Cuando Las Matemáticas Nos La Juegan

Hoy me gustaría aprender cómo el Razonamiento es el Lenguaje de las Matemáticas. ¿Me acompañáis?

Existe un patrón interesante que involucra a los puntos de un círculo. Empecemos con un único punto en la circunferencia:

Ahora añadamos un segundo punto y unámoslos. Habremos dividido el círculo en dos regiones:

Añadamos un tercer punto y repitamos el proceso:

Ahora tenemos 4 regiones. ¿Alguna idea sobre qué es lo que pasará cuando añadamos un cuarto punto? Correcto! Tendremos 8 regiones:

¿Has detectado el patrón? Seguro. El número de regiones se dobla cada vez. Parece tener sentido. Si aún dudas de ello, veamos qué pasa con 5 puntos:

Excelente, tenemos las 16 regiones que esperábamos.

Por ahora sabes qué esperar para 6 puntos, el doble de 16; 32. ¿Eres una persona de apostar? ¿Cuanto te juegas a que el siguiente círculo tendrá 32 regiones? Aquí está, cuéntalas:

¿Lo has hecho dos veces? Yo también; no lo puedo creer tampoco. Creía que me había dejado de contar una, pero no; siempre salen 31. Tus ojos no te han traicionado. Pero por otro lado, tu razonamiento matemático…

¿Por qué esperábamos 32 regiones? Lo más seguro porque es el número que continuaba el patrón con el que hemos tropezado antes. Nuestras mentes están sintonizadas con patrones; los buscamos instintivamente. Cada círculo fortalecía nuestro sistema de creencia de modo exponencial.

Pero eso es todo, una creencia. No había ningún argumento riguroso, ninguna razón sólida por las que siempre las regiones se tuviesen que doblar. La belleza de las matemáticas reside en sus patrones. Pero allí también es dónde reside su peligro. La matemáticas son más que reconocimiento de patrones. También tratan sobre entender por qué esos patrones se mantienen.

Aquí es cuando el razonamiento entra en juego. Tan sólo podemos celebrar las irrefutables verdades de las matemáticas una vez hayamos pagado nuestras deudas y nos hayamos convencido, a través de una lógica perfecta, que lo son. Las matemáticas premiarán tu diligencia, pero te van a arruinar si abandonas la razón.

¿Hay otro patrón en lo referente a las regiones del círculo, uno que sea más difícil de describir que el simple hecho de doblar? Posiblemente; no te va a importar demasiado en este momento. A lo mejor tu orgullo ya ha quedado dañado. Pero si aún tienes curiosidad, querrás aventurarte a dibujar los subsiguientes círculos mientras desarrollas y pruebas nuevas hipótesis. A lo mejor un patrón más sutil está al acecho, al fin y al cabo.

Consideremos esto:

n² + n + 41

Esta expresión nos devuelve un número primo siempre y cuando n sea un entero no negativo. ¿No me crees? Pruébalo:

  • Si n=0, tenemos 41, primo, buen comienzo.
  • Si n=1, tenemos 43, primo.
  • Si n=2, tenemos 47, primo.

Parece prometedor. Tienes todo el derecho del mundo para ser escéptic@; después del tormento de las regiones de los círculos no esperaría menos. Y, si algo sabemos de los números primos es que son una especie misteriosa. No podemos dar una cantidad infinita de ellos tan fácilmente.

Pero, ¿cómo refutarás la afirmación? Tendrás que encontrar un contraejemplo; un número entero (n) para el que la expresión  + n + 41 no devuelva un primo. Si eliges la aproximación sistemática de ir probando un número tras otro, puedes pasarte un buen rato. De hecho, la expresión va a devolver número primos hasta que n=40.

Hubiésemos obtenido un contraejemplo si hubiésemos pensado un poco más en la expresión. ¿Puedes ver por qué no retornará un primo para n=41? Una de las razones es porqué todos los términos de la expresión serán divisibles por 41, lo que significa que el 41 es un factor de toda la expresión. En ese caso, es imposible que sea primo!

El método de fuerza bruta consistente en probar cada entero no tiene nada que ver con la elegancia de sacar el 41 de la expresión. El razonamiento es belleza.

El razonamiento está ganando más espacio en el currículum de las escuelas. A menudo se concibe con una materia auto contenida, separada de todas las demás. Una cosa extra que hacer los viernes, una vez se han cubierto todos los temas centrales. O alguna cosa para retar a esos estudiantes mas avanzados.

Aquí está la trampa: el razonamiento es el lenguaje de las matemáticas. Es cómo podemos estar seguros de cualquier cosa. El qué y el cómo en matemáticas son importantes, pero ninguno de los dos tiene sentido sin el por qué. La pregunta más importante que cualquier estudiante de matemáticas debería hacer es: ¿Por qué?

No hay nada que nos de más poder que ser capaces de justificar rigurosamente nuestros argumentos matemáticos. Te da la propiedad de ese conocimiento; ni siquiera el más fuerte de nosotros puede envidiar la lógica. El razonamiento tiene que estar cubierto en el aprendizaje y en la enseñanza de todo concepto.

Las matemáticas son la materia que siempre da. Pero si las damos por sentadas, nos van a llevar por mal camino. Nos mantendremos en el camino correcto y guiaremos a nuestros estudiantes hacia él, siempre que retengamos nuestro derecho a preguntar ¿por qué?

Buen Sábado!! 🙂


Artículo Original: “When maths screws you over” en Medium

Aún Necesitas Tu Cerebro

La mayoría de los adultos recordamos el memorizar los nombres de los ríos o el teorema de Pitágoras (o como antaño, la lista de los Reyes Godos) en la escuela y preguntándonos: “¿Cuándo voy a necesitar usar estas cosas?“. L@s chic@s de hoy en día tienen un perfil muy marcado de ‘portavoz’. Jonathan Rochelle, el director del grupo de aplicaciones de la educación de Google, mencionó el año pasado en una conferencia que él “no podía contestar” por qué sus hijos tenían que memorizar la fórmula para solucionar una ecuación de segundo grado. Se pregunta por qué no podrían “preguntar a Google”. Bien, hoy aprenderemos la respuesta a esta pregunta que el Serñor Rochelle no puede contestar.

Google es bueno a la hora de encontrar información, pero el cerebro lo gana de dos modos esenciales. Google subestima cuánto cambia el significado de las palabras en función del contexto. Pensemos en el vocabulario. Cada profesor sabe que alguien de sexto, armado con un diccionario de sinónimos, entregará un trabajo adornado con palabras que no se están usando del modo correcto, como aquel que buscó “meticuloso”, vio que significaba “con mucho cuidado” y escribió: “Fui meticuloso cuando bajé el barranco”.

Con el conocimiento correcto en la memoria, nuestro cerebro pone las palabras en contexto con mucha destreza. Consideremos la frase: “Trisha derramó su café”. Cuando esta frase viene seguida de “Dan corrió a buscar un trapo” nuestro cerebro resalta un aspecto del significado de “derramar” (el que causa desastre). Si la segunda frase hubiese sido “Dan corrió a buscarle más”, podríamos pensar que Trisha tenía menos de algo (lo reconozco, esta traducción está un poco pillada por los pelos 🙂 ). Otro significado se le podría atribuir si la frase que sigue fuese: “Dan saltó, gritando de dolor”.

El significado de “derramar” depende del contexto, pero los diccionarios, incluidos los diccionarios de internet (como el que he usado para traducir el ejemplo anterior de derramar -spill en inglés-) ofrecen significados libres de contexto. Esta es la razón por la que l@s niñ@s bajan los acantilados meticulosamente.

Contexto vs. Contenido

A lo mejor las búsquedas en internet será más sensibles al contexto, pero hasta que nuestros cerebros no sean capaces de comunicarse con los chips de silicio, hay otro problema: la velocidad.

Se supone que el acceso rápido es una gran ventaja del uso de internet. L@s Estudiantes han sido siempre capaces de buscar la fórmula para solucionar ecuaciones de segundo grado antes que memorizarla, pero el hecho de abrir una nueva pestaña del navegador es un momento, en comparación con encontrar la página correcta del libro correcto dónde está esa formula. Per aún así “un momento” es mucho más lento de cómo opera el cerebro.

La velocidad importa cuando la ecuación de segundo grado es parte de un problema mayor. Imagínate solucionando: 397.394 x 9 sin haber memorizado la tabla de multiplicar del nueve. Claro, podrías mirar el valor de 4 x 9, pero perderías fácilmente el hilo del problema a medida que lo hicieras.  Esta es la razón por la que el Observador del Las Matemáticas de USA añadió “el recuerdo rápido y sin esfuerzo” como un eje fundamental de la educación en matemáticas.

Las Tablas de Multiplicar

La velocidad también es importante a la hora de leer. L@s investigador@s informan que l@s lector@s necesitan conocer al menos el 95% de las palabras de un texto para una absorción cómoda. El pararse para buscar la definición de una palabra es disruptivo. En el mundo online, la mera presencia de los enlaces compromete la comprensión lectora ya el deliberar si hacer click o no en ellos interrumpe el flujo del entendimiento (no hace falta que hagamos click en el enlace anterior, tan sólo es para ampliar la información 🙂 ).

Un conocimiento más profundo de las palabras también ayuda. Tus conocimientos de lo qué significa una palabra, cómo se deletrea y cómo suena, de hecho están almacenados en partes diferentes del cerebro. Esta es la razón por la que, a veces, puedes recordar uno pero no los otros, como cuando quieres decir: “alguien que debe dinero” pero no puedes encontrar la palabra “deudor”. L@s buen@s lector@s tienen conexiones rápidas y fiables en las conexiones del cerebro entre deletreo, sonido y significado. La velocidad importa ya que nos permite llevar a cabo otras tareas importantes, como por ejemplo, poder seguir leyendo dando significado a las frases.

Utilizar el conocimiento que tenemos en la cabeza también es auto prolongado, mientras que el uso del conocimiento de internet es más efímero. Cada vez que recuperas información de la memoria, se hace más fácil hacerlo la próxima vez. Esta es la razón por la que los estudiantes que se preparan para un examen recuerdan más si se preguntan a ell@s mism@s que si estudian cómo típicamente lo hacen: releyendo los libros y los apuntes. Esto hace que las ideas defilen por la mente pero no que se queden pegadas (fluyen más). Del mismo modo que nunca vamos a aprender a movernos por una ciudad si siempre utilizamos el GPS, pero sí que lo sabremos hacer si nos esforzamos en recordar la ruta que tomamos la última vez (doy fe de esta experiencia).

El cerebro gana a internet en lo relativo al contexto y a la velocidad, pero internet machaca al cerebro cuando hablamos de volumen. Podemos encontrar cualquier hecho en internet, incluso los hechos alternativos. Nuestro cerebro, en contraste, es limitado, de modo que, ¿cómo elegimos qué aprender?.

Los estudiantes deberían aprender la información para la que internet es un sustituto pobre. Recuperar información de internet lleva su tiempo, de modo que deberían memorizar hechos que se necesitan rápida y frecuentemente. Las matemáticas elementales y los sonidos de las letras son ejemplo obvios, pero cualquier información que se necesite frecuentemente es candidata (en el contexto del álgebra: la fórmula de las ecuaciones de segundo grado).

Internet no es ducha en poner la información en contexto. L@s chic@s que buscan las información de la fórmula de la ecuación de segundo grado acabarán como el que buscó “meticuloso”, tienen una definición, pero no tienen el conocimiento base para usarla de modo correcto. No deberían aprender solamente la fórmula sino también el por qué funciona y cómo se conecta con otro conocimiento matemático.

Así es como el conocimiento contextual se desarrolla en el cerebro, y por qué la instrucción en el vocabulario casi no consiste en la simple memorización de definiciones (se les pide a los estudiantes que usen las palabras en variedad de frases). Por la misma razón, lo mismo debería aplicarse a conceptos más avanzados.

Es un grave error pensar que Google puede reemplazar nuestra memoria. Lo que sí puede hacer es complementarla, si tenemos en mente qué es lo que cada uno (Google y Memoria) sabe hacer mejor.

Buen Miércoles!! 🙂


Artículo Original: “You Still Need Your Brain” en The New York Times

Cómo Destruimos La Creatividad De L@s Niñ@s: Alike (un corto)

En el primer Brain Feeling de hoy Domingo, me gustaría visitar “Alike“, un corto animado sobre cómo destruimos la creatividad de los niños.

Citando el artículo de El País, en que reseñan el vídeo:

Al convertirse en padre, el director Daniel Martínez Lara empezó a plantearse qué es lo que más conviene a los hijos en sus primeros años de vida. Decidió dirigir junto a Rafa Cano Méndez el cortometraje animado Alike. La cinta plantea en 8 minutos la relación de un padre (Copi) y un hijo (Paste) en medio de la vorágine de pautas y normas que impone el día a día. […]

La educación infantil para niños menores de 7 años está excesivamente centrada en el currículum (lectura, escritura e inglés)“, dice a Verne el director Daniel Martínez Lara a través del teléfono. “Esos conocimientos son muy importantes, pero quizá a esa edad deberían estar aprendiendo a ser creativos, a cómo vivir en grupo y otros valores más necesarios que saber los números en inglés“, señala.

Alike plantea “una reflexión sin querer adoctrinar” y hace referencia al sistema educativo, pero también a las relaciones familiares: “Cuando te conviertes en padre, te planteas si deberías atreverte a no hacer lo que la sociedad impone. Para tu hijo lo realmente necesario es saber que hay alguien al otro lado que le entiende“. […]

El relato, protagonizado por personajes lo más asexuados posible y sin raza concreta y ambientado en un lugar sin patria definida, intenta ser universal. [..]

Ahora su trabajo conjunto ha encontrado otra vida más en las escuelas. El corto se ha cedido a la base de datos del Ministerio de Educación para que los profesores puedan acceder a él de forma gratuita y se lo muestren a sus alumnos. 

El Corto: “Alike”

 

El “Making Of” de Alike

 

Buen Domingo!! 🙂


Artículo Original: “El corto español con 5 millones de visitas que plantea cómo destruimos la creatividad de los niños” en El País

Lágrimas

A veces nos caen bien personas a las que nunca hemos conocido personalmente. Simplemente porque estamos de acuerdo con su discurso o, simplemente, porqué al escucharlas o leerlas nos tocan esa fibra; esa que está tan escondida dentro de nosotr@s.

Esto es lo que me ocurre con Carles Capdevila. No es que haya seguido su trayectoria de un modo fan, ni mucho menos, se diría que él se ha ido colando en mi vida a través de los programas de radio que escucho, a través de los temas que me interesan, sin comerlo ni beberlo Carles siempre aparecía allí.

En esta recopilación del programa Versió RAC 1 podremos sentir el modo de comunicar de Carles; la fuerza, el optimismo, la claridad de las exposiciones, esos argumentos bien seguros, deberíamos intentar parecernos más a este tipo de personas:

Carles Capdevila

Carles murió de cáncer de colon el pasado 1 de Junio de 2017. Esa fue la razón por la que decidí leer su último libro publicado: “La Vida Que Aprenc” (La Vida Que Aprendo) una colección de algunos de sus más de 3000 artículos que se estructura en temas esenciales como: la educación, la salud y la condición humana con todas sus contradicciones.

Aún no he terminado el libro; pero me gustaría resaltar hoy uno de los artículos que en él aparecen publicado el 20 de Septiembre de 2016 en el diario Ara titulado: Per qué demanem perdó per plorar? (¿Por qué pedimos perdón por llorar?), además; al final del Brain Feeling podremos aprender cómo son las lágrimas el microscopio en función de qué sentimiento las provoca.

DESPRÉS DE PLORAR sempre em sento molt millor. Alliberat. Nou. Plorar em sembla un invent tan prodigiós com el riure, una vàlvula per desfogar-nos immillorable. Però ploro poc, segurament menys del que em caldria. Ho mirem de retenir, no ens rendim, hi oposem resistència.

[Después de llorar siempre me siento mucho mejor. Liberado. Nuevo. Llorar me parece un invento tan prodigioso como el reír, una válvula inmejorable para desfogarnos. Pero lloro poco, seguramente menos de lo que debería. Intentamos retenerlo, no nos rendimos, mostramos resistencia.]

L’altre dia plorava davant la psicòloga i vaig notar que li demanava perdó cada vegada. Perdó per què? Si és la seva feina, si cobra per atendre’m, si som allà perquè surtin aquestes coses. Ni així. No sé per què ens sap tant de greu plorar en públic. Ens n’amaguem sortint del cinema, a vegades fingim que estem refredats. Aguantem el plor com podem. Hi deu haver una part cultural, perquè se’ns ha dit que no queda bé, i també algun instint protector de no mostrar-nos fràgils, no delatar debilitats.

[El otro día lloraba delante de la psicóloga y noté que le pedía perdón cada vez. ¿Perdón por qué? Si es su trabajo, si cobra por atenderme, si estamos allí para que afloren estas cosas. Ni así. No se porqué nos sabe tan mal llorar en público. Nos escondemos de ello saliendo del cine, a veces fingimos que estamos constipados. Aguantamos el llanto como podemos. Debe haber una parte cultural, ya que se nos ha dicho que no queda bien, y también un instinto protector de no mostrarnos frágiles, de no delatar debilidades.]

També fot perquè ets a mig discurs aparentment racional i t’adones que té més força i més veritat aquella emoció soterrada, que es desboca com un volcà, que no el teu bla-bla-bla presumptament controlat. Has d’assumir que hi ha botonets que si algú hi clica et desmunten. És una bona pista per saber què t’importa, què t’afecta, qui ets. Potser per això també ens fa por, i mirem de girar full i contenir noves llàgrimes.

[También jode porqué estás en medio de un discurso aparentemente racional y te das cuenta que tiene más fuerza y más verdad esa emoción enterrada, que se desboca cual volcán, que no tu bla-bla-bla presuntamente controlado. Debes asumir que hay botones a los que, si alguien hace clic, te desmontan. Es una buena pista para saber qué te importa, qué te afecta, quien eres. A lo mejor es por esto por lo que nos da miedo e intentamos pasar página y contener nuevas lágrimas.]

És cert que mentre veure riure és agradable, veure plorar és incòmode. El que plora té problemes logístics: la connexió directa entre llàgrimes i mocs treu molt de glamur al fet i dificulta la respiració. Aquí sí que el cos no ajuda. L’acompanyant no sap ben bé com reaccionar, es genera una situació en què no tothom sap estar al costat i trobar la distància justa entre la comprensió, la compassió, l’escalf, el suport, el respecte, les paraules, el silenci, el tacte. Una persona còmplice amb qui no et sàpiga greu plorar i que et faci la companyia adequada és per força un molt bon amic. Sobretot si també sabeu riure plegats.

[Es cierto que es agradable el ver reír y que ver llorar es incómodo. El que llora tiene problemas logísticos: la conexión directa entre lágrimas y mocos resta mucho glamour al hecho y dificulta la respiración. Aquí si que el cuerpo no ayuda. El acompañante no sabe como reaccionar exactamente, se genera una situación en que no todo el mundo sabe estar al lado y encontrar la distancia justa entre la comprensión, la compasión, el abrazo, el soporte, el respeto, las palabras, el silencio y el tacto. Una persona cómplice con la que no te preocupe llorar y que te haga la compañía adecuada es por fuerza un muy buen amigo. Sobretodo si sabéis reír juntos.]

Las Lágrimas al Microscopio

Las lágrimas son diferentes en función del sentimiento que las provoca, en esta galería podremos ver cómo son las lágrimas de: pena, cambio, esperanza, compasión, redención, remordimiento, cuando cortamos una cebolla, de lo que no se puede arreglar, de lo que nos abruma y las de después de un adiós.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hasta Siempre Carles!


Artículos Originales:

Un Videojuego Para Hacer Frente A La Desolación y A La Pérdida

Hoy me gustaría aprender un punto que ya hace casi dos años que es resuena en los medios en los que sigo. Se trata de un videojuego, pero es un videojuego un tanto particular.

Fue a principios de  2016 cuando leí este artículo en WIRED: “A Father, A Dying Son, and The Quest To Make The Most Profound Videogame Ever“; en él se relataba la historia de Ryan Green, un padre que había hecho un videojuego sobre su joven hijo Joel que tenía cáncer de cerebro. El juego titulado “Ese Dragón, Cáncer” partía de un cuento que creó su madre, Amy Green, que le contaba a los hermanos de Joel antes de ir a dormir para que éstos pudiesen aprender sobre el cáncer.

Ese cuento acabó siendo un videojuego, un videojuego que lleva a los jugadores a través de un viaje que no pueden ganar.

Hoy, aprendamos la charla TED de Amy Green, la madre de Joel, acerca de cómo sobrellevar la pérdida. Afirma que: “Hicimos un juego difícil de jugar […] porque los momentos más difíciles de nuestras vidas nos cambian más que cualquier meta que nunca podamos lograr”

La Transcripción De La Charla

Hace dos meses, mis hijos y yo nos juntábamos alrededor de un celular a ver la transmisión en vivo de los Games Awards, una de las mayores noches de la industria del videojuego. Se anunció los nominados para el Juego de impacto, un premio otorgado a un videojuego que invita a la reflexión con un mensaje prosocial profundo o significativo. Se abrió el sobre y leen el título de nuestro videojuego.Un premio… por impacto. Era medio extraño, en realidad, ya que siempre pensé que ganar un premio como ese tendría un impacto enorme en mi vida, pero he encontrado que es todo lo contrario. Las grandes noches, los logros… se desvanecen. Pero las noches más difíciles de mi vida han quedado conmigo, impactando en lo que soy y lo que hago. En 2010 mi tercer hijo, Joel, fue diagnosticado con un tumor cerebral raro y agresivo. Y antes de que acabara ese año, los médicos hablaron con mi marido y conmigo y nos hicieron saber que su tumor había vuelto a pesar de la quimioterapia más agresiva y la radiación que le podían ofrecer. En esa noche terrible, después de enterarme de que Joel tenía quizás cuatro meses de vida, me abracé con mis dos hijos mayores en la cama —que tenían cinco y tres entonces— y nunca supe cuánto entendían, así que empecé a contar un cuento para dormir. Les hablé de este valiente caballero llamado Joel y su aventura luchando contra un dragón terrible llamado Cáncer. Todas las noches, les conté más del cuento, pero nunca dejé que la historia acabara. Solo construía un contexto que pudieran entender y con la esperanza de que serían contestadas nuestras oraciones y que nunca tendría que decirles que aquel caballero, que había luchado con tanto valor,había muerto luchando y podía descansar ahora, para siempre. Afortunadamente, nunca tuve que terminar ese cuento para dormir. Mis hijos lo superaron. Joel respondió mejor lo que nadie esperaba al tratamiento paliativo, y en lugar de meses, pasamos años aprendiendo a amar al niño moribundo con todos nuestros corazones. Aprender a reconocer esa sensación de vergüenza de retener solo un poco de amor de querer ahorrarse un poco de dolor para algún lugar más adelante en el camino.Presionamos esa autoconservación porque Joel era digno de ser amado, incluso si ese amor nos podía aplastar. Y esa lección de intensa vulnerabilidad me ha cambiado… más que cualquier premio jamás podría hacerlo Empezamos a vivir como Joel podía vivir, y comenzamos a desarrollar un videojuego llamado “Ese dragón, Cáncer.” Era la historia de Joel. Era la historia de la esperanza en la sombra de la muerte. Era la historia de la fe y la duda, y la constatación de que la lucha con la duda es una parte de la fe… tal vez la mayor parte de ella. Era una historia que comenzó como un milagro y terminó como una conmemoración. (Música) (Risitas) (Aplausos) (Música) (Video) Papá: Rebotando, ¿te gusta eso? (Risitas)Me encanta su risita. (Música) (Risitas) [Un viaje de esperanza en la sombra de la muerte] [Ese dragón, Cáncer] (Música) Cuando juegas “Ese dragón, Cáncer,” te transformas en un testigo de la vida de Joel,explorando un paisaje emocional, haciendo clic para descubrir más de lo que nosotros como familiasentimos y experimentamos. Se siente un poco como analizar poesía interactiva porque cada juego mecánico es una metáfora, y así cuanto más se pregunte el jugador que era lo que nosotros como diseñadores tratábamos de expresar y por qué, más rica se volvía la experiencia. Tomamos esa vulnerabilidad que Joel nos enseñó, y codificamos el juego con ella. Los jugadores esperan que sus videojuegos les ofrezcan narrativas de ramificación de manera que todas las decisiones los hagan sentir importantes y que pueden cambiar el resultado del juego. Nosotros subvertimos ese principio de diseño de juegos, colapsando las opciones en el reproductor para que descubran por sí mismos que no hay nada que puedan hacer que cambie el resultado de Joel. Y sienten profundamente ese descubrimientotan desesperadamente como lo sentimos nosotros en las noches rezando horas con Joel en nuestros brazos, manteniendo obstinadamente la esperanza de una gracia que no podíamos crear nosotros.Todos habríamos preferido ganar, pero cuando descubres que no se puede ganar, ¿qué valoras en cambio? Nunca planeé diseñar videojuegos, pero estos momentos que realmente cambian nuestras vidas, a menudo vienen como resultado de nuestra dificultad y no de nuestra gloria. Cuando pensábamos que Joel podía vivir, dejé el diseño del juego a mi marido. Intervine aquí y allá con una escena o dos y algunas sugerencias. Pero tras la noche que murió Joel, la pasión, la posibilidad de compartir la vida de Joel a través de nuestro videojuego… era algo que no podía resistir. Empecé a escribir más, me senté en reuniones de diseño de nuestro equipo, añadí más ideas y ayudé en escenas directas. Y descubrí que la creación de un videojuego es contar una historia, pero con un vocabulario totalmente nuevo. Todos los mismos elementos de la imaginación y el simbolismo están ahí, solo que se asocian con la entrega del jugador y la capacidad de respuesta del sistema. Es un reto de trabajo.Tengo que pensar en una forma totalmente nueva de hacerlo, pero me encanta. Y no lo habría sabido sin Joel. Tal vez estén un poco sorprendidos por nuestra elección de compartir nuestra historia de cáncer terminal a través de un videojuego. Tal vez están pensando incluso como tanta gente antes que Uds.: el cáncer no es un juego. Bueno, díganselo a cualquier padre de niño con cáncer que haya tomado un guante de examen y lo haya inflado como un globo, o transformado una jeringa en una nave espacial, o dejado a su hijo que llevara su soporte IV a través de los pasillos del hospital como si fuera un auto de carreras. Porque cuando uno tiene niños, todo es un juego. Y cuando tu niño pequeño experimenta algo traumático, uno trabaja aún más para asegurarse de que su vida se sienta como un juego porque los niños de forma natural exploran su mundo a través del juego. Aunque el cáncer puede robar muchas cosas de una familia, no debe robar el juego. Si me estás escuchando y estás tratando de imaginar esta familia que gira enteramente alrededor de un niño moribundo, y no puedes imaginar la alegría como parte de esa imagen, entonces estábamos en el derecho de compartir nuestra historia contigo, debido a ese momento de nuestra vida fue duro. Inexpresablemente duro a veces, pero también era pura esperanza, amor profundo y alegría como nunca he experimentado desde entonces.Nuestro videojuego fue nuestro intento de compartir ese mundo con personas que no habían experimentado esto antes, porque nunca podríamos imaginar ese mundo hasta que se convirtió en nuestro. Hicimos un videojuego que es duro de jugar. Nunca será un éxito de taquilla. La gente tiene que prepararse para invertir emocionalmente en una historia que ellos saben va a romper su corazón.Pero cuando nuestros corazones se rompen, se curan de manera diferente. Mi corazón roto ha estado sanando con una nueva y más profunda compasión un deseo de sentarme con la gente en su dolor,escuchar sus historias y tratar de ayudar diciéndoles que sepan que son vistos. Por la noche, cuando “Ese dragón, Cáncer” ganó el juego en Impact Award, aclamamos, sonreímos y hablamos de Joel y el impacto que tuvo en nuestra vida, en todas esas noches difíciles y esperanzadoras que compartimos con él cuando cambió nuestros corazones y nos enseñó tanto sobre la vida y el amor y la fe y el propósito. Ese premio no significa tanto para mí tanto como una sola fotografía de mi hijo, pero representa todas las personas que su vida ha impactado, gente que nunca conocerá. Me escriben correos electrónicos a veces. Me dicen que extrañan a Joel, a pesar de que nunca lo conocieron.Describen las lágrimas que han derramado por mi hijo, y eso hace que mi carga de la pena sea un poco más ligera sabiendo que es compartida con un niño de 10 años de edad que ve YouTube, o un médico que juega en su avión con un teléfono, o un profesor introduciendo a Joel a sus estudiantes de primer curso de filosofía. Hicimos un videojuego que es duro de jugar. Pero siento que es correcto, porque los momentos más duros de nuestra vida nos cambian más que los que cualquier logro que pudiéramos cumplir. La tragedia ha cambiado mi corazón más que cualquier sueño que pudiera ver hecho, alguna vez, realidad. Gracias. (Aplausos)

En Recuerdo de Joel Green

Texto: “Nunca podemos perder lo que hemos disfrutado alguna vez. Todo lo que queremos se convierte en parte de nosotros.”


Artículo Original: “Un videojuego para hacer frente a la desolación” en TED

Construye Tu Fidget Spinner en LEGO, un Geek Feeling

¿Habéis oído hablar de las peonzas fidget? Si aún no, os aseguro que vuestr@s hij@s se encargarán de que las conozcáis.

Orignalmente pensadas como una herramienta de apoyo para niñ@s con TDAH o en el Espectro del Trastorno Autista estas peonzas han empezado ya a ser populares en todos lados. Aunque ahora considerada como juguete, podemos afirmar que este juguete demuestra alguna de las propiedades más atractivas de la física. Podemos ver éstas peonzas en el vídeo del El País:

Bien pues Aidan, un niño de 13 años, ha estado trabajando un par de semanas diseñando una peonza fidget de LEGO. Las verdaderas giran más rato, pero esta versión lo hace bastante bien y es una construcción de LEGO. Os propongo que retemos a nuestros pequeñ@s a construir una con el siguiente diseño. ¿Seremos capaces de pensar el mejor modo de distribuir el peso y de reducir la fricción entre las partes?

Piezas Necesarias

Paso 1

Paso 2

Paso 3

Paso 4

Paso 5

Paso 6

Paso 7

Paso 8

El Vídeo de La Construcción

Este es Aidan, construyendo su fidget spinner:

 

Buen Domingo!! 🙂


Artículo Original: “HOW TO BUILD A LEGO FIDGET SPINNER” en FrugalFun4Boys

El Vídeo, en: “El ‘spinner’, el nuevo juguete de moda en el patio del colegio” en El País

6 Cosas Que Tod@ Mentor@ Debería Hacer

Tod@s sabemos más o menos qué es un@ mentor@. Lo que quizás no tenemos tan claro es cuál e su cometido. Al mirar la traducción de la palabra inglesa ‘mentoring‘ en referencia a las actividades que un mentor lleva a cabo, nos encontramos con: guiar, enseñar, aconsejar, orientar. ¿Sinónimos? No al 100%, en mi opinión. De hecho el ‘mentoring’ sería una mezcla de estos 4 términos y de algunos más. Aprendamos hoy las 6 cosas que un@ mentor@ debería hacer.

El mentoring es necesario en cualquier disciplina, de modo que siempre se pueden aplicar los mismos principios. Las mejores relaciones de mentoring se parecen más a una relación entre un padre/madre y un@ niñ@ adult@ que a una relación jef@-emplead@. Se caracterizan por respeto mutuo, confianza, valores compartidos y buena comunicación y llegan a su apoteosis cuando el mentado se convierte en mentor. También las relaciones de mentoring disfuncionales comparten las mismas características en todas las disciplinas (el lado oscuro del mentoring, que también conoceremos durante este Brain Feeling).

Dada la importancia del mentoring, sorprende la poca guía que hay para convertirse en un@ buen@ mentor@. Hoy aprenderemos un conjunto informal de guías para crear buenas relaciones de mentoring.

Elige Cuidadosamente A Tus Mentad@s

Una relación de mentoring efectiva lleva su tiempo. L@ mentor@s dedican horas que podrían destinar a mejorar su carrera para mejorar la carrera de otr@s. Además que la expectativa de tener un compañero junior, agradable y energético para una multitud de proyectos es atractiva, tener al mentado equivocado puede ser doloroso.

Hay que ir con cuidado con el candidato reticente que espera que sea sólo el mentor el que haga que la relación funcione, o el candidato que insiste en hacer las cosas a su manera. Un mentado debería ser curioso, organizado, eficiente, responsable y comprometido. Un modo de buscar estos rasgos es testear a posibles futuros mentados.

Por ejemplo (en palabras de los autores originales), a menudo les piden a los mentados que lean un libro y que al cabo de un mes lo comenten. Del mismo modo que puede ser darle a un candidato algunas semanas para escribir una revisión sobre un artículo en un área relevante. En el campo de los negocios, podríamos pedir a un mentado que preparase una presentación de su área de expertise, o que se uniese a una llamada de ventas para dar sus propias observaciones.

Esto nos va a dar un buen sentido de su proceso de pensamiento, de sus aptitudes de comunicación, y de su nivel de interés. Si no vuelven o completan la asignación, puedes suspirar de alivio, has evitado quedarte con un mentado con falta de compromiso.

Consideremos el caso de un socio de una gran firma de consultoría quien batalló con su primera relación de mentoring. Un joven (llamémosle Sam) quería entrar dentro del equipo de partners que estaba ayudando a un cliente con serios problemas de recursos humanos. Sam parecía entusiasta, ambicioso y aplicado. Mandaba correos constantemente, preguntado por el puesto y reiterando su interés en formar parte de ese equipo. Como recuerda el socio, me recordaba a una versión más joven de mi mismo y pensé que le podía sacar brillo para que fuese una super estrella“. Desafortunadamente Sam demostró ser un desastre. Llegaba tarde a las reuniones, nunca entregaba sus informes a tiempo, y no se llevaba bien con el resto del equipo. Cuando, finalmente, el cliente se quejó, no hubo más opción que sacar a Sam del proyecto. Más que ser humilde y disculparse, Sam criticó al manager por cortarle las alas. Me di cuenta que había cometido un grave error, pero lo hice demasiado tarde“.

Establece Un Equipo De Mentoring

La relación exclusiva 1:1 entre mentor y mentado, era ideal en los tiempos en que las dos partes casi nunca cambiaban de empresa o proyecto y era devotas de una única misión. Ese tiempo ha pasado. Los profesionales, ya sea en los negocios como en el mundo académico, son altamente itinerantes, moviéndose de un proyecto o institución a otro. Aún más, estamos en un tiempo de presión creciente y constante. Como resultado, muchos de los mentores de hoy en día comparten su responsabilidad con otros para el crecimiento de los mentados. Tiene sentido: pocas personas séniors tienen el tiempo o el abanico de expertise para servir cómo único mentor.  Tener un equipo de co-mentores también da a los mentados un colchón por si la relación con su mentor principal falla.

Los mentados deberían trabajar con los mentores para crear un equipo de mentoring, con miembros seleccionados de sus distintas áreas de conocimiento, como consejeros de carrera o expertos en alguna materia (SMEs). Los elegidos deben saber trabajar bien juntos y con el mentado. El mentor principal debería funcionar cómo persona de referencia, dando soporte moral, institucional y de carrera a los mentados; soporte que puede ir desde la elección de un foco de proyecto diferente, hasta la creación de una estrategia para el éxito, pasando por la construcción de una buena red laboral.

El concepto de equipos de mentoring ha empezado a esparcirse despacio entre el management. En un artículo reciente (que aprenderemos en futuros Brain Feelings) se avanzó el concepto de grupos mastermind, o una tabla de directores personales, una clara alusión al los equipos de mentoring. Inherentemente a cada uno de estos puntos está la noción de que es difícil adquirir innumerables aptitudes y conocimiento de una sola persona.

De hecho, firmas como Credit Suisse ya emplean una estrategia de mentoring multipersona al asignar nuevos analistas a los proyectos. Un analista necesita mucho más apoyo que el que puede dar un sólo mentor, y tan sólo crecerá de modo más suave en la cultura de la firma y en su lenguaje a través de la guía de personas clave dentro de su organización.

Crea Un ‘Barco Fuerte’

El rol de mentor no tiene porque necesariamente tomar una cantidad excesiva de tiempo. El mero hecho de establecer reglas base y claras con los mentados puede mejorar la eficiencia.

Para empezar, aclara qué es lo que tu mentado espera de la relación, compáralo con tus expectativas y llega a un consenso. A lo mejor malentiendes los objetivos a largo plazo del mentado, mientras que el mentado puede tener una noción exagerada de los servicios que tú ofreces. Este tipo de malentendidos tienen un alto coste, en términos de tiempo y de tranquilidad.

Estas diferencias pueden resolverse explícitamente y temprano en todas las relaciones de mentoring. Las relaciones de mentoring con más éxito son aquellas en las que el mentado entiende y comparte completamente la visión del mentor respecto al éxito.

Establece una cadencia para la comunicación. La mayoría de los mentores quieren estar al día de las líneas de trabajo en las que está su mentado, pero no les gusta demasiado las llamadas de teléfono no programadas o una inundación de correos por pequeños problemas. Podemos evitar esto diciéndoles a los mentados que vamos a encontrarnos con ellos mensualmente para discutir las cosas en profundidad. Si algo inesperado y que requiera de rápida atención aparece fuera de esta reunión, lo que espera el mentor son preguntas formuladas para dar respuestas del tipo ‘si’ o ‘no’. Para que esto funcione, tanto el mentor como el mentado tienen que ser disciplinados a la hora de mantener sus reuniones programadas.

Finalmente, debemos dejar claro que la responsabilidad no es opcional. Los mentores efectivos educan a sus mentados en los standards de la profesión y se aseguran de que vivan con ellos. Si un mentado produce trabajo de segunda o siempre lo entrega tarde, tanto la reputación del mentado como la del mentor se ven perjudicadas.

Las fechas de entrega tienen que respetarse, los compromisos con los proyectos mantenerse, y debemos adherirnos a las citas. Los mentados deben respetar el tiempo del mentor.

Los comportamientos esenciales del mentado incluyen la creación de una agenda con reuniones anticipadas y asegurarse que los mentores tienen el tiempo adecuado antes de esas de reuniones para poder ponerse en contexto.

Parte de asegurar la responsabilidad incluye asegurarse que el mentado entienda que, efectivamente, es tu estudiante. Deberían esperar y aceptar las críticas constructivas. Los mentados también deberían entender que repetir siempre los mismos errores es inaceptable y que tan sólo un único error garrafal, puede acabar con la relación.

Deshazte Del Distanciamento…o Resuélvelo

Es común que los mentores y los mentados se peleen. Lo que al principio parecía una pareja perfecta (en apariencia), puede acabar siendo una desavinencia total. A veces esto se hace obvio de repente. Por ejemplo, el caso de otro socio de una firma de consultoría que rechazó un proyecto de ultramar por razones familiares. Mas que recibir soporte de su mentor (que era su jefe), recibió una llamada de completo enfado el día siguiente en la que el mentor le comentaba que el rechazar esa oportunidad era un gran error, que era tonto por poner a su familia por delante.

Otras veces, o el mentado o el mentor no serán conscientes de que hay una ruptura.

En algunos casos, no hay nada que hacer. Aunque, a veces, es posible evitar o reparar los errores. Los mentores deben reconocer que los malentendidos y las desaveniencias son casi inevitables en este tipo de relaciones y que, es tarea del mentor, no del mentado, el evitarlas o repararlas.

Los mentores inteligentes no permiten que las cosas se enquisten o se escalen. Intervienen temprano en el tema para mantener la relación encaminada.

No Te Pases Al Lado Oscuro del Mentoring

Ya que es el mentor el que es la persona dominante en la relación, es muy fácil que utilice su poder de modo inapropiado (incluso cuando no son conscientes de que lo están haciendo). Este tipo de mala práctica de mentoring tiene consecuencias negativas para ambas partes.

La próxima vez que te mires en el espejo, profesionalmente hablando, pregúntate si eres culpable de cualquier de estos comportamientos (y si lo eres, paralos inmediatamente):

  • Quedarte con el crédito de las ideas de tus mentados o robarles su posición de liderazgo en sus proyectos.
  • Insistir que tus mentados avancen tus proyectos más que permitir que desarrollen su propio trabajo.
  • Esposar a tu mentado a tu timeline profesional, ralentizando su propio progreso al ser tú mismo lento al ir a él.
  • Desalentar a tus mentados en buscar otros mentores, cosa que inflará tu ego pero los aislará de más aprendizaje y reconocimiento.
  • Permitir que los mentados repitan los mismos errores autodestructivos sin tomar las riendas de esos comportamientos.

Prepárate Para La Transición

El conocimiento y expertise que acumula un mentor debe transferirse a la siguiente generación. Los buenos mentores llevan a cabo este proceso de modo consciente, hablando sobre los retos y las satisfacciones del mentoring con sus mentados. Mientras que el momento de la transición de mentado a mentor varía en función de las circunstancias, el mentor debe sentir que que el mentado ha alcanzado expertise de verdad y ha adquirido esa personalidad generosa para hacerse cargo de este reto.

¡Real como la vida misma!

Buen Martes!! 🙂


Artículo Original: “6 Things Every Mentor Should Do” en Harvard Business Review