La Humildad Intelectual, Un Superpoder

Hemos aprendido algunas cosas sobre la humildad y todo lo que nos puede aportar en Brain Feelings anteriores como: Curas de Humildad o “Me He Equivocado”: Las 3 Palabras que nos hacen más Creíbles.

Todo lo aprendido en estos Brain Feelings apunta sileciosamente hacia el hecho del superpoder de la humildad. Hoy me gustaría aprender un punto más sobre la humildad. Un caso especial de ésta: la humildad intelectual.

Supuestamente, en algún momento de los años 1990s el magnate de la comunicación Ted Turner en un momento de exuberancia narcisista dijo: “Si sólo tuviese un poco de humildad, sería perfecto“. Mientras que, en caso de Turner ha demostrado haber ganado en humildad, tod@s l@s emprendedores del mundo tecnológico de hoy, parecen mostrar una arrogancia parecida.

Arrogancia

¿Por qué ser humilde? Al fin y al cabo, Aristóteles dijo:

El Hombre, por naturaleza, desea saber

La humildad intelectual es un ejemplo muy particular de la humildad, aunque puedas tener los pies en suelo sobre la mayoría de cosas, aún puedes ignorar tus limitaciones mentales. La humildad intelectual significa reconocer que no lo sabemos todo y que lo que sabemos no debemos usarlo para nuestro propio beneficio. Debemos admitir que tenemos un sesgo en nuestras creencias de cuánto es lo que entendemos y buscar las fuentes del conocimiento del que carecemos.

Internet y los medios digitales nos han creado la impresión de que tenemos el conocimiento infinito al alcance de nuestros dedos. Pero, haciéndonos más vag@s, los medios han abierto un gran espacio que la ignorancia puede llenar.

Tania Lombrozo, psicóloga de la Universidad de California, explicó en Edge cómo la tecnología incrementa nuestra ilusión del conocimiento. Ella argumenta que el modo con el que accedemos a la información sobre un tema en concreto es crítico para nuestro entendimiento y que cuanto más fácil podamos recordar una imagen, una palabra o afirmación, mayor va a ser la impresión de que lo hemos aprendido con éxito; absteniéndonos así de de nuestro esfuerzo del procesamiento cognitivo.

Los puzzles lógicos presentados en un tipo de letra un tanto feo, por ejemplo, pueden animar a alguien a hacer un esfuerzo extra para solucionarlos. Sí, efectivamente, esta aproximación va en contra de todos los principios del diseño de las aplicaciones y webs que pueblan las pantallas de nuestros Smartphones; en las que nuestro cerebro procesa la información de un modo calmado.

¿Qué hay sobre todos los comentarios y conversaciones que ocurren en el mundo online? Bien, nuestra capacidad de aprender de ellos depende de nuestras actitudes hacia los demás. El humilde intelectual no reprime, esconde o ignora sus vulnerabilidades, como lo hacen muchos trollsDe hecho, conciben sus debilidades como fuentes de desarrollo personal, y usan esas conversaciones como una oportunidad para refinar sus puntos de vista. Las personas que son humildes por naturaleza tienden a ser más abiert@s de miras y a ser más rápid@s a la hora de resolver disputas, dado que reconocen que sus opiniones pueden ser inválidas.

La psicóloga Carol Dweck, de la Universidad de Stanford en California, ha demostrado que si tú crees que la inteligencia se puede desarrollar a través de la experiencia y del trabajo duro, serás más proclive a esforzarte más a la hora de solucionar problemas difíciles, en comparación con aquell@s que piensan que la inteligencia es hereditaria e inmutable.

La humildad intelectual reside en la habilidad de preferir la verdad por encima del estatus social. Se caracteriza por un compromiso en buscar respuestas y por un deseo de aceptar nuevas ideas, incluso cuando éstas contradicen nuestros puntos de vista. Al escuchar a l@s demás, corremos el riesgo de descubrir que saben más que nosotr@s. Pero las personas humildes ven el crecimiento personal cómo una meta en sí mismo, mas que percibirlo como una herramienta para trepar por la escalera social. Perdemos mucha de la información disponible, si tan sólo nos concentramos en nosotr@s mism@s y en nuestro lugar en el mundo.

Justo en el lado opuesto reside la arrogancia intelectual, el gemelo malvado del exceso de confianza en un@ mism@. Este tipo de arrogancia emerge del sesgo egocéntrico, es decir, la tendencia de sobreestimar nuestra propia virtud o importancia, ignorando el rol del cambio o la influencia de las acciones de otras personas en nuestras propias vidas. Esto es lo que hace que nos atribuyamos los éxitos a nosotr@s mism@s y que atribuyamos los fallos a las circumstancias.

El sesgo egocéntrico tiene todo el sentido del mundo, ya que lo que mejor entendemos es nuestra propia experiencia personal. Se convierte en un problema cuando esa experiencia es demasiado frágil para formar una opinión seria, aunque la formemos igualmente. Los estudios han demostrado que las personas tienen serias dificultades a la hora de darse cuenta de sus propios puntos ciegos, incluso cuando pueden identificarlos fácilmente en l@s demás.

Desde un prisma evolutivo, la arrogancia intelectual puede ser vista como un modo de alcanzar la dominancia imponiendo los puntos de vistas de un@ mism@ sobre los de los demás. Mientras que, la humildad intelectual invierte los recursos mentales en la conversación y en el trabajo hacia un consenso del grupo.

El Centro De Desarrollo Para El Desarrollo Humano de California cuya misión es ayudar a l@s jóvenes a convertirse en adultos con éxito, está financiando una serie de grandes estudios sobre la humildad intelectual. Su hipótesis es que la humildad, la curiosidad y la apertura de mente son las claves para una vida plena. En uno de sus papers proponen una escala para medir la humildad mediante preguntas del tipo: si la humildad de las personas es inherente a ellas o depende las circunstancias. Admitir que nuestras opiniones (y las de los demás) varían en función de las circunstancias es, en sí mismo, un paso muy importante hacia la reducción de nuestra confianza exagerada de que estamos en lo correcto.

En el reino de la ciencia, si la necesidad es la madre de la invención, entonces la humildad es el padre. L@s científic@s deben desear abandonar sus viejas teorías en favor de las nuevas, y más detalladas explicaciones para mantener la innovación constante.

Much@s científic@s que han llevado a cabo descubrimientos temprano en su carrera se han visto autobloqueados por el ego a la hora de llevar a cabo nuevos avances. El filósofo W Jay Wood menciona en su fascinante blog que l@s científic@s intelectualmente humildes son más proclives a adquirir nuevo conocimiento y visión que aquellos que muestran una falta de esa virtud. Menciona que, la humildad intelectual cambia a l@s mism@s científicos de modos que les permite dirigir sus habilidades y prácticas de modos más efectivos

Albert Einstein lo sabía cuando dijo que la información no es conocimiento. Laszlo Bock, el jefe de personal de Google, está de acuerdo con ello. En una entrevista en The New York Times, afirmó que la humildad es uno de los atributos que busca en l@s candidat@s, pero que puede ser difícil de detectar en las personas de éxito ya que raramente experimentan el fallo. Sin humildad eres incapaz de aprender, denota. Suena un poco irónico, dicho por una compañía que lo ha hecho casi todo para hacer que la información parezca instantánea, constante y para picar. A lo mejor la humildad es el tipo de cosa que sólo podemos tener cuando no estamos al tanto de ella.

Buen Domingo!! 🙂


Artículo Original: “Overvaluing confidence, we’ve forgotten the power of humility” en Aeon

La Importancia de la Educación del Cerebro en el Sistema Educativo Español

Hola!

Ya sabéis que el objetivo de Feel The Brain es aprender nuevos conceptos de neurociencia, de música y del trabajo en equipo; pero sin que sirva de precedente con el Brain Feeling de hoy quiero empezar haciendo una crítica para luego seguir con la importancia que tiene el aprender para qué sirve nuestro cerebro ya desde edades tempranas.

La Crítica

El Sistema Educativo de Secundaria (a partir de los 12 años) en España es una auténtica máquina de desaprovechar las mentes que vienen. Lo llaman la ESO; posiblemente porqué no saben exactamente de qué se trata.

Mirad, y esto es una opinión personal, el antiguo sistema de secundaria (el BUP y el COU) eran sistemas que realmente te hacían ver que la única clave de avanzar es el esfuerzo. En la ESO esto no pasa; al contrario.Se pide a los docentes que pongan alfombra roja a tod@s los alumn@s; los que se esfuerzan y los que no. La justificación: “no queremos causarles un trauma”; ¡vamos acabemos!. Tendremos una sociedad de personas libres de traumas, felices en el país de la piruleta con caminos de regaliz, eso sí; pero incultos totales; con unos cerebros atrofiados e incapaces de saber funcionar de modo correcto.

Yo soy de la generación de BUP y COU (hablaré de la FP más adelante); mis sobrinos, son de la generación de la ESO y mi hijo; si las cosas no cambian también será de la generación de la ESO.

Basándome en mis experiencias, para ser más claro de colegio público, recuerdo diversos puntos:

  1. En 6º de EGB (11 años) recuerdo claramente haber hecho un diagrama de la célula con todos sus componentes: mitocondrias, núcleo, ribosomas, citoplasma, etc.. ; a mi sobrino de 14 años (3º de ESO – 1º de BUP) éstos conceptos ni siquiera le suenan.
  2. Cuando yo hacía 1º de BUP; recuerdo haber hecho un ejercicio sobre los cromosomas (a las 8 de la mañana) con plastilina; para ensayar cómo éstos se duplicaban. Jajajaja, dice mi sobrino cuando le hablo de cromosomas.
  3. Cómo estais viendo, soy una persona de ciencias y no precisamente de la biológicas. Hablemos de las matemáticas. En 8º de EGB (13 años) nos habían enseñado conceptos matemáticos tan abstractos cómo: logaritmos, derivadas, mínimo común múltiplo, trigonometría, entre otros. Bien, ya os podeís imaginar qué opina mi sobrino sobre estos conceptos.
  4. Supongo que en la parte de letras, se habrá sustituido el “Lazarillo de Tormes” por la saga “Crepúsculo”“El Quijote” por algúna novela gráfica dedicada a Son Goku (comentario demagógico).
  5. Podríamos extender la lista hasta que cambiasen el sistema educativo; y tampoco la acabaríamos.

¡Ojo! Que no estoy diciendo que los de BUP y COU estuviésemos listos para la vida y los de la ESO no. En palabras de mi ponente de los proyectos de final de carrera, que es profesor de Álgebra, Cálculo, Tratamiento Digital de la Señal, entre otras materias:

“Si a vosotros [los de BUP y COU] ya os suponía un salto abismal el entrar en la Universidad, no quieras saber cómo vienen. [los de la ESO]”

Y es verdad, ahora los adolescentes van al colegio literalmente para pasar el rato. ¡Sí!, Hay algun@ que lo aprovecha. Las Universidades se han visto obligadas a bajar el nivel para adaptarse a la mediocridad máxima impuesta por el sistema educativo legislado. No se les exige nada; pasan de curso con 6 asignaturas suspendidas, ¿qué es esto?, pues es la preparación de un montón de generaciones sin cultura.

¿Qué nos queda a los padres? Ir hacia un modelo privado, no de colegios, sino de una infinidad de actividades extra escolares que sean capaces de ofrecer a nuestros hijos los conceptos y la preparación que deberían tener: música, idiomas, robótica, matemáticas, lectura, . . .

Si hablamos de colegios, concertados (que vendría a ser cómo un privado que pagamos entre tod@s), es otro trigal.

Mediocrity Green Road Sign with Dramatic Clouds, Sun Rays and Sky.

Eso sí, vuestros hijos tendrán unas excelentes aulas. Con 4 profesores os garantizan una educación personalizada. Siempre que hablemos de la mente colmena, claro.

Y, ¿qué hay sobre la FP?; esto es una jungla. En mi quinta la máxima repetida por los padres era “para ser algo en la vida haz BUP y COU; la FP es para los vagos”; repito estoy hablando de mediados de los años 90.

He sido profesor de FP, he visto cómo se dirigen algunos centros de FP y tengo muchos compañeros de profesión, entre ellos uno de mis mejores amigos, que han hecho FP. Vayamos por partes, porque es un tema delicado.

Mirad, desde mi experiencia como profesor de FP he visto dos tipos de alumn@s: los que se ve claramente que están allí para pasar el rato y los que realmente quieren crecer con la profesión que están aprendiendo y creen realmente en el potencial y el conocimiento que se les está transmitiendo.

Desde el punto de vista de dirección de centros que yo he vivido, dejémoslo en que es peligroso convertir la educación en negocio.

Desde el punto de vista de mis compañeros de trabajo; son profesionales que se esfuerzan como cualquier otro profesional. La división entre Licenciado Ingeniero y Alumno de FP desaparece. La razón: pasión por la misma profesión.

Con lo que quizá, en el el marco actual; hay más garantías de obtener buenos profesionales, en lo que (en los años 90) era considerado para vagos.

¿Es la salvación de las generaciones el cambio hacia la FP? ¿Hay que cambiar el sistema de secundaria en España? En mi opinión, y por orden; las respuestas serían: “es probable” y “por supuesto”.

Pero no está en nuestras manos, sino en la de nuestros diligentes dirigentes; la mayoría presumiblemente, educados en universidades de pago (que no privadas) y que disponen de su hermoso título firmado, no por el Rey de España, sino por el Rey del país de la Piruleta.

Os puede parecer demagogia. Es posible; pero creo que es irrefutable.

a2073295348_10

La Importancia de los Conceptos de Neurociencia

Por eso, precisamente, es por lo que debemos dejar claro a nuestros hijos y adolescentes la importancia de la máquina que llevan dentro de su cabeza. Una máquina que sirve para algo más que para pensar en sexo, escuchar música y ver deportes entre otros muchos usos inútiles que le suelen dar.

Screen-shot-2012-02-02-at-12.45.51-PM

Aparentemente la neurociencia, aparece como una materia avanzada de estudio, cómo reservada para la universidad o un postgrado. Pero no es así; hay un grandioso esfuerzo de divulgación de todo lo que ocurre dentro de nuestro cerebro.

La propuesta (por parte de dos investigadores de la Universidad de Temple, en Philadelphia) es que se debe enseñar en edades tempranas.

En un estudio publicado en el diario Early Education and Development, los psicólogos Peter Marshal y Cristina Comalli empiezan por hacer una encuesta a niñ@s de entre 4 y 13 años; con el fin de descubrir qué es lo que ya saben sobre el cerebro. Tened en cuenta que, hasta el momento, el concepto para la mayoría era: “un contenedor para almacenar recuerdo y hechos”.

El cuestionario desarrollado por Marshal y Comalli hizo incapié en algunos puntos:

  1. ¿Cuán a menudo los padres y los profesores hablan con l@s niñ@s sobre las partes del cuerpo y cómo éstas funcionan? Raras veces aparece el cerebro en estas discusiones.
  2. L@s niñ@s no pueden observar su propio cerebro y se deja a la adivinanza qué es lo que ocurre dentro de ellos.
  3. Los estudiantes, no conocen el cerebro (le acabo de preguntar a mi sobrino de 14 años, no tiene ni idea de lo que es una dendrita ni un axón -aunque ahora en el fabuloso sistema educativo estos conocimientos ya se han separado del conocimiento común-) hasta lo que es la secundaria o más.

La conclusión es que se debería empezar esta educación sobre el cerebro bastante antes de lo que se está haciendo.

Left-or-Right-Brain-600x439

Una lección de tan sólo 20 minutos, es suficiente para incrementar el conocimiento de cómo funciona nuestro cerebro.

Con este fin, Marshal y Comalli diseñaron una lección de 20 minutos y la impartieron a un grupo de estudiantes de primer grado. Informaron, que aunque corta, esta intervención “fue lo suficiente como para incrementar el conocimiento del funcionamiento del cerebro. Demostrado a posteriori en los tests que hicieron los estudiantes 3 semanas más tarde”

La lección de Marshall y Comalli estaba centrada en mostrar el rol del cerebro en actividades sensoriales. El cerebro no tan solo es para pensar; es también para oír, ver, oler y sentir.

brain-map

El éxito del esfuerzo de Marshal y Comalli abre más posibilidades. Carol Dweck, psicóloga de Universidad de Stanford ha demostrado que: enseñar a los estudiantes cómo funciona el cerebro (en particular, la plasticidad del cerebro y su habilidad para adquirir nuevos talentos con esfuerzo y práctica) causa un gran cambio en cómo ell@s se enfrontan constructivamente a los errores y contratiempos y cómo persisten hasta que llegan al final del misterio.

La Aplicación de Soporte de Dweck: Brainology ofrecía a los estudiantes un completo tutorial sobre las funciones del cerebro.

Pero, ¿por qué esperar hasta la secundaria para la introducción de estos conceptos? Se deberían aplicar ya en cursos preescolares. Los mensajes sobre la maleabilidad del cerebro y su importancia deberían empezar a la par que enseñar: la cabeza, las rodillas y los pulgares del pie (canción “Head, Shoulders, Knees and Toes“):

El ser concientes de que nuestra inteligencia y nuestro cerebro son maleables, son plásticos; nos ayuda a reconocer que realmente no existen límites para nada. Aunque, si las herramientas que nos dan para ello (leáse: Sistema Educativo) son creadas por mentes que no desean esforzarse, ¿qué nos queda?

Como padre, solamente puedo aportar educación suplementaria en casa.

Artículo Original: What Kids Should Know About Their Own Brains en KQED News

Ned The Neuron

Esta aplicación es fascinante. Es para iPad, desconozco si existe versión para Android. Es una aplicación completa que ayudará a nuestr@s pequeñ@s a aprender un poco más sobre su cerebro.

nedneuron03

AppStoreButton

Artículo sobre “Ned The Neuron”: The Adventures of Ned the Neuron en Geeks With Juniors

Buen Martes! 🙂

La Meleabilidad de la Inteligencia y la Neuroplasticidad

Hasta el momento no habíamos intentado aprender en Feel The Brain sobre un concepto clave: la neuroplasticidad del cerebro. He ido pasando sobre él en diversos Brain Feelings como: Saltar entre Zonas de Confort o ¿Cómo las emociones fortalecen nuestros recuerdos?; en el que de manera velada mencionaba cómo la activación repetida de cerebro fortalecía las conexiones y los circuitos neuronales.

En este Brain Feeling vamos a ver la neuroplasticidad más de cerca, y es que se podía intuir; que la inteligencia no se nace sino que se hace. Nuestro cerebro es maleable y todo pasa por el aprendizaje y la docencia y de qué modo puede mejorar los resultados de los estudiantes de cualquier nivel si son conscientes que pueden moldear como quieran su cerebro, ya desde niñ@s. Veámoslo.

La Neuroplasticidad

“Hay unos cuantos principios que podemos afirmar que provienen de la neurociencia” dice Kurt Fischer, profesor de educación y director del Programa Mente, Cerebro y Educación en la Universidad de Harvard.

¿El número uno? “El cerebro es extremadamente plástico”, “Incluso en mediana o en la plena tercera edad aún continua adaptándose a su entorno”

Con lo que, todos aquellos pequeños cerebros en una clase están creciendo y cambiando cada vez que aprenden alguna cosa. Y hay tres modos mediante los cuales podemos mantener que esto continúe pasando.

A pesar que el concepto de neuroplasticidad es amplio, vago y a penas nuevo (la teoría nació a mediados del siglo XIX y fue investigada profundamente durante los años 90 del siglo XX), es uno de los descubrimientos más fiables y fundamentales sobre el cerebro que tenemos hasta la fecha.

La inteligencias no es fija, aparece, no esta plantada en nuestros cerebros desde nuestro nacimiento. Se forma y se desarrolla durante nuestras vidas.

Nuestro Cerebro en el Arprendizaje

De acuerdo con la neuróloga y educadora Judy Willis, la neurplasticidad se define como la organización selectiva de conexiones entre las neuronas de nuestros cerebros.

2015-06-13 12.58.46

Recordareis de otros Brain Feelings como: saltar entre zonas de confortsobre las fobias o sobre las emociones que fortalecen nuestros recuerdos dónde ya aprendimos el concepto sobre el que el acceso repetido a la misma actividad o recuerdo hace que nuestros circuitos neuronales (grupos de neuronas que se activan juntos creando caminos electro químicos) se dan forma en consonancia con la actividad o el recuerdo.

Cuando las personas paramos de practicar cosas nuevas, el cerebro eliminará o “purgará” las células conectantes que forman esos caminos. Es cómo un sistema de carreteras que une varias ciudades, como más coches vayan a un mismo destino, más ancha tiene que ser la carretera que los contenga. Si, por lo contrario hay menos coches, necesitaremos menos carriles y menos mantenimiento.

Los neurocientíficos han estado coreando: “las células que se disparan juntas, se conectan juntas” desde finales de los 90; indicando de este modo que si llevamos a cabo una tarea o una recordamos alguna información que haga que diferentes neuronas se disparen a la par, fortalece las conexiones entre esas células.

Con el paso del tiempo esas conexiones se hacen más gruesas, mapas más robustos que enlazan diversas partes del cerebro, teniendo en cuenta que el estimular una neurona de la secuencia hace que se estimule la más cercana.

Human-Brain

Pero Willis va más alla:

La práctica las hace permanentes. Cuantas más veces se estimule el circuito más fuerte y eficiente será”

Cambiando los Cerebros en la Clase

Con lo que si les explicamos esto a nuestros estudiantes puede tener un efecto en sus cerebros también. L@s investigador@s Lisa Blackwell de la universidad de Columbia juntamente con Kali Trzesniewski y Carol Dweck de la Universidad de Santford publicaron ya en 2007 en Child Development que cuando los estudiantes entendían que la inteligencia era maleable mejoraban tanto en sus notas como en su comportamiento. 

neurosci_seedbrain

Willis también confirmó esto en su clase de la escuela primaria. Sus estudiantes estaban más motivados a a estudiar cuando sabían que eran totalmente capaces de construir su conocimiento y cambiar físicamente su cerebro.

Estos son algunas de las pautas para poder hacer que los niñ@s y estudiantes entiendan y se sientan a gusto con su cerebro maleable:

  • Práctica, Práctica y más Práctica: la repetición de una actividad, recuperar un recuerdo, y revisar material de diferentes modos ayuda a construir conexiones cerebrales mucho más inter relacionadas, mas fuertes y más anchas.
  • Poner la Información en Contexto: Reconocer que el aprendizaje es esencialmente la formación de conexiones neuronales nuevas o más fuertes, tiene todo el sentido le priorización de actividades que ayude a los estudantes a activar ya algunas de esas redes (por ejemplo: integrando materias académicas o creando proyectos de clase que sean relevantes para sus vidas). “Cuando nuevo material se presenta en un modo en que los estudiantes puedan ver relaciones entre los conceptos; éstos generaran una mejor actividad cerebral y llegarán a tener una memoria a largo plazo mucho mejor así como la capacidad de acceder a ella” 
  • Permitir a los estudiantes que es así como el cerebro trabaja: Romper estas barreas neuro-mitológicas que presentaban la inteligencia como predeterminada hará que los estudiantes tengan más confianza en usar su cerebro. “Especialmente para aquellos que realmente creen que ‘no son list@s’ el darse cuenta que, literalmente, estudiar puede cambiar su cerebro les fortalece”

Es decir, tod@s podemos ser inteligentes, tenemos la materia, tan solo necesitamos el apoyo y las herramientas necesarias para moldearla.

Buen Martes!!

Artículo Original: “Neuroplasticity: Learning Physically Changes the Brain” en Eudotopia.