eventos positivos, como una fiesta de cumpleaños sorpresa con tus mejores amig@s, como también para los eventos negativos.

Por supuesto muchos de los detalles no están rodeados de carga emocional. Pero pueden ganarla a través de nuestras experiencias.

En el ejemplo de la fiesta de cumpleaños, incluiremos detalles cómo qué llevábamos puesto y quién estaba presentes. Detalles sin importancia, pero que recordamos por el contexto en que los experimentamos.

¿Cómo estudiamos la memoria?

Investigaciones han demostrado que las personas tenemos mejor memoria para información mundana, cuando esta se presenta en un contexto emocional, sin importancia de si es positivo o negativo.

En algunos estudios anteriores, se encontró que las personas recordaban selectivamente dibujos si se les habían mostrado el día anterior asociados a un electroshock (he aquí un condicionamiento) -los sujetos no estaban al tanto que al día siguiente se les preguntaría por los dibujos-.

También han demostrado que las personas recordaban mejor los dibujos si se les advertía que, en caso de olvidarlos, recibirían un electroshock el día siguiente. Pero tampoco es necesario un condicionamiento negativo, también recordaban dibujos concretos si se les prometía un premio monetario por hacerlo.

GB1film2005chapter02sc011

Estos experimentos se centran en factores emocionales en el momento que el recuerdo original se crea. Los descubrimientos han demostrado cómo información aparentemente trivial asociada a un evento significativo puede ser selectivamente preservada en la memoria.

Las Emociones Mejoran Nuestra Memoria Sobre los Detalles Pequeños

¿Qué pasa cuando el evento emocional ocurre después que el recuerdo se haya formado? Cuando no se dan a la vez. Un estudio reciente ha demostrado que una experiencia emocional puede mejorar el recuerdo de información neutral antigua.

Los voluntari@s del estudio, visionaron diferentes series de dibujos sobre dos categorías: animales y herramientas. Después de un tiempo, se les mostró un nuevo conjunto de animales y herramientas (en este último caso, en el momento que el voluntari@ veía el dibujo recibía una descarga en la muñeca).

Ya hemos comentado que la memoria se fortalecía para los dibujos asociados al shock. Pero lo que se demostró fue que si se emparejaban shocks con los dibujos de animales, los voluntari@s fortalecían la memoria también para los animales que habían visto sin shock. Lo mismo con las herramientas.

Del mismo modo que recordar los detalles de la comida con nuestro amig@ después de saber que enfermó, la experiencia negativa selectivamente incrementó la intensidad de la información relacionada que empezó siendo trivial.

Usamos nuestra memoria no solamente para recordar el pasado, sino también para guiar nuestras decisiones en el futuro. Las emociones nos ayudan a recordar información relevante para determinar nuestras elecciones.

Pero sin esta habilidad de fortalecer los, aparentemente, detalles triviales pasados con nueva información importante; acabaríamos repitiendo los mismos errores una y otra vez.

En mi opinión algunas veces no acaba de ser cierta esta última afirmación: “El humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra”. Seguramente -nota mental- hay algún proceso neurológico que avale este dicho.

Las Fobias

Este artículo me ha hecho pensar en un punto que aún no hemos tratado en ningún Brain Feeling pero que tengo en mente de hacerlo. La Fobias.

El artículo original no iba más allá de pequeños detalles y de efectos; en mi opinión, poco traumáticos. Pero ¿qué pasa si las emociones asociadas a ese recuerdo son tan fuertes como para generarnos un trauma?

Insisto en que de momento es una intuición mía en la que profundizaremos en el correspondiente Feeling.

Este trauma puede desencadenar toda una serie de reacciones Psíquicas y Físicas que deriven en fobias. Fijaros en el complejo universo de fobias en que podemos caer:

2015-04-13 06.59.15

Volveremos con las fobias en “El Cerebro y El Miedo”.

Una Herramienta Útil

Seguramente habréis pensado alguna vez en su existencia:

images

Un poco de música 🙂 ; “Memories” (Recuerdos) del Musical Cats:

Buen Sábado!!

Artículo Original (hasta la parte de las fobias): “How our Emotions Transform Mundane Events into Strong Memories” en Fountia.