Cómo Envejece Nuestro Cerebro

Ya hace algunos días que tengo este Brain Feeling en el tintero. Se trata de una infografía en que se nos muestra cómo el cerebro envejece.

Y es que no es ninguna sorpresa el saber que nuestros cerebros cambian a medida que envejecemos. Nuevos estudios han demostrado que el declive mental empieza alrededor de los 45 años, antes de lo que se creía. A medida que envejecemos, el cerebro pasa por diversos cambios significativos; pero no todos son malos. Además está en nuestras manos hacer un conjunto de cosas que nos asegure que nuestro cerebro se mantenga sano.

Hoy os propongo aprender, con este Quick Feeling, cómo el cerebro envejece y qué podemos hacer para mantenerlo sano, mediante esta infografía que comentamos debajo:

 

Gestación

El Cerebro se empieza a desarrollar 4 semanas después de la concepción y necesita de un entorno prenatal sano para desarrollarse sanamente.

En ciertos momentos del desarrollo se añaden al cerebro 250.000 neuronas por minuto. Un periodo de gestación más corto de lo normal puede contribuir a problemas en el desarrollo del cerebro que pueden derivar en problemas del comportamiento y psicológicos más adelante.

Infancia

El cerebro produce el doble de neuronas que va a necesitar y sólo aquellas que se reforzarán con su uso permanecerán. En este momento el cerebro es tan energético y flexible como acabará siéndolo. A los 6 años, el cerebro ya pesa el 95% de lo que acabará pesando.

Adolescencia

Algun@s afirman que nuestro cerebro empieza a envejecer en este momento. El cerebro ya está totalmente hecho; aunque el cableado aún está en progreso. En este momento de la vida, hay ondanadas de purga de materia gris, lo que significa que l@s adolescentes pierden un 1% de su materia gris hasta cumplir los 20 años.

Madurez

El pico del poder cerebral llega alrededor de los 22 años y dura hasta los 27. ¿Qué es lo que empieza a declinar? Pues la habilidades para planificar y recordar eventos, así como las habilidades para coordinar tareas.

Entre los 45 y 49 se sufre una pérdida de materia gris del 3.9% y se empieza a desvanecer la capacidad del cerebro para la memoria, el razonamiento y la comprensión.

Entre los 20 y los 90 años, el cerebro pierde entre un 5% y un 10% de su peso. Los surcos del cerebro se ensanchan.

Vejez

A los 80, el cerebro ha perdido un poco de peso y se ha encogido, la mayoría del peso perdido es agua. Este encogimiento conduce al empeoramiento de habilidades cognitivas tales como el razonamiento, la orientación espacial y la memoria verbal. Cuando el hipocampo empieza a encogerse hay una pérdida de orientación y se empieza a errar; cosas que muchos ancianos experimentan.

Quedan más dendritas sueltas en el cerebro.

Entre los 65 y los 70 los hombres pierden un 9,6% del peso del cerebro y las mujeres un 7.4%.

Pero no todo es malo. Las respuestas emocionales se mantienen bajo control gracias a que la amígdala interacciona más con la zona del cerebro que se encarga de las emociones.

Básicamente, nuestros cerebros se secan a medida que envejecemos. Beber más agua no va a prevenir eso del mismo modo que vivir en un clima seco no va a incrementar las posibilidades de que tu cerebro se encoja.

Factores Que Pueden Impactar En El Envejecimiento Del Cerebro

  • La Educación: aprende constantemente y mantén tu cerebro activo.
  • El Ejercicio: camina rápido 45 minutos, 3 veces a la semana.
  • El Descanso: dormir 8 horas al día puede prevenir la pérdida de memoria.
  • Salud General: come una dieta equilibrada, no fumes y mantén una presión arterial saludable y los niveles de colesterol bajo control.
  • La Hipertensión: aumenta la velocidad natural del encogimiento del cerebro y de la pérdida de habilidades mentales.
  • El Stress: conduce a la liberación de una hormona (cortisol) que en determinadas cantidades se carga a las neuronas del hipocampo.

Buen Viernes!! 🙂

El Cerebro: Su Manual Para La Incertidumbre

Incluso si últimamente tan sólo has mirado las noticias en diagonal lo más probable es que estés al corriente: estos son unos tiempos inciertos. Pero de lo que posiblemente no estés tan al corriente es que los seres humanos, debido a tiempos pretéritos en nuestra historia de la evolución, no estamos construidos para lidiar con la incertidumbre.

Ponte a ti mism@ en un entorno salvaje, semi boscoso. Hay depredadores (a lo mejor los hay o a lo mejor no los hay). Es realmente el no saber lo que te tiene en vilo. Cada vez que algo desconocido invade nuestro entorno, nos preocupamos por si nos puede matar, del mismo modo que lo hacían nuestros ancestros. Eso es cierto tanto para las criaturas físicas que nunca nos hemos encontrado (incluso para las inofensivas) como también es cierto para las ideas y los conceptos que parecen potencialmente peligrosos.

Esta ansiedad nos pone en un estado de stress aumentado. Dopados con más adrenalina y cortisol, todo nuestro cerebro se ve controlado por una única región, la amígdala. Evolucionariamente este hecho era útil. Habíamos evolucionado para vivir es estos estados de alto stress, al menos para pequeños momentos: Hay un Leon, corre!

La Amígdala de nuestro cerebro

La Amígdala de nuestro cerebro

Pero hoy, el volver a nuestros estados mentales base no es tan fácil como determinar si hay un león on tan solo un ratón que está haciendo ruido. Por ejemplo, en nuestro entorno político actual, la incertidumbre sobre lo que pasa a nuestro alrededor y qué es lo próximo puede durar semanas o meses. Esto hace que nuestros sistemas nerviosos acaben exhaustos, nos dejan barridos, como un flan, ansiando un final.

Nuestros cerebros, fatigados, prueban y crean certidumbre en uno de estos tres modos:

  1. Tomamos decisiones prematuras. Nos decidimos en algo, a menudo demasiado temprano, tan sólo para cerrar el tema y sentirnos mejor.
  2. Nos congelamos y no tomamos ninguna decisión en absoluto. Nos vemos abrumados y no podemos tomar ninguna acción, y nos sentimos victimizados por las circunstancias.
  3. Rellenamos los agujeros de lo que no sabemos con asunciones sin fundamento y las etiquetamos como hechos. Creamos historias infundadas en nuestras cabezas que nos nos llevan por mal camino o nos causan aún más stress. Son cosas como: “Todo va a acabar horriblemente” o “Todo va a ir bien”

¡Malas Noticias! Estas 3 estrategias fallan. Cada una nos deja aún más stressad@s. De modo que mientras no podamos poner orden en el mundo, en toda esta complejidad caótica e inductora de ansiedad, podemos imponer orden en nuestro pobre y cansado cerebro. Aprendamos algunos modos de prepararnos a nosotr@s mism@s en tiempos de incertidumbre, de modo que podamos sentirnos más centrad@s y, a lo mejor, actuar con un poco más de claridad.

Crea “Cubos de Certidumbre”

Imagina que tu mente es una balanza: en un lado hay un cubo etiquetado como “Cosas que se” y en el otro uno etiquetado como “Cosas que no se“. Si lo que quieres es cargar más el lado de “Cosas que no se”, tienes que poner más cosas cosas también en el lado opuesto (las cosas que sabes). Para que nuestro cerebro alcance algo parecido al equilibrio, los dos lados tienen que ser aproximadamente iguales.

27-12-2016-a-las-114142-img_1194

¿Cómo? Vuelve a los antiguos favoritos. Vuelve a leer un libro o dos (seguro que hay alguno que no has tocado des de que estudiabas) o revisita una película o una serie de televisión que adoras.

Planifica tus comidas para todo el día o para toda la semana. Incluso puedes ir más allá y seguir la rutina de la coreógrafa Twyla Tharp: se levanta cada día a la misma hora, come el mismo desayuno, hace el mismo ejercicio; todo para dar espacio a la incertidumbre de la coreografía.

El añadir un poco más de rutina nos puede ayudar a encontrar nuestro propio centro. Cuantas más cosas haya en tu vida de las que sepas que son ciertas, hará que tengas más aguante emocional para afrontar aquellas cosas que no conoces tan bien.

Piensa Como Un@ Jugadr@ De Póker

Annie Duke (campeona de póker) afirma que la clave para tomar buenas decisiones en un entorno tan incierto como una partida de póker es pensar en términos de probabilidades. Duke acepta que, después de mitigar los riesgos del mejor modo que puede, continuará estando correcta una pequeña parte del tiempo. Menciona que: “Cuando eres una jugadora de póker, siempre tienes que pensar probabilísticamente”

poker-brain

Cuando Duke le compró a su novio una chaqueta, las probailidades que le gustase a él eran del 50%. Afirma que esto la ayudó a estar preparada por si a él no le gustaba la chaqueta, de modo que no se convirtiese en una gran desilusión.

Admítelo y Abrázalo

Es más fácil decirlo que hacerlo, ¿no? Quzás no tanto cómo puedas pensar. Ser dueñ@ de tu incertidumbre empieza simplemente por admitir cómo te hacen sentir aquellas emociones de miedo y de stress elevado, serán tus guías de la historia. Tan sólo debes de admitir conscientemente que los estás experimentando, cosas que; dado que se trata de una experiencia negativa; nuestro instinto trata de negar y de escapar de ellas (nunca funciona).

En lugar de hacerlo, verbalízalo y añade algo al final que contrabalance los sentimientos negativos que estás admitiendo: Dilo en voz alta: “Me siento ansioso, y mi vida es dichosa” o “Me siento abrumad@, y eso está bien”. Los terapeutas cognitivos del comportamiento utilizan métodos como estos siempre para ayudar a alguien a reformular y aceptar emociones que, de otro modo, serían abrumadoras. En muchos casos, estos ejercicios ayudan a menguar esas emociones.

Compra Una Entrada De Cine

La evolución ocurrió también para infundir a nuestros cerebros con otra fuerte tendencia: una profunda susceptibilidad para la narrativa. De modo que mira qué películas hacen, fíjate en los thrillers o en las de misterio y compra una entrada.

También puedes escoger un libro, que también hará que te sientes un rato. Entonces cuando estés a punto de llegar al punto cúspide en que todo el misterio de la trama se revela, PARA. (Si estás en el cine ve al lavabo o coger otro refresco). Siéntate y piensa en lo que estás sintiendo en ese momento. Date cuenta de cómo quieres querer saber. Date cuenta de cómo se siente tu cuerpo, de cómo tu mente no puede parar. Data cuenta si estás o no preocupad@.

your-brain-on-books-art

Ahora, vuelve a la historia y mira cómo acaba. Luego date cuenta que ninguna de tus reacciones tienen efecto alguno sobre el resultado. Lo que pasó, pasó. También puedes revisar la historia y sobrepesar las probabilidades de los diferentes resultados a medida que lo haces.

Finalmente, recuerda que todos nos contamos historias, y a menudo nos hacen sentir peor, no mejor. Preveemos un futuro de cosas terribles y luego vivimos en ese futuro, incluso si ninguna de esas cosas que hemos anticipado haya pasao antes y nunca vaya a pasar; es una reacción natural; cuando no se convierte en una profecía autocumplida. Tampoco significa que nunca vaya a ocurrir, claro. A veces, sí que hay un león detrás del arbusto. Otras, es nuestra expectación, que ha desatado la preocupación de que allí pueda estar el león.

De modo que, en lugar de pensar historias sobre catástrofes inminentes, intenta vivir más con lo que actualmente está sucediendo y menos con lo que podría suceder. Ya es bastante duro hacerlo así.

Buen Martes!! 🙂


Artículo Original: “Here’s Your Brain’s New User Manual For Uncertain Times” en Fast Company

Cómo Calmar Tu Cerebro Durante El Conflicto

Fue prácticamente instantáneo el hecho de guardar esta infografía en el mismo momento que la vi, se titula: Cómo Calmar Tu Cerebro Durante el Conflicto.

Aprendamos pues cómo poder estar seren@s en momentos de tensión, paso a paso.

  • El Conflicto es Inevitable, es imposible estar de acuerdo con todo el mundo siempre sobre todas las cosas. Pero el saber esto no hace que la hostilidad y la indignación que florecen en situaciones de desacuerdo sean más soportables. Sin embargo es posible resolver el conflicto de modo rápido, calmado y efectivo.

Entendiendo el Conflicto

El Conflicto aparece cuando dos o más personas están en desacuerdo sobre sus ideas, valores o deseos. Mientras que esas diferencias pueden ser entre triviales y fundamentales, todas disparan sentimientos intensos.

Además el conflicto es más que una reacción emocional, es una respuesta fisiológica:

  1. Tenemos dos amígdalas, una en cada lado del cerebro, tras los ojos y el nervio óptico.
  2. Cuando recibimos una amenaza, nuestra amígdala envía señales a nuestro cerebro para liberar adrenalina y cortisol al sistema.
  3. Estas hormonas nos ponen en el modo: ‘fight or flight‘ (pelear o huir)
  4. Podemos notar cambios físicos inmediatos como: incremento del ritmo cardíaco o manos sudorosas.
  5. Nos vemos desorientad@s en las conversaciones calentitas, dado que la amígdala activa ha cerrado el paso neuronal a nuestro cortex prefrontal.

Todas estas respuestas están diseñadas para obligarte a tomar alguna acción para evitar el peligro; pero a la vez están evitando que tomes decisiones complejas o que veas las cosas desde el punto de vista de la otra persona.

[continúa después de la imagen]

508ba230a50477ce608f0f3684a29cfa

Mantenerse Frí@ Al Enfrentarse al Conflicto

Veamos 6 aproximaciones conscientes que podemos usar al encontrarnos en la cúspide de un conflicto.

  1. Haz Exhalaciones Profundas. La capacidad para mantenerse relajad@ y concentrad@ en situaciones tensas es un aspecto vital en la resolución de conflictos, y uno de los mejores modos de liberar stress rápidamente es respirar profundamente. ¿Cómo? La Respiración calmada y rítmica parará la producción de cortisol y adrenalina.
  2. Concéntrate en tu cuerpo. Concéntrate en las sensaciones físicas que están apareciendo en tu cuerpo para empezar a cambiarlas de modo consciente. Neutraliza tu postura de modo activo, relaja tus hombros y abre tus manos. ¿Cómo? Aparecer abiert@ a través de tu lenguaje corporal ayudará a difuminar la confrontación.
  3. Escucha Activamente. El único modo de sellar una disputa es escuchar con cuidado qué es lo que se está diciendo. Si sólo prestas atención para poder contraatacar es que no estás escuchando en absoluto. ¿Cómo? Escuchar de verdad a alguien te ayudará a dispersar su ira y a que entiendas realmente el problema.
  4. Haz Preguntas. Utiliza preguntas abiertas para evitar que la otra persona se ponga a la defensiva. Si quieres evitar respuestas que lleven a discusión, lo mejor es hacer preguntas que lo inviten a hablar con honestidad. ¿Cómo? Esta forma de preguntar les da a conocer que quieres ser capaz de conocer algunos hechos para llegar a una solución.
  5. Baja La Voz Adrede. Aunque sea tentador alzar tu voz, el gritar tan sólo va a hacer que tú y la otra persona estéis más enfadados. Además cuando el ritmo cardíaco de una persona supera los 100BPM, es incapaz de entender completamente bien qué es lo que se está diciendo. ¿Cómo? Bajar la voz va a instalar automáticamente un sentido de calma.
  6. Déjalo Ir. Si eres incapaz de alcanzar un acuerdo, ya sea estar de acuerdo en que no estáis de acuerdo. Si un conflicto no lleva a ningún lugar, puedes escoger desengancharte y continuar tu camino. ¿Cómo? Si una pelea hace que dos personas estén enganchadas continuamente, lo mejor que puedes hacer es seguir tu camino si no se puede alcanzar una resolución.

Es cierto que no todas las confrontaciones pueden acabar o acabarán de modo positivo. Pero si seguimos estas técnicas seremos más capaces de enfrontarnos al conflicto antes que evitarlo, y todo ello sin perder nuestra cabeza.

Buen Lunes!! 🙂


Artículo Original: “How To Calm Your Brain During Conflict” en CashNet Usa

Un poco de Stress laboral es bueno para nosotr@s

Para la mayoría de nosotr@s esto no será una noticia agradable, pero no todo el stress es malo. Esto no significa que sentirse superad@ y exhaust@ en el trabajo no sea un problema (lo es). Pero un poco de stress, en pequeñas dosis, puede conducir nuestro rendimiento en el trabajo si sabemos cómo usarlo.

Se trata de un acto de equilibrio. No necesitamos que nos digan que demasiado stress puede dañar nuestra salud y nuestra productividad. Pero muchas personas no saben cómo usar cierto grado de stress laboral para que éste les sea de ayuda. Hoy aprenderemos los diferentes tipos de stress que podemos experimentar y cómo dar en la diana de ese delicado equilibrio.

Poner el Stress Agudo a Trabajar

Una investigación de la Universidad de California-Berkeley nos da algunos indicios sobre como el stress puede ser de ayuda. En 2013, l@s investigador@s sometieron las células del tallo cerebral de ratas a unos periodos significantes pero cortos de stress (en otras palabras ‘stress agudo’), que causó que éstas generaran nuevas células. Dos semanas más tarde, después que éstas nuevas células madurasen, el estado de alerta de las ratas, su capacidad de aprendizaje y su memoria habían mejorado.

Tronco Cerebral

Tronco Cerebral

L@s insvestigador@s infirieron que el stress agudo ayudaría a mantener el estado de alerta del cerebro y que ese estado conduciría directamente a un mejor rendimiento.

Desde un punto de vista evolutivo esto tiene sentido: el stress es lo que ayuda a los animales a adaptarse y a sobrevivir y esto es igual de cierto para l@s human@s modern@s.

En otro estudio, científic@s de la UC de San Francisco analizaron este efecto a nivel celular en l@s human@s. Los resultados indicaron que mientras el stress crónico es dañino, pequeños tiros de stress agudo mantienen la resiliencia de nuestro cerebro y nos condiciona a preservarnos bajo presión.

Así que, ¿qué significa esta investigación para el trabajo?

Simplemente que el stress no es inherentemente malo y que un poco de éste puede ser bueno. Puede empujar a l@s emplead@s hacia adelante y ayudarlos a rendir a su nivel óptimo.

Pensemos en entregar una presentación, aceptar una nueva cuenta o enfrentarse a una fecha de entrega muy justa. Durante cada uno de estos eventos stressantes (que están limitados en duración y que pueden ser intensos pero no una amenaza a nuestra vida) l@s emplead@s entran en la gran rueda y se propulsan ell@s mism@s para obtener resultados.

Donde el Stress Crónico Toma el Control

No porqué un poco de stress sea bueno significa que todo lo sea. Hemos oído una y otra vez (y lo hemos aprendido en Feel The Brain) que el stress puede tener un impacto negativo en nuestra salud y en nuestro bienestar. Y esto es exactamente lo que hace el stress crónico.

Como explican desde Mayo Clinic, cuando sentimos stress, las hormonas como el cortisol y la adrenalina se liberan (recomiendo revisar el Brain Feeling: Cómo el Stress Nos hace enfermar‘). Una vez el evento stressor se acaba, nuestros niveles hormonales vuelven a la normalidad. Pero cuando nos sentimos stressad@s constantemente, nuestro sistema de respuesta se mantiene activo, lo que significa que nuestras hormonas permanecen en niveles poco saludables por largos periodos de tiempo. Este tipo de stress crónico impacta en cada uno de los sistemas de nuestro cuerpo incluyendo el respiratorio, el cardiovascular y el endocrino. Esto puede conducir a cambios en el apetito, pérdida de sueño, pánico y ataques de asma, enfermedades del corazón, incremento del peso y mucho más.

Efectos del Stress en el Cuerpo

Efectos del Stress en el Cuerpo

Desafortunadamente, much@s profesionales experimentan stress crónico diariamente. Y cuando se trata de un peaje de la salud de l@s emplead@s, puede dañar la salud del negocio. Un estudio de 2015 publicado en Management Science demostró que el stress laboral causa pérdidas añadidas de entre $125 a $190 billones al año.

De modo que, si el stress ocasional ayuda al crecimiento de l@s trabajador@s, en dosis altas los impide; el reto es encontrar el equilibrio adecuado. Veamos algunas maneras de hacer esto.

Establezcamos retos y metas riguros@s pero realistas

Cuando l@s emplead@s se sienten cómod@s con sus tareas regulares, es el momento de moverl@s fuera su zona de confort dándoles nuevas responsabilidades. Estas nuevas tareas, que no les son familiares pueden aportar la cantidad justa de stress que les lleve a comprometerse con nuevos retos y a aprender nuevas cosas.

Sin embargo, si vas a dar a tus emplead@s nuevas tareas, primero tienes que sacarles algunas de sus viejas responsabilidades en las que ya eran un@s maestr@s. De otro modo, se sentirán sobrecargad@s, hecho que puede conducir a stress crónico.

Much@s profesionales sienten ya que tienen un carga de trabajo irreal que hacer, así que si no somos cuidados@s en mantener las cargas de trabajo de nuestro equipo, el asignarles esa nueva tarea puede conducirlos al burnout y no hacerlos crecer.

Asignar una tarea grande cada vez

Demos a l@s emplead@s un tarea grande, como entregar una presentación, conducir una reunión, difundir una iniciativa o tomar las riendas de un proyecto grande. Sea cual sea el proyecto, asignemos solamente ese en un momento dado. De modo que l@s emplead@s tengan claro cuáles son sus prioridades y en qué necesitan concentrarse.

Expectativas poco claras pueden ser grandes stressores. Focalizarse en un proyecto puede ayudar a clarificar qué es lo que se debe hacer y permitir a l@s trabajador@s a ponerse metas realistas para completarlarlas. A la vez, cada proyecto nuevo introducirá pequeñas dosis de stress que irán mejorando el rendimiento y las aptitudes de l@s emplead@s.

Demos Control a los miembros de nuestro equipo

Much@s profesionales sienten que no tienen control suficiente sobre las fechas al completar su trabajo, sentimiento que el stress crónico tiende a exagerar. Y cuando sus gestores les cambian constantemente sus prioridades, el equipo deja de seguir la directriz y se stressa de modo crónico.

Dar El Control

Dar El Control

En lugar de eso, trabajemos con l@s emplead@s para establecer metas y fechas realistas. Esto no significa que nos deshagamos de todas las fechas de entrega (los horarios pueden ayudar a aplicar una pequeña dosis buena de stress). Pero es importante dar a nuestro equipo voz sobre cuáles de estas fechas tienen sentido y cuáles no. Esto ayudará a controlar los niveles de stress asegurando que la presión se mantiene productiva y no avasalladora.

Es stress crónico es desenfrenado entre l@s emplead@s y éstos necesitan hacer su parte para ayudar a  crear entornos de trabajo más saludables. Al mismo tiempo, deberíamos retarl@s a alcanzar su potencial. No es una solución factible el desterrar al stress del sitio de trabajo. El equilibrio correcto es difícil de conseguir, pero no inalcanzable. De hecho es un muy buen objetivo para el trabajo en sí mismo: duro pero alcanzable.

Buen Martes!! 🙂


Artículo Original: “Sorry, But Some Work-Related Stress Is Good For You” en FastCompany.

¿Qué tiene que ver tu postura corporal con la testosterona y el cortisol?

¿Qué os parece si empezamos la semana con una TED Talk? Es posible que la hayáis visto ya que cuenta con 34.963.245 visualizaciones en la Web de TED.

Se trata de la charla “El lenguaje corporal moldea nuestra identidad” impartida por Amy Cuddy, psicóloga social. Me llevé una grata sorpresa al ver los resultados que la postura corporal tiene sobre los niveles de testosterona y del malvado cortisol.

El lenguaje corporal influye en cómo nos ven los demás, pero también puede cambiar en cómo nos vemos a nosotros mismos. Amy muestra como las “posturas de poder” —mostrar una actitud de seguridad, aún sintiéndose inseguro— pueden alterar los niveles cerebrales de testosterona y cortisol, e incluso mejorar nuestras probabilidades de éxito.

Éste es el vídeo subtitulado al Castellano:

Ésta es la transcripción de toda la explicación:

Quiero comenzar ofreciéndoles un sencillo truco productivo que solo requiere lo siguiente: que cambien de postura por 2 minutos. Pero antes, quiero pedirles que ahora mismo hagan una revisión de su cuerpo y de lo que están haciendo con él. Veamos, ¿cuántos de Uds. están empequeñecidos? Quizás se están encorvando, o están cruzando las piernas, o tienen las manos en los tobillos. A veces cruzamos los brazos, así, o los extendemos. (Risas) Puedo verlos. (Risas) Quiero que se fijen en lo que están haciendo ahora mismo. En unos minutos volveremos a esto y espero que si aprenden a hacer un pequeño cambio,pueda cambiar notablemente el desarrollo de su vida.

Estoy fascinada con el lenguaje corporal, y en particular me interesa el lenguaje de los demás. Es decir, me interesa, ya saben… (Risas) una interacción torpe o una sonrisa, una mirada despectiva, quizás un guiño extraño, o inclusive algo como un apretón de manos.

Narrador: Aquí están llegando al número 10 y vean este afortunado policía que le da la mano al Presidente de los EE.UU. Ah, aquí llega el Primer Ministro de… No. (Risas) (Aplausos) (Risas) (Aplausos)

Amy Cuddy: Así que un apretón de manos, o su omisión, puede ser tema de conversación durante semanas. Aún en la BBC o en el New York Times. Obviamente, al hablar de comportamiento no verbal o lenguaje corporal no verbal, como lo denominamos los sociólogos es lenguaje, así que pensamos en comunicación. Y cuando nos referimos a comunicación, se trata de interacciones. ¿Qué me comunica tu lenguaje corporal? Y ¿qué te dice a ti el mío?

Hay muchas razones para pensar que esto es una forma válida de verlo. Los sociólogos han empleado mucho tiempo estudiando los efectos de nuestro lenguaje corporal o el de los demás, en nuestros juicios. Emitimos juicios rápidos e inferencias, basados en el lenguaje corporal. Esos juicios pueden predecir resultados verdaderamente vitales, como a quién contrataremos o promoveremos, o a quién invitaremos a salir. Por ejemplo, Nalini Ambady, investigadora de la Universidad de Tufts, dice que cuando la gente observa videos mudos de 30 seg. de interacciones reales de médicos y pacientes, sus juicios sobre la amabilidad del doctor pueden predecir si ese médico va a ser demandado. No tiene mucha relación con la competencia del médico, sino con el hecho de que nos guste la persona y la manera en que interactúa. Más drástico, Alex Todorov de Princeton, ha mostrado que los juicios sobre la cara de los candidatos en solo un segundo, predice el 70% de los resultados electorales para el senado o congreso. Vayamos incluso del ámbito digital, los emoticones utilizados en negociaciones por Internetpueden conducir a mayores ganancias. Si los usas mal, malo. ¿Cierto? Si pensamos en lo no verbal, hablamos de cómo juzgamos a los demás, cómo nos juzgan los demás, y cuáles son los resultados.Tenemos la tendencia, sin embargo, a ignorar al otro, que está influenciado por lo no verbal: nosotros mismos.

Estamos influenciados por nuestros propias expresiones no verbales, pensamientos sentimientos, y por nuestra fisiología. ¿A qué lenguaje no verbal me refiero? Soy psicóloga social. Estudio los prejuicios y enseño en una reconocida escuela de negocios, lo que era inevitable interesarme en la dinámica del poder, especialmente en las expresiones no verbales de poder y dominio.

Y ¿cuáles son esas expresiones de poder y dominio? Bueno, son éstas. En el reino animal, se trata de la expansión. Te haces grande, te expandes, tomas espacio, básicamente, te abres. Se trata de apertura. Y esto es así en todo el reino animal. No solo en primates. Los humanos somos iguales. (Risas) Hacemos así cuando nos sentimos poderosos continuamente, y también cuando es algo temporal. Esto es especialmente interesante porque nos muestra verdaderamente qué tan universales y antiguas, son estas expresiones de poder. Esta expresión, conocida como de orgullo, ha sido estudiada por Jessica Tracy. Ella muestra que las personas videntes, igual que las invidentes de nacimiento, hacen esto cuando ganan en una competencia física. Así, cuando alguien cruza la meta y gana, no importa si no han visto a nadie hacerlo, igual lo hacen. Las manos arriba en forma de V y levantan la cara un poco. ¿Qué hacemos cuando nos sentimos impotentes? Exactamente lo contrario. Nos cerramos. Nos envolvemos. Nos hacemos pequeños. No queremos tropezar con los de al lado. Nuevamente, los animales y los humanos hacemos lo mismo. Esto es lo que sucede cuando se juntan el gran poder con la inferioridad. Si se trata de poder, tenemos la tendencia a complementar los gestos no verbales de los otros. Si alguien se muestra muy poderoso con nosotros, tenemos la tendencia a hacernos pequeños. No lo imitamos.Hacemos lo contrario.

Posiciones de Alto y Bajo Poder

Posiciones de Alto y Bajo Poder

Así que observo estos comportamientos en clase, y ¿qué veo? Noto que los estudiantes de administración muestran toda la gama de expresiones no verbales de poder. Hay unos que parecen caricarturas de alfas: Llegan al salón, y se dirigen al centro antes de comenzar la clase. Quieren ocupar mucho espacio. Al sentarse, se abren por completo. Levantan la mano, así. Y hay otros que virtualmente empequeñecen al llegar. Desde el primer momento, puede verse. Se les ve en la cara y en el cuerpo. Se sientan en su silla, bien pequeñitos. Y al levantar la mano, lo hacen así. Veo un par de cosas en esto. La primera, no se van a sorprender, parece relacionada con el género. Las mujeres hacen esto mucho más que los hombres. Las mujeres se sienten siempre más débiles que los hombres; así que no nos sorprende. También he notado algo que parece relacionarse con el grado de participación de los estudiantes, y en lo bien que lo hacen. Esto es importante en un aula de administración porque la participación vale la mitad de la nota.

Las escuelas de administración han batallado con esta diferencia de notas entre géneros. Se reciben hombres y mujeres igualmente bien preparados y más tarde obtienen esas diferencias en califiacionesque parecen atribuirse, en parte, a la participación Entonces empecé a pensar que estas personas llegan así, y todos participan. ¿Sería posible encontrar personas que finjieran y que eso hiciera que participaran más?

Con mi principal colaboradora, Dana Carney, de Berkeley, quisimos determinar si la simulación nos puede llevar a la realización. Es decir, ¿podremos hacerlo por un breve lapso y luego experimentar un comportamiento que te haga ver más fuerte? Sabemos que lo no verbal determina qué piensan los demás de nosotros. Hay bastante evidencia al respecto. Pero nuestra pregunta específica era: ¿los gestos no verbales definen lo que pensamos y sentimos sobre nosotros mismos?

Hay evidencias para pensar que así es. Así, por ejemplo, sonreímos cuando nos sentimos felices pero también cuando nos vemos forzados a sonreír mordiendo una pluma con los dientes de esta forma, Es algo bidireccional. También el poder va en las dos direcciones. Cuando te sientes poderoso es probable que hagas esto, pero también es posible que, si finges ser poderoso, sea más probable que te sientas en realidad poderoso.

Entonces, la segunda pregunta es que si sabemos que la mente puede inducir cambios en el cuerpo, ¿es posible que también el cuerpo haga cambiar la mente? Y cuando digo mente, en el caso del poder, ¿de qué estoy hablando? Me refiero a pensamientos, sentimientos y al tipo de cosas fisiológicas que componen nuestros pensamientos y sentimientos. En este caso hablo de hormonas. Estudio las hormonas. ¿En qué se parece el cerebro de un poderoso al de alguien sin poder? Los poderosos tienden a ser, no nos sorprende, más positivos, a tener más confianza, más optimismo. Piensan que pueden ganar inclusive en juegos de azar. También tienden a pensar más en forma abstracta. Hay muchas diferencias. Son más arriesgados. Hay muchas diferencias entre los poderosos y los que no lo son.Fisiológicamente también hay diferencias en dos hormonas claves: la testosterona, que es la hormona del la dominación, y el cortisol, la hormona del estrés. Lo que se ha visto es que los individuos masculinos más poderosos en jerarquías de primates, tienen alta la testosterona y bajo el cortisol, y los líderes poderosos y efectivos, también tienen alta la testosterona y bajo el cortisol. ¿Qué quiere decir esto? Si hablamos de poder, la gente pensaba solamente en la testosterona, por su relación con la dominación. Pero el poder también se relaciona con cómo reaccionamos al estrés. ¿Queremos que el líder poderoso y dominante, tenga alta testosterona, pero sea susceptible al estrés? Probablemente no, ¿cierto? Queremos una persona poderosa, positiva y dominante, que no se afecte por el estrés, una persona que pueda relajarse

Sabemos que en las jerarquías de primates, si un alfa tiene que tomar control, si alguien tiene que asumir el mando, tomar de pronto ese papel, supone que en unos días, su testosterona se eleva sustancialmente y su cortisol baja igualmente. Tenemos esa evidencia, que el cuerpo puede moldear la mente, al menos a nivel facial, y también que el papel asumido puede moldear la mente. Entonces ¿qué ocurre cuando se asume un cambio de papel? ¿Qué pasa si se hace a un nivel mínimo, como esta pequeña manipulación o intervención? Le decimos, “quiero que durante dos minutos te pongas de pie así, y eso te hará sentir más poderoso”.

Así lo hicimos. Decidimos traer gente al laboratorio para un pequeño experimento. Estas personas, por 2 minutos, asumieron posiciones. ya sea de poder o de debilidad. Les mostraré 5 ó 6 de estas posiciones, aunque ellos probaron solo 2. Esta es una. Un par más. A esta la prensa la llamó la “Mujer Maravilla”.Aquí hay otro par. Pueden estar de pié, o sentados. Ahora las posiciones de debilidad. Se doblan, se hacen pequeñitos. Esta es de muy bajo poder. Si te tocas el cuello te estás protegiendo, realmente. Esto es lo que sucede. Ellos llegan, escupen en un frasco, y les decimos por 2 minutos: “Quiero que hagas esto, o lo otro”. Ellos no ven las fotos de las posiciones. No queremos inducirlos con un concepto de poder. Queremos que sientan el poder, ¿de acuerdo? Por 2 minutos lo hacen. Y luego les preguntamos, “¿Qué tan poderoso te sientes? Y luego les damos la oportunidad de apostar, y por último tomamos otra muestra de saliva. Eso es todo el experimento.

Y esto es lo que encontramos. En tolerancia al riesgo, a apostar, descubrimos que quienes asumen la posición de mucho poder, se arriesgan a apostar en el 86%. De los que están en posición de debilidad,solo el 60%. Es una enorme diferencia. Veamos lo que encontramos con la testosterona. Partiendo de su situación normal al llegar, los muy poderosos experimentan un incremento del 20%. Y los débiles una disminución del 10%. De nuevo, 2 minutos, y se obtienen esos cambios. Y ahora los resultados con cortisol. Los más poderosos experimentan un 25% de disminución, mientras que los más débiles un aumento del 15%. Esos 2 minutos conducen a estos cambios hormonales que configuran el cerebro, para hacerlo positivo, seguro, cómodo; o bien, sujeto al estrés, ya saben, que uno se siente como apagado. Todos conocemos esa sensación, ¿cierto? Parece ser que nuestras expresiones no verbales pueden regir cómo nos vemos a nosotros mismos. No solo a los demás, sino a uno mismo. También el cuerpo puede hacer cambiar la mente.

La siguiente pregunta es, naturalmente, ¿es posible que una posición de poder de 2 minutos te cambie la vida de manera significativa? Esa fue una breve experiencia en el laboratorio, de solo 2 minutos. ¿Cómo se puede aplicar esto? Naturalmente, estuvimos pensando en esto. La idea es que lo que realmente importa es dónde se desea llevar a cabo la evaluación de situaciones socialmente exigentes. ¿Dónde te analizan tus amigos? Como sucede para los adolescentes en la mesa de la cafetería. Para algunos puede ser tener que hablar en la junta de la escuela. O al presentar una propuesta de un negocio, o al dar una charla como esta, o en una entrevista de trabajo. Escogimos el caso que la mayoría de la gente conoce porque ha pasado por esa situación: la entrevista de trabajo.

Entonces publicamos los resultados, y los medios se interesaron, y dijeron: “Bien, esto es lo que hay que hacer cuando vas a una entrevista, ¿correcto?” (Risas) Naturalmente quedamos horrorizados, y dijimos:“No, por Dios, no, no. Eso no es lo que queremos decir. Por muchas razones, no, no, no. No vayan a hacer eso”. De nuevo, no se trata de hablarle a otras personas. Es hablar consigo mismo. ¿Qué haces cuando vas a una entrevista de trabajo? Esto. ¿Correcto? Estás sentado, mirando al iPhone, o al Android, sin tratar de excluir a nadie. Estás repasando tus notas, releyendo, todo encorvado. haciéndote pequeño, cuando en realidad deberías hacer así, tal vez en el baño, ¿correcto? Hazlo. Tómate 2 minutos.Eso es lo que queremos evaluar, ¿de acuerdo? Invitamos a varias personas al laboratorio a tomar posiciones de alto o de bajo poder. Se someten a una entrevista de trabajo muy estresante. Dura 5 minutos. Todo se está grabando. También los están juzgando, y los jueces están entrenados en no dar ninguna retroalimentación no verbal. Se ven así. Imaginen que éste es el que te está entrevistando.Durante 5 minutos no pasa nada. Esto es peor que las interrupciones. Detestamos eso. Es lo que Marianne LaFrance llama “pararse sobre arena movediza”. Esto dispara el cortisol. Esta es la entrevista de trabajo a la que los sometimos, porque queríamos saber lo que sucede realmente. Tenemos cuatro analistas para que miren las cintas. Ellos no conocen la hipótesis, ni las condiciones. No saben qué posiciones han tomado las personas, y al terminar de mirar las cintas, dicen: “Ah. Yo quisiera contratar estas personas”, las de las posiciones de alto poder, y “no quisiera contratar a estos. Les damos una evaluación mucho más positiva, en general”. Pero, ¿qué los motiva? No se trata del contenido del discurso. Se trata de la presencia con que vienen a la entrevista. Los calificamos en todas las variables relacionadas con la competencia, como, ¿Qué tan estructurado es su discurso? ¿Qué tan bueno es? ¿Cuáles son sus condiciones para el cargo? No hay ningún efecto en esto. Esto es lo que los afecta.Estos asuntos. Cada persona trae su verdadera personalidad, básicamente. Lo que traen es lo que son.Traen sus ideas, representadas por sí mismos, sin ningún sobrante. Así que esto es lo que produce o media el efecto.

Cuando hablo de esto, que el cuerpo puede afectar la mente, que la mente puede afectar el comportamiento y que el comportamiento puede alterar los resultados, me dicen, “No me gusta. No parece auténtico”. ¿Correcto? Les contesto, finge hasta hacerlo. Yo no, yo no soy éste. No quiero llegar y sentirme como si fuera un fraude. No quiero sentirme como un impostor. No quiero llegar y sentirme en el lugar equivocado. Eso para mi, es muy importante, porque quiero contarles una pequeña historia sobre ser una impostora y estar en el lugar equivocado.

Cuando tenía 19 años, tuve un accidente de auto muy grave. Salí expulsada del auto y di muchas vueltas. Salí del auto y me desperté con una herida en la cabeza, en el pabellón de rehabilitación. Me habían retirado de la universidad y supe que mi coeficiente intelectual (CI) había caído 2 desviaciones estándar. Fue muy traumático. Supe que mi CI había bajado porque me habían identificado como alguien brillante, y antes me habían llamado niña prodigio. Así, que me retiraron de la universidad y yo trataba de volver. Me decían: “No podrás terminar el programa. Simplemente acepta que hay otras cosas que puedes hacer, pero esto no te va a funcionar”. Tuve que luchar con esto, y debo decir, que te quiten tu identidad, tu verdadera identidad, —para mi era el ser brillante— que te lo arrebaten… No hay nada que te haga sentir más impotente que eso. Me sentía totalmente impotente. Me esforcé, trabajé y trabajé.Tuve suerte y trabajé; tuve más suerte y seguí trabajando.

Hasta que por fin me gradué en la universidad. Me tomó 4 años más que a mis compañeros. Logré convencer a alguien, mi ángel consejera, Susan Fiske, que me aceptara, y así terminé en Princeton.Pensaba que yo no debería estar ahí. Yo era una impostora. La noche anterior a mi charla de primer año;en Princeton la charla de primer año es de 20 minutos, con 20 personas. Así es. Tenía tanto temor de verme excluída al día siguiente, que la llamé y le dije, “Renuncio”. Ella me contestó: “No vas a renunciarporque yo estoy arriesgándome contigo, y tú te quedas. Te vas a quedar. Te diré lo que vas a hacer. Vas a fingir. Vas a dictar todas las charlas que te puedan solicitar. Vas a hacerlo cuantas veces sea posible,aunque te aterres y te paralices, y tengas una experiencia fuera de tí misma, hasta que llegue el momento de decir, ´Caramba. Lo estoy logrando. Ya me transformé y en verdad lo estoy haciendo´” Y eso fue lo que hice. 5 años en el postgrado, en unos cuantos años, y estoy en Northwestern, y luego me mudé a Harvard, ahí estoy. Ya no lo pienso más. Pero por un buen tiempo estuve repitiéndome, “No debería estar aquí. No debería estar aquí”.

Al final de mi primer año en Harvard, una estudiante que no había hablado en clase durante todo el semestre, a quien le habían dicho, “Tienes que participar o suspenderás”, vino a mi oficina. Yo no la había conocido antes. Y, totalmente derrotada, me dijo: “Yo no debería estar aquí”. Ese fue mi momento, por que me ocurrieron dos cosas. La primera fue que me di cuenta, caramba, ya no me siento más así.Ya no siento esos temores. Pero ella si los siente y yo la comprendo. Y la segunda fue ¡ella sí debe estar aquí! De igual forma, si puede fingirlo, puede lograrlo. Así, le dije: “Sí, por supuesto. ¡Tú debes estar aquí!Y mañana vas a aparentar que puedes. vas a volverte poderosa y, ya sabes, vas a — ” (Aplausos)(Aplausos) “Vas a ir a la clase, y vas a hacer el mejor comentario de todos”. ¿Saben? Ella hizo el mejor comentario de todos. y todos vinieron a rodearla y decían: “Ay, ni habíamos notado estar ahí sentada” ¿Se imaginan? (Risas)

Ella regresó unos meses más tarde, y me di cuenta que no solo había fingido hasta que lograrlo, sino que en realidad había fingido hasta transformarse. Ella había cambiado. Ahora quiero decirles, que no hay que fingir hasta hacerlo. Fínjanlo hasta serlo. ¿Saben? Hay que hacerlo suficientemente hasta transformarse e internalizarlo.

Lo último que les voy a dejar es esto. Pequeños retoques pueden llevar a grandes cambios. Eso sucede en 2 minutos. 2 minutos, 2 minutos, 2 minutos. Antes de la próxima situación estresante de evaluación ,durante 2 minutos, traten de hacer esto, en el ascensor, en el baño, en su escritorio a puerta cerrada. Eso es lo que quieren hacer. Configuren su cerebro para lograr lo mejor de la situación. Hay que elevar la testosterona. Y bajar el cortisol. No salgan de esa situación pensando que no mostraron lo que son.Salgan de esa situación sintiendo creer que que han dicho quienes son y lo han demostrado.

Por eso quiero pedirles primero, que traten de asumir una posición de poder, y también quiero pedirlesque compartan la teoría, porque esto es simple. No hay ningún ego en esto. (Risas) Dénselo a la gente, compártanlo, porque los que pueden usarlo mejor son los que no tienen recursos, ni tecnología, ni posición, ni ningún poder. Hay que dárselo a ellos porque pueden hacerlo en privado. Necesitan sus cuerpos, privacidad y dos minutos, y puede cambiar significativamente los resultados de su vida.Gracias. (Aplausos) (Aplausos)

Buen Lunes!! 🙂

Artículo Original: “Amy Cuddy: El lenguaje corporal moldea nuestra identidad” en TED.com

5 Actividades Diarias que Dañan Nuestra Memoria

No puedes encontrar las llaves del coche. Se te ha olvidado dónde has dejado el móvil. ¿Respondiste ese correo de ese cliente? Y, ¿qué hay sobre aquella pregunta que le querías hacer a un compañer@ que justo en ese momento se te ha ido de la cabeza?

Si últimamente te notas más olvidadz@, seguramente sea debido a algo que estés haciendo durante el día. De hecho hay varias actividades sorprendentes y comunes que la gente hace durante el día y que dañan su memoria. ¿Haces alguna de estas 5 cosas?

1.Comer por la Noche

Si eres de los que antes de ir a la cama atacas la nevera, estarás llenando tu estómago en detrimento de tu mente.

PJ-BE793_LAB_DV_20120116160501

Comer a horas que normalmente están destinadas a dormir causa una deficiencia en el hipocampo (área del cerebro que controla el aprendizaje y la memoria) e impacta directamente en tu memoria, según un estudio de eLife.

En un experimento l@s investigador@s alimentaron a ratones de laboratorio durante las horas del día en que éstos normalmente estarían durmiendo. Estos ratones demostraron ser menos capaces de recordar objetos en los tests de memorización, así como también vieron reducida su memoria  a corto plazo.

Comer durante las horas en las que deberías estar durmiendo también corroe y fragmenta los patrones del sueño, y cómo ya hemos aprendido en diversos Brain Feelings, la cantidad y calidad del sueño son vitales para la consolidación de la memoria que ocurre en él en ese momento.

Dawn Loh, co-autor del Laboratorio Circadiano y Medicina del Sueño de la UCLA afirma que: “Tomar comidas de modo regular en el momento equivocado tiene efectos a largo termino sobre el aprendizaje y la memoria […] Dado que muchas personas se ven trabajando o jugando durante los momentos en que deberían estar durmiendo, es importante saber que esto podría atenuar algunas de las funciones del cerebro

2.Stress Crónico de Bajo Nivel

¡¡Ayyy!! ¡¡Ese Stress!! Hemos aprendido que el stress no es bueno para nuestra salud y como no, tampoco es bueno para nuestra memoria. El Journal of Neuroscience publicó un estudio donde investgador@s de la Universidad de Iowa demostraban que la hormona del stress, nuestro archienemigo el cortisol, reducía las sinapsis cerebrales en el cerebro de ratas hecho que causaba pérdida de memoria a corto plazo. Eso si, el efecto del cortisol, irá en función del tipo de stress que experimentaba.

El Malvado Cortisol

El Malvado Cortisol

Bajos niveles de ansiedad crónica, cómo los que podemos sentir cada día en nuestro camino al trabajo (coches, tráfico, metros, intercambios, autobuses), afectan a la habilidad del cerebro para recordar información.

Por otro lado, situaciones de gran ansiedad, como podría ser tener un accidente, refuerzan el proceso de aprendizaje dado que la información queda almacenada en la parte del cerebro responsable de la supervivencia.

Encontrar un modo de reducir tu stress, como por ejemplo: haciendo ejercicio, meditación, técnicas de respiración; puede mejorar tu memoria.

3.Comer Tofu

Quizá este punto esté más orientado hacia los US, país de origen del artículo; pero vale la pena conocer otro de los factores que pueden empobrecer nuestra memoria.

El tofu se considera una comida saludable, pero divers@s científicos de las Universidades de Loughborough y de Oxford en el Reino Unido han descubierto que su consumo excesivo incrementaría la pérdida de memoria así como el riesgo de demencia, especialmente entre los más adultos.

Tofu

Tofu

En un estudio conducido en Indonesia, las personas que consumían dos o mas raciones de tofu diarias demostraron tener un descenso de la función de la memoria de un 20%. Sea como fuere, l@s investigador@s también descubrieron que el consumo de tempeh, un producto de soja fermentado hecho en su totalidad de la alubia de soja, se asoció con mejor memoria.

Tempeh

Tempeh

“El efecto beneficioso del tempeh estaría relacionado con sus altos niveles de folato, conocido por reducir los niveles de demencia”, escribe Eef Hogervorst; professor de la Universidad de Loughborough.

4.Ser Solter@

Se ve que también se ha demostrado que estar en pareja no tan sólo hace que estés más san@ sino que también mejora tu memoria.

Esta vez desde Suecia, se descubrió que las personas que vivían sin pareja en su mediana edad tenían alrededor el doble de riesgo de desarrollar impedimentos cognitivos más adelante en comparación con aquellas personas que vivían con un compañer@.

Es este estudio publicado por el Diario Escandinavo de Psicología (Scandinavian Journal of Psychology), las personas casadas demostraban tener mejor memoria que aquellas que eran solteras, separadas, divorciadas o viudas. El ratio de pérdida en la memoria episódica (la habilidad de recordar información autobiográfica, cómo fechas, lugares y emociones) era mucho mayor para l@s solter@s y viud@s que para los que estaban en pareja.

La relación positiva encontrada entre la salud y el matrimonio se puede extender hacia el matrimonio y el rendimiento cognitivo (y eso significa que tu pareja no tiene excusa para ir a comprar leche).

5.Consumir Azúcar

He aquí otra razón para evitar los refrescos: ponen tu salud mental en peligro. La UCLA ha demostrado que una dieta alta en azúcar puede impedir tu memoria. Aún más, rebuscando alguna imagen para ilustrar este apartado me he encontrado con una sorpresa. Parece ser que los efectos del azúcar en el cerebro serían similares a los de la cocaína:

Azúcar y Cocaína en el Cerebro

Azúcar y Cocaína en el Cerebro

Lo que comemos afecta a cómo pensamos: “Consumir una dieta alta en fructosa, a largo plazo altera la habilidad del cerebro para aprender y recordar información”

Si tenemos un deseo de algo dulce, hay un compromiso. En lugar de pedir postres dulces cambiémoslos por frutas o, ocasionalmente, por una tableta de chocolate negro que no haya sido procesado con edulcorantes extra.

Y aún hay más que podemos hacer. Añadamos a nuestras comidas los ácidos grasos Omega-3 que reducen el daño de la fructosa. ¿Dónde encontramos los Omega-3? Pues en el salmón, en las nueces, en las semillas de lino, en los aguacates, en las cápsulas de DHA (Ácido docosahexaenoico).

Alimentos con Omega 3

Alimentos con Omega 3

“Los hallazgos han demostrado que el consumo de DHA de modo regular, protege nuestro cerebro de los efectos perjudiciales de fructosa[…] Es cómo ahorrar dinero en el banco. Quieres generar una reserva para tu cerebro para poder usarla en un futuro, cuando éste requiera combustible extra para pelear con otras enfermedades.” afirma Fernando Gomez-Pinilla, profesor de neurocirurgía en el Colegio de Medicina David Geffen de la UCLA.

No es decabellado ¿no?; el stress, el omega-3, la interrupción de nuestro ciclo circadiano. Por mi lado, nunca he comido tofu :-); respecto a ese punto estoy salvado.

Buen Domingo!! 🙂

Artículo Original: “Five Everyday Activities That Hurt Your Memory” en FastCompany.com

Cómo el stress nos hace enfermar

A lo largo de este año hemos ido aprendiendo por qué el stress es cosa mala. Hoy en este corto Brain Feeling aprenderemos más sobre este punto.

El aviso: “¡Para de precouparte! El Stress es malo para tí” es cierto, pero como pasa con muchas recomendaciones sobre la salud, su imprecisión lo hace menos efectivo.

Es como cuando la gente dice que dormir mucho es importante, o que deberíamos comer más fibra -es la clase de cosas que la gente debería hacer, pero que olvidamos ya que no está claro inmediatamente como nos puede hacer más saludables.

En este vídeo de TED Ed, escrito por la profesora Sharon Bergquist de la Universidad de Emory, nos clarifican como el preocuparnos puede afectar a nuestro cuerpo, destacando lo que los científicos conocen hasta el momento de la conexión stress-enfermedad.

Como el vídeo explica, cuando estamos estresad@s, las glándulas adrenales incrementan la liberación de las siguientes hormonas (viejas conocidas en Feel The Brain): cortisol, adrenalina y norepinefrina. La adrenalina hace ir más rápido el corazón y puede aumentar la presión sanguínea. El cortisol causa cambios en las venas que, con el tiempo, aumentan el riesgo de padecer un infarto o un íctus.

Mientras, el cerebro libera señales de stress a la barriga, que hace que ésta cambie su rutina para permitir al cuerpo centrarse en el factor de stress. Esto es lo que hay detrás de la sensación de las “mariposas en el estómago” pero también puede conducir a problemas digestivos y afectar a la composición de nuestra bacteria intestinal.

En paralelo, el cortisol, puede incrementar el apetito y hacer que el cuerpo genere grasa en la barriga. Esta grasa, a su vez, libera unos compuestos llamados citoquinas que son las que elevan el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas.
Las Citoquinas

Las Citoquinas

Cuando el stress es crónico, más que pasajero, también puede afectar al funcionamiento del sistema inmune, bajando los tiempos de cura y haciéndonos más vulnerables a infecciones.

El Stress es más dañino para aquell@s que lo experimentan siempre. Trabajar largas horas para cumplir una fecha de entrega puede ser insanamente estresante. Pero las personas que están constantemente estresadas con cosas como pagar el alquiler o conseguir lo mejor para sus hij@s tienen la peor carta.

Para mitigar algunas de estas consecuencias en la salud, Bergquist recomienda ver nuestros estresores como “retos que podemos controlar y dominar de forma magistral“.

Es más fácil decirlo que hacerlo, pero con lo que nos jugamos, vale la pena intentarlo.

Buen Domingo!! 🙂

Artículo Original: “How Stress Makes You Sick” en The Atlantic

Lección Completa de TED ed: “How stress affects your body – Sharon Horesh Bergquist